May 23, 2022
De parte de Indymedia Argentina
171 puntos de vista

Siguen las dudas acercá de qué pasó con el artista callejero argentino que fue hallado muerto en ese país. Después de haber encontrado el cuerpo de su hijo Lautaro Raso como NN en la morgue de Curitiba, Marta Ibarra y Paloma Raso, su mamá y su hermana, vivieron una tremenda odisea que, de alguna manera, se cerrará hoy cuando arrojen las cenizas en el mar y regresen a Argentina con más dudas que certezas. Marta pasó por el programa radial La Retaguardia.

Entrevista y edición: Fernando Tebele/Pedro Ramírez Otero



—Desde aquel 1 de febrero que fue la última vez en la que Lautaro Raso pudo comunicarse con su familia y unos días después ellas, su mamá y su hermana empezaron a través de las redes sociales un poco esa búsqueda, que las fue llevando también a viajar a Brasil, a Curitiba. Y que se diera esta situación penosa de encontrar los restos de Lautaro y no saber todavía que pasó con él. Nos tiene, por supuesto, aquí en La Retaguardia, por la relación que había con Lautaro, también conmovido de manera particular por lo que esta charla que vamos a tener con la mamá, con Marta Ibarra, un momento muy especial paraquienes hacemos también para nosotros. Y seguramente también para Marta, que está hablando con un medio argentino. Mucha gente quiere saber que pasó con Lautaro, habiéndose conoció el hallazgo de su cuerpo y en las condiciones en las que se lo halló y lo que dijo la la policía brasileña, lo que le dijo a la familia. Así que vamos a charlar con Marta Ibarra, la mamá de Lautaro Raso, para saber que saben ellas y en que distancia están ahora. Marta, gracias por atendernos. Allí en Brasil, donde estás instalada, ya hace un par de meses que están allí. ¿Cómo estás?

—Nosotros llegamos el 25 de marzo acá a Curitiba y el 27 de marzo tuvimos una reunión con el consulado y con las tres policías y el martes 28, cuando tuvimos la reunión en el consulado con la Policía Militar, nos dijeron que habían pedido las huellas digitales de Lautaro en Capital, con lo cual yo no tenía ni idea de por qué lo habían pedido. Sea para mí era tener un dato más sobre la identificación de Lautaro el martes. A todo esto, en las reuniones de la que tuvimos con la policía nos decían que no había ningún NN registrado en el IML, que vendría a ser como la morgue general de acá de Curitiba, con las características de Lautaro. Eso fue el lunes. El martes nos avisan que las huellas digitales coincidían con un NN que estaba en el IML y a partir de ahí comienza nuestra gran odisea acá en Curitiba. Bueno, tuvimos que ir hasta Colombo porque lo habían encontrado en Colombo. Nos dijeron que la causal de la muerte había sido un suicidio. Con lo cual nosotras dos nos quedamos como nada… El impacto fue muy fuerte, porque además Lautaro no presentaba ningún tipo de… La última vez que hablamos con él, y él se comunicaba frecuentemente con nosotros, en ningún momento nos había dicho que se sentía mal o que estaba mal. Él lo que quería era viajar. No estaba muy segura a dónde ir, así que quería ir a lo mejor al mar. Ahí en la Policía Civil de Colombo había fotos, que nosotros no vimos. Ese día fuimos acompañadas por el consulado y Ivete (Caribé Da Rocha, coordinadora del SERPAJ Brasil), nuestra abogada; Edna Bravo, que es una amiga mexicana. Ellos vieron las fotos de Lautaro. Lo que sí pudimos ver es que estaba la mochila de Lautaro. La policía nos dijo que bueno, que si queríamos la mochila donde estaba. Que bueno que él nos las iba a conseguir. Después tuvimos que volver a la morgue. En la morgue yo pregunté. Estaba justo con este Sebastián (Bertuzzi), que es el vicecónsul y le pregunté si él sabía algo de la mochila. Me dijo que no, pero que había encontrado una y que había una un sobre y parecía una billetera.

Cuando vino la persona que nos atendía, abrió el sobre y adentro de la billetera estaba el documento de Lautaro. Había ingresado al IML el 10 de febrero. Bueno, para nosotros eso fue tremendo. Ahí empezamos a dudar de todo. La mochila al día de hoy no apareció. Todavía no nos dieron explicaciones de por qué no abrieron, o no se fijaron, la identificación de Lautaro”.

