December 13, 2022
De parte de SAS Madrid
26 puntos de vista

CUARTA SEMANA DE HUELGA DE M脡DICOS EN MADRID.

En Madrid los m茅dicos de atenci贸n primaria entramos en la cuarta semana de huelga. Nunca antes ha sucedido algo similar y todas las personas que aqu铆 vivimos deber铆amos reflexionar sobre ello.

A pesar de las atrocidades y mentiras vertidas por la Consejer铆a de Sanidad sobre nuestro colectivo, lo cierto es que nuestro modelo de Atenci贸n Primaria se encuentra en estado cr铆tico por denegaci贸n de auxilio e intento de cambio de modelo sanitario y son las Consejer铆as de Sanidad y de Hacienda las 煤nicas responsables.

No voy a hablar de la falta de inversi贸n y de plantillas, de la ciudadan铆a sin m茅dico ni de la falta de Centros de Salud y necesidad de su mantenimiento, tristemente llegamos a normalizar cualquier dato. Lo realmente importante es que podamos entender lo que estamos a punto de perder: dejaremos de tener nuestros profesionales asignados, conocidos y ocupados en funciones de promoci贸n de la salud y prevenci贸n de la enfermedad, cuya atenci贸n englobe lo biol贸gico, psicol贸gico y social, con posibilidad de participaci贸n ciudadana en la gesti贸n de nuestros servicios sanitarios. Pasaremos a tener una atenci贸n puntual en momento de enfermedad, ofrecida por profesionales sustituibles.

Este cambio de modelo afecta a todas las categor铆as de la atenci贸n primaria y ser铆a adecuado que tambi茅n el resto iniciara las movilizaciones pertinentes.

La salud no es negocio, el negocio es la enfermedad y de un Sistema Nacional de Salud pasaremos a un Sistema Privado de Enfermedad.

La raz贸n de nuestra huelga es evitar este cambio de modelo y la p茅rdida de la esencia de nuestro trabajo. Nos quieren convertir en piezas de una cadena de producci贸n, donde la salud no est谩 contemplada.

Soy m茅dica de un centro de salud de Carabanchel, no puedo hablar por el resto de compa帽eros, aun as铆 quiero explicar las razones por las que apoyo una huelga indefinida, a costa de la p茅rdida econ贸mica que sea necesaria, y me estoy cuestionando abandonar mi trabajo, en caso de no conseguir unos cambios esenciales:

Me niego a normalizar agendas de entre 40 y 60 personas cada d铆a (soy consciente de que hay centros a煤n con m谩s sobrecarga), sintiendo que estoy 鈥渄espachando鈥 a toda velocidad, en lugar de dar la atenci贸n que el paciente necesita.

Me niego a no poder disponer de unos minutos para mirar viendo a la persona, escucharla entendiendo lo que me est谩 contando y sentir que estoy acompa帽谩ndola en su necesidad.

Me niego a no tener el tiempo suficiente para realizar una buena exploraci贸n de los s铆ntomas o de la situaci贸n expuesta. La falta de tiempo me fuerza a solicitar algunas pruebas complementarias, incluