November 24, 2021
De parte de SAS Madrid
291 puntos de vista


Esta historia es muy simple: en Madrid todas las administraciones saben que el centro de salud del barrio de Las Letras se cae a pedazos ―literalmente―, pero no hacen nada por remediarlo. “Es un centro de salud terrible, ¡terrible!, que está en unas instalaciones horrorosas”, dijo el hasta hace unos meses director general de infraestructuras sanitarias de la Comunidad de Madrid, Alejo Miranda de Larra, durante una comparecencia en el verano de 2020 en la Asamblea. “Se encuentra en una situación lamentable”, opinó el concejal de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Madrid, Mariano Fuentes, el mismo año. Incluso el entonces candidato a la alcaldía por el PP José Luis Martínez-Almeida prometió un nuevo centro sanitario a los vecinos durante la campaña electoral de 2019. “Se acabó el cuento”, sentenció en Twitter sobre el edificio ocupado destinado a albergar el centro de salud. ¿Por qué el centro de salud La Alameda del barrio de Las Letras sigue estando en el mismo sitio y sin atisbo de cambios dos años después?

Según un documento firmado el pasado 17 de noviembre por la adjunta segunda al Defensor del Pueblo, Concepción Ferré i Casals, y al que ha tenido acceso este periódico, el Ayuntamiento de Madrid se reunió con la Consejería de Sanidad a finales de febrero de este año. Almeida ofreció entonces ceder parte del gigantesco edificio situado en el número 30 del paseo del Prado, conocido como La Ingobernable por su ocupación de 2017 a 2019 ―y a solo dos minutos a pie del actual centro de salud―, para el nuevo ambulatorio. Seguidamente, recoge el escrito, técnicos de la consejería madrileña comprobaron que el imponente edificio mide 3.280 metros cuadrados, que tiene cuatro alturas y que se distribuye en dos alas: una con fachada al paseo del Prado y otra a la calle de Gobernador.

La Consejería de Sanidad comunicó al Ayuntamiento que el edificio que proponían era perfecto. El nuevo centro de La Alameda se encuentra incluido entre las actuaciones “priorizadas” de su Plan de Inversiones de la Gerencia Asistencial de Atención Primaria para el periodo 2020-2024. Según se desprende del informe del Defensor del Pueblo, la consejería sugirió entonces al equipo de Almeida una cesión parcial del espacio para la construcción del nuevo. La propuesta de cesión sería de 1.730,42 metros cuadrados construidos, el triple que el centro sanitario actual. La consejería, señala el informe, siguió el procedimiento habitual y el 22 de marzo de 2021 solicitó formalmente al Ayuntamiento de Madrid que se iniciasen los trámites administrativos oportunos para la formalización del convenio de cesión de dicho local. Sin embargo, recalca el escrito, “sin haber recibido respuesta en la fecha del informe remitido a esta institución”. Es decir, ocho meses después y tras ofrecer el Ayuntamiento el local de Prado, 30, el silencio se impone. ¿Por qué?

“El destino de Prado, 30 está pendiente de la decisión del equipo de Gobierno. Por ahora, no podemos adelantar novedades”, señalan fuentes del Ayuntamiento. La Consejería de Sanidad, preguntada también por este periódico, guarda silencio. “No acabamos de entender qué es lo que está pasando”, explica el representante de la asociación de vecinos del barrio, Víctor Rey. “Esto nos indigna. Hay un desprecio absoluto hacia los vecinos. Estamos hablando de algo muy serio como es la sanidad de los vecinos del barrio”. El grupo municipal de Más Madrid preguntará este martes por ello en la Comisión de Cultura, de quien depende el edificio de Prado, 30: “¿Qué uso y destino tiene previsto el área de Cultura para el edificio adscrito a su inventario de Prado, 30, y en qué fecha y plazos tiene previsto ponerlo en funcionamiento?”.

Catalogación

Resulta llamativo que el Ayuntamiento de Madrid cediera este edificio en febrero de este año a la Comunidad para el centro de salud y en julio de 2020 se negase a ello tras una propuesta de Más Madrid durante un pleno. “Es imposible”, argumentó el edil de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes. Fuentes explicó que, cuando Más Madrid se encontraba en el Gobierno en la pasada legislatura, se aprobó una catalogación cultural del edificio que impide convertirlo ahora en centro de salud. ¿Por qué lo ofrece el Ayuntamiento en febrero entonces? Silencio. “Almeida ha hurtado a los vecinos el traslado”, señala por teléfono el edil de Más Madrid, Miguel Montejo. “Exigimos una rectificación inmediata”.

La historia del centro sanitario del barrio de Las Letras ha movilizado a miles de vecinos desde 2015. Han recogido miles de firmas, las han entregado y el silencio administrativo siempre se ha impuesto como respuesta. “Pedimos un centro nuevo, que al fin cuente con ventilación, con una luz natural y con un ascensor”, explica el portavoz de los vecinos. Piden un lugar donde los enfermeros dejen de bajar a hombros a los pacientes con movilidad reducida. Un centro con una salida de emergencia de verdad, con una sala de espera que no sea la mismísima calle. Un sitio, en definitiva, donde ir al médico no suponga un riesgo para la salud.

Seis años después de sus primeras movilizaciones, nada ha cambiado. Almeida, durante un paseo por el barrio el 4 de mayo de 2019, publicó un tuit en su cuenta personal como candidato a la alcaldía: “Cuando sea alcalde de Madrid los okupas de la Ingobernable van a dejar de vivir a costa de los madrileños y se van a ir a su casa. En el edificio municipal okupado (sic) de la calle Gobernador vamos a construir una biblioteca y un centro de salud”. Al llegar a la alcaldía en 2019, ofreció el edificio de Prado, 30 a la Fundación Hispano Judía para que albergara un Museo Judío durante 50 años. Lo hizo en febrero de 2020 sin tener un proyecto museográfico, ni memoria económica, ni misión cultural, ni intervención arquitectónica. Meses después, el Ayuntamiento desechó finalmente la oferta porque, desde la fundación, no aportaron la documentación necesaria para esta cesión.

Enlace relacionado ElPais.com (23/11/2021).




Fuente: Sasmadrid.org