January 9, 2021
De parte de El Libertario
2,267 puntos de vista

 Laura Vicente
 
Quisiera desmontar esa idea que repite mucha gente de que no se puede ser anarquista porque eso implica casi la perfecci贸n en cuanto a la manera de vivir y de ser. Soy partidaria de negar cualquier trascendencia al t茅rmino “anarquismo” puesto que es obra del ser humano. El anarquismo es creaci贸n, o mejor dicho autocreaci贸n. La idealizaci贸n del t茅rmino queda siempre desmentida por la realidad puesto que el ser humano es imperfecto y contradictorio.

A esa idea de perfecci贸n que yo rechazo en aras de una anarquismo humano le va muy bien el t茅rmino ser consecuente mejor que ser coherente. Me gusta el t茅rmino consecuente en la l铆nea de Diana Torres[1] cuando dice: 芦Ser茅 consecuente, que no es otra cosa que responsabilizarme de las consecuencias de mis acciones y mis palabras y de las hermosas contradicciones que las conforman禄.

Partiendo de esta humanizaci贸n del ser anarquista, veamos algunas opiniones sobre qu茅 es ser anarquista.

Empiezo por David Graeber[2], que ha muerto hace tres meses de forma inesperada (2 de septiembre) y que hablaba de los 芦anarquistas con min煤sculas禄 refiri茅ndose a aquellas personas que estaban dispuestas a colaborar en coaliciones amplias siempre que funcionaran sobre principios horizontales, dando relevancia en su manera de entender el anarquismo a la democracia directa.

脡l entend铆a el anarquismo como una sensibilidad pol铆tica amplia. Es, afirmaba, un 芦movimiento pol铆tico que aspira a generar una sociedad aut茅nticamente libre, y que define 鈥渟ociedad libre鈥 como aquella en la que los humanos solo establecen relaciones entre s铆 que no dependan de la constante amenaza de la violencia para ponerse en pr谩ctica禄.

El anarquista italiano Amedeo Bertolo[3] entend铆a el anarquismo como una mutaci贸n cultural al cuestionar la dominaci贸n. Los anarquistas son mutantes que tienden a transmitir su anomal铆a cultural (anomal铆a en relaci贸n con la normalidad, o sea, con el modelo dominante) y al mismo tiempo crear las condiciones ambientales favorables a la mutaci贸n, o sea, a la generalizaci贸n del car谩cter mutante.

Otro anarquista, Uri Gordon[4] considera que el anarquismo hist贸rico puede inspirar y dar ideas pero que el movimiento anarquista actual difiere de muchas maneras de la visi贸n de hace cien a帽os y eso nos indica su manera de entenderlo:

1-Las redes de colectivos y grupos de afinidad sustituyen a los sindicatos y federaciones como patr贸n de organizaci贸n.

2-Los programas del movimiento son m谩s amplios: ecolog铆a, feminismo, liberaci贸n animal son tan importantes como las luchas antimilitaristas y obreras.

3-Un mayor 茅nfasis se da en la acci贸n directa prefigurativa* y la experimentaci贸n cultural.

*(Concepto (A) que hace referencia a los modos de organizaci贸n y t谩cticas realizadas que reflejan con exactitud el futuro de la sociedad que se busca= Lo que queremos es ya lo que hacemos).

4-El compromiso con la modernidad y el progreso tecnol贸gico ya no es ampliamente compartido en los c铆rculos anarquistas.

Estos cambios cualitativos se suman a una especie de paradigma en el anarquismo que en la actualidad es bastante heterodoxo y est谩 cimentado en la acci贸n y el prop贸sito de vencer.

Y por 煤ltimo una mujer, Emma Goldman[5], que haciendo referencia a la revoluci贸n rusa afirmaba que 芦 (鈥) el triunfo del Estado significa la derrota de la Revoluci贸n禄. Y se preguntaba: 芦 驴Qu茅 es el progreso si no la asunci贸n general de los principios de la libertad frente a los de la coacci贸n?禄.

La libertad es la clave, dec铆a, es la que debe vetar la tiran铆a y la centralizaci贸n para luchar por transformar la revoluci贸n en una reconsideraci贸n de todos los valores econ贸micos, sociales y culturales.

El anarquismo, por tanto, nunca ha sido algo acabado y cerrado sino diverso y poli茅drico. Ayuda a ello la actitud adogm谩tica atenta a evitar toda teor铆a que sea r铆gida y sistem谩tica unido a la insistencia en la libertad de elecci贸n individual.

Hay muchas maneras de entender el anarquismo que no tienen por qu茅 ser contradictorias pero que han provocado enfrentamientos y divisiones importantes por no entender ese car谩cter diverso y poder colaborar y convivir.


Notas
 

[1] Diana J. Torres (2017): Vomitorium. Ciudad de M茅xico, p. 26.

[2] David Graeber (2014): Somos el 99%. Una historia, una crisis, un movimiento. Madrid, Capitan Swing.

[3] Amedeo Bertilo (Antolog铆a) (2019): Anarquistas鈥 隆Y orgullosos de serlo! Barcelona, Fundaci贸n Salvador Segu铆, pp. 353-354.

[4] Uri Gordon (2014): ANARCHY ALIVE! Pol铆ticas antiautoritarias de la pr谩ctica a la teor铆a. Madrid/La Laguna, LaMalatesta/Tierra de Fuego.

[5] Emma Goldman (2018): Mi desilusi贸n en Rusia. Barcelona, El Viejo Topo.

[Tomado de http://pensarenelmargen.blogspot.com/2020/12/que-es-ser-anarquista.html.]




Fuente: Periodicoellibertario.blogspot.com