April 17, 2021
De parte de Indymedia Argentina
391 puntos de vista


Entrevista a Silvio Schachter del Consejo de Redacción de la revista Herramienta

“Hijos de Franco condenados por ser francos, será la semilla de la libertad que planto”

Mario Hernandez

M.H.: Han detenido al rapero español Pablo Hasel.

S.S.: Hay una frase que él desarrolló cuando lo detuvieron el 16 de febrero que es muy ilustrativa y que tiene mucho que ver con su estilo, frontal y claro: “Hijos de Franco condenados por ser francos, será la semilla de la libertad que planto”.

Lo impensado, para aquellos que lo pusieron en prisión, fue la oleada de protestas que trajo, sobre todo en Barcelona, Madrid, Valencia, Pamplona. Las manifestaciones fueron intensas, la represión fue dura en algunos lugares y la respuesta también ante la represión.

Es un dato no menor que la detención se produce dos días después de las elecciones en Cataluña que acá no tuvieron prácticamente difusión, a diferencia de las anteriores. Pareciera que la pandemia tapa todo.

M.H.: Lo que pasa es que apostaron al triunfo del Partido Socialista Catalán, al menos, Clarín.

S.S.: Fue el que más votos sacó pero no le alcanza porque la izquierda republicana y el sector de la CUP, que es el sector anti capitalista, tienen mayoría absoluta, el sector independentista es el que mayor presencia va a tener y que posiblemente ponga el futuro presidente.

Por otro lado, es una derrota del PP que no logra hacer pie en Cataluña e inclusive de Ciudadanos que pasó de tener más de 30 legisladores a solamente 6.

La parte llamativa es que por primera vez VOX, que es el partido más de ultra derecha, logra tener una presencia. Pero todo eso está por verse. Hasel no es un rapero político que apueste demasiado a las elecciones, pero es una señal.

Su detención no solo generó una oleada de protestas populares sino que distintas personalidades en el mundo se expresaron por su libertad y la condena a la detención, Almodóvar, Bardem, Serrat, Joaquín Sabina, Amnistía internacional dijo que su detención era intolerable e impropia de un país democrático. Inclusivo el director de Eldiario.es que es uno de los diarios más importantes de España, Ignacio Escolar, que no es muy simpatizante del rapero dijo que cada día que Pablo Hasel pase en la cárcel es uno perdido para España.

Rapear o Twittear por más hiriente que sea no debería llevarte a prisión. Hay que tener en cuenta que a Hasel se le aplica la Ley anti terrorista, que es una ley que aprobó el Estado Español en momentos de auge del ETA pero que en los últimos años no se aplicó contra ningún terrorista, solo se aplicó a raperos, twitteros, inclusive dos titiriteros fueron encarcelados, todo por condenar a la monarquía, a la represión, que son los ejes del contenido de todas las letras que hace Pablo Hasel.

Hay tres ejes claros en los mensajes de este rapero que se llama Pablo Rivadulla, Hasel es un nombre de fantasía, que se inventó para rapear. Los tres ejes son, primero, el cuestionamiento frontal a la Monarquía, esta estructura medieval parasitaria que vive a costa del Estado y del trabajo de los españoles y a toda la saga de los Borbones. Que nosotros en América Latina hemos sufrido, parecería que alguna gente acá se olvida lo que significó la presencia de los Borbones desde 1700 hasta la independencia de América, entre otras cosas la masacre de Tupac Amaru, etc. Sobre todo durante el gobierno de Fernando VII.

Pero también los españoles han sufrido a lo largo de la historia mucha violencia de parte de la Monarquía y en particular de los Borbones. Por supuesto que él denuncia el maridaje de la Monarquía con el Franquismo y la hipocresía de la prensa, la política y los medios en general de la sociedad española que le toleran cualquier tipo de acto corrupto a la monarquía y condenan a quienes los denuncian.

El otro tema central del mensaje de Hasel es la condena a la represión policial, a la barbarie policial que se expresa en todas las manifestaciones, en formas represivas más o menos sutiles. A mí me tocó, por ejemplo, en plena crisis del 2008 yo pasé por Barcelona y en una marcha vi cómo la forma institucional de la policía de Cataluña reprimía violentamente a los jóvenes que habían salido a la calle a protestar contra los desahucios y el papel que había jugado la banca, lo vi con mis propios ojos, no me lo tiene que contar Hasel. Sin embargo, no se ha producido desde entonces hasta ahora ninguna modificación en el comportamiento de estos sectores represivos, él mismo  dice “cuando la policía utilice sus armas contra los opresores y no contra los oprimidos empezaré a contarlos como aliados”. Es una buena imagen.

