December 12, 2022
De parte de ANRed
2,165 puntos de vista

Archivo Prensa S.O.E.A.R (2022)

Carina Savone es una excepci贸n a la regla. Es la primera y 煤nica mujer mec谩nica en Cargill, la megaempresa transnacional del polo agroexportador de Rosario. Tambi茅n es pionera en el sindicato, donde se convirti贸 en la primera mujer en integrar la comisi贸n directiva de Aceiteros de Rosario. 鈥淪oy la primera mujer en ser parte de la Directiva en 70 a帽os de historia que tiene el sindicato鈥 me dice orgullosa y contenta. Para lograr todo esto, enfrent贸 una carrera de obst谩culos que pocas logran sortear. Por Flor Vespignani


Carina es t茅cnica electromec谩nica en motores navales. Siempre trabajo de mec谩nica, y desde hace ya 10 a帽os est谩 en Cargill. Es subsecretaria de g茅nero del Sindicato Obreros y Empleados Aceiteros de Rosario (SOEAR), cargo que se cre贸 este a帽o, con la nueva comisi贸n directiva que asumi贸 en 2021. Desde que arrancaron, empezaron a trabajar en asesoramiento y formaci贸n. Se est谩n produciendo algunos cambios, pero ambas sabemos que queda mucho trabajo por hacer, muchos derechos por conquistar. Carina est谩 entusiasmada y no est谩 sola.

Los obst谩culos que enfrent贸 a lo largo de su formaci贸n y desarrollo en el trabajo fueron varios. Su pap谩 no quer铆a que estudie en 鈥渓a t茅cnica鈥, y aun cuando lo logr贸 y consigui贸 trabajo, por ser mujer la bajaron de categor铆a y le dijeron muchas veces que estaba a prueba. Sufri贸 el maltrato sistem谩tico de un gerente mis贸gino y miles comentarios machistas que permanentemente la subestimaban. Pero Carina no desisti贸, y por eso su historia merece ser contada.

Carina y su compa帽era Laura fueron las 煤nicas mujeres de la Federaci贸n de Aceiteros que viajaron al Encuentro Plurinacional de Mujeres Lesbianas, Trans, Travestis, Intersexuales, Bisexuales y No Binaries que se realiz贸 8, 9 y 10 de octubre en Territorio Huarpe, Comeching贸n y Ranquel. La ciudad de San Luis estaba ordenada, todo parec铆a estar en su lugar, como si supiera de la emoci贸n contendida que recibir铆a en esos d铆as. Nos encontramos en el taller sindical, y aprovechamos un intervalo para conversar. De fondo escuch谩bamos las discusiones y el bullicio que generaban tantas activistas debatiendo con intensidad. Un ambiente oportuno para esta entrevista.

Marcha D铆a de la no violencia hacia las mujeres, Rosario 25/11/22. Archivo personal de Carina Savone

 El principio

驴C贸mo decidiste ser t茅cnica mec谩nica?

Es una larga historia, yo tengo una hermana melliza, y cuando terminamos la primaria nos metieron en la misma escuela, como 茅ramos mellizas ten铆amos que hacer todo igual. La escuela era comercial, y a m铆 no me gustaba. Siempre ten铆a que estar rindiendo contabilidad. Aguante hasta tercer a帽o y le dije a mi mam谩, basta, no me gusta esto. Para cambiarme a la t茅cnica ten铆a que rendir 27 equivalencias. Y lo hice鈥 pero en esa 茅poca mis viejos se hab铆an separado y mi pap谩 se opuso a que yo me cambie de escuela y haga la t茅cnica. Pelearon mucho por este tema. Mi viejo es mec谩nico, pero no quer铆a que estudie lo mismo. Dec铆a que me iban a acosar y que ese no era un trabajo para m铆. En parte ten铆a raz贸n, pero me estaba coartando lo que yo quer铆a hacer.

Y ahora que est谩s en el sindicato, 驴qu茅 dice 茅l?

Ahora que estoy en el sindicato reniega peor 鈥搑铆e, y r铆o con ella.

Carina le sigue teniendo paciencia a su padre. Le explica con tranquilidad que su sindicato es distinto, que esta comisi贸n le est谩 dando el lugar a las mujeres, lugar 鈥渜ue merecemos鈥, remarca en el relato.

