April 1, 2021
De parte de Oveja Negra
281 puntos de vista


Hace unos d铆as tuve la oportunidad de hablar un rato con un chico al que no conoc铆a de nada. Seguramente, por este mismo hecho de que no nos conoci茅ramos fue m谩s f谩cil que nos dej谩ramos hablar sin muchas de estas restricciones que suelen surgir cuando hablan dos personas que se conocen perfectamente. Todav铆a no est谩bamos reducidos el uno para el otro a un conjunto de ideas fijas de lo que cada uno de nosotros es. Dec铆a el muchacho, un poco a lo cursi, que 茅l solo sab铆a hablar de coraz贸n, mostrar lo que guarda dentro de 茅l y que, como sol铆a hablar as铆, de coraz贸n, de forma sencilla, como un tipo de pueblo llano, pues que 茅l no pod铆a contradecir mucho a todos estos pol铆ticos, cuyas caras han inundado las calles de los pueblos y las ciudades peruanas en estos 煤ltimos meses, y rebatir lo que ellos dicen. Parece ser que supon铆a que estos pol铆ticos, por su preparaci贸n y posici贸n social, pod铆an razonar y argumentar mucho mejor que 茅l鈥

驴Oh, pueblo, tanto te han hecho creer en tu propia inepcia que hasta no te ves capaz de sentir y percibir toda esta red de mentiras de la que son presos esos pobres hombres y mujeres que se han lanzado a trepar por la pir谩mide del Poder? 驴Acaso te has olvidado que para trepar por esa pir谩mide se ha de pagar necesariamente con un grado cada vez mayor de idiotez y estupidez? 驴Acaso el peligro que representan para la gente esas caras de los pol铆ticos est谩 en su capacidad de razonar y pensar? Yo creo que no. M谩s bien, todo lo contrario.

Y es que bien nos han metido en nuestras cabezas y corazones que estos que trepan por all谩 arriba, pol铆ticos, empresarios, acad茅micos y expertos de turno, saben de la vida lo que los dem谩s, los que estamos abajo, no sabemos. Que ellos all铆 arriba s铆 que saben utilizar la raz贸n, mientras que a la gente sencilla no le queda m谩s que revolcarse en sus falsificadoras pasiones sentimentales. Tal vez sea muy cierto que aqu铆, entre la gente sencilla, no sepamos mucho de la vida, pero el verdadero problema no es ese, sino que es que ni siquiera tenemos la oportunidad de vivirla. Un gran hombre dijo una vez: 驴qu茅 significar铆an para nosotros las ideas si tuvi茅ramos la vida? (Gustav Landauer, La revoluci贸n). No significar铆an nada. Si tuvi茅ramos la vida, las ideas sobre ella se habr铆an vuelto, al instante, abiertamente superfluas e innecesarias. Que no nos asuste, entonces, nuestra incapacidad de apresar la vida en los conceptos y saberes positivos, es, m谩s bien, una fuente de alegr铆a que la vida no se deje atrapar por nuestro m茅todo cient铆fico y, por ello, siempre pueda escurrirse del dominio que se teje sobre ella; si pudi茅ramos vivirla, sentirla y experimentarla, ni falta nos har铆a estar conceptualiz谩ndola y encerr谩ndola en un sistema bien definido, pues para la vida todo sistema bien cerrado es una c谩rcel y una forma de muerte. De todo ello ya se encargan esos defensores de las mentiras establecidas, cuyas caras aparecen todo el tiempo por la televisi贸n y en los peri贸dicos, esos mismos que pretenden vendernos una idea de vida que no es m谩s que un cad谩ver que ellos llevan consigo por todas partes para promocionarlo.

驴Pero y ellos? 驴Qu茅 sabr谩n ellos de vida? Nada, no saben m谩s que las mentiras que ellos mismos se creen y a nosotros nos obligan a creer. Si nos fijamos bien, veremos que ellos no son capaces de pensar, de desarrollar un pensamiento, pues ya la propia posici贸n que ocupan les incapacita para ello. Y es que para trepar por la escalera de los cargos del Poder hay que tener muchas ideas adecuadas, todas ellas mentirosas, claro, pero poco atisbo del pensamiento vivo, de la palabra viva. Ellos est谩n al servicio de la muerte (que siempre se presenta como vida) y con su fe en las mentiras acerca de la vida acaban reduci茅ndola a una c谩rcel. Su facultad de pensar est谩 atrofiada: no dicen m谩s que esl贸ganes, m谩s que mentiras adornadas con palabras cient铆ficas y cultas que ni ellos mismos entienden claramente. Y su funci贸n, esa de la que ellos mismos no son conscientes, es convertirnos a nosotros tambi茅n en incapaces de pensar y reducirnos a una especie de reproductores autom谩ticos de ideas recibidas.