Y el tercer elemento en el que se centraliza y que de alguna manera se liga con los anteriores, son todos los casos de corrupción que se han dado, no solamente en la Monarquía sino en gran parte de los dirigentes de la clase política española, particularmente el PP, pero tampoco zafa el PSOE y algunos otros cuyos dirigentes han sido involucrados, como también miembros de la Monarquía en hechos de corrupción enormes.

La condena a Hasel es una condena política, se reconoce como preso político, no es un hecho nuevo, un amigo suyo, Valtonyc, está exiliado en Bélgica porque hace tres años fue condenado por las mismas causas que lo condenan a Hasel, que sin embargo decidió quedarse porque reivindica su derecho a hacerlo. No sabe si a los 9 meses va a salir de prisión porque tiene muchas causas pendientes además de una multa de 30.000 Euros.

Y este es un tema, en general las respuestas internacionales, de cierta área de la cultura y de la política incluido Podemos, es contra la censura, por la libertad de expresión, pero las marchas, no solamente son contra la censura, en realidad se componen de jóvenes que muestran que ellos han sido los principales castigados por la política del neoliberalismo globalizado que se expresa de manera muy contundente. España es el país con el índice más alto de desempleo juvenil de la UE.

M.H.: Las movilizaciones no solo expresan un rechazo a la censura contra la monarquía, sino la situación que vive la juventud española.

S.S.: Sí. Según la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) el 40% de los jóvenes españoles no tienen trabajo y los que sí tienen no les alcanza para pagar el alquiler.

M.H.: Yo estuve en España en 2016 y estando en Valencia, fuimos a la plaza donde está la Catedral con una amiga de mi compañera que vive allá y nos sentamos a tomar una cerveza, muy mala la atención, esperamos mucho tiempo, me puse un poco molesto y le pregunto a la chica que nos estaba atendiendo ¿vos qué sos? ‘Ingeniera agrónoma’ me contesta. Con razón. Una Ingeniera agrónoma trabajando de moza.

S.S.: Se calcula que el alquiler de una vivienda mínima en Barcelona implica el 120% del salario de un joven, promedio. Como reconoce también el Observatorio de la Juventud de España, uno de cada cinco jóvenes que trabajan, a pesar de tener trabajo, no hablan de los desocupados, está en riesgo de pobreza. Esto, como dijo un periodista de la BBC es la gasolina que incendió las movilizaciones.

También hay que reconocer y visualizar que la pandemia ha castigado particularmente a los jóvenes, no solo en el plano laboral, en Europa se los ha criminalizado, se los ha hecho responsables de la pandemia como portadores de irresponsabilidad y conducta social. También contra eso hay un acto de rebeldía, se ha demostrado que los principales focos de la pandemia no estuvieron en las fiestas juveniles, a pesar que sí se han dado, estuvieron en los geriátricos donde hay un 30% de las víctimas de la pandemia. El abandono de los ancianos. O en los centros de inmigrantes donde viven en condiciones de carencias absolutas, de agua e higiene. También esto, porque la pandemia ha sido utilizada como una forma de reforzar el autoritarismo, la represión, imponer fórmulas económicas brutales justificadas por la crisis. Y los jóvenes son los primeros que han sufrido este golpe.

Sin dudas el encarcelamiento de Hasel ha detonado toda esta situación y más allá de que en las próximas semanas este tema de caiga, en España son muchos los detonantes y cada vez que se presenta uno hay gente en la calle.

En 2019 también, sobre todo en Cataluña, hubo marchas por la detención de los dirigentes independentistas que habían sido electos. Una de las crisis políticas más grandes que vivió España y la solución fue poner presos a los dirigentes y por esto la gente también salió a la calle. Esto está y va a volver a aparecer como elemento de conflicto no resuelto y una de las bases del conflicto es la persistencia de la monarquía, una institución medieval, anacrónica y parasitaria que sobrevive y no solamente en España.




Fuente: Argentina.indymedia.org