May 21, 2022
De parte de Asociacion Germinal
169 puntos de vista

Share to WhatsAppWhatsAppShare to Telegram

Dos expertos en seguridad p煤blica hablan sobre las implicaciones y consecuencias del rompimiento de las negociaciones del gobierno de Nayib Bukele con la MS-13. El fracaso de la pol铆tica p煤blica de negociar la paz social con los criminales obliga ahora al presidente a buscar una nueva pol铆tica de seguridad. En ese 铆nterin, el pa铆s sufre un r茅gimen de excepci贸n que, entre otras consecuencias, est谩 privando de libertad a salvadore帽os que no tienen vinculaci贸n criminal y que ya se cobr贸 vidas dentro de las c谩rceles.


Los 87 asesinatos a manos de pandilleros de la Mara Salvatrucha 13 (MS-13) ocurridos entre el 25 y 27 de marzo de 2022 y la instauraci贸n de un r茅gimen de excepci贸n son signos de un rompimiento de las negociaciones que mantuvieron el gobierno de Nayib Bukele y las pandillas durante los 煤ltimos dos a帽os y medio, seg煤n se desprende de conversaciones telef贸nicas entre el director de Reconstrucci贸n del Tejido Social, Carlos Marroqu铆n, y jefes de la MS-13. Los audios de esas conversaciones, publicados por el peri贸dico El Faro el pasado martes 17 de mayo, reconfirman que la negociaci贸n de Bukele con grupos criminales, para bajar los homicidios y mantener una relativa paz social, ha sido una pol铆tica de seguridad de su gobierno.

Pero esos audios tambi茅n revelan que el gobierno cambi贸 de direcci贸n en la seguridad p煤blica porque las relaciones con los grupos criminales se rompieron. El r茅gimen de excepci贸n, durante el que la Polic铆a Nacional Civil dice haber detenido a m谩s de 30 mil personas, entre pandilleros y personas que no tienen ninguna vinculaci贸n delincuencial, es el signo m谩s palpable del paso de la negociaci贸n a la guerra.

Luis Enrique Amaya, investigador y consultor salvadore帽o especializado en seguridad p煤blica, plantea que El Salvador podr铆a ver cambios importantes en las pol铆ticas de Bukele para la seguridad si el rompimiento de su carta principal, la negociaci贸n con pandillas para la reducci贸n de homicidios, ya no tiene marcha atr谩s. 鈥淓xiste la posibilidad de que esto sea una ruptura definitiva del espacio construido para negociar. Yo creo que eso es lo m谩s probable鈥, dice Amaya.

El investigador considera que la guerra del gobierno es la nueva estrategia de seguridad p煤blica y que es poco probable que en el futuro cercano el escenario para reentablar las negociaciones con pandillas se recomponga, debido a la p茅rdida de confianza de ambos bandos.

Amaya asegura que las consecuencias de la nueva guerra contra pandillas a煤n son impredecibles. 鈥淎hora habr谩 que analizar los escenarios en t茅rminos del comportamiento de la criminalidad desde una plataforma diferente como pol铆tica p煤blica, porque la estrategia gubernamental ahora tiene un cambio. No sabr铆a decir si va a subir o bajar la criminalidad y no s茅 si de verdad podamos confiar en las cifras que nos comparta el Estado en este sentido鈥, comenta el investigador.

La investigadora salvadore帽a en violencia y seguridad Jeannette Aguilar considera, al igual que Amaya, que a煤n no se pueden vislumbrar los efectos a largo plazo de la nueva guerra de Bukele contra las pandillas luego del fracaso de las negociaciones. 鈥淯na de las preocupaciones que siempre he se帽alado a los pactos con las pandillas por los distintos gobiernos o partidos pol铆ticos es que luego de estas crisis las pandillas logran recomponerse y terminan fortaleci茅ndose. Es algo que debemos esperar, incluso con consecuencias nefastas para el pa铆s. 驴Cu谩l va a ser la respuesta de las pandillas una vez logren reacomodarse como lo ha demostrado la evidencia emp铆rica de los 煤ltimos 20 a帽os?鈥, cuestiona.

Aguilar record贸 que los asesinatos de 87 personas en un fin de semana por pandilleros de la MS-13 fueron una respuesta a los desacuerdos en las negociaciones con el gobierno de Bukele. Y apunta que las negociaciones del gobierno con pandillas y su rompimiento han tenido consecuencias que afectan con mayor gravedad a la poblaci贸n m谩s pobre, ya que esta poblaci贸n 鈥渆st谩 sometida de manera continua, cotidiana, a la violencia de estos grupos, y es esa misma poblaci贸n la que termina pagando con sus vidas estas rupturas鈥.

鈥淐uando este tipo de estrategias arriesgadas son utilizadas por gobiernos sin escr煤pulos nos pueden llevar como contrarrespuesta, una vez se ha roto esta negociaci贸n, a una situaci贸n extrema como la que tenemos hoy en d铆a: un r茅gimen de excepci贸n de derechos fundamentales que afecta a toda la poblaci贸n y que ha derivado en grandes violaciones a los derechos humanos, en una pol铆tica agresiva de encarcelamientos masivos, en donde se incluye a miles de inocentes鈥, dice la investigadora.