Hay una una planilla que ellos presentan en donde figuran las personas que entran allí en el IML. El diez hay hay dos ingresos supuestamente que eran los de Lautaro, pero no tenía ninguna característica, solamente NN, la ropa y nada más. Después nos enteramos de que la Policía Militar fue la que fue al IML para verificar si no había alguien con las características de Lautaro. Ellos presentaron toda la documentación que nosotros habíamos visto en la denuncia policial. Ahí fue que empezaron la investigación porque estaba Lauta con las características que ellos recibieron.

—Hay en el expediente una foto de la mochila, que vos reconoces como la mochila de Lautaro, porque además estaban sus herramientas de trabajo como artista callejero y están a la vista en esa foto, pero la mochila no está.

—No, la mochila no está. Todo lo que fuimos viendo con la mochila, que es para nosotros es muy significativa, porque además es la mochila de él, porque estaban sus cosas, porque a lo mejor había algún tipo de evidencia, alguna carta o algo significativo para nosotras y para todos los que lo queremos a Lauti. En principio este policía dijo que iba a buscar la mochila. Después nosotros tuvimos una reunión con Rafael Moura en el Ministerio Público, que habló con este mismo policía y le dijo que la mochila no la habían levantado porque estaba a 30 metros de Lautaro y no consideraban que esa mochila podía llegar a ser de él. Cuando en las fotos aparece la mochila, yo no la vi, pero es lo que me dicen que aparece Lautaro y muy cerquita aparece la mochila. Y después, la persona que nos atiende a nosotros en el IML nos dijo que la perito no la había levantado porque consideraba que no era prueba como para para levantar la mochila. Nosotros pedimos una ampliación también en el IML al médico forense porque había cosas que no entendíamos de la autopsia. Nunca nos contestaron. Desde el 6 de abril, el Ministerio Público, envió una carta. El consulado envió una carta para que se apurara en el trámite de las preguntas que nosotras le estábamos haciendo y que se estaba haciendo también el Ministerio Público. No les contestaron. Fuimos con abogado. Fuimos con Ivete. Caribé. Fuimos con José Portela, que es el abogado que nosotros contratamos desde acá, criminalista. Fuimos con el consulado, con los abogados. Jamás, jamás nos atendió el director del IML, jamás. Siempre nos atendieron en la puerta y con la intención de que cuanto antes nos vayamos, mejor. Es más, nos atendió la secretaria de él y nos dijo que el director no tenía absolutamente nada que ver con este tema. Que esas preguntas se las teníamos que hacer al médico, que el médico va una vez por semanal. En ese momento había un fin de semana el jueves y Viernes Santo creo que fue, con lo cual teníamos que esperar para el otro jueves. Vamos el jueves con Paloma. Vamos con Ivete. Y los empleados nos empezaron a decir que no, que el médico no atendía, que el médico no atendía, que tenía que atender nada más que por mail. Yo les dije mirá, nosotros no estamos acá porque queremos, estamos acá porque nos dijeron ustedes que teníamos que venir a hablar con el médico, cosa que para nosotros nos resultaba bastante extraño. Habló el consulado también para pedir explicaciones. Eduardo Leone, que es el cónsul acá en Curitiba, nos dijo que le dijeron, es la primera vez que lo atienden, lo atendió el director que todos esos pedidos se tendrían que hacer este vía el juez, vía judicial, con lo cual a nosotros nunca nos dijeron que eso se tenía que hacer vía judicial. Bueno, días y idas y vueltas todo el tiempo sin ninguna respuesta de nada. Tuvimos que pedir asesoramiento a un perito porque en realidad el tema era que los peritos que nosotros queríamos de la Argentina, ellos hacían todo una investigación. Acá en realidad la línea de investigación ya comenzó, ya se sabe lo que está mal, ya se sabe como trabajaron los peritos, que tanto el perito de investigación que fueron los que levantaron el cuerpo, tomaron algunas fotos, pero no fotos del lugar, no hubo una investigación, no hubo absolutamente nada del lugar donde estaba Lautaro, no preguntaron tampoco a la persona que hizo la denuncia. Y cada vez pasaba más el tiempo y cada vez menos posibilidades también de tener este elementos que nos hicieran de alguna manera tener algún tipo de pruebas, no?

