October 15, 2021
De parte de Todo Por Hacer
364 puntos de vista


El agua no es solo un bien imprescindible para la existencia de vida. Se trata de un recurso estrat茅gico. Desde que se producen los primeros asentamientos humanos en los cauces de los r铆os, el agua ha sido un recurso en disputa por el poder que otorga a quien lo controla. El agua son los oc茅anos donde transcurre el comercio internacional de mercanc铆as, los pozos para el desarrollo de la agricultura o las presas para generar electricidad. A medida que ha ido evolucionando la t茅cnica de la humanidad, el agua se ha constituido en diferentes usos, siempre con un papel indispensable para la reproducci贸n social. Hoy dir铆amos que el agua es un recurso geostrat茅gico, como lo es el petr贸leo, el gas o multitud de materiales por los cuales existen disputas que pueden derivar en conflictos armados. M谩s a煤n en un periodo de cambio clim谩tico, con un aumento de la desertizaci贸n, sequ铆as m谩s severas y duraderas y aumento de la contaminaci贸n en diferentes formas, tambi茅n en la calidad del agua. Queda claro que el agua no es solo agua, sino un bien en disputa que otorga poder y dominio sobre un territorio. Y con el poder, llegan los conflictos.

Vamos a viajar a un territorio que se conoce como la cuna de la civilizaci贸n, y no, no es Grecia. Nos trasladamos a Mesopotamia, que significa, literalmente, 鈥渢ierra entre r铆os鈥. Aqu铆 nace la agricultura, las ciudades y las primeras formas de Estado. No es casual que esto se diera en este lugar del planeta, las condiciones lo posibilitaban. El Tigris y el Eufrates, los dos r铆os que constituyen Mesopotamia, han posibilitado estos hitos extraordinarios en la historia de la humanidad. La hist贸rica regi贸n est谩 hoy compartida por tres Estados-Naci贸n: Turqu铆a, Siria e Iraq, y dentro de sus fronteras un crisol de culturas, pueblos, 茅tnias y creencias. A lo largo de la historia multitud de potencias han batallado por su dominio, Babilonios, Persas, 脕rabes, Otomanos, Ingleses鈥 Y hoy recoge el testigo del deseo de dominio el Estado Turco.

Turqu铆a es la potencia dominante en la regi贸n, miembro de la OTAN, cuenta con el segundo mayor ej茅rcito de la coalici贸n atlantista y, para el caso que nos ata帽e, controla el origen de los r铆os Tigris y Eufrates. Este dominio ha supuesto conflictos desde la creaci贸n de los 3 Estados, con periodos de mayor y menor entendimiento. Una lectura moderna, en el peor sentido de la Modernidad, del actual conflicto derivado del agua en Oriente Medio (el cual es uno entre tantos que interseccionan) partir铆a desde el estudio de los conflictos entre Estados, sus gobiernos y sus intereses. Pero en esta parte del mundo entra en juego un actor no estatal con presencia en los 3 pa铆ses, el pueblo kurdo y, m谩s en concreto, el Movimiento de Liberaci贸n que han constituido desde el 煤ltimo cuarto del siglo XX.

La cuesti贸n kurda

El pueblo kurdo es considerado el mayor pueblo sin Estado. Alrededor de 40 millones de personas repartidas entre el sudeste de Turqu铆a, el norte de Siria e Iraq y el oeste de Ir谩n, adem谩s de una gran di谩spora en Europa. En la construcci贸n de los 4 Estados el componente 茅tnico ha sido muy importante, con un grupo claramente dominador sobre los grupos culturales minoritarios. As铆, persas, 谩rabes y turcomanos dominan sobre kurdos, asirios, caldeos, yazid铆es o alev铆es. En todos los estados se han negado los derechos culturales y pol铆ticos de las minor铆as, especialmente de la kurda. Esta opresi贸n estructural, que ha condenado a los kurdos a la subalternidad y la pobreza, es la raz贸n de ser de su lucha por la liberaci贸n. Si bien podemos trazar un hilo hist贸rico de esta lucha, el momento definitorio que explica el actual conflicto en Oriente Medio ser铆a el surgimiento del Partido de los Trabajadores del Kurdistan (PKK) a principios de los a帽os 80 del siglo XX.

