October 24, 2022
De parte de Nodo50
243 puntos de vista

Guillermo Portilla, catedr谩tico de derecho penal en Ja茅n, lleva muchos a帽os investigando la represi贸n penal del franquismo. Ha escrito tres libros sobre la materia. Y esta primavera ha publicado, junto a 脕ngel Vi帽as y Francisco Espinosa, el libro Castigar a los Rojos. Acedo Colunga, el gran arquitecto de la represi贸n franquista. En el 煤ltimo n煤mero de Mundo Obrero entrevistamos a Francisco Espinosa que fue quien, entre el caos de los archivos militares, encontr贸 un documento interno, escrito por Acedo Colunga, Fiscal Jefe del Ej茅rcito de Ocupaci贸n y uno de los personajes m谩s siniestros de la dictadura franquista. Se trata de un documento de uso interno, entre los militares y que, supuestamente, nunca ten铆a que haberse hecho p煤blico. Memorias, fechada el 15 de enero de 1939, es una exposici贸n detallada y radical de los fundamentos ideol贸gicos de la represi贸n. Un manual de uso dirigido a futuros miembros jur铆dicos de los consejos de guerra, a los fiscales y a los jueces, sobre c贸mo ejecutar la represi贸n. Ten铆an un plan perfectamente dise帽ado y detallado de c贸mo deb铆a llevarse a cabo la depuraci贸n de todos los colectivos fieles a la Rep煤blica sin olvidar ninguno. El objetivo era claro: exterminar al enemigo.

Para quienes llev谩is tantos a帽os investigando sobre la represi贸n franquista, 驴Cu谩les son los aspectos que destacar铆as de La Ley de Memoria Democr谩tica?

Uno de los logros de esta ley es acceder a la incautaci贸n de bienes y resarcir a quienes lo sufrieron. Otro es la nulidad de las sentencias.

La ley de 2007 hablaba de ilegitimidad y eso, en fin, oralmente est谩 muy bien, pero tenemos que llegar a la nulidad de la sentencia, que conlleva el derecho a la compensaci贸n econ贸mica, no s贸lo al reconocimiento moral y dignidad de que el Tribunal de Masoner铆a y Comunismo o los tribunales de excepci贸n franquista eran ileg铆timos. Es un paso m谩s.

Con la Ley de la Memoria Democr谩tica tambi茅n llega el reconocimiento de lo que se incaut贸 a cada persona, no solo a los partidos y sindicatos. Las familias tienen derecho a saber qu茅 les quitaron y eso se puede saber perfectamente. Es complicado porque estamos hablando de los tribunales de responsabilidades pol铆ticas, que era el tribunal econ贸mico del franquismo, que no mataba ni que te privaba de la libertad, pero te quitaba los bienes. Y ah铆 hubo un tribunal nacional, varios regionales, miles de juzgados de instancias. Esa documentaci贸n todav铆a est谩, pero hace falta miles de investigadores que entren en cada pueblo para que consigamos esa informaci贸n. Y a partir de ah铆 podr铆amos hacer un inventario de todos los bienes incautados.

Otro paso important铆simo es el plazo que se abre, la disposici贸n adicional entre el a帽o 1978 y el 1983. Espero que se analice de verdad ese peri贸dico hist贸rico y quienes defendieron los derechos y libertades. Aqu铆 tambi茅n hay un problema en estudiar la responsabilidad del rey em茅rito鈥 y es preocupante que el PSOE se oponga, junto a la derecha, a que se aplique la Constituci贸n y que los actos corruptos privados del rey puedan ser juzgados. El d铆a que por fin desclasifiquen los secretos de Estado y sepamos cu谩l fue la jornada laboral del rey durante el golpe de Estado, sus llamadas telef贸nicas, sus conversaciones.. sabremos qu茅 postura defendi贸. Pero hay un oficialismo jur铆dico, literario que ha descartado la participaci贸n del rey en el golpe. Espero que un d铆a los nietos de nuestros nietos puedan conocer lo que sucedi贸 aquella jornada y las jornadas anteriores, la trama civil del golpe de Estado鈥 Y este periodo tambi茅n abarca a los GAL, la contrataci贸n de sicarios desde dentro de un partido democr谩tico. Que se sepa y se investigue ese periodo es una necesidad democr谩tica. Hay que conocer lo que hizo la extrema derecha, Fuerza Nueva, el Batall贸n Vasco Espa帽ol, qui茅n financiaba aquellos partidos de extrema derecha, los distintos golpes de Estado que se intentaron dar a la democracia, cu谩l fue la participaci贸n del ejercito. Esa disposici贸n adicional me parece maravillosa. 

Todav铆a tenemos una Ley de Secretos Oficiales de 1968.