—Qué explicación les dieron acerca de por qué, la certeza de que la policía les dio de que Lautaro decidió quitarse la vida, no esta plasmada en las pericias, porque en el expediente todas las pericias lo que dicen es que la causal de muerte es indeterminada por el estado en el que estaba el cuerpo.

—Eso es lo que está mal desde el principio. Sea nosotros el que nos dijo que había sido un suicidio fue el uno de los policías que había estado en este lugar, con lo cual nosotros ya desde el vamos, primero lo aceptamos y después nos dijimos pero a ver, ¿cómo es esto? Porque un policía que nos esté diciendo esto es como medio raro. Desde la parte médica lo que ellos están diciendo es que no hay (y esto no quiero decir que esté bien, te digo lo que nos dijo el médico), las radiografías muestran que Lautaro no tiene en el cuerpo ningún impacto de bala ni los huesos tienen alguna rotura. Y todo lo que supuestamente podría estar como dañado con golpes o algo anivel piel, digamos, no se pudo verificar porque el cuerpo estaba en un estado avanzado de putrefacción. Por eso tampoco pueden dar la causa de muerte, porque si bien este decía forcamiento (ahorcamiento), no pueden definir si fue por asfixia o cómo fue. Entonces también a nosotros se nos presentaban dudas con respecto a esto. Una segunda autopsia no se podía hacer. A nivel de huesos no había nada que se pudiera presentar algún tipo de golpe en la cabeza. Pero no sabemos si realmente, por más que no haya este tipo de evidencias si hubo algún otra cosa.

Colombo también es un lugar muy extraño y los chicos de la casa, que nosotros fuimos varias veces a hablar con ellos, se preguntan ¿por qué Colombo? Los chicos me decían que cada vez que él salía o iba a algún lado diferente a sus lugares de trabajo, les avisaba. Y Colombo estaba muy alejado, porque es una zona muy complicada”.

Hay mucha violencia. Una de las zonas más violentas de acá de Paraná. Hay mucha droga, mucho consumo, con lo cual también para los chicos era muy extraño porque como Lauta no tomaba, no consumía, ni fumaba marihuana, ni fumaba cigarrillos comunes, no consumía drogas y no consumía alcohol, realmente ir este lugar les parecía como, muy, muy extraño. Los abogados también decían por qué Colombo. Llama mucho la atención. Es más, ahora se pidió también que liberaran el Facebook de Lautaro para ver si él se conectó con alguien como para poder ir a esta zona. Igual todo esto viene desde Argentina. Nosotros nos encontramos con esto, pero veníamos arrastrando ya todo un proceso de falta de investigación. Cuando con Paloma empezamos a meternos en las redes. Yo me metía en las páginas de acá de Paraná, en todo Brasil, llevando las fotos de Lautaro. Ustedes, los amigos, cada uno estábamos como muy metidos en esta búsqueda a través de las redes y a mí me decían del Consulado o me decían también de el Ministerio Público si tenía alguna novedad y yo decía esto no está funcionando, porque yo no puedo darles novedades cuando no estoy allá. Así que por ese motivo también vinimos acá. Yo había pedido desde el principio, pedí que se investigara con las cámaras, cosa que en Argentina es común.

Acá nos decían que la Policía decía que no se podía buscar en las cámaras porque si no era un acto criminal no buscaban. En la reunión que tuvimos con la Policía Civil también nos dijeron lo mismo, que no tenían personal para buscar en las cámaras. Hasta el día de hoy, que no se buscaron las cámaras, y no fueron a la casa de los chicos. Los chicos estaban esperando, donde Lautaro vivía que fueran a hablar con ellos, pero nunca lo fueron a ver. Brasil está quebrado institucionalmente. Quebrado. Es tremenda la posición que tienen con los artistas callejeros, con la gente de la calle, los prejuicios, el racismo, la discriminación, es una constante. Es una constante. Y esto es tierra de nadie. Es un discurso totalmente loco”.