No podr铆an debatir contigo, muchacho, ni con nadie, si por alguna casualidad tuvieran que hablar con alguien que todav铆a fuera capaz de pensar: cada vez que abriesen la boca solo estar铆an vendi茅ndonos las mentiras en las que creen y, con ello, todas las supuestas bondades que preparan sus partidos para la buena marcha de la naci贸n; cada vez que abriesen la boca ser铆a para escucharse ellos mismos, porque lo mismo que no son capaces ya de pensar, tampoco son capaces de dejarse llevar por el pensamiento vivo que sale por la boca de otro. 驴No ves acaso que siempre hablan para ellos, para escucharse a s铆 mismos? 驴Y que lo hacen preferiblemente en lugares donde solo se dicen esl贸ganes, como redes sociales o propaganda televisiva, donde est谩n rodeados de la atenci贸n de las masas estatales, que, como bien se sabe, son constituidas, cada uno individualmente, por las mismas mentiras que el sistema entero? Es decir, en lugares donde no se dice propiamente nada m谩s que palabras muertas, inertes, prostituidas. 驴No ves todav铆a que ellos est谩n al servicio de las mentiras que sostienen este Mundo y que solo repiti茅ndolas sin cesar es como consiguen acallar sus propias dudas que de vez en cuando les asaltan desprevenidos? No saben nada de la vida, solo saben estropearla con sus mentiras y conseguir que t煤 tambi茅n vayas por el mismo camino que ellos, sin apenas vivir, malgastando tus fuerzas y tus manantiales de vida en Trabajo y Ocio, a trav茅s de los cuales el Capital y el Estado te van condenando, sin que te des mucha cuenta, a no poder vivir m谩s que muy de vez en cuando y siempre a pesar de su aplastante dominio. Desgraciadamente, muchas veces consiguen convencerte de que trabajar y dedicarte al ocio de masas es vivir鈥

Es muy dudoso que los pol铆ticos de turno puedan razonar m谩s o mejor que t煤, amigo m铆o. Lo que s铆 pueden hacer es meterte en la cabeza muchas ideas que te encerrar谩n en una c谩rcel de la que ser谩 muy dif铆cil salir, pues lo que tienen, seguramente, m谩s que t煤 son justamente esas ideas recibidas que sostienen este Mundo y ellos han interiorizado como si fueran propias, como si nacieran de sus mismas entra帽as. El peligro que ellos representan est谩 en su capacidad de seguir convirti茅ndote en un ciudadano d贸cil m谩s, en un 谩tomo de la masa, intercambiable y bien adaptado a lo que requiere el orden establecido en cada momento. Y para eso, evidentemente, no usan el pensamiento, no pueden hacerlo, sino que buscan impedir en todo momento el pensamiento vivo entre la gente, imponiendo sobre ella las mentiras que alimentan el coraz贸n mismo del sistema reinante. Si consiguen que estas mentiras sean interiorizadas por la gente, ya han triunfado en su prop贸sito oculto, ya han reducido al pueblo a una masa idiotizada y d贸cil de s煤bditos del Estado y del Capital, ya han impuesto su fe mortal.

As铆 que, a pesar de todo ello, sigue hablando de coraz贸n (que no tiene tampoco mucho motivo para estar re帽ido con raz贸n), si es que todav铆a conservas ese milagroso don, pues aunque no sea nada seguro ni mucho menos, siempre cabr谩 la posibilidad que de este coraz贸n tuyo salga de vez en cuando la siempre anhelada y deseada denuncia de las mentiras que te venden cada d铆a. Son ellos quienes temen que dejes de escuchar sus mentiras, que ya no puedan seguir form谩ndote como Dios manda, con sus medios de informaci贸n y sus escuelas y universidades, y que de tu coraz贸n, con el que dices que hablas, salga verdadero veneno para la fe que ellos proclaman.




Fuente: Ovejanegrarevista.wordpress.com