October 16, 2022
De parte de Centro De Medios Libres
1,879 puntos de vista

Por Javier Hern谩ndez Alp铆zar

El movimiento zapatista apareci贸 a la luz p煤blica en la medianoche del 31 de diciembre de 1993- madrugada del 1 de enero de 1994 con un levantamiento armado ind铆gena en Chiapas que tom贸 por sorpresa a la sociedad mexicana. El alzamiento estall贸 justo en el minuto en el que entraba en vigor el Tratado de Libre Comercio de Am茅rica del Norte entre Canad谩, Estados Unidos y M茅xico.

En estas l铆neas resumimos algunas de las aportaciones a la democracia y a las luchas populares en M茅xico de este movimiento social ind铆gena que cuando se alz贸 en armas llevaba diez a帽os de organizaci贸n clandestina.

Sus demandas sol铆an resumirlas en tres palabras al final de sus comunicados: 鈥溌ibertad! 隆Justicia! 隆Democracia!鈥 y las explicaron con palabras como: 鈥淣o pedimos limosnas ni regalos, pedimos el derecho a vivir con dignidad de seres humanos, con igualdad y justicia como nuestros antiguos padres y abuelos鈥.

Despu茅s de 12 d铆as de guerra, una amplia movilizaci贸n social que expres贸 compartir las causas del alzamiento ind铆gena, pero no la v铆a armada, oblig贸 tanto al gobierno de Carlos Salinas de Gortari como al Ej茅rcito Zapatista de Liberaci贸n Nacional (EZLN) a decretar un alto al fuego que abri贸 paso a un di谩logo en la catedral de San Crist贸bal de las Casas.

Parec铆a un caso con una r谩pida soluci贸n pac铆fica, si se comparaba con los conflictos armados en los pa铆ses centroamericanos de los a帽os anteriores, pero era apenas el inicio de una resistencia de largo aliento que se mantiene vigente.

Uno de los documentos del EZLN que resume parte de su historia y de su visi贸n pol铆tica es la Sexta Declaraci贸n de la Selva Lacandona, publicada en 2005. En ese texto los ind铆genas rebeldes manifiestan abiertamente una postura de izquierda anticapitalista.

Su total negaci贸n a participar con partido pol铆tico electoral alguno y a apoyar a alguna de las candidaturas en 2006, les cost贸 una disminuci贸n en la convocatoria masiva que hab铆an concitado en a帽os anteriores. Particularmente los dej贸 de apoyar una gran cantidad de personas que desde entonces han respaldado al actual presidente Andr茅s Manuel L贸pez Obrador, antes como candidato (2006, 2012) del Partido de la Revoluci贸n Democr谩tica (PRD) y luego como candidato y hoy presidente por el partido Movimiento de Regeneraci贸n Nacional (Morena).

A pesar de esta disminuci贸n de simpatizantes en M茅xico, los zapatistas han seguido con la construcci贸n de autonom铆a territorial, econ贸mica, militar y autogobierno en una porci贸n del territorio chiapaneco que tienen controlada mediante una forma de organizaci贸n ind铆gena y campesina en municipios aut贸nomos que se autodeterminan mediante sus Juntas de Buen Gobierno y que tienen sedes en sus Caracoles.

Los primeros municipios aut贸nomos los fundaron en 1994, pero se han extendido y multiplicado, y las Juntas de Buen Gobierno, as铆 como los Caracoles sedes, fueron inaugurados en 2003. Con ello, exactamente a la inversa de la actual militarizaci贸n y el militarismo en M茅xico, el EZLN puso el gobierno en manos de los civiles, y dej贸 al componente militar fuera de toda funci贸n de gobierno.

Con esa autonom铆a las comunidades zapatistas tzotziles, tzeltales, choles, tojolabales zoques y mames han impulsado proyectos de agricultora de autoconsumo y para vender y exportar caf茅, y cooperativas, colectivos y promotores de artesan铆as, educaci贸n, salud, comunicaci贸n, arte y cultura.

Adem谩s de la insurrecci贸n armada mencionada, algunos de los momentos m谩s importantes en la larga historia de este movimiento social ind铆gena son:

Los di谩logos de paz y la firma de los acuerdos de San Andr茅s sobre derechos y cultura ind铆gena en 1996. Se trat贸 de una amplia discusi贸n en la que participaron no solamente el EZLN y el gobierno federal (Ernesto Zedillo), cada uno con sus respectivos asesores, sino muchas organizaciones y pueblos ind铆genas; algunos de los cuales fundaron el Congreso Nacional Ind铆gena (CNI), actualmente en resistencia contra proyectos de desarrollo capitalista que invaden sus territorios.

En el a帽o 2000, los zapatistas realizaron la Marcha de la Dignidad Ind铆gena 鈥 Marcha del Color de la Tierra, que recorri贸 17 estados del pa铆s y culmin贸 con las palabras de la comandanta Esther y de otros representantes del EZLN y el CNI en el Congreso de la Uni贸n. La mayor铆a de los legisladores, de los tres partidos entonces dominantes (Partido Revolucionario Institucional, PRI, Partido Acci贸n Nacional, PAN, y algunos del PRD) aprobaron una reforma ind铆gena que no recog铆a los Acuerdos de San Andr茅s, especialmente la autonom铆a y derechos de los pueblos ind铆genas al territorio. Despu茅s de ello, los zapatistas rompieron el di谩logo con el Estado mexicano y no han vuelto a reanudarlo. Decidieron hacer efectivos los Acuerdos de San Andr茅s de manera unilateral construyendo autonom铆a.

