November 21, 2022
De parte de Acracia
250 puntos de vista

Es ya tradicional que el domingo más cercano al 20 de noviembre se celebre en el cementerio de Montjuïc, en Barcelona, un sencillo homenaje a Buenaventura Durruti (y con él a Francisco Ascaso y Francisco Ferrer y Guardia). Tras este homenaje anual que viene celebrándose desde hace más de veinte años hubo un trio de mujeres: Concha Pérez, Joaquina Dorado y Antonina Rodrigo. La iniciativa surgió cuando Concha y Antonina estaban despidiendo a Joaquina, que todavía vivía en París, en un restaurante de la Vía Layetana de Barcelona. Mientras charlaban de sus cosas las tres mujeres vieron pasar a un grupo de falangistas con su parafernalia de uniformes, boinas y correaje, preparando la conmemoración del 20 N para recordar a Franco. Antonina les dijo a sus compañeras: “Mira, estos preparando ya el aniversario del dictador y de José A. Primo de Rivera y ¿nosotras qué hacemos por Durruti, que murió ese mismo día?”. Y de ahí salió la propuesta de celebrarlo como “Mujeres Libres”. Tras las muertes de Concha y Joaquina, Antonina Rodrigo continúa manteniendo este homenaje.

Se trata siempre de una acto sencillo y breve en el que toman la palabra los invitados/as que Antonina reúne a su alrededor para que año tras año se mantenga este homenaje. No hay micrófonos, ni propaganda, este año, como suele ser habitual, un tarjetón con una fotografía de Durruti y otros compañeros en el Frente de Aragón (casi seguro en Bujaraloz) y el poema «Eterna sombra» de Miguel Hernández sobre un fondo rojo y negro. No suele haber grandes multitudes, sin embargo es un acto siempre emotivo y, por ello, hermoso.

Este año el acto pudo realizarse el mismo día 20 en que se celebraba el 86 aniversario de la muerte de Durruti en Madrid. Intervinieron en el acto: Laura Vicente, Manel Aisa, Sonya Torres y Sonia Turón, presentó e introdujo el acto: Antonina Rodrigo.

Participaron también en el acto una compañera y un compañero de la SAC de Suecia que nos hablaron de la investigación realizada sobre anarquistas suecos que vinieron a España en 1936, así como otros compañeros que intervinieron aportando sus impresiones sobre la situación actual o leyendo poesías.

Las personas que intervinieron mostraron la diversidad y el carácter poliédrico de los anarquismos entremezclando pasado y presente, leyendo poemas y, siempre, recordando a los tres hombres ante cuyas tumbas se celebra el acto. El día acompañó puesto que hacía un sol espléndido. Tras el acto algunas de las personas que participaron en el acto compartieron comida, risas y conversación sobre los temas más diversos.

Laura Vicente




Fuente: Acracia.org