March 1, 2021
De parte de Nodo50
309 puntos de vista


Era domingo y 14 de febrero, elecciones catalanas. A mediod铆a, nuestro compa帽ero Miquel Ramos nos avisaba de que las im谩genes que iba a mandar nos iban a impresionar. 鈥淭enemos el list贸n alto鈥, contestaba Antonio Maestre en referencia a las personas que formamos parte de ese grupo de mensajer铆a. En efecto, el v铆deo daba escalofr铆os: decenas de personas participaban en un acto-homenaje a la Divisi贸n Azul, los espa帽oles que combatieron junto a Hitler. El resto de las im谩genes son conocidas: proclamas antisemitas, saludos neonazis, negacionismo, loas al fascismo鈥

Aunque era domingo, la mayor parte de la redacci贸n estaba trabajando. Unas, dando los 煤ltimos toques al Magazine clim谩tico y con el ojo puesto en la nueva revista La Marea, que deber铆amos haber mandado a imprenta antes del 20 de febrero. Otras est谩bamos descansando ese d铆a. Pero desde un principio tuvimos claro que lo que nosotros acab谩bamos de ver ten铆an que verlo tambi茅n nuestras lectoras y lectores

Nuestras manos se pusieron a trabajar. Hab铆a que gestionar la publicaci贸n del v铆deo, editarlo, darle contexto a la informaci贸n鈥 No ha sido esta la pieza m谩s complicada en la que hemos trabajado en los 煤ltimos meses. Otras s铆 han llevado horas y horas para contrastar datos, montar videos y audios, como sucedi贸 apenas unas semanas antes cuando publicamos c贸mo se estaban organizando en redes cacer铆as contra las personas migrantes que estaban en Gran Canaria. O en junio, cuando desvelamos los disparos de un exlegionario contra fotos de varios integrantes del Gobierno.

Esta avalancha de trabajo no es algo que nos sorprenda. Podemos decir que estamos incluso acostumbrados, pero, como personas que somos, si nuestras manos trabajan en una cosa, tienen que dejar de lado otras. La repercusi贸n de la noticia sobre las proclamas nazis en el cementerio de la Almudena de Madrid fue tal que dedicamos varios d铆as a recoger las reacciones pol铆ticas, judiciales y diplom谩ticas. Tambi茅n nos descoloc贸 que un lobby sionista nos pusiera en su punto de mira, claro que, tras la publicaci贸n de los videos de las amenazas a migrantes en Canarias, YouTube nos cancel贸 el canal sin previo aviso. Recuperarlo tambi茅n nos llev贸 un buen 鈥榬ato鈥.

La redacci贸n de La Marea la componemos ocho personas, de las cuales solo dos est谩n a jornada completa. Por suerte, contamos con magn铆ficos colaboradores y colaboradoras. Cuando estas informaciones que hemos enumerado antes caen en manos de un equipo tan peque帽o, nos obliga a desatender otras tareas imprescindibles y a sobrecargarnos todav铆a m谩s, si es que eso es posible.

Varias de estas exclusivas han acabado en investigaciones judiciales, lo que nos hace reafirmarnos en la importancia del trabajo que hacemos, aunque ello nos cueste ataques que ponen en duda nuestro trabajo. Sin embargo, esta carga sobre una redacci贸n tan peque帽a y de manera sostenida en el tiempo hace mella y agota

Ni siquiera nosotros mismos comprendemos c贸mo somos capaces de sacar adelante este trabajo, al cual hay que sumar la actualizaci贸n diaria de lamarea.com y Clim谩tica, suplementos y proyectos como #yoIBEXtigo y #PorTodas, la revista bimestral La Marea, la atenci贸n a nuestra comunidad de suscriptoras y lectores鈥 Todo ello, viendo que los n煤meros rojos son la norma en lugar de la excepci贸n, c贸mo ocurri贸 en 2019, a帽o en el que tuvimos casi 60.000 euros de p茅rdidas, convirti茅ndose en uno de los peores ejercicios econ贸micos desde el nacimiento del medio.

2020, sin embargo, volvi贸 a abrir la puerta de la esperanza. Nuestra econom铆a mejor贸, como puede verse en las cuentas que publicaremos en breve. Aun as铆, sigue sin ser suficiente. Estamos dispuestos a llegar hasta donde las fuerzas nos dejen, pero tenemos claro que hacen falta m谩s manos. Hacen falta m谩s manos para corroborar todas las informaciones que tenemos guardadas por falta de tiempo para dedicarnos de pleno a ellas. Hacen falta m谩s manos para poder editarlas, para reflexionar con calma, para evitar que seamos periodistas multitarea y apagafuegos. Hacen falta m谩s manos para reforzar la parte audiovisual y de infograf铆a. 隆Incluso para montar una campa帽a como la que hoy os presentamos!

Si todo lo que os hemos contado al principio lo hemos hecho con unos recursos m铆nimos e incluso incurriendo en p茅rdidas econ贸micas, 驴te imaginas lo que ser铆amos capaces de hacer si logramos ser sostenibles? Queremos m谩s manos haciendo posible La Marea. Ese es nuestro objetivo: 2.000 nuevas suscripciones antes del 30 de abril para consolidar un proyecto que merece la pena y que llevamos muchos a帽os construyendo junto a todas y todos vosotros.

El modelo econ贸mico de La Marea es el que es, y as铆 seguir谩 siendo. Detr谩s de la cooperativa que edita este medio no hay grandes empresas, como tampoco las hay en las p谩ginas de esa revista que cada dos meses llega a los buzones de quienes os hab茅is suscrito. Lo 煤nico que nos mueve a sentarnos delante del ordenador un domingo tras otro a mediod铆a es el periodismo libre y de servicio p煤blico. El periodismo que desenmascara el odio, el que apunta con el foco hacia aquello que se mueve entre las sombras, que suele ser el sitio predilecto de quienes no quieren ser vistos.

Como dec铆a, as铆 seguir谩 siendo mientras quieras que siga siendo. Por eso te pedimos que, si tu situaci贸n econ贸mica lo permite, te suscribas a La Marea. Si ya te has suscrito, que animes a hacerlo a quien creas que puede tener inter茅s en leerla. Necesitamos 2.000 nuevas personas abriendo La Marea; 2.000 nuevas suscripciones que sujeten el periodismo independiente; 2.000 nuevos pares de manos, en definitiva, que nos agarren con fuerza.

Gracias por estar ah铆,




Fuente: Lamarea.com