May 31, 2022
De parte de Lobo Suelto
41 puntos de vista

鈥淓n vos lo austero proven铆a de la dignidad de los humildes鈥. La frase la escribi贸 Guillermo Saccomanno en 鈥淎ntonio鈥, su libro dedicado a Dal Masetto, pero bien podr铆a caberle a Horacio Gonz谩lez. El nombre de Saccomanno reson贸 estos d铆as, estas semanas, por su intervenci贸n en la inauguraci贸n de la edici贸n 2022 de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. Ojal谩 el 鈥渞uido medi谩tico鈥 le sirva 鈥搒i es que algo productivo puede surgir de un 鈥渞uido medi谩tico鈥濃 para que algunos de sus muchos y muy buenos libros circulen un poco m谩s. No nos ocuparemos aqu铆 de eso. Aunque s铆 quisiera llamar la atenci贸n de una cuesti贸n: en 2019, quien iba a abrir el evento en La Rural era Horacio Gonz谩lez, pero fue censurado por la gesti贸n Pro del gobierno de la ciudad, la misma que pervive hasta hoy en d铆a, y que no tuvo empacho en abrir sus puertas para que el plagiador Javier Milei asistiera a vomitar una catarata de reaccionarios lugares comunes. Gonz谩lez estuvo ausente de esta edici贸n 46 de la Feria, obviamente, porque su cuerpo parti贸 de este mundo hace ya casi un a帽o, pero no s贸lo su obra 鈥搎ue sigue dando que hablar, incluso como novedad鈥 sino tambi茅n su legado estuvieron presentes en m谩s de un evento, entretejiendo tiempos distantes, anudando problem谩ticas diversas, conjurando las ausencias desde el ejercicio activo de la interpelaci贸n fantasmal. 

El tiempo no para

En diciembre pasado se realiz贸 en la explanada de la Biblioteca Nacional, que Gonz谩lez supo dirigir por una d茅cada, una masiva actividad en su homenaje, del mejor modo en que se podr铆a hacerlo: presentando dos de sus nuevos libros, 鈥淕onzalianas. Conversaciones sin apuro鈥 y 鈥淗umanismo, impugnaci贸n y resistencia. Cuadernos olvidados en viejos pupitres鈥. Ambas publicadas por editorial Coihue, por la que Horacio public贸 gran parte de sus trabajos y en donde dirig铆a la ya hoy emblem谩tica 鈥淐olecci贸n pu帽aladas鈥, los libros 鈥揹is铆miles entre s铆 por sus registros鈥攃ontienen sin embargo una conexi贸n a trav茅s de algunas preocupaciones persistentes: el entrelazamiento entre tiempos, geograf铆as y tem谩ticas a la vez lejanas y cercanas, contiguas y contrapuestas. As铆, lo m谩s singular de la patria se codea con lo m谩s universal de la humanidad, y nombres como los de Heidegger, Gramsci, Sartre, Benjamin, Marx, Derrida o Althusser caminan junto con los de Masotta, Rozitchner, Cooke, Del Barco, Jitrik o Macedonio, al igual que en las conversaciones (que sostiene con una docena y media de sus amistades pol铆ticas e intelectuales m谩s cercanas) la inquietud por la revoluci贸n, la lengua, la universidad, la historia, el mito, lo popular o el Estado se ensamblan por la indagaci贸n en torno a Malvinas, Sarmiento o la actualidad de los feminismos, temas que constituyen el n煤cleo problem谩tico de inter茅s de toda la intelectualidad cr铆tica.

Bienvenidxs al tren

鈥淓se era el mecanismo gonzaliano: no preguntar de d贸nde ven铆s ni cu谩nto sab茅s. Sino qu茅 sos capaz de dar y cu谩nto sos capaz de aprender para hacer una experiencia com煤n鈥. La frase es de Sebasti谩n Scolnik y pertenece a 鈥淣ada que esperar. Historia de una amistad pol铆tica鈥, libro publicado a fines de 2021 鈥揺n el marco de las conmemoraciones por los 20 a帽os de la insurrecci贸n popular del 20 de diciembre鈥 en el que se recuperan las experiencias de las juventudes que hicieron del tr谩nsito por las aulas y los pasillos de 鈥淢arcelo T鈥 (sede de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires), y luego, de su v铆nculo con otras experiencias sociales emergentes por aquellos a帽os, un intento por gestar un suelo desde el cual crear algunas l铆neas de intervenci贸n para hacer m谩s soportable la vida, en medio del hurac谩n neoliberal. Y all铆 apareci贸 Gonz谩lez con sus at铆picas clases en la carrera de Sociolog铆a, los intercambios entre docentes y estudiantes que dieron nacimiento a la revista 鈥淓l ojo mocho鈥 y esa particular relaci贸n que 鈥揹icen鈥 entretejida con todos aquellos, con todas aquellas, dispuestos a conversar. 