驴Qui茅n se est谩 dedicando hoy a rescatar la historia del franquismo? 驴Hay un reemplazo generacional?

Afortunadamente hay muchos compa帽eros que tienen entre los 40 y los 50 a帽os, que han desarrollado toda su vida en la Universidad y que est谩n investigando los archivos. Y hay otro sector de la investigaci贸n hist贸rica que mantienen una equidistancia y que, como las derechas espa帽olas, intentan demostrar que el golpe de Estado a la Rep煤blica fue leg铆timo. Y eso es preocupante porque es falso. Hay falta de rigor. 驴por qu茅 no entran en los archivos? 驴por que no recurren a las sentencias, por qu茅 no analizan los consejos de guerra sumar铆simos de urgencia? 驴Por qu茅 no hay estudio de la represi贸n penal del 37 al 44?

La documentaci贸n que nosotros utilizamos es la documentaci贸n franquista, es decir, la suya. No modificamos una coma; son ensayos no novelas.

Construir el relato, reconstruir la historia. 驴La f贸rmula sigue vigente?

Los defensores de la equidistancia no salen de la quema de iglesias y del asesinato de Calvo Sotelo. Claro que existi贸, pero eso ya fue juzgado y no s贸lo en la causa general sino en los consejos de guerra, y con condenas a muerte. Lo que nunca ha sido juzgado ni condenado ha sido la represi贸n franquista. Por eso en Castigar a los rojos intentamos demostrar que ya hubo un ensayo militar, no s贸lo de ide贸logos civiles, sino militares, como Acedo Colunga, Fiscal Jefe del Ej茅rcito de Ocupaci贸n, que lo que hace es condensar en su Memoria lo que fue su labor en la campa帽a de Levante, de Madrid, de Bilbao, de Santander鈥 Con esa primera experiencia que tuvo en los consejos de guerra del inicio de la Guerra Civil, intenta establecer una gu铆a de inquisidores, es decir, ense帽ar a los futuros miembros de los consejos de guerra cu谩l era la estrategia que utilizaron para reprimir a la 芦anti-Espa帽a禄 y c贸mo ten铆a que ser la represi贸n penal, el exterminio f铆sico, moral y econ贸mico de los fieles a la Rep煤blica. 

Serrano Su帽er, en el 38, crea una comisi贸n de muchos de los ide贸logos de la represi贸n franquista que elaboran las causas por las que era necesario dar el golpe. Y de ah铆 deducen que los rebeldes eran los republicanos, no los que atentaron contra la rep煤blica, la Constituci贸n y la democracia. Era una necesidad hist贸rica del franquismo: defender a Espa帽a del gobierno republicano, convirti茅ndose en los defensores de la legitimidad hist贸rica de Espa帽a. Mensajes que se repiten y que si uno escucha los discursos de VOX, y a veces del PP, ve que no han cambiado mucho, que siguen defendiendo los mismos valores 

Acedo Colunga defend铆a la superioridad moral de la supercasta hisp谩nica. 驴Eso qu茅 es?

Acedo Colunga tuvo una base ideol贸gica nacionalsocialista. En sus memorias dice que desprecia el liberalismo penal, en el sentido de principio de legalidad, separaci贸n de poderes鈥 dice que hay que estar a la altura de las dictaduras europeas como el nazismo y el fascismo. Y a帽ade que esto es una cruzada contra las fuerzas sat谩nicas, contra el mal. Y que nos diferenciamos del r茅gimen nazi porque nosotros, dec铆a Acedo, somos superiores moralmente a la mayor铆a de los pueblos europeos. Se refer铆a al tradicionalismo cat贸lico. Si te das cuenta, los principios de VOX hoy son caudillaje, unidad, anti separatismo, tradicionalismo cat贸lico, la vuelta al imperio, al siglo XV鈥 es que dan la vuelta otra vez a los mismos argumentos de Jos茅 Antonio Primo de Ribera. No salen de ah铆. Acedo era precursor de esta gente. El quer铆a crear una supercasta hisp谩nica, al estilo de Vallejo N谩jera, pero en lugar de pol铆ticas eugen茅sicas su proyecto de supercasta se sustentaba  en el matrimonio entre hombres y mujeres fieles al Movimiento Nacional. 

Acedo habla del modelo procesal penal de la Santa Inquisici贸n. Dec铆a que era el modelo que responde al tradicionalismo cat贸lico; la superioridad moral del pueblo espa帽ol est谩 en la Santa Inquisici贸n. Acedo pretend铆a hacer una nueva cruzada contra lo que llamaba las fuerzas sat谩nicas y republicanas.

El franquismo identifica ideolog铆a con delito, seg煤n argumentas detalladamente  en vuestro libro.

