January 20, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
166 puntos de vista


Xwinreş Botan es un guerrillero de las HPG. En una entrevista con ANF, habló sobre su tiempo como menor bajo custodia turca y la importancia de la resistencia en prisión.

Cada día hay nuevos arrestos y ataques contra la población en la Turquía gobernada por el AKP. Xwinreş Botan, un guerrillero de las Fuerzas de Defensa del Pueblo (HPG), experimentó la violencia del Estado turco y su sistema penitenciario de primera mano cuando era niño.

En una entrevista con ANF, analizó la huelga de hambre que comenzó el 27 de noviembre para exigir el fin del aislamiento impuesto a Abdullah Öcalan, así como los ataques del Estado turco en las zonas guerrilleras y la creciente resistencia frente a estos.

La decisión del guerrillero Botan de ir a las montañas se produjo tras su detención en 2009: “Éramos menores de 18 años y la razón por la que fuimos arrestados fue porque nos identificamos con el movimiento de la libertad. El amor de mi familia por nuestro país y su compromiso con el movimiento ha hecho que yo también siguiera el camino marcado por el movimiento. Debido a esta simpatía y esta identificación, comencé mi trabajo político. Me involucré dondequiera que se necesitara algo. Durante ese tiempo, como cualquier joven revolucionario, traté de involucrarme en todo aquello pude”.

Menores de 18 años y bajo custodia turca

Como resultado de su implicación, el guerrillero Xwinreş Botan pasó seis meses en prisión. “Inmediatamente me pareció que los ideales del movimiento estaban entre los prisioneros. Y eso daba fuerza”. Después de su liberación de la prisión se involucró todavía más. “Seguí trabajando hasta el 2010. Durante ese tiempo hubo registros domiciliarios todas las semanas. El enemigo no permitía que mi familia o yo viviéramos en paz. Lo que decían con estos registros era ‘si queremos, podemos encerrarte de nuevo en cualquier momento’. Esta situación me impulsó a poner aún más esfuerzo en mi trabajo. En ese momento, no tenía mucho contacto con mi familia de todos modos porque me querían. La elección que tuve que hacer fue ir a la cárcel o a las montañas libres del Kurdistán. Por supuesto, las montañas me atraían más y por eso decidí unirme a la guerrilla”.

Otro arresto

En el curso de su proceso de incorporación, Xwinreş Botan fue traicionado por un colaborador y arrestado de nuevo. Estuvo en custodia por alrededor de dos años. “Incluso en el tribunal, no nos movimos ni un poco de nuestra postura, que se basa en la línea del movimiento y la libertad de nuestro presidente, Abdullah Öcalan. Esto, por supuesto, preocupaba al enemigo y por lo tanto se dictaron largas penas de prisión a pesar de la corta edad. La moral y el comportamiento de los amigos en prisión te mantienen en pie y te dan voluntad. Nuestras circunstancias externas pueden haber estado limitadas por cuatro paredes, pero nuestros ideales y pensamientos eran fuertes. Esta situación se reflejó en la solidaridad mutua siempre presente”.

En la prisión se sentaron las bases de la vida libre

Como dijo el guerrillero Botan, ni él ni su familia fueron sorprendidos por la represión: “Con este juicio querían librar una guerra psicológica contra mí y mi familia. Pero no funcionó ni para mí ni para mi familia. Porque ya sabíamos desde el principio de nuestra participación política de lo que eran capaces nuestros enemigos. En la cárcel, nuestra esperanza de libertad nos mantuvo en pie. Este movimiento enseña a la gente a mantener siempre la esperanza. En 2013 pude evadir al enemigo y fui a las montañas libres del Kurdistán. La búsqueda de la libertad se convierte en una realidad en las montañas. Pero los cimientos de esta vida libre se establecieron en las prisiones en los años 80. Fueron establecidas por nuestros amigos que lideraron el movimiento: Kemal, Mazlum, Hayri y otros pusieron estos cimientos.”

Las ideas de Öcalan tienen un impacto en todo Oriente Medio

Hablando de los 22 años de aislamiento del líder del pueblo kurdo y fundador del PKK Abdullah Öcalan, el guerrillero Xwinreş Botan afirmó que este régimen de confinamiento solitario también está dirigido contra la sociedad. “Las ideas de Öcalan tienen un impacto en todo Oriente Medio. Por eso hay acciones que exigen su libertad en Kurdistán, Turquía y otras partes del mundo. Los amigos en las prisiones están a cargo de estas acciones. Junto con ellos se libra una lucha en las zonas guerrilleras, en la sociedad y en todos los demás niveles. Todos deben tomar parte en esta lucha. Hay decenas de miles de prisioneros políticos en las prisiones del régimen con sus familias fuera. Todos deben hacer su parte”.

El enemigo aumenta el nivel de agresión 

“Estamos en una fase en la que nos encontramos muy cerca de la libertad. Mi llamamiento va dirigido principalmente a la juventud del Kurdistán y a las madres. Ambas hicieron bien su trabajo en todo momento. Y el proceso actual es aún más importante.  Estamos en la fase de la liberación de Öcalan, la fase de la liberación del Kurdistán. Si no asumimos nuestra responsabilidad ahora, como jóvenes y como revolucionarios, podría ser demasiado tarde. El enemigo ha elevado sus agresiones al más alto nivel. La razón de esto es que el régimen está a punto de terminar. Hasta ahora ha asegurado su existencia con la hostilidad hacia los kurdos. Se han realizado todo tipo de ataques para masacrar a la población. El estado cometió atrocidades nunca antes vistas. El objetivo de todo esto es mantener el propio poder”.

Estar al lado de la resistencia de la prisión y las guerrillas

“Si todos hacen su trabajo correctamente, el régimen no durará más de un año. Este año será el año de la libertad de Abdullah Öcalan y el año de la libertad de nuestro pueblo. Los guerrilleros defendieron sus posiciones contra los continuos ataques en todas las áreas al máximo nivel.

Nuestros enemigos afirman en cada oportunidad: ‘Hemos derrotado a las guerrillas’. Pero, aunque la lucha desinteresada de las guerrillas ha vivido pérdidas, su postura y su moral son más fuertes que nunca. Estos ataques no nos debilitan, sólo fortalecen nuestra creencia en la libertad y son una razón para expandir nuestra lucha. Como dije antes, los cimientos de este movimiento se sentaron en la prisión. Ahora no podemos dejar la resistencia en las prisiones sola. Todos deben participar activamente en esta lucha y dar fuerza y moral a la resistencia de los prisioneros.

Los guerrilleros asentaron al enemigo algunos duros golpes durante el año pasado. Sobre todo, la resistencia en Heftanin debilitó a nuestros enemigos. La fuente de esta resistencia son las prisiones. Todos deben saber que mientras una gota de sangre fluya en nuestras venas, progresaremos en la línea del presidente Öcalan. Todos deben saber esto y actuar en consecuencia. Nadie puede decir que no puede contribuir en nada. Todos debemos apoyar la resistencia de las prisiones y las guerrillas”.

ANF- BEHDINAN

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org