Mucho de eso aparece en el bello microrrelato sobre Gonz谩lez presente en el interior del libro de Scolnik, y algo de todo eso 鈥搚 de su escritura, y de su particular forma de habitar la institucionalidad estatal鈥 fue recuperado tambi茅n hace unos d铆as al presentarse el n煤mero especial de 鈥淟a Biblioteca鈥 en la Feria del Libro, tanto por Scolnik como por Graciela Daleo 鈥揹os de los cuatro convocados para la actividad鈥. 鈥淓l Ruso鈥, como se apoda Scolnik, fue miembro de colectivos universitarios y de militancias m煤ltiples en los a帽os noventa (como El Mate y Situaciones) y luego trabajador estatal en la Biblioteca Nacional, donde 鈥損romediando los dos mil鈥 se cruz贸 a su ex profesor Gonz谩lez cuando 茅ste asumi贸 la gesti贸n de la Biblioteca (Nacional) y pusieron en marcha nuevamente 鈥淟a Biblioteca鈥 (la revista fundada por Paul Groussac, retomada por Jorge Luis Borges, y reanudada finalmente por Horacio), pero tambi茅n, la Oficina de publicaciones, desde la que se sacaron a las calles m谩s de 400 t铆tulos, entre ellos, varias ediciones facsimilares de revistas emblem谩ticas de la historia cultural nacional. 鈥淰icky鈥 鈥揷omo la llaman a Daleo desde sus setentistas a帽os de militancias montoneras鈥 supo ser alumna de Gonz谩lez cuando 茅ste llevaba adelante las emblem谩ticas 鈥淐谩tedras nacionales鈥 a inicios de los setenta, para luego serlo nuevamente en los noventa, cuando se decidi贸 a retomar sus estudios (detenci贸n ilegal mediante durante la 煤ltima dictadura; exilio forzado durante los primeros a帽os de la 鈥渄emocracia鈥). Parte de esas 鈥渆staciones鈥 fueron recuperadas en su intervenci贸n acelerada en la Feria, puesto que los horarios de actividades se ensimismaban, y los viajes gonzalianos pod铆an extenderse por horas. 

Daleo/Scolkin, dos generaciones que se vieron interpeladas por el mismo impulso arrollador de este heterodoxo profesor, este raro intelectual, que luego fue un extra帽o hombre de Estado (鈥渇uncionario libertario鈥, le gustaba caracterizar, con este ox铆moron que coloca la tradici贸n anarquista junto con la nacional-popular), que seguramente logr贸 interpelar tambi茅n a generaciones m谩s pr贸ximas en el tiempo. 

Los libros y la vida

Adem谩s de 鈥淕onzalianas鈥 y 鈥淗umanismo鈥︹, desde que Gonz谩lez falleci贸 a mediados del a帽o pasado y hasta hoy, tambi茅n aparecieron otros dos libros in茅ditos: 鈥淟a palabra encarnada. Ensayo, pol铆tica y naci贸n. Textos reunidos de Horacio Gonz谩lez 1985-2019)鈥, el a帽o pasado, y 鈥淔usilamientos. Muerte en primera persona鈥, presentado como novedad en esta 煤ltima edici贸n de la Feria del Libro. Como si en su ausencia f铆sica la m谩quina rizom谩tica gonzaliana no dejar谩 de funcionar, de producir novedades anudadas con la trama hist贸rica nacional y el drama humano pret茅rito y actual. 

