February 12, 2021
De parte de SAS Madrid
378 puntos de vista


El exdirector de Sistemas de Salud de la OMS y exconsejero de Sanidad del Gobierno Vasco, Rafael Bengoa, ha asegurado que no entiende la decisión del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) de permitir la apertura de los locales de hostelería en Euskadi en municipios con alta incidencia de COVID-19 y ha considerado que los magistrados firmantes del auto judicial deberían haberse informado “de una forma más amplia” y siguiendo la “evidencia científica”.

“No recomendaría ahora la reapertura porque la evidencia científica no dice lo que dice el auto”, ha declarado Bengoa, quien ha expuesto las conclusiones de los estudios más documentados: analizando las personas que se contagian de COVID-19, hay cuatro veces más infectados entre quienes han frecuentado bares y restaurantes que entre quienes no lo han hecho, según ha explicado.

El codirector del The Institute for Health and Strategy ha indicado que el Gobierno Vasco debería “recurrir con información documentada la probabilidad de infección en restaurantes y bares y mantener restricciones” e, incluso, “endurecerlas durante un mes más” como va a hacer Alemania a partir de mañana jueves, según ha indicado.

“Nosotros estamos yendo en la dirección contraria. Nos gusta más desescalar que cualquier otro país vecino”, ha lamentado Bengoa.

EL CONTROL DESDE EL GOBIERNO CENTRAL

El experto en salud pública se ha mostrado partidario de que el control de la pandemia se afronte desde el Gobierno central “para tomar decisiones conjuntas”. “Nunca he entendido -ha subrayado- por qué se descentraliza la gestión de la pandemia, pero no les dan a las comunidades autónomas todas las herramientas que les hacen falta”.

Bengoa ha valorado la actuación de los países orientales, que tomaron desde un principio la decisión “de no convivir con el virus, sino suprimir el virus”.

“Al tener una estrategia de supresión, hacen un confinamiento severo de tres o cuatro semanas cuando les hace falta”, ha apuntado, lo cual se traduce en que “en esos países no sólo hay mayor control de todas las oleadas, sino que está creciendo la economía en varios de ellos”.

En opinión de Bengoa, si durante los meses de noviembre y diciembre se hubiera producido un “confinamiento oriental”, esta tercera ola habría resultado “muchísimo más baja”.

Por ello, ha advertido de que “no conviene repetir los errores de la segunda ola. Los datos que tenemos ahora -ha recordado- son mucho peores que cuando empezamos a desescalar en la segunda oleada”.

El también exasesor de Barack Obama ha pronosticado que si se acelera el ritmo de vacunación y los pinchazos se administran “en muchos más puntos”, entre los meses de septiembre y octubre el 80 % de la población habrá recibido la vacuna y se alcanzará la llamada “inmunidad de rebaño”.

“La pandemia de este año es peor que la del año pasado, porque está contaminada por nuevas variantes que nos van a marear mucho”, ha explicado Bengoa.

“Si tardamos mucho en vacunar, aparecerán más variantes y se nos puede complicar el año 2021. Para que no se nos complique, hay que seguir siendo bastante estrictos de aquí a primavera, y luego ya veremos”, ha asegurado.

No obstante, ha advertido de que durante la temporada estival no se promoverán los viajes internacionales. “No se va a abrir el mundo global en verano ni mucho menos”, ha concluido.

Enlace relacionado CadenaSer.com (11/02/2021).




Fuente: Sasmadrid.org