La guerra interna que se vive en Turqu铆a desde los a帽os 80 tiene multitud de facetas. No es una guerra exclusivamente militar, sino una guerra por la dominaci贸n de un territorio y sus pueblos. Por ello a la vez que se bombardean con drones las monta帽as refugio de la guerrilla, se encarcelan activistas, se destituyen alcaldes democr谩ticamente electos, se proh铆ben organizaciones civiles y se realizan grandes inversiones para modificar las formas de vida antagonistas y tradicionales.

Turqu铆a: el GAP

El Proyecto de Desarrollo del Sudeste de Anatolia (GAP por sus siglas en turco) es el mayor proyecto econ贸mico llevado a cabo por Turqu铆a en las 煤ltimas d茅cadas. Consiste en la construcci贸n de una red de embalses y presas en los r铆os Tigris y Eufrates. La idea surge en los a帽os 60 con la primera presa sobre el Eufrates, y ya en los a帽os 80 se convierte en proyecto estrat茅gico del Estado. Se proyectan 22 presas y 19 plantas hidroel茅ctricas. 1,7 millones de hect谩reas ser谩n irrigadas, se producir谩n 27.000 millones kWh de electricidad anuales, con una capacidad de 7.500 MW y afectando a un 10% del territorio turco. Todo ello en el sudeste turco, territorio de mayor铆a kurda, con la excusa de modernizar una regi贸n hist贸ricamente poco desarrollada y olvidada por el Estado.

Para 2017 ya se hab铆an construido 15 de las 22 presas, la situaci贸n de pobreza estructural de la poblaci贸n no se ha resuelto y muchas zonas siguen sin tener acceso garantizado a electricidad. La presa m谩s controvertida de todas las construidas es la de Ilisu en la ciudad milenaria de Hasankeyf. Una ciudad candidata a Patrimonio Hist贸rico de la Humanidad, con m谩s de 3.000 a帽os de poblaci贸n ininterrumpida y con la consecuente riqueza patrimonial y arqueol贸gica existente, que est谩 siendo destruida y sepultada bajo el agua. Si el GAP ha producido el desplazamiento forzoso de 350.000 personas, solo la presa de Ilisu afecta a 78.000. Estos desplazamientos forzosos tienen m煤ltiples consecuencias. Por un lado, la mayor铆a de personas que viv铆an de la agricultura no eran propietarias, por lo que no reciben compensaci贸n econ贸mica alguna, pero lo m谩s cr铆tico, y que forma parte de la guerra de dominaci贸n del Estado sobre la poblaci贸n kurda, es la ruptura de las formas de vida tradicionales ligadas a la tierra y el r铆o, as铆 como la p茅rdida de sus tierras ancestrales y patrimonio hist贸rico que forma parte de la identidad kurda como pueblo. Decenas de pueblos, junto con sus ecosistemas y patrimonio arqueol贸gico mesopot谩mico son sacrificados ante el altar del progreso econ贸mico. Los desplazamientos de zonas rurales a urbanas rompen los lazos comunitarios, dispersan a las personas y las desposeen de sus medios de vida. Estas relaciones comunitarias son la base y sustento del Movimiento de Liberaci贸n Kurdo. Si a esto le sumamos la creciente migraci贸n de trabajadores turcos desde el oeste para trabajar en el GAP, tenemos como resultado un proceso de asimilaci贸n de un grupo dominante sobre otro y un intento de debilitamiento de sus fuerzas pol铆ticas tanto a nivel popular como electoral. El objetivo es debilitar la identidad kurda que se sustenta en todo lo anterior.

Esta es una representaci贸n m谩s de la relaci贸n colonial entre Turqu铆a y el pueblo kurdo. La destrucci贸n de la identidad colectiva kurda va de la mano de la paulatina destrucci贸n de todos los bienes materiales hist贸ricos que dan sentido a dicha identidad y su movimiento pol铆tico. As铆 el GAP se ve descrito por los propios estudios del Estado Turco como una modernizaci贸n de la regi贸n, donde la introducci贸n de t茅cnicas modernas de agricultura y la integraci贸n con el mercado capitalista crear铆an cambios en las formas de vida locales. La importancia de las relaciones comunitarias y las familias amplias se transformar铆an en migraciones urbanas, mayor dependencia del Estado y ampliar la identidad nacional turca.