Es un discurso que nosotros tuvimos la buena fortuna de estar con personas que nos acompañan y estar con personas que conocen. El caso de Edna Bravo. Ella es socióloga y está haciendo la licenciatura acá en la Universidad Federal y se ocupa de las personas desaparecidas en México. Es una investigadora, con lo cual este es a nivel latinoamericano. Creo que lo que está pasando con las instituciones. Y la verdad que si no hubiese sido por ellas, es muy difícil atravesar esto, es muy difícil. Imaginate que nosotros llegamos y el plazo para que Lauti pasara a un cementerio común eran apenas unos días. Llegamos justo para encontrarlo ahípor lo menos. Es muy loco.

—A la falta de predisposición de la que das cuenta desde un principio por parte de todas las instituciones se le suma esta dilación de la situación, que no solamente perjudica a la causa y al poder esclarecer qué es lo que pasó con Lautaro, sino también al desgaste de ustedes, vos y Paloma, que están allá buscando respuestas.

—Sí, sí, es como un combo. Es muy difícil de explicar también, porque también es tan sencillo que si la gente se ocupara e hiciera lo que tienen que hacer pero no les interesa, entonces hay un desinterés por el otro, un desinterés, desde la muerte por el ser que se fue y desde la vida por la familia que está buscando. Porque jamás, en ningún momento, ninguna persona del IML nos dijo: tuvimos esto, nos pasó una equivocación. Tuvimos que pagar a un perito para que nos explique cómo es el funcionamiento de acá de Brasil y por qué la autopsia es tan limitada. Ellos dicen que no pueden hacer una autopsia de 150 hojas y poner todo lo que tendrían que poner. Entonces tienen una hoja, esa hoja que nosotros recibimos, es un folio que aparece en internet, aparece ahí y lo van llenando y para todos es igual. Lo único que cambia es si es suicidio, si es un accidente en la calle o si es un asesinato. Pero no ponen más datos de los que hay. Entonces cuando vos leés la autopsia decís ¿pero cómo es esto? Ayer, por ejemplo, uno de los datos que le habían pedido era, porque decían que la dentadura de Lautaro tenía fallas, ¿cómo fallas? Si Lautaro tenía una dentadura perfecta. Entonces, ahí tenías que analizar y ir a las radiografías. Y en la radiografía aparece como que está bien. Pero cuando nosotros le preguntamos la respuesta que dio ayer el médico forense, que encima es tremendo porque averiguamos quién era y es un cirujano plástico. O sea, que en la parte pericial no tiene mucho que ver estom y él le explica al juez que como estaba el cadáver, no le podía abrir la boca al cadáver entonces había puesto eso. O sea, ese tipo de explicaciones… Te supera. La verdad que no sé, es una locura, es una locura. [00:26:37][217.8]

—Además el hecho de de estar en otro país se suma un inconveniente, ¿no? Hay montones de hechos que se dan en la Argentina, situaciones más o menos similares, en las que de alguna manera las familias pueden continuar la investigación mientras en paralelo, intentan continuar con sus vidas. Ustedes están ahí ya hace dos meses con con su vida bueno, circulando alrededor de esto, que no quiere decir que si estuvieran acá no sería similar la situación, pero a la vez podrían seguir con sus trabajos, con sus vidas, con cierta normalidad, y la investigación continuar y saberse cinco o diez años después.

—Sí, del lugar, del tiempo, de todo. Saben que estamos acá gracias a todas las personas que nos ayudaron para estar acá. Amigos, familiares, personas que no conocemos también. Con lo cual el estar dos meses acá, el poder pagar un abogado criminalista, el poder haber pagado un perito forense, todo los dos que tuvimos acá los hicimos gracias a la cooperación de la gente de acá, de Brasil, de también se unieron y de Argentina. Pero eso no implica que este lo que vos decís, la distancia, el idioma, las formas que son diferentes, ya era como decir bueno, pero entonces esto es así, esto es así. Nos teníamos que convencer que realmente desde Paloma y Marta hicimos todo lo que pudimos como para… De hecho se sigue haciendo porque a través de Edna y a través de Martha y Pablo Ibarra, mi cuñada y mi hermano, están buscando asesoría por otros peritos que nosotros les dimos, unos son argentinos y otros desde desde México, que se ofrecieron digamos como para poder estudiar toda la documentación que nos dieron a nosotros, como para tener otra vista y como para que esto sirva de alguna manera para la futura investigación. Pero sí, realmente fueron tiempos muy difíciles al principio. Todavía hay veces que pienso, ¿qué estoy haciendo acá? Porque todavía no pudimos…