Su primer de trabajo de mec谩nica fue en Coto y para postularse tuvo que viajar a Buenos Aires, aunque el puesto de trabajo era en la sucursal de Rosario. Como era la primera vez que viajaba a esta ciudad, le pidi贸 a una prima que la acompa帽e. En el aula para rendir el examen hab铆a 40 varones y ninguna mujer; estaba intimidada, ella ten铆a 20 a帽os. Pidi贸 al supervisor si pod铆a entrar su prima, que no sab铆a nada de mec谩nica, y a rega帽adientes accedi贸. Le fue bien en la prueba, pero la tomaron como 鈥渁uxiliar de mec谩nico鈥 a diferencia del resto de los varones que entraron directamente como mec谩nicos. De hecho, crearon esa categor铆a, que no exist铆a antes que una mujer se le ocurriera dar el examen. Obviamente el salario era menor. Carina era una 鈥減rueba piloto鈥, le aclar贸 el auditor, con ella iban a evaluar si segu铆an tomando mujeres鈥 o no. Despu茅s de 4 a帽os la subieron de categor铆a y a los 8 a帽os la despidieron. Lleg贸 a encargada de mec谩nica.

Despu茅s trabaj贸 en la f谩brica de helados La Montevideana. Cuando se present贸 en la cola para el puesto de mec谩nicos un se帽or le pregunt贸 si no estaba equivocada de fila, y el ingeniero que la entrevist贸 le aclar贸 que no sab铆a si iban a tomar mujeres. Finalmente entr贸. Trabaj贸 4 a帽os, pero sigui贸 buscando otras oportunidades para mejorar su sueldo y sus condiciones de trabajo. Por eso se present贸 en Cargill, fue la primera mec谩nica en entrar. Pero aclara: 鈥渆l gerente sac贸 r茅dito, porque sum贸 una mujer para innovar y eso le sirvi贸 a 茅l, pero bueno, a m铆 tambi茅n鈥. Despu茅s de 10 a帽os, sigue siendo la 煤nica mec谩nica, aunque ingresaron algunas mujeres m谩s como operadoras de m谩quinas y algunas ingenieras a la parte de planificaci贸n.

鈥淓sas pavadas鈥, todo el tiempo

A lo largo de los a帽os, recibi贸 muchos comentarios discriminatorios: 鈥渢rajeron a una para lavar las piezas鈥, 鈥溌棵﹕ta qu茅 sabe hacer?鈥, 鈥溌縫or qu茅 no se va a la casa?鈥 y 鈥渆sas pavadas鈥, como ella le dice. En Coto, cuando hizo el curso de refrigeraci贸n, un tipo pretendi贸 hacerse el chistoso y le aclar贸 que 鈥渃orte y confecci贸n es el taller de al lado鈥. Pero Carina no afloj贸. Con el tiempo, los compa帽eros de trabajo fueron entendiendo que ella puede hacer el mismo trabajo y que sabe hacerlo, aunque alguno se asombre.

M谩s all谩 de las 鈥減avadas de siempre鈥, atraves贸 una situaci贸n grave en 2002. Un gerente mis贸gino la maltrataba y le daba trabajos que no le correspond铆an. Una situaci贸n de acoso laboral. Esta vez tuvo que hacer la denuncia en la empresa y el Sindicato de Comercio no se involucr贸. Finalmente, el conflicto se resolvi贸 por intervenci贸n de la empresa: vino un superior de Buenos Aires a ponerle 鈥渓os puntos al gerente de la sucursal y no me jodi贸 m谩s鈥 dice Carina.

La experiencia le sirvi贸 para entender la importancia de la perspectiva de feminista en estos temas, pero tambi茅n del rol del sindicato.

Carina est谩 casada y tiene una hija, pero su pareja no es obst谩culo en su trabajo ni en su militancia. 鈥溍塴 viene de una familia de 4 hermanos, y la madre los ten铆a cortitos a todos, era s煤per feminista. Mi marido cocina mejor que yo, las tareas en la casa son compartidas y los cuidados de la nena tambi茅n鈥, cuenta. 脡l trabaja en el turno noche y ella de d铆a, as铆 pueden alternarse con el cuidado de la hija.

