June 23, 2022
De parte de SAS Madrid
250 puntos de vista

La semana pasada se present贸, en la Feria Internacional de Energ铆a y Medio Ambiente (Genera), celebrada en Madrid, el Informe sobre la Situaci贸n Global de las Energ铆as Renovables 2022, redactado por REN 21, una red internacional de expertos, ONGs, agencias de las Naciones Unidas y patronales de las empresas de energ铆a renovable. Las conclusiones del Informe son enormemente claras: pese al aumento r茅cord en el despliegue de las energ铆as verdes operado en los 煤ltimos a帽os, el porcentaje global del consumo de energ铆a que cubren las renovables est谩 estancado, habiendo subido tan s贸lo del 10,6 % en 2009, al 12,6 % en 2020.

El resumen ejecutivo del informe afirma textualmente que 鈥渆l lento progreso en las tecnolog铆as de conservaci贸n de la energ铆a, la eficiencia energ茅tica y las energ铆as renovables impide la transici贸n hacia el abandono de los combustibles f贸siles, necesaria para satisfacer la demanda mundial de energ铆a y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Un cambio estructural en el sistema energ茅tico es cada vez m谩s urgente. Una econom铆a basada en la eficiencia energ茅tica y las energ铆as renovables es un factor de cambio hacia un futuro energ茅tico m谩s seguro, resiliente, de bajo costo, y sostenible.鈥

El informe hace hincapi茅 en la dif铆cil transici贸n hacia las energ铆as renovables en el sector del transporte, que representa cerca de un tercio del consumo mundial de energ铆a. La utilizaci贸n de renovables en el sector pas贸 del 2,4 % en 2009, a tan s贸lo el 3,7% en 2019. Para REN 21 鈥渓os pa铆ses con objetivos de energ铆a renovable en el transporte no cumplieron con estos objetivos, en gran parte porque carecen marcos de pol铆ticas de apoyo que fomenten una transici贸n energ茅tica en el transporte, o porque los marcos aprobados son ineficaces o no se aplican鈥. Gran parte de estas dificultades tienen un origen claro: las renovables que est谩n desarroll谩ndose a gran escala tienen como objetivo la producci贸n de electricidad, y lo cierto es que el transporte, en gran medida no est谩, o no puede estar, con las tecnolog铆as actuales, electrificado.

As铆, los gobiernos han seguido incentivando con subsidios, nos dice el Informe, la producci贸n y el consumo de combustibles f贸siles, a pesar de los compromisos de acci贸n clim谩tica suscritos internacionalmente, lo que ha llevado, en 2021, a un aumento de las emisiones globales de CO2 de m谩s de 2000 millones de toneladas.

Por supuesto, el Informe de REN 21 est谩 basado en datos relativos al a帽o 2021 y, por tanto, no tiene en cuenta la situaci贸n de subordinaci贸n de las pol铆ticas de transici贸n ecol贸gica a las din谩micas de confrontaci贸n geoestrat茅gica entre potencias desplegadas en toda su crudeza tras el inicio de las actividades b茅licas en Ucrania. La guerra ha sido el gran disparadero de los beneficios de la industria del petr贸leo y la urgencia por sustituir el suministro de gas ruso por otras fuentes energ茅ticas ha impulsado a la Uni贸n Europea a soslayar las pol铆ticas de transici贸n verde, y subordinarlas a la obtenci贸n inmediata de suministros f贸siles.

As铆, por ejemplo, la crisis energ茅tica desatada por la guerra de Ucrania en el continente europeo ha disparado las exportaciones de gas y petr贸leo de otros pa铆ses como Noruega. El gigante empresarial Equinor, en el que el Estado noruego tiene un 67 % del capital social, ha autorizado un aumento de la producci贸n de gas de al menos 1,4 bcm en dos de sus principales yacimientos, Oseberg y Heidrun. Equinor ha pasado de tener enormes p茅rdidas en 2020 a magnos beneficios en 2021, por la sostenida subida de los precios de la energ铆a en Europa y, junto a otros socios, ha anunciado la puesta en marcha de un gran proyecto de producci贸n de gas, llamado Halten East, en el que se van a invertir 935 millones de d贸lares. El Estado noruego podr铆a recibir en 2022 cerca de 117.000 millones de d贸lares por la venta de gas y petr贸leo. El a帽o pasado preve铆a ganar este a帽o tan s贸lo 27.000 millones.