No sé cómo llevar adelante esto, ¿no? Porque nosotros ahora volvemos, pero vinimos a buscarlo a Lauti. Y Lauti no va a venir con nosotros. Nos hubiese gustado muchísimo que siguiera su viaje como lo tenía pensado. Sé que él está bien porque el dolor mío de mamá es que obviamente no lo voy a poder abrazar. Pero sé que está bien, porque es un ser de luz, y de alguna manera, más allá de toda esta historia terrible, terrible, me siento como tranquila, como que me está abrazando ahí y me está dando fuerza para seguir, para que se sepa la verdad, esto no puede seguir pasando. Brasil es terrible. Me duele Brasil, la verdad que me duele, me duele tanto como me duele Argentina. Estas cosas no nos pueden seguir pasando”.

Es tremendo, es tremendo, es tremendo. Ojalá que esto, como me decía Etna, sea la punta del iceberg de reconocer que las instituciones ya no pueden seguir por este camino. Es una falta de respeto a la vida y a todas las familias que de alguna manera están buscando a sus seres. —Sí, del lugar, del tiempo, de todo. Saben que estamos acá gracias a todas las personas que nos ayudaron para estar acá. Amigos, familiares, personas que no conocemos también. Con lo cual el estar dos meses acá, el poder pagar un abogado criminalista, el poder haber pagado un perito forense, todo los dos que tuvimos acá los hicimos gracias a la cooperación de la gente de acá, de Brasil, de también se unieron y de Argentina. Pero eso no implica que este lo que vos decís, la distancia, el idioma, las formas que son diferentes, ya era como decir bueno, pero entonces esto es así, esto es así. Nos teníamos que convencer que realmente desde Paloma y Marta hicimos todo lo que pudimos como para… De hecho se sigue haciendo porque a través de Edna y a través de Mart,a y Pablo Ibarra, mi cuñada y mi hermano, están buscando asesoría por otros peritos que nosotros les dimos, unos son argentinos y otros desde desde México, que se ofrecieron digamos como para poder estudiar toda la documentación que nos dieron a nosotros, como para tener otra vista y como para que esto sirva de alguna manera para la futura investigación. Pero sí, realmente fueron tiempos muy difíciles al principio. Todavía hay veces que pienso, ¿qué estoy haciendo acá? Porque todavía no pudimos… No sé cómo llevar adelante esto, ¿no? Porque nosotros ahora volvemos, pero vinimos a buscarlo a Lauti. Y Lauti no va a venir con nosotros. Nos hubiese gustado muchísimo que siguiera su viaje como lo tenía pensado. Sé que él está bien porque el dolor mío de mamá es que obviamente no lo voy a poder abrazar. Pero sé que está bien, porque es un ser de luz, y de alguna manera, más allá de toda esta historia terrible, terrible, me siento como tranquila, como que me está abrazando ahí y me está dando fuerza para seguir, para que se sepa la verdad, esto no puede seguir pasando. Brasil es terrible. Me duele Brasil, la verdad que me duele, me duele tanto como me duele Argentina. Estas cosas no nos pueden seguir pasando. Es tremendo, es tremendo, es tremendo. Ojalá que esto, como me decía Etna, sea la punta del iceberg de reconocer que las instituciones ya no pueden seguir por este camino. Es una falta de respeto a la vida y a todas las familias que de alguna manera están buscando a sus seres.

—El cuerpo de Lautaro ingresó a la morgue el 10 en un estado avanzadado de descomposición,es decir que lo encontaron varios días después del hecho.

—Claro, pero igual no fue tanto el proceso, porque nosotros nos dejamos de hablar el 1 y ellos lo encontraron en 10. Curitiba es un clima muy húmedo, mucho sol, mucho calor. Después por la noche refresca, pero en la zona específica donde encontraron el cuerpo y en ese momento había temperaturas bastante elevadas. Y la zona también es muy húmeda. Con lo cual nos decía el médico que es muy probable que la descomposición del cuerpo haya sido mucho más rápida.

—Este pero igual estamos hablando de tres o cuatro días por lo menos por lo que le dijeron.

—Una semana más o menos.