Mientras el gobierno mexicano realizaba ese di谩logo y proceso legislativo, simult谩neamente instrument贸 una guerra de contrainsurgencia paramilitar (con civiles ind铆genas armados) para acosar a las comunidades zapatistas y a sus aliados.

Esa guerra de cerco militar y desgaste paramilitar, uno de cuyos momentos m谩s dram谩ticos fue la Masacre de Acteal, el 22 de diciembre de 1997, contin煤a hasta la fecha, usando para hostilizar a las autonom铆as zapatistas incluso a organizaciones cooptadas por la contrainsurgencia paramilitar como la Organizaci贸n Regional de Cafeticultores de Ocosingo (ORCAO).

El Estado mexicano no se limit贸 a dar una respuesta armada con un cerco militar y paramilitar en Chiapas. Tambi茅n emprendi贸 reformas en la distribuci贸n del poder que culminaron con la creaci贸n de una autoridad electoral aut贸noma, el Instituto Federal Electoral, actual Instituto Nacional Electoral, el cual hizo por primera vez posibles elecciones no organizadas por el gobierno y abri贸 el espectro pol铆tico con el reconocimiento de gobiernos emanados de partidos diferentes al PRI, como el de Vicente Fox del PAN en el a帽o 2000 y el de Cuauht茅moc C谩rdenas en el Distrito Federal en 1997, gobernado desde entonces por el PRD y luego Morena, e incluso el triunfo en 2018 del actual presidente L贸pez Obrador, por Morena.

Sin el desaf铆o del alzamiento zapatista el Estado mexicano no se habr铆a visto presionado para ceder a ese pluripartidismo que siempre neg贸 como sistema de partido 煤nico.

Sin embargo, ante el hecho de que ninguno de los partidos existentes representa las causas del M茅xico de abajo, en 2018 el CNI y el EZLN impulsaron la formaci贸n de un Concejo Ind铆gena de Gobierno cuya vocera, Mar铆a de Jes煤s Patricio Mart铆nez, Marichuy, busc贸 una candidatura independiente a la presidencia, como una forma de reactivar la organizaci贸n y la resistencia.

Entre las actividades m谩s recientes del EZLN est谩 el inici贸 de lo que han llamado una Traves铆a por la Vida que comenz贸 con un recorrido por Europa. Se reunieron con organizaciones que resisten contra megaproyectos capitalistas y extractivistas, con defensores de migrantes, de derechos de las mujeres y organizaciones en resistencia contra la destrucci贸n ecol贸gica que est谩 generando el cambio clim谩tico.

En M茅xico han recibido poca atenci贸n de la sociedad, pero las filtraciones de informaci贸n hackeada a la Secretar铆a de la Defensa Nacional (SEDENA) por el colectivo Guacamaya revelan que las fuerzas armadas los esp铆an constantemente y que dieron vigilancia y seguimiento a su paso por Europa, asimismo esp铆an al CNI y su vocera Marichuy e incluso al ex rector de la UNAM y comandante honorario del EZLN, Pablo Gonz谩lez Casanova. Especialmente porque a quienes los esp铆an les preocupa la postura zapatista ante megaproyectos como el Tren Maya.

En Europa, las delegadas del EZLN y del CNI expresaron una cr铆tica que conjuga la defensa de las mujeres y de la Madre Tierra, llamando al capitalismo un ecocida-feminicida y expresando su voluntad de defender a la Tierra de la destrucci贸n por la industria capitalista mundial.

A esa mujer nosotros los pueblos zapatistas la llamamos: 鈥渕adre tierra鈥.

Al macho que la oprime y la humilla, p贸nganle el nombre, el rostro y la figura que ustedes quieran.

Nosotros los pueblos zapatistas llamamos a ese macho asesino con un nombre: capitalismo.

Y hemos llegado hasta estas geograf铆as para preguntar, para preguntarles.

驴Vamos a seguir pensando que con pomadas y calmantes se solucionan los golpes de hoy, aunque sabemos que ma帽ana ser谩 m谩s grande y profunda la herida?

驴O vamos a pelear junto con ella?

Nosotras las comunidades zapatistas hemos decidido luchar junto a ella, por ella y para ella.鈥

Si bien la resistencia ind铆gena, parte de ella organizada en el CNI, al cual pertenece el EZLN, no ha logrado detener los megaproyectos como el Tren Maya y el Corredor Interoce谩nico en el Istmo de Tehuantepec, s铆 ha logrado visibilizar un punto de vista cr铆tico de esa pol铆tica p煤blica del actual gobierno federal. En reciente videoconferencia para la XXII Feria Internacional del Libro en la Ciudad de M茅xico, el intelectual estadunidense Noam Chomsky dijo que en M茅xico hay corporaciones construyendo megaproyectos que destruyen comunidades ind铆genas y sus modos de vida.

En el plano internacional es mejor conocida y reconocida la resistencia zapatista como construcci贸n de autonom铆a y de una alternativa a la devastaci贸n social y ambiental capitalista. Asimismo, mantienen un di谩logo te贸rico y de an谩lisis de la realidad con intelectuales de Am茅rica Latina y de Europa, principalmente.




Fuente: Centrodemedioslibres.org