 

El camino sindical

Cuando entr贸 a Cargill, Carina ten铆a poca expectativa en el sindicato por la mala experiencia vivida, pero apenas entr贸 se afili贸. Al principio, cuenta Carina, 鈥渉ab铆a paros; yo acataba, pero participaba poco, pensaba que todos los sindicatos eran iguales. En 2018 ocurre la 茅poca de los despidos y vi que el sindicato era muy activo鈥. Empez贸 a acompa帽ar a una compa帽era que era la esposa de un despedido, all铆 vio un sindicato presente: 鈥淗ac铆an pe帽as, juntaban dinero, recaudaban, pusieron colectivos, y hac铆an paro鈥. As铆 empez贸 a entusiasmarse, al ver que ese sindicato realmente defend铆a a lxs trabajadorxs.

Empez贸 a estar m谩s activa, ir a las actividades, hablar con los delegados, interiorizarse de los temas que los afectaban. Hasta que le propusieron ser delegada. Al principio dijo que no pod铆a, que no ten铆a tiempo. Pensaba que iba hacer con la hija, c贸mo har铆a si surg铆a algo a la madrugada. 鈥溌緾on qui茅n la iba a dejar?鈥, se preguntaba. Varias veces dijo que no.

M谩s adelante le comentaron que se estaba armando una nueva lista, y le propusieron ser parte. A esa altura ya estaba bastante convencida, pero ten铆a que consensuarlo con su pareja por el cuidado de la hija. Finalmente acept贸. Hoy es la primera mujer ser parte de la comisi贸n directiva en toda la historia del SOEAR. Carina va a algunas reuniones con su hija, lo mismo hacen otros compa帽eros con sus ni帽es. La idea, dice, es que 鈥渆l sindicato este abierto para todos鈥.

Trabajo de fuerza, poner el cuerpo y cuidarse en equipo

El modelo de la masculinidad hegem贸nica impone a los varones demostrar fuerza y no cuidarse. Eso se expresa tambi茅n en el tipo de trabajo que hace Carina. Los hombres hacen m谩s fuerza de la que corresponde y a veces no usan los dispositivos de seguridad. 鈥淒espu茅s terminan rotos鈥, cuenta Carina. 鈥淗ay compa帽eros con la cintura rota, discos partidos, lastimados. Luego tienen que cambiar de sector, incluso tenemos compa帽eros con jubilaci贸n anticipada鈥.

Como trabajadora y como sindicalista ella impulsa mejores condiciones de trabajo y busca convencer a sus compa帽eros de que se cuiden. 鈥淏uscamos trabajar en equipos o dispositivos como para hacer menos fuerza. Esto es bueno, porque me cuido yo y los cuido a ellos tambi茅n.  Generalmente trabajamos con dispositivos y m谩quinas que estamos implementando y pidiendo para no rompernos鈥.

Historias entrelazadas

驴Qui茅nes te alentaron o apoyaron desde un principio?

Mi abuela siempre fue mi ejemplo. Una mujer sin estudios que siempre trabaj贸. Trabajaba en el frigor铆fico Swift. Se separ贸 y cri贸 a mi mam谩 sola. Con su sueldo se pudo hacer su casita, se compr贸 un terreno, cuidaba a su mam谩 tambi茅n. Fue mi inspiraci贸n y mi ejemplo, ella siempre me dio fuerza. Siempre me apoy贸 en todo. Mi mam谩 tambi茅n, pero mi abuela me daba una fuerza de otra manera, siempre estuvo re cerca. 鈥搑elata emocionada.

Carina, su abuela, su mama, tantas mujeres con historias distintas. Carina pudo sortear obst谩culos, tuvo la decisi贸n y firmeza para lograrlo; tambi茅n personas y circunstancias a favor.  Pero es justo recordar que muchas mujeres, no pueden dar la pelea con tanta firmeza como Carina. Otras, aun dando pelea, igualmente no la ganan. La autonom铆a econ贸mica es un pilar fundamental para que las mujeres puedan decidir su propio proyecto de vida y salir de situaciones de violencia y maltrato. Pensar las luchas feministas en el mundo del trabajo resulta fundamental. Sin perspectiva de g茅nero, la lucha de clase va por la mitad.

Contacto de Carina Savone: carinasavone@gmail.com





Fuente: Anred.org