—Una semana ponele que una semana es el 3. Ustedes el último contacto que tuvieron con él fue el 1, qué nos puedes contar de esa charla, siempre en torno de intentar saber qué pasó. Qué percepción tienen ustedes hoy, con con los hechos consumados, de aquella charla.

—Mira, yo estaba en la casa de Martha y Pablo y justo nos comunicamos los tres. Paloma estaba en su casa y justo nos comunicamos los tres. Lautaro nos decía que estaba contento y con ganas de de seguir con su viaje. La verdad que no sabía muy bien para dónde ir. Pero en ningún momento y en días anteriores en ningún momento nos dijo que estaba mal, ni los mismos chicos de la casa tampoco, cuando hablamos con ellos. Lauti Tenía una rutina nos decían que él iba a trabajar, se levantaba a la mañana, les preparaba el café para todos, se iba a trabajar, después volvía. No era un chico que andaba a la noche, nosotros por ahí salíamos y íbamos a tomar birra, y él no. Es muy raro el lugar, es muy rara la situación.

—Es un lugar, por lo que leímos en el informe pericial, bastante inaccesible debajo de una autovía con un lugar empinado en un río, bastante difícil de llegar.

—Claro, pero además dicen que es una zona donde va mucha gente que vive en la calle. Esto claramente tiene que ver con los prejuicios y con la discriminación. Para nosotros claramente, o sea, una persona que encuentran en esa situación, que además hay una mochila que tiene que ver con con su fuente de trabajo, sus herramientas de trabajo. Bueno, es artista callejero, listo chau. Todo está sostenido por estos prejuicios, por este racismo y por la discriminación. Entonces una perito que diga no, no hace falta, porque tampoco ahí hay una línea de investigación. Sí, pero no hay pisadas, no hay nada que que. Que puedan verificar a ver si había otras personas de la foto. O sea, las fotos que hay son de la policía y del cuerpo del autor. Y justo, justo que estaba la mochila ahí, que es algo que obviamente están investigando porque no se levantó. Es más. Por ejemplo, cuando nosotros fuimos a la policía de Colombo nos atendió, la segunda vez que fuimos, el comisario.Cuando hacen este tipo de búsquedas tiene que ir el comisario. El comisario no fue. ¿Entendés? Hay dos audios de dos policías que tienen todo preparado y ellos dicen sí es ahorcamiento, y todo aparece toda una cuestión así, muy preparada, muy elaborada, donde cada uno, o sea la policía dice que el IML es el que tiene que llevarse la mochila. El IML dice que la perito fue la que no lo levantó. Entonces están todo el tiempo girando y pasándose la pelota unos con otros.

—La policía liberó ayer la justicia, liberó ayer (el martes 17) el cuerpo de de Lautaro. Que han pensado ustedes, ¿cuál es la idea?

—En principio se va a hacer la cremación del cuerpo. Creo que mañana supuestamente e vamos a ir al cementerio y no sé, creo que en uno o dos días no nos darían las cenizas. Y bueno, y después como Lauti quería ir al mar, vamos a llevarlo al mar, acá cerquita, a 80, 90 kilómetros. Y después nos volvemos para Argentina.

—¿Y como seguiría ahí la investigación? Una de las preguntas que surge cuando vos comentás la idea de cremar su cuerp,o es si eso no impide que continúe la investigación. ¿Les dijeron algo en este sentido?

—En principio lo que nos dijeron es que el cuerpo de Lauti ya dijo todo lo que tenía que decir. Por el estado del cuerpo, si nosotros quisiéramos hacer ahora una nueva autopsia, dicen que cuando el cuerpo se descompone no quedan huellas, no quedan rastros en el cuerpo de marcas. Por ejemplo, si fue una trompada o si tiene alguna otra lastimadura, o si tiene presiones en el brazo. Bueno, eso no se pudo investigar. Por eso no dicen en los informe de que murió. Sí digamos, la huella del cordón, indica que aparentemente sería un ahorcamiento. Esa marca se da si el cuerpo está con vida. Pero lo que quedó claro es que, Lautaro lo pudo haber hecho por él. Pero en el caso de que Lautaro hubiese estado desmayado y lo hubieran ahorcado, hubiese tenido la misma marca. Con lo cual eso va a quedar en investigación porque no hay manera de poder saber si tuvo marcas de golpes o no, así como los huesos tampoco tiene nada, ¿no?

