March 28, 2021
De parte de ANRed
277 puntos de vista


Doctora en Derecho, investigadora en el Conicet e integrante del equipo que redact贸 el C贸digo Civil y Comercial, Marisa Herrera habla sobre qu茅 significa una reforma judicial feminista. Por Ludmila Ferrer ( El Grito del Sur )


Marisa Herrera es una de las principales impulsoras de una reforma judicial feminista. Doctora en Derecho, docente universitaria, especialista en derecho de familia, investigadora en el Conicet, integrante del equipo que redact贸 el C贸digo Civil y Comercial y feminista popular, Herrera tambi茅n estuvo entre les candidates a encabezar el Ministerio de Justicia de la Naci贸n y particip贸 en los debates y la redacci贸n de leyes que ampliaron derechos en la Argentina. 鈥淭ener una justicia feminista debe convertirse en una pol铆tica p煤blica y en una acci贸n que involucre a actores y actrices en muchos niveles de la sociedad鈥, dice a El Grito del Sur.

Este 煤ltimo 8 de marzo, los feminismos argentinos eligieron levantar la consigna de una reforma judicial en clave feminista para esa jornada de lucha. 鈥淓s una semilla que hemos logrado sembrar y que marca el avance del movimiento de mujeres. Estamos tan empoderadas que nos animamos a ir contra quienes tenemos que ir sabiendo el costo que tiene -afirma la abogada-. Hablar de una reforma judicial feminista es ir al hueso de c贸mo est谩 construido ese sistema de privilegio que es el Poder Judicial鈥.

驴Por qu茅 es necesaria una reforma judicial feminista?

Tiene que ver con una forma de encarar una revisi贸n cr铆tica del Poder Judicial y tomar lo que tiene el movimiento feminista: las asambleas, la construcci贸n horizontal donde prima lo colectivo por sobre lo individual, la visi贸n de sororidad. Todo eso es contrario a la idea verticalista del Poder Judicial, que tiene un dise帽o institucional sujeto al privilegio, a la corporaci贸n. El hecho de que una persona pueda ser juez o jueza hasta los 75 a帽os, hacer un amparo para quedarse m谩s tiempo y que no se lo apelen鈥 Se habla mucho del Estado de derecho, de cumplir con la ley, pero eso no aplica para ellos, no rinden cuentas. El Poder Judicial es el poder menos democr谩tico. Los gobiernos duran cuatro a帽os, entonces ellos (los integrantes del Poder Judicial) dicen 鈥渕e cuido tres a帽os, que despu茅s viene otro鈥. Los presidentes, diputados y senadores pasan, pero ellos quedan. Por eso (la vicepresidenta) Cristina Fern谩ndez de Kirchner en la audiencia de d贸lar futuro se帽al贸 lo que dijo (el fiscal Carlos) Stornelli al Presidente (Alberto Fern谩ndez), ese 鈥渢endremos una charla de hombre a hombre鈥 cuando 茅l termine su mandato. Ese es el poder. Nosotras construimos desde una l贸gica diferente, queremos romper con esa estructura patriarcal, elitista, verticalista y de privilegios porque el movimiento feminista es lo contrario.

El a帽o pasado la Corte Suprema de Justicia se neg贸 a hacer la capacitaci贸n en materia de g茅nero que indica la ley Micaela. 驴Qu茅 efecto tiene esto en el resto del Poder Judicial?

La capacitaci贸n de la ley es una obligaci贸n que ten茅s que asumir como funcionario p煤blico, como parte del Estado y el Poder Judicial es uno de los tres poderes del Estado, no es un parapoder por encima del resto y los jueces son funcionarios p煤blicos a quienes les pagamos el sueldo. Que la Corte no haya hecho la capacitaci贸n es la prueba m谩s elocuente de la impunidad que tienen. Porque podr铆an sentarse, que les pasen un Power Point y les saquen una foto diciendo que hicieron la capacitaci贸n, pero no se prestan ni a eso. No piensan si es pedag贸gico o si tienen una responsabilidad como la cabeza del Poder Judicial de dar el ejemplo. Personalmente, me parece que todos los cargos de arriba deber铆an ser temporales porque se distancian de la realidad. (Los jueces que integran la Corte) est谩n encerrados en el cuarto piso de Talcahuano (en el Palacio de Justicia) y nadie sabe de qu茅 hablan cuando se re煤nen, no rinden cuentas, no tienen tiempos para dictar sentencia y no sab茅s qu茅 temas se van a tratar en el a帽o. El caos te da poder. Por eso pedimos una agenda de causas m铆nimas, que digan qu茅 temas van a tratar en un a帽o para as铆 preparar a la sociedad civil para que puedan pedir amicus curiae. El no capacitarse (de acuerdo a la ley Micaela) es el ejemplo m谩s claro, m谩s elocuente de este privilegio, de este poder irrestricto, sin condicionamientos, que no le rinde cuentas a nadie.

Al momento de negarse a hacer la capacitaci贸n, la Corte dijo que se capacita a s铆 misma a trav茅s de la Oficina de la Mujer, que dirig铆a Carmen Argibay y ahora Elena Highton de Nolasco. 驴Esa Oficina tuvo alg煤n impacto en materia de g茅nero en la Corte?

Primero hay que aclarar que la oficina no tiene competencia jurisdiccional, sino que es de car谩cter administrativa y lo que puede hacer son recomendaciones o propuestas. La gran pregunta siempre es qui茅n est谩 a cargo. En un principio, la Oficina de la Mujer (OM) puso en la mesa los micromachismos, la violencia dentro del Poder Judicial, hablaba de las tem谩ticas que incomodaban, que es lo que viene a hacer el feminismo: incomodar en el buen sentido. Pero la OM se ha convertido en una oficina que hace datos. 驴Y qu茅 hago con esos datos? 驴Un mapa de g茅nero para decir cu谩ntas mujeres hay en cargos jer谩rquicos? Podemos caer en esta l贸gica perversa de decir que tenemos una oficina de g茅nero, como si fuera 鈥渦n cuarto propio鈥 y ya est谩, cuando esto (la oficina) debe servir para poner el dedo en la llaga y hablar de cuidados, de licencias, de por qu茅 (los jueces Gustavo) Hornos y (Juan Carlos) Geminiani est谩n donde est谩n (cuando ambos ya fueron sancionados por ejercer violencia de g茅nero). No hay un colegio de abogados que no tenga una oficina de g茅nero, pero despu茅s los que ocupan cargos jer谩rquicos son todos varones y nadie quiere cambiarles el nombre a 鈥渃olegios de abogac铆a鈥. Me preocupa que se haga una especie de 鈥済enderwashing鈥 porque parecer铆a como si se hicieran avances, pero cuando se rasca un poco se ve que no es as铆.

Reci茅n mencionabas a Geminiani, que el 8M mand贸 un mensaje mis贸gino y fue denunciado por el presidente del Consejo de la Magistratura de la Naci贸n y por la Asociaci贸n de Mujeres Jueces. 驴C贸mo es que conviven personas como Geminiani en y con el Poder Judicial?

El caso de Geminiani fue el que salt贸 a la vista, pero el Poder Judicial est谩 llen铆simo de maltratadores. Siempre te dicen 鈥渄ale, haceme una denuncia鈥 porque saben que no va a avanzar. La corporaci贸n se protege a s铆 misma y es dif铆cil romper con ese c铆rculo perverso. Reci茅n a ra铆z del caso 脷rsula (Bahillo), el Consejo de la Magistratura se anima al proyecto que ten铆a (la diputada Vanesa) Siley de crear un registro p煤blico de denuncias a magistrados por violencia de g茅nero. Pero tuvo que pasar algo lamentable para que se dieran cuenta de que hab铆a que tocar este tema. Y lo mismo pas贸 con la ley Micaela, que estaba guardada en un caj贸n en el Congreso.

La ley se aprob贸 casi un mes despu茅s del fallo por el femicidio de Luc铆a P茅rez.

