January 25, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
201 puntos de vista


El guerrillero Hawar Sînê defiende que Irán aplica una política perversa y que los jóvenes tienen el deber de contrarrestarla.

El guerrillero Hawar Sînê, como dice su nombre, es de la ciudad de Sînê, en el Kurdistán de Rojhilat. Afirma que Irán está aplicando una política perversa y que los jóvenes, en concreto, tienen el deber de contrarrestarla.

Remontándose a la historia de la resistencia de Sînê, el guerrillero recordó que el pueblo de la resistencia siempre ha sido víctima de las masacres de los enemigos: “El enemigo siempre ha querido matar la posibilidad de resistencia en Sînê, pero el pueblo de Sînê nunca se ha doblegado ante este”.

El guerrillero habló de la resistencia que duró 24 días y subrayó que con el paso del tiempo, el enemigo vio que estas políticas no daban resultados y optó por la asimilación de una manera más suave e insidiosa. Señaló que es necesario ser muy consciente para conocer la política que el enemigo está aplicando: “Por ejemplo, ahora está engañando al pueblo alegando que el Sorani será libre. Asimila al pueblo con su propia lengua. Enseña la historia, la cultura y la política del sistema en Sorani y algunas personas piensan que el Estado da derechos a los kurdos. Sin embargo, una persona consciente sabe que de esta manera, el Estado quiere imponer su propia política destruyendo el espíritu de resistencia de los kurdos”.

Señalando que los Besic (sistema de guardia de aldea) están siendo normalizados por el sistema, el guerrillero Hawar señaló: “El sistema iraní legitima a los guardias de las aldeas. Ahora todas las familias hacen cola para conseguir una tarjeta de guardia de aldea para su hijo. Porque el Estado les dice que “si no tienes esta tarjeta, no puedes encontrar un trabajo, ni vivir en ningún sitio dentro de este sistema. La gente cree que debe obtener esta tarjeta tanto para los niños como para los ancianos. Me pregunto si las familias son conscientes de su significado. La ideología de este Estado se inculca en la mente de las personas desde que son niños. Los jóvenes aprenden primero a denunciar a su padre y a su madre ante el Estado. Este es el grado más profundo de asimilación. El Estado desarrolla esta situación sobre todo en lugares de resistencia como Sînê. Hace 20 años, si le decías a un pueblo de Sînê que trabajaba como agente sería el día del juicio final, suponía la muerte para esa persona. El pueblo le aislaría completamente. Desgraciadamente, los guardias del pueblo son ahora muy frecuentes. Incluso dan una tarjeta oficial para trabajar como informante”.

El guerrillero Hawar Sînê pidió a la gente que fuera sensible y consciente de esta situación y se dirigió especialmente a las mujeres y a los jóvenes: “Tenéis que reaccionar contra estas políticas llevadas a cabo por el enemigo, no caigáis en sus trampas. El sistema de guardia de aldea ataca al honor kurdo”.

ZEYNEP NERGÎZ BOTAN / MEYSA JIYAN

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org