—Alguna de las personas de las que vos diste cuenta, quienes vivían con él en la casa, por ejemplo, ¿fueron llamadas a declarar?

—Nada, nada. Cuando nosotros fuimos a que tuvimos la reunión con el comisario en Colombo, nos tomó datos, se tomó datos de Colores, que es una de las chicas que hizo la primera denuncia de Lautaro, viviendo ahí en la casa. Los chicos están predispuestos desde el primer día a que vayan a la casa. No fue, no fue nadie. No fue la policía. Toda la línea de investigación, todo eso fue como hacerlo nosotros: buscar pistas, buscar pruebas, hablar con la gente. De escuchar otros casos, de leer otros casos. Con el tema de la necropsia estábamos todo el tiempo a ver qué le pasa a un cuerpo, todos los todos lo buscamos nosotras. Ese tiempo fue muy loco. Era como estar viviendo todos los días una película de terror. Meternos en temas que no conocíamos y además como no conocíamos… A mí Google no me va a dar la respuesta.. pero de llegar a esto, ¿cómo estoy buscando en Google una respuesta que me tiene que dar un médico, alguien, una autoridad, en este caso del IML.

—Te agradecemos mucho que hayas charlado con nosotros aquí en la retaguardia. Para toda la gente que lo conocía a Lautaro y necesita saber lo que ustedes saben, aunque sean estas dudas que vos compartís. Y para la mucha más gente que no lo conocía a Lautaro, pero cuando empezaron las denuncias de ustedes se preocuparon por la situación, con esta sensación de nos puede pasar a cualquiera de nosotros con nuestros hijos. Me parece que eso circuló mucho. Te agradecemos. No sé si vos querés decir algo más.

—Sí, agradecerles a ustedes, en principio, porque bueno, los tengo en mi corazón y los quiero mucho como los quería Lauti, como los quiere Lauti. Y agradecerle a todas las personas que nos acompañaron, las que están acá en Brasil y las que están allá en Argentina. La verdad que les agradezco lo respetuosos que son y que están siendo con con este tema, con Lautaro y con nosotras. Y bueno, un abrazo inmenso para ustedes. Y bueno, estoy a disposición de ustedes cuando lo necesiten. Muchas gracias.

—Es necesario saber la verdad y es necesario que las autoridades brasileñas y las autoridades argentinas se pongan en una actitud de investigación. No digo porque sea de las autoridades brasileñas y también es cierto que las autoridades argentinas tienen la responsabilidad de exigirle como pares a las autoridades brasileñas que investiguen. Queremos saber qué pasó. Queremos saber qué le hicieron a Lautaro. Porque, insisto, aún si él hubiera decidido darle final a su vida de esta manera, hay un todo lo que contaste del después da cuenta de las irregularidades, una detrás de otra, que continúan hasta el día de hoy. Por lo tanto, es responsabilidad de las autoridades de allá y es responsabilidad de las autoridades de aquí darnos las respuestas.

—Me parece que sería muy interesante, muy importante, que tanto de Cancillería como del gobierno que se le envió una carta para que pudieran intervenir, como vos decís, más allá de cuál haya sido el motivo, ¿no? Lautaro es un ciudadano argentin, y como familia tenemos el derecho de saber qué pasó con él, más allá de cómo haya sido. Desde el Consulado, nosotros la verdad es que recibimos todo el apoyo y agradezco también el hecho de que nos hayan acompañado, pero no es suficiente, porque también a ellos tampoco les contestaban. Por eso digo, agradezco y agradecemos el hecho de haber estado con personas que nos acompañaron, que saben el mecanismo y de alguna manera pudimos llegar hasta esta instancia, pero hay muchas familias que no tienen la misma posibilidades. No tienen la misma facilidad que tuvimos nosotros. No, ni siquiera con abogados como los que conocimos nosotros acá. Y eso interfiere muchísimo en la búsqueda. No, porque hay muchas personas NN. Muchos, mucha. Entonces este también es todo un tema, todo un tema.


Fuente: https://laretaguardia.com.ar/2022/05/habla-la-mama-de-lautaro-raso.html




Fuente: Argentina.indymedia.org