Si vos analiz谩s fallos, no solo los de violencia de g茅nero, vas a ver que hay pobreza argumental, falta de estudio, de compromiso y de escucha. Hay un fallo sobre un tema tributario fiscal donde uno de los jueces, Juan Manuel Soria, se despacha en contra del lenguaje inclusivo. 驴Le importa a esta gente qu茅 quiere una mujer v铆ctima de violencia? 驴Le dicen 鈥渆n qu茅 te puedo ayudar鈥? Para cuidarse a s铆 mismos ponen medidas de exclusi贸n, 驴con qu茅 finalidad? Se necesita una intervenci贸n m谩s profunda porque la violencia de g茅nero es multicausal. Despu茅s dicen que 鈥渆lla le abri贸 la puerta al agresor鈥. Pero eso es porque esa mujer no sabe a d贸nde ir o c贸mo construir otro v铆nculo. Primero hay que desestructurar la violencia. Vos vas a la justicia cuando ya no das m谩s, cuando la violencia viene de a帽os y ten茅s miedo de que 茅l se entere, de que le haga algo a tus hijos. Si pens谩s que con una medida de exclusi贸n solucionaste algo es que no entendiste nada. Habr铆a que escuchar a esa mujer, preguntarle c贸mo se sentir铆a m谩s segura y eso te obliga a tener una formaci贸n mucho m谩s amplia. De ah铆 la importancia de los concursos: yo te puedo preguntar algo bien t茅cnico en materia patrimonial o te puedo preguntar algo que vaya al hueso como es ahora el caso de Mim铆 para hablar sobre la adopci贸n o no adopci贸n o qu茅 pens谩s sobre la vulnerabilidad y la pobreza.

En los casos de femicidio sucede muchas veces que el agresor tiene denuncias previas, se dicta una perimetral, pero eso no evita el asesinato. 驴Qu茅 medidas o herramientas se pueden tomar para prevenir estos casos si la medida de exclusi贸n y el bot贸n antip谩nico no son suficientes? Despu茅s del caso de 脷rsula Bahillo se habl贸 mucho del uso de tobilleras.

Es importante que el control est茅 sobre 茅l, no sobre ella porque si no eso es violencia institucional. La tobillera sirve si forma parte de una estrategia, 驴cu谩nto tiempo pod茅s vivir con una tobillera? La medida tiene que ver con c贸mo la justicia puede hacer una herramienta fuerte para que esa mujer reconstruya su autonom铆a, que es lo que te quita la violencia. Una idea puede ser la creaci贸n de una agencia de redes de acompa帽amiento institucional porque muchas veces las mujeres hacen denuncias y no las sostienen, entonces es importante que cuenten con alguien que las prepare, que las sostenga, que se monitoree si esas medidas se cumplen o no. Todas las medidas que se tomen tienen que tenerla a ella en el centro. Tambi茅n se puede pensar en una audiencia p煤blica en la que (el agresor) pida perd贸n de forma social y expresa frente a las personas que son importantes para 茅l, que haga trabajo comunitario, que si es hincha de un club no pueda ir a la cancha. Hay que pensar formas creativas porque elevar las penas no sirve de nada y la persecuci贸n penal es selectiva: va preso el pobre, pero el violento de clase media no.

Vos hac茅s una distinci贸n entre reforma judicial feminista y justicia feminista, que abarcar铆a a las universidades, colegios de abogades y asociaciones, entre otros. 驴Hay una formaci贸n feminista en las universidades contemplada en los programas de las materias o todav铆a depende de cierto voluntarismo de les alumnes y les docentes?

Creo que hay una relaci贸n de g茅nero y especie entre ambos conceptos. El g茅nero ser铆a la justicia feminista. Para tener un Poder Judicial feminista ten茅s que replantear las universidades. Siempre se critic贸 ser feminista en esos espacios porque dec铆an que era estar ideologizada, politizada, como si fuera algo malo. Reci茅n ahora podemos decir que somos feministas sin bajar la voz, pero seguimos estando en esta idea del voluntariado aunque seamos m谩s. Las universidades tienen una estructura similar al Poder Judicial, donde lo nuevo y lo viejo est谩n en tensi贸n. Las instituciones tienen una estructura que est谩 atravesada por el patriarcado de manera feroz, ya sea la universidad, las facultades, el rectorado, el Poder Judicial o el sindicalismo. Y a nosotras todo nos cuesta el triple. Tenemos que hacer que la sociedad entienda que una justicia feminista mejora la vida porque as铆 como la inflaci贸n es un problema que nos atraviesa d铆a a d铆a, tambi茅n una mala justicia hace una diferencia sustancial en la vida cotidiana y no me refiero solo en casos de femicidios. Para las personas m谩s vulnerables la justicia es el 煤ltimo eslab贸n cuando hay un desalojo o cuando la prepaga no te cubre un tratamiento. No es poco que la justicia pueda ser contenedora en lugar de expulsiva.





Fuente: Anred.org