Carlos Marroqu铆n, el funcionario de la administraci贸n Bukele, asegur贸 en las pl谩ticas telef贸nicas que 茅l intent贸 mantener las buenas relaciones del gobierno con la pandilla. Incluso recalc贸 que 茅l personalmente sac贸 de un centro penitenciario a 脡lmer Canales Rivera, alias 鈥淐rook de Hollywood鈥, un jefe fundador de la MS-13 con procesos judiciales pendientes en El Salvador y pedido por el gobierno de Estados Unidos, y lo llev贸 a Guatemala para que evadiera la justicia. Marroqu铆n tambi茅n responsabiliz贸 al ministro de Seguridad, Gustavo Villatoro, de arruinar las negociaciones del gobierno de Bukele con las pandillas.

Los audios de Marroqu铆n revelan que 鈥淭orero鈥, seud贸nimo que los pandilleros le dan al ministro Gustavo Villatoro, orden贸 la captura de unos miembros de la MS-13 que viajaban en un veh铆culo gubernamental conducido por un empleado p煤blico, tambi茅n pandillero. Esa detenci贸n, ocurrida en marzo, provoc贸 la reacci贸n de la pandilla, que se sinti贸 traicionada y pidi贸 a Marroqu铆n, a quien los pandilleros le dan el alias de 鈥淟ente鈥, que le comunicara a 鈥淏atman鈥, el sobrenombre que le dan las pandillas al presidente Nayib Bukele, que el gobierno ten铆a 72 horas para liberar a sus compa帽eros.

En los audios se escucha a Marroqu铆n decir que ese ultim谩tum no le pareci贸 al presidente y que la decisi贸n sobre ese caso se tomar铆a en una reuni贸n posterior. La MS-13 confirm贸 al peri贸dico El Faro que las 87 personas asesinadas entre el 25 y 27 de marzo de 2022 fueron la presi贸n que esa pandilla ejerci贸 para que el gobierno liberara a los pandilleros detenidos. La respuesta de Bukele a esos homicidios, en esos d铆as en que los 铆ndices de asesinatos superaron los niveles hist贸ricos de El Salvador en las 煤ltimas dos d茅cadas, fue la imposici贸n de un r茅gimen de excepci贸n que lleva dos meses y que proyecta su prolongaci贸n por un mes m谩s a partir del pr贸ximo 27 de mayo.

Las revelaciones que hizo Marroqu铆n a los jefes pandilleros podr铆an tener consecuencias penales, seg煤n Aguilar, ya que este funcionario confes贸 haber extra铆do de una c谩rcel salvadore帽a a un privado de libertad, jefe de pandillas, con procesos judiciales pendientes y requerido tambi茅n por la justicia de Estados Unidos, y haberlo llevado a Guatemala para liberarlo. 鈥淎lgunas investigaciones de las agencias de Estados Unidos parecen estar derivando en investigaciones penales hacia algunos funcionarios involucrados, en este caso podr铆an llegar a alcanzar hasta al propio presidente, basados en estas investigaciones鈥, dice.

Amaya tambi茅n cree que las reacciones de la comunidad internacional ante estas revelaciones de Marroqu铆n hagan tensar m谩s las relaciones con el gobierno de Bukele. Incluso, no descarta la posibilidad de que Marroqu铆n y otros involucrados en las negociaciones con pandillas puedan ser detenidos y requeridos por la misma justicia salvadore帽a, como una forma para Bukele de desligarse de esos pactos y calmar las tensiones. Cabe tambi茅n la posibilidad de que no haya reacciones de ese tipo por parte del gobierno salvadore帽o, como ha sucedido con revelaciones de corrupci贸n de otros funcionarios de su administraci贸n.

El peri贸dico El Faro asegura que los audios de Marroqu铆n fueron sometidos a varios peritajes t茅cnicos, adem谩s de confirmaciones testimoniales que aseguran que Marroqu铆n ha sido la cara visible del gobierno para las negociaciones. Los resultados de las pruebas a los audios reflejan que la voz de las llamadas telef贸nicas pertenece en efecto a Carlos Marroqu铆n, con un nivel promedio entre 80 y 90 por ciento de fidelidad, un porcentaje alto de exactitud, seg煤n el medio.

El gobierno, en su r茅gimen de excepci贸n, cuenta m谩s de 30,000 personas detenidas. Entre esas detenciones, hay casos confirmados de personas que no tienen ninguna vinculaci贸n criminal ni tampoco tienen antecedentes delincuenciales. Al menos doce personas han fallecido dentro de los centros penales por golpizas o por negligencias de salud. La Asamblea Legislativa, gobernada por diputados alineados a Bukele, prepara 30 d铆as m谩s de r茅gimen de excepci贸n. Y ante las revelaciones period铆sticas de c贸mo las negociaciones con las pandillas fracasaron, el gobierno se mantiene en silencio hasta ahora.

Share



Fuente: Asociaciongerminal.org