Por otra parte, en un esfuerzo monumental que se expresa en 465 p谩ginas, el n煤mero especial de la revista 鈥淟a Biblioteca鈥, titulado 鈥淟os libros y la vida. Horacio Gonz谩lez (1944-2021)鈥, recorre, a trav茅s de 52 personas que escriben y un cuantioso archivo fotogr谩fico, la producci贸n de Gonz谩lez desde las clases en las C谩tedras nacionales y las notas en la Revista 鈥淓nvido鈥 en los a帽os setenta a la direcci贸n de la Biblioteca Nacional y sus textos en m煤ltiples medios en los dos mil, pasando por sus elaboraciones en el exilio brasile帽o (entre los que se destacan 鈥淟os asaltantes del cielo. Pol铆tica y emancipaci贸n鈥 y 鈥淓vita. La militante en el camar铆n鈥, ambos traducidos al castellano y publicados en Argentina hace algunos a帽os, el primero por editorial Gorla y el segundo por la editorial de la Facultad de Filosof铆a y Humanidades de la Universidad Nacional del C贸rdoba), las clases en la UBA y las notas en las revistas 鈥淯nidos鈥 y 鈥淓l ojo mocho鈥 en los ochentas y los noventa, adem谩s de un recorrido (que parece interminable), por sus decenas de libros. 

Como en 鈥淕onzalianas鈥, donde disc铆pulos, amigas y compa帽eros de ruta conversan con 茅l sobre diversos temas, tambi茅n en este n煤mero especial de 鈥淟a Biblioteca鈥 la conversa sigue. Gonz谩lez ya no est谩, pero permanecen las preocupaciones que trabaj贸 a la largo de su vida y que de m煤ltiples modos, hoy contin煤an trabajando quienes fueron sus alumnxs, compa帽erxs de c谩tedra o revista, de trabajo o de bar, de pasiones y razones: marxismo y peronismo; lo nacional y lo universal o sus lecturas y relecturas de Marx y Gramsci (y del 鈥渕arxismo鈥 en general) a la luz de Cooke y de Per贸n (y de su particular modo de abordar el peronismo); la Comuna de Par铆s y el 17 de octubre; la Revoluci贸n Rusa y la resistencia peronista; Macedonio Fern谩ndez y Albert Camus; Blanqui y Roberto Arlt; Maurice Merleau Ponty y Jorge Luis Borges, p los v铆nculos entre establecidos entre Latinoam茅rica y Europa o, m谩s puntualmente, entre Argentina y Francia, o Alemania. Todo eso aparece en n煤mero de la revista, junto con las reflexiones que Gonz谩lez supo cultivar en torno al periodismo y la sociolog铆a; las ciencias sociales y el ensayo; la metamorfosis y la dial茅ctica; los diarios y los taxis; los libros y las calles, en esa apuesta por pensar, entendido como pr谩ctica guiada por asunci贸n de un riesgo: el de salirse de los esquemas previstos, los lugares comunes, los lenguajes estereotipados. Por eso fuera sobre la pol茅mica actual o el trazado de genealog铆as (鈥渙peraciones de rastreo鈥, cual baqueano intelectual tras las huellas del pensamiento y aquello que las experiencias pret茅ritas nos legan) lo que parece siempre en Gonz谩lez es el intento por pensar la 茅poca, cualquiera fuera, en tanto nudo de tensiones irresueltas y s铆ntesis imposibles. 

Alguna vez, m谩s precisamente en su libro 鈥淵o ya no. Horacio Gonz谩lez: el don de la amistad鈥, Mar铆a P铆a L贸pez escribi贸: 鈥淕onz谩lez no es un francotirador, sino un fundador de tribus. Tribus que se fragmentan, a veces se dispersan, otras se vuelven familia, se institucionalizan, se superponen con otros agrupamientos. Van de aulas a caf茅s, de bares a bibliotecas, de anaqueles a mesas redondas, de comidas a clases鈥. 

El car谩cter finito de la vida humana hoy impone traspasar los tiempos verbales. Pero c贸mo supo plantear Ra煤l Gonz谩lez Tu帽贸n en su poema 鈥淟a cerveza del pescador Schiltigheim鈥, es necesario andar 鈥渃on suavidad y con desenvoltura de fumador de opio/ Para que a cada paso una ma帽ana o una emoci贸n o una contrariedad/
nos reconcilien con la vida peque帽a y su muerte peque帽a鈥. Porque al fin y al cabo, 鈥渧ivimos en una encrucijada de caminos que parten/ y caminos que vuelven鈥. 

Fuente: Revista Zoom




Fuente: Lobosuelto.com