La declaraci贸n del GAP como proyecto de inter茅s p煤blico ha permitido al Estado realizar los desplazamientos forzosos que van acompa帽ados de aumento de presencia militar y de la creaci贸n de amplias zonas de acceso restringido. En el plano militar, las presas constituyen un impedimento f铆sico para los desplazamientos de la guerrilla. Si la naturaleza de cualquier movimiento guerrillero es la movilidad y los lazos comunitarios con sus bases populares, el proyecto del GAP se convierte claramente en un arma. En palabras de Turgut 脰zal, expresidente de Turqu铆a, queda todo mucho m谩s claro: 鈥Con la evacuaci贸n de los asentamientos de las monta帽as, la organizaci贸n terrorista (PKK) habr谩 sido aislada. Las fuerzas de seguridad deben entrar inmediatamente y controlar completamente esas zonas. Para evitar el regreso de los habitantes a la regi贸n, la construcci贸n de un gran n煤mero de presas en lugares adecuados es una alternativa鈥.

La resistencia civil a estos megaproyectos tiene multitud de facetas. Por un lado las organizaciones populares como la Iniciativa Para Mantener Hasankeyf Viva (HYG) o el Movimiento de Ecolog铆a de Mesopotamia han realizado una enorme labor de documentaci贸n de todas las malas pr谩cticas del GAP, de denuncia en los juzgados con las personas afectadas y de movilizaci贸n. Los resultados han sido visibles en la ralentizaci贸n de las obras, como en 2009 que fruto de la presi贸n de las movilizaciones y la campa帽a internacional, las empresas involucradas de capital Alem谩n, Austriaco y Suizo se retiraron como financiadores de la presa. Pero la consideraci贸n de Obra de Inter茅s P煤blico por parte del gobierno ha permitido que todo siga adelante. Si bien hab铆a esperanzas en una intervenci贸n internacional mediante la declaraci贸n de Hasankeyf como Patrimonio Cultural de la Humanidad, esto nunca ha terminado de producirse. Desde las administraciones locales, las alcald铆as controladas por el Partido Democr谩tico de las Regiones (BDP) de orientaci贸n prokurda, izquierdista y municipalista, han llevado pol铆ticas aut贸nomas respecto de las entidades estatales de gesti贸n del agua, que se materializan en el suministro de agua gratuito a su poblaci贸n.

Siria. Objetivo: debilitar la revoluci贸n de Rojava

La actualidad del conflicto entre ambos territorios est谩 hoy mediada por la guerra iniciada en 2011. Desde entonces Turqu铆a ha tratado de hostigar de todas las formas posibles la experiencia de la Administraci贸n Aut贸noma del Norte y Este de Siria (AANES). Esto incluye la invasi贸n de territorio, la ocupaci贸n y dem谩s hechos habituales dentro de una guerra. Pero esta guerra no es solo militar, y el Estado Turco lleva a cabo su pol铆tica de aniquilaci贸n del pueblo kurdo hasta sus 煤ltimas consecuencias. Las infraestructuras h铆dricas le permiten regular el cauce de agua que entra en Siria, lo que tiene consecuencias directas no solo en el abastecimiento de agua potable, si no en la producci贸n hidroel茅ctrica, el regad铆o o la biodiversidad. Es algo que Turqu铆a lleva haciendo d茅cadas, pero que en los 煤ltimos 10 a帽os se ha acentuado.

En 1975 Siria e Irak estuvieron al borde de ir a la guerra cuando la presa de Keban (Turqu铆a) y la de Tahba (Siria), combinada con una fuerte sequ铆a, crearon problemas de abastecimiento de agua en Irak. En 1990 Turqu铆a moviliz贸 al ej茅rcito mientras se proced铆a al llenado de la presa Atat眉rk, que provoc贸 un descenso temporal del 75% del flujo de agua a Siria e Irak. En 1992 el presidente turco 脰zal, afirm贸 que Siria e Irak no tendr铆an problemas con el agua en tanto en cuanto colaboraran en la lucha contra el PKK. En 2007-2010 se produjo la mayor sequ铆a en el creciente f茅rtil en la historia de los registros, llevando a inseguridad alimentaria y migraciones forzadas.

A d铆a de hoy, la gesti贸n del agua pone en riesgo las vidas de 5 millones de personas en el norte de Siria y teniendo los resultados agr铆colas m谩s pobres desde el inicio de la guerra de Siria.

Comparte y difunde



Fuente: Todoporhacer.org