August 18, 2021
De parte de La Haine
447 puntos de vista

Para Gabriel Jackson los actos de mayor barbarie del siglo XX fueron los ejecutados por el nazismo y las dos bombas at贸micas sobre ciudades

Hace unos meses estuvieron en nuestra casa un matrimonio japon茅s que viven en Hiroshima, y ella hace un servicio voluntario de acompa帽ar a visitantes al museo y al centro donde sucedi贸 una de las mayores atrocidades del siglo XX. Fue una delicia la convivencia de unos d铆as con personas de Hiroshima, que viven todav铆a para mostrar el horror, y lograr la reconstrucci贸n f铆sica pero sobre todo moral de los habitantes de Hiroshima: no olvidan, informan, y lo hacen con una serenidad y grandeza moral contagiosa: que la paz no permita que se repita el horror.

Cada a帽o en el aniversario se recuerda lo ocurrido en Hiroshima y Nagasaki y se organizan actos emotivos para recordar a las v铆ctimas como si todo hubiera sido un accidente de la historia, olvidando que fue un acto premeditado llegado a cabo con conocimiento de los da帽os que causar铆a y con desprecio absoluto por el sufrimiento humano.

EEUU ha justificado este inmenso acto terrorista culpabilizando a los japoneses y mostr谩ndolo como un mal necesario para un futuro mejor; esos son exactamente los argumentos que los nazis usaron para que los ciudadanos alemanes participaran en el genocidio nazi, pero ni las personas inocentes que estaban en sus casas eran culpables, ni se consigui贸 un mundo mejor. Todo lo contrario, llev贸 terrible dolor y sufrimiento innecesario a millones de personas y algunas de ellas todav铆a sufren las consecuencias y siguen muriendo a causa de la radiaci贸n.

Leyendo y escuchando los comentarios dominantes en los medios de comunicaci贸n, me han parecido tan sesgados y evasivos que me siento obligado a exponer otras opiniones absolutamente diferentes. Tuve la suerte de conocer en una visita a Gij贸n al historiador norteamericano Gabriel Jackson, y o铆rle comentar uno de sus libros m谩s interesantes y documentados, 鈥淐ivilizaci贸n y barbarie en la Europa del siglo XX鈥. Me parecen muy importantes sus reflexiones sobre este hecho terrible, que me hicieron verlo de forma muy distinta de la que transmiten los gobiernos de EEUU, hoy las versiones dominantes.

La primera observaci贸n que me llama la atenci贸n es que en los medios de opini贸n se habla del aniversario de Hiroshima pero apenas se menciona que, tres d铆a m谩s tarde, fue lanzada la segunda bomba at贸mica sobre la poblaci贸n civil de Nagasaki, sin darle al gobierno japon茅s la menor oportunidad razonable de reconsiderar su postura ante una acci贸n tan singular y aterrorizante.

Para Jackson los actos de mayor barbarie del siglo fueron los ejecutados por el nazismo y las dos bombas at贸micas sobre ciudades. Se us贸 la atroz arma at贸mica de forma deliberada sobre poblaciones civiles, buscando el mayor efecto posible, es decir el mayor n煤mero de muertos civiles (hoy ya se cuentan m谩s de dos millones de personas) que produjera un terror generalizado.

Jackson hace un detallado an谩lisis cr铆tico sobre las diversas justificaciones oficiales de este genocidio, exponiendo otras posibilidades de un uso nuclear disuasorio sin v铆ctimas civiles que se hubieran podido llevar a cabo; y c贸mo la 鈥渏ustificaci贸n鈥 de 鈥渞endici贸n incondicional鈥 que hab铆an planteado los americanos a Jap贸n, no impidi贸 que de hecho los EEUU aceptaron finalmente la principal condici贸n en la que hab铆an insistido los japoneses: que no se obligara a abdicar al emperador y que no fuera juzgado como criminal de guerra. Si se hubiera aceptado esta condici贸n previamente, el gobierno japon茅s se hubiera rendido sin haberse producido el bombardeo at贸mico.

Achacar tama帽a decisi贸n al pueblo norteamericano es injusto y es un error. La democracia norteamericana est谩 dominada, como advirti贸 el mismo Eisenhower, por el Pent谩gono militar y la industria armament铆stica. Cito la tremenda reflexi贸n con la que termina Jackson este an谩lisis:

鈥淎 mi como norteamericano que en aquel tiempo prestaba servicio como cart贸grafo militar, me pareci贸 un crimen de guerra, y en el (m谩s de) medio siglo transcurrido desde entonces jam谩s he le铆do ninguna explicaci贸n convincente de porque no se pudo hacer una prueba en una zona deshabitada o escasamente habitada para salvar vidas humanas y no solo la de los soldados norteamericanos. En las circunstancias espec铆ficas de agosto de 1945 el uso de la bomba at贸mica demostr贸 que un Ejecutivo, desde el punto de vista psicol贸gico muy normal, elegido en elecciones [bastante] democr谩ticas, pudo utilizar el arma exactamente igual que la habr铆a utilizado el dictador nazi. Ninguna persona a quien le preocupe las distinciones morales en la conducta de diversos tipos de gobierno puede dejar de pensar que, con el lanzamiento de las bombas at贸micas, EEUU redujo la diferencia entre fascismo y democracia鈥 .

Una segunda observaci贸n sobre la ideas centrales que se difunden en las opiniones oficiales y dominantes es la del peligro para la humanidad del posible uso del arma at贸mica por otros pa铆ses, particularmente los del tercer mundo. Se habla del peligro at贸mico que supone que tengan el arma at贸mica Pakist谩n, la India, o sobre todo Corea del Norte, o Ir谩n.

No se suele citar a quienes m谩s amenazan de usar el arma at贸mica, al margen de los acuerdos internacionales, es decir a Israel. Y no se dice nada de las opiniones de altos cargos pol铆ticos y militares de EEUU, particularmente los miembros del Tea Party hace a帽os y Trump y su grupo de descerebrados, sobre su predisposici贸n a utilizar incluso como medio disuasorio, el arma nuclear. Y sobre todo no se exige ni se plantea responsabilidad jur铆dica o moral alguna al gobierno que tom贸 consciente y deliberadamente la decisi贸n del pasmoso genocidio.

No es suficiente con recordar a las v铆ctimas, ni se puede perdonar a los verdugos mientras sigan justificando lo injustificable.

sinpermiso.info / La Haine




Fuente: Lahaine.org