Bernard Looney, consejero delegado de BP (el segundo mayor grupo energ茅tico europeo), en una reciente entrevista en el diario El Pa铆s nos indica una de las claves de las enormes dificultades que est谩 encontrando Europa para realizar la transici贸n ecol贸gica en un contexto de guerra: 鈥淎 veces la gente olvida que m谩s del 50 % de las necesidades energ茅ticas actuales todav铆a se cubren con petr贸leo y gas. Y eso es algo que no podemos cambiar de la noche a la ma帽ana. Las inversiones actuales en hidrocarburos son coherentes con el objetivo (clim谩tico) que queremos todos, pero la demanda no lo es鈥.

La situaci贸n es endiablada, si se quiere realmente cumplir con los objetivos de descarbonizaci贸n comprometidos para 2050. La expansi贸n de las energ铆as renovables se est谩 topando con todo tipo de l铆mites tecnol贸gicos y sociales, como la dificultad para implantar la movilidad el茅ctrica, que no s贸lo se basa, con la tecnolog铆a actual, en toda suerte de materias primas escasas, sino que apenas se ha proyectado en subsectores decisivos como el del transporte a茅reo, o la maquinaria pesada. Adem谩s, la demanda no ha parado de acelerarse, con la incipiente recuperaci贸n tras la pandemia y la evidente falta de proyectos de masas para limitar el consumo sin provocar agudas contradicciones de clase. Y el contexto global empuja a un aumento adicional de la demanda y a una urgencia en el suministro que favorecen el sostenimiento de los modelos de negocio de las empresas energ茅ticas basadas en los combustibles f贸siles y dificultan y ralentizan su conversi贸n en empresas multienerg铆a, centradas tendencialmente en las renovables.

La guerra no s贸lo dificulta la acci贸n internacional concertada contra el cambio clim谩tico, sino que, adem谩s, empuja a Europa a una remodelaci贸n energ茅tica urgente que implica dejar de lado el proceso de transici贸n energ茅tica proyectado y subordinarlo a los c谩lculos geopol铆ticos. Desglobalizaci贸n m谩s guerra, representan la ecuaci贸n que da pie la multiplicaci贸n de los beneficios de las petroleras y gas铆sticas cuando cre铆an que ya no les quedaba otra que trasladarse al negocio verde con generosas ayudas p煤blicas.

El Informe de REN 21 indica que 鈥渓as preocupaciones relacionadas con el aumento de los precios de la energ铆a y la seguridad del suministro est谩n aumentando el inter茅s de los formuladores de pol铆ticas en incluir a las renovables en los planes de desarrollo econ贸mico. Varios pa铆ses han utilizado los planes de recuperaci贸n post-COVID como oportunidades para apoyar el cambio hacia las energ铆as renovables y han aplicado estrategias para formar a la mano de obra necesaria para el futuro y volver a capacitar a los trabajadores existentes.鈥 Tambi茅n afirma que los pa铆ses que cuentan con una mayor proporci贸n de renovables dentro de su mix energ茅tico gozan ya (no en el futuro) de una mayor independencia y seguridad. Nos dice, por otro lado, que cerca de 1100 ciudades, es decir, el 30 % de la poblaci贸n urbana global, est谩n implementando ya medidas para la descarbonizaci贸n. En un mundo en el que, seg煤n el mismo Informe, tres cuartas partes del consumo global de energ铆a se localiza en las ciudades, estos datos parecen un magro consuelo y una beat铆fica presentaci贸n de un problema de muy dif铆cil soluci贸n sin implementar cambios sociales y productivos sustantivos.

As铆 pues, los que quieren detener el desastre clim谩tico no pueden ser ajenos al despliegue del desorden geopol铆tico. La guerra global entre las potencias declinantes (Estados Unidos y la Europa que se ha abrazado a ellos) y las potencias emergentes (China y Rusia) puede durar d茅cadas, en una sucesi贸n cada vez m谩s ca贸tica de conflictos 鈥渃alientes鈥 y 鈥渇r铆os鈥. Unas d茅cadas decisivas para la implementaci贸n de la necesaria pol铆tica de descarbonizaci贸n global. La guerra puede ser el mayor enemigo de la acci贸n clim谩tica en los a帽os venideros, igual que es el mayor enemigo de las condiciones de vida y de trabajo de las poblaciones concernidas. Si parar el desastre clim谩tico y parar el proceso sin fin de acumulaci贸n del Capital ya eran cosas que se implicaban mutuamente antes de 2022, parar al mismo tiempo la guerra, reconociendo pac铆ficamente las necesidades y libertades colectivas de las poblaciones del Sur global, es algo imprescindible.

Caos clim谩tico, guerra por la hegemon铆a, mercantilizaci贸n de la vida. Tres epifen贸menos del mismo proceso sustancial. Tres frentes necesarios para el combate por la ternura, la justicia y la libertad.

Enlace relacionado Kaosenlared.net (22/06/2022).




Fuente: Sasmadrid.org