December 2, 2020
De parte de La Haine
193 puntos de vista

En el n煤mero anterior ya se habl贸 de c贸mo las nuevas tecnolog铆as han cambiado nuestra forma de actuar y militar y como tomar precauciones para que estas herramientas y comodidades no se volviesen en nuestra contra en nuestra actividad pol铆tica. La crisis sanitaria por la que estamos pasando ha incrementado de manera exponencial el uso que se le da a la tecnolog铆a en toda la sociedad, pero especialmente en los espacios de militancia.

Durante las fases m谩s estrictas del confinamiento, la limitaci贸n de circulaci贸n y reuni贸n llev贸 a los movimientos sociales y pol铆ticos a buscar nuevas formas de seguir desarrollando su actividad pol铆tica, comenzando as铆 a utilizarse herramientas como Zoom, Jitsi o Google Meet para hacer reuniones y charlas online. Pese a que en el momento y sin mejores alternativas fueron herramientas 煤tiles que permitieron continuar la actividad pol铆tica, tenemos que ser conscientes de que toda la actividad que desarrollemos en la red es susceptible de ser intervenida por los cuerpos represivos del estado, poniendo una diana sobre todos los participantes. Es por ello que debemos tender a eliminar estas nuevas formas de militancia de nuestro horizonte, priorizando las asambleas presenciales y sin tel茅fonos m贸viles ni otros aparatos electr贸nicos. Es preocupante ver como hoy hay muchos colectivos y organizaciones que han adoptado como norma la realizaci贸n de asambleas o charlas virtuales.

 Somos conscientes de que no podemos detener nuestra actividad pol铆tica por la crisis sanitaria que estamos viviendo y que, m谩s bien al contrario, esta es m谩s necesaria que nunca a causa precisamente de esta crisis. Es por ello que debemos esforzarnos por buscar las formas para seguir reuni茅ndonos de forma presencial, para seguir trabajando de forma segura a煤n en un contexto de confinamiento estricto. 

Por otro lado, tampoco lo debemos olvidar que, pese a que es necesario tener una voz en las redes sociales y son herramientas valios铆simas de difusi贸n especialmente a la hora de llegar a los m谩s j贸venes, debemos recordar que seguiremos enfrent谩ndonos a la censura y que no podemos descuidar la difusi贸n all铆 donde siempre se ha llevado a cabo, con carteles y pintadas en los barrios, con panfletos, charlas, etc. Por ello, aunque es necesario usar las nuevas herramientas que tenemos a nuestra disposici贸n, no podemos olvidar el trabajo que se ha hecho hasta ahora y su efectividad.

En definitiva, hacemos un llamamiento a no acomodarnos en reuniones y charlas virtuales, a seguir organizando y desarrollando nuestra actividad de manera presencial y de la forma m谩s segura posible, para as铆 escapar del control que ejerce el Estado sobre nosotros a trav茅s de sus cuerpos represivos. Al fin y al cabo, desde los distintos 谩mbitos, nos centramos en denunciar las malas condiciones de vida que impone este sistema a la clase trabajadora, a denunciar la represi贸n que se ejerce contra nosotros. No nos infravaloremos, somos elementos disidentes y, por tanto, qui茅n m谩s y qui茅n menos es susceptible de estar en el punto de mira del aparato represivo del Estado. 隆Pong谩moselo dif铆cil! Prevengamos la represi贸n poniendo las m谩ximas medidas de seguridad posibles en nuestra actividad cotidiana y no nos acomodemos a militar a trav茅s del ordenador, en el sof谩 de nuestra casa.




Fuente: Lahaine.org