April 14, 2021
De parte de Fundacion Aurora Intermitente
291 puntos de vista


GUERRA DE MENTIRAS

Los difundidores de bulos y el origen del periodismo
La libertad de expresi贸n la conquistaron aquellos que luchaban por los derechos de la clase obrera y no una 茅lite con ansias de aparecer en los plat贸s de televisi贸n

Vanessa Damiano 6/04/2021

Algunos asistimos espantados a la posibilidad de que el populismo se atrinchere largo tiempo en la capital de Espa帽a, haciendo una caricatura de la mayor aspiraci贸n por la que mujeres y hombres han luchado durante siglos, la libertad. La misma que ahora se ridiculiza con cubatas en mano de una muchedumbre aturdida de franceses por las calles de Madrid, parodiando de paso a la Marianne. El inicio de este desprop贸sito podemos situarlo en el momento en que el totalitarismo del siglo XX se hab铆a diluido, tras el fin de la guerra en parte del mundo occidental, con los acuerdos de Detroit y el llamado pacto del 45. Este 煤ltimo fue el origen de las condiciones del estado de bienestar y de consenso generalizado alrededor de los objetivos de pleno empleo que precedieron al desarrollo econ贸mico de las dos d茅cadas posteriores.

Esos acuerdos no se alcanzaron a cambio de nada, sino que para llegar a ese consenso pretendidamente transversal se hab铆a ofrecido la renuncia a los objetivos de conquista de los medios de producci贸n por parte de la clase obrera. Este intercambio dio lugar a un nuevo sindicalismo de intermediarios que facilitaba la consecuci贸n de acuerdos entre empresarios y trabajadores, premiando la funcionalidad del mercado de trabajo y castigando otras opciones alternativas, presentes y futuras, al modelo pactado. La gesti贸n de esa transformaci贸n fue posible gracias al descabalgamiento de las personas que representaban el viejo modelo hasta ese momento y su sustituci贸n por otras m谩s en sinton铆a con los nuevos objetivos. Un ejemplo al m谩ximo nivel puede encontrarse en lo ocurrido con la candidatura de Wallace a presidente de EEUU como sucesor de Roosevelt y el impulso a Truman en su lugar.

En Espa帽a esa sustituci贸n de actores se produce un poco m谩s tarde a causa del r茅gimen dictatorial instalado en el pa铆s. No es hasta la d茅cada de los a帽os 60 cuando tiene lugar el desplazamiento de las corrientes sindicales anteriores, que podr铆amos considerar como activismo de alto riesgo, por otras m谩s organizadas y enfocadas a alcanzar acuerdos. En buena parte, estas organizaciones sindicales ganaron legitimidad aprovechando la necesidad del r茅gimen franquista de fomentar una actividad sindical que superase el monolito patronal anterior y que apuntalase su modelo de desarrollo econ贸mico cara al exterior.

Articulo completo

https://ctxt.es/es/20210401/Firmas/…




Fuente: Aurorafundacion.org