En penal lo llamamos derecho penal de autor; es cuando castigas a una persona no por lo que hizo sino por lo que es. A partir del a帽o 39 crean la Ley de Responsabilidades Pol铆ticas y comienzan a actuar esos tribunales. En el a帽o 40 se crea la Ley contra la Masoner铆a y el Comunismo que act煤a desde 1941 hasta el a帽o 58. Y en paralelo estaban los consejos de guerra, los consejos de guerra sumar铆simos de urgencia, las comisiones de depuraci贸n en todas las profesiones, las comisiones de incautaciones de bienes鈥 fue una represi贸n hecha por cuatro o cinco ide贸logos, todos falangistas y carlistas. 

Hasta el a帽o 43 lo que se persegu铆a era la masoner铆a. La mayor铆a de las 茅lites de la Rep煤blica eran masonas: Jim茅nez de As煤a, Victoria Kent, Margarita Nelken, Negr铆n. Luego empezaron con los comunistas, uno de ellos era Alberti. La prueba contra 茅l fue un art铆culo publicado en Mundo Obrero sobre la Uni贸n Sovi茅tica. Alberti ya no estaba en Espa帽a, pero les daba igual. As铆 funcionaba. La mayor铆a de las veces bastaba con que un vecino, un delator, el cura, dijera que a esa persona la hab铆an visto en un mitin con el pu帽o cerrado. Y a partir de ah铆 directamente le condenaban. Tambi茅n condenaban a fallecidos y a personas que ya hab铆an sido ejecutados en los consejos de guerra. Lo hac铆an para que esa sentencia fuera al Tribunal de Responsabilidades Pol铆ticas y le decomisaran los bienes a las familia. Les daba igual juzgar en rebeld铆a.

Acedo Colunga propuso que se le incautaran los bienes al procesado en el momento de ser procesado, no hab铆a que demostrar que hab铆a cometido un delito.

Castigaban tambi茅n a republicanos y a masones de derechas; les daba igual. Y les exig铆an modelos de abjuraci贸n. Ten铆an que jurar ante un obispo, o excepcionalmente un sacerdote, que abandonaban la 鈥渟ecta鈥 pol铆tica mas贸nica a la que pertenec铆an, que abjuraban de todos sus errores y que se adscrib铆an a la iglesia cat贸lica apost贸lica y romana. Y ten铆an la  obligaci贸n de delatar a diez personas para que se les rebajara la pena. 

A Manuel Aza帽a le quitaron cien millones de pesetas, de aquella 茅poca. Jim茅nez de As煤a, que para los penalistas era el maestro, adem谩s de socialista y mas贸n, fue condenado por la dictadura de Primo de Rivera por apoyar a Unamuno, fue desterrado y condenado por todos los tribunales franquistas. 

La represi贸n fue sist茅mica y detallada profesi贸n por profesi贸n, igual que las depuraciones.

Dec铆an que la represi贸n ten铆a que empezar por los maestros, por ser los que inculcaban esos valores. Y que ten铆an que ser reprimidos radicalmente. Su objetivo eran los profesores de ense帽anzas medias. Luego los de la Universidad. Y el gran enemigo era la Instituci贸n de Libre Ense帽anza. Tambi茅n la Junta de Ampliaci贸n de Estudios.

Luego fueron a por otros funcionarios, los jueces y militares. Y despu茅s ya la represi贸n se extendi贸 al resto.

La Guardia Civil fue completamente depurada, quit谩ndose de encima a quienes fueron fieles a la Rep煤blica.

Una vez que se inicia la guerra civil, llevaban los Consejos de Guerra Sumar铆simos de Urgencia a las plazas, los juicios duraban 4 贸 5 horas, dictaban la sentencia y los ejecutaban esa misma tarde o a la ma帽ana siguiente. Eran una pantomima. No hab铆a defensa. Si exist铆a abogado, su papel era simb贸lico. El secreto de la actuaci贸n era la norma. Lo importante era la ejemplaridad de la sentencia .

El Tribunal de Masoner铆a pod铆a publicar 50 sentencias al d铆a. Cuando ves esas sentencias entiendes c贸mo: no hab铆a pruebas y las sentencias estaban dictadas antes del juicio

驴Puedes explicarnos los conceptos de exterminio y de depuraci贸n en el franquismo?

Exterminio es una forma de explicar c贸mo el franquismo quer铆a acabar con la fidelidad a la Rep煤blica, es decir, con todo aquel que no se opuso a la Republica. No ten铆an que demostrar que alguien hab铆a realizado un acto de apoyo, incluyeron a quienes expresamente no impidieron que la Rep煤blica gobernara. No hab铆a ning煤n fiel a la Rep煤blica que no fuera condenado, procesado por los consejos de guerra ni procesado por todos los tribunales de excepci贸n franquista. En ese sentido no dejaron t铆tere con cabeza: acabaron con todo el apoyo a la Rep煤blica por acci贸n u omisi贸n

La Depuraci贸n es una consecuencia de esa pol铆tica de exterminio. Decidieron crear comisiones de depuraci贸n. Comenzaron ya en el 36 con las depuraciones en magisterio. Y de ah铆 empiezan a crearse para cada profesi贸n. Y en la Universidad fue muy curioso porque llegaron a delatar a personas de derechas que eran muy brillantes en su carrera. Inventaban un apoyo a la Rep煤blica o una falta de enfrentamiento a la misma. Y as铆 les inhabilitaban para el ejercicio de su profesi贸n.

La depuraci贸n era una consecuencia de esa pol铆tica de exterminio f铆sico, por las penas de muerte; econ贸mico, por el Tribunal de Responsabilidades Pol铆ticas; privativo de libertad, a trav茅s del Tribunal de Represi贸n de la Masoner铆a y del Comunismo primero y luego con Ley de Seguridad del 41, que era para los delitos pol铆ticos: propaganda ilegal, pertenecer a una asociaci贸n il铆cita, etc. Todos los tribunales estaban conectados, la sentencia de uno iba al otro, as铆 que todas terminaban en el Tribunal de Responsabilidades Pol铆ticas que era el que incautaba los bienes.

La represi贸n de los Tribunales estuvo vigente hasta el a帽o 1944 en el que se aprueba el C贸digo Penal franquista y a partir de ah铆 lo que era juzgado por los militares empieza a ser juzgado por los tribunales civiles. Y se crea la Instituci贸n de la Reparaci贸n Civil, que era la sanci贸n que antes impon铆a el Tribunal de Responsabilidades Pol铆ticas. 

La Transici贸n mantuvo a todas estas instituciones franquistas en el poder. Y esa purificaci贸n de Espa帽a ahora la vemos en parte de las derechas pol铆ticas: Caudillo, Dios y Patria y unidad de destino en lo universal.

Con esta Memoria encontrada afortunadamente por Paco Espinosa se acaba con la idea de que los militares no ten铆an ideolog铆a y que no planificaron la represi贸n. Se demuestra que hubo un arquitecto de la represi贸n penal militar y que junto a 茅l existieron otros ide贸logos civiles de la represi贸n. Pem谩n fue el gran depurador de la Universidad con Enrique Su帽er.

驴Te sigues encontrando obst谩culos legales a la hora de escribir? Escrib铆 un libro sobre la represi贸n de la homosexualidad en el franquismo y protecci贸n de datos estuvo estudiando durante seis meses si pod铆a publicar el nombre de los jueces y forenses por si atentaba contra el honor de los familiares de los verdugos. Imag铆nate, son funcionarios p煤blicos, sentencias p煤blicas, jueces que dictaban sentencia鈥 Pero si es que es una investigaci贸n hist贸rica. La gente tiene que saber qui茅n llevo a cabo la represi贸n, como en Alemania sabes, por ejemplo, la participaci贸n directa de la academia universitaria en la represi贸n nazi, con nombres y apellidos. Aqu铆 todav铆a tenemos muchos obst谩culos, tambi茅n legales.


REPRESI脫N Y DEPURACI脫N A LOS FUNCIONARIOS P脷BLICOS

Comenzaron la represi贸n penal con los maestros de escuela, y por extensi贸n, a quienes se dedicaron a la ense帽anza. Consideraban que estaban infectados de masones y comunistas y que en sus centros desarrollaban 鈥減ropaganda roja, antirreligiosa o inmoral鈥. Establecieron comisiones de depuraci贸n. En cada uno de los expedientes deb铆a obligatoriamente aparecer el informe del alcalde, cura p谩rroco, comandante del puesto de la Guardia Civil y de un padre de familia bien reputado. La tramitaci贸n era secreta y se pod铆an proponer sanciones aunque no hubiera pruebas en el expediente.

Y continuaron con el resto de los funcionarios; se investigaba su conducta, si eran desafectos al Estado o si manten铆an alg煤n v铆nculo con el Movimiento Nacional.

Los jueces fueron enjuiciados en funci贸n de sus antecedentes ideol贸gicos o sociales. As铆 gestaron un ej茅rcito de funcionarios fieles y adheridos a la biblia del franquismo: Movimiento Nacional, religi贸n y familia. La identificaci贸n de los 贸rganos judiciales con los principios ideol贸gicos del r茅gimen militar fue absoluta

Etiquetas:




Fuente: Mundoobrero.es