November 28, 2022
De parte de Nodo50
79 puntos de vista

Esta entrada también está disponible en:

Energía, guerra, drones: la financiación de la muerte

PUSL.- Con las últimas noticias relativas al anuncio realizado por Yossi Abu, director general de la empresa energética israelí NewMed Energy, en el que afirmaba la disposición de la empresa a invertir en operaciones de gas natural en lo que denominó el “desierto marroquí”, (es decir, el Sáhara Occidental ocupado), está claro que el telón ha caído y que todos los “asuntos” israelíes marroquíes relativos a la ocupación y el saqueo son ahora públicos.

La “crisis energética”, que no tiene nada que ver con la falta de recursos sino con la reorganización geopolítica, ha aumentado aún más el apetito de Israel y Marruecos en los territorios ocupados del Sáhara Occidental y, como señaló Abu, el “Sáhara marroquí” ( es decir, el Sáhara Occidental ocupado) “se encuentra en una gran reserva de gas natural”. NewMed Energy se propone invertir en el campo de la energía explícitamente en energías renovables, gas natural e hidrógeno verde.

Varias empresas occidentales han cancelado las prospecciones de petróleo en las aguas del Sáhara Occidental. El derecho internacional es claro, los recursos naturales del Sahara Occidental no pueden ser explotados sin el permiso del pueblo saharaui. Un pequeño detalle sobre el que los sionistas no se lo piensan dos veces, ya que no respetan el derecho internacional ni los derechos de los pueblos.

Tras la firma del acuerdo de normalización de 2020, conocido como los Acuerdos de Abraham, Marruecos e Israel han sido públicamente muy activos en el ámbito militar, aunque detrás de la mirada pública las relaciones han existido durante décadas.

En noviembre de 2021, Marruecos firmó un acuerdo de 22 millones de dólares para la adquisición de “drones kamikaze“, en febrero de 2022 un acuerdo de 500 millones de dólares para la adquisición de misiles israelíes Barak-8, seguido en septiembre por la compra de armas avanzadas de guerra electrónica israelíes de Elbit Systems, incluyendo un sistema de inteligencia electrónica (ELINT), capaz de recoger señales de radar y realizar acciones de inteligencia de señales (SIGINT).

El último acuerdo militar entre ambos Estados se firmó el pasado 27 de septiembre, momento en el que Marruecos adquirió a Israel 150 drones armados, entre ellos los WanderB y ThunderB VTOL, que mantienen capacidades de reconocimiento, vigilancia y defensa aérea.

Dado que Israel tiene una amplia experiencia en el saqueo, el expolio, el asesinato y la ocupación de Palestina y los palestinos, es el socio perfecto para Marruecos en todo lo que se refiere a la ocupación ilegal del Sáhara Occidental. De hecho, Israel ha estado entre bastidores desde el primer día, apoyando a Marruecos en su criminal esfuerzo colonial.

Por lo tanto, es lógico que trabajen juntos para seguir saqueando los recursos saharauis y así financiar las dos ocupaciones y la guerra. Marruecos necesita desesperadamente dinero no sólo para mantener la ocupación del Sáhara Occidental, sino también para encontrar una salida a su bancarrota, la cual es fuertemente sentida por los ciudadanos marroquíes que están sufriendo bajo una severa crisis económica, aunque los medios de comunicación occidentales no hablan de ello.

A pesar de la cooperación entre ambos Estados, los ciudadanos marroquíes no ven a Israel como un buen socio debido a la cuestión palestina. De hecho, el rechazo generalizado contra el calentamiento de las relaciones entre ambos Estados se hizo patente en julio de 2022, cuando decenas de manifestantes de derechos humanos se manifestaron frente al edificio del Parlamento en Rabat, en protesta por la visita del jefe del Estado Mayor israelí, Aviv Kochavi.




Fuente: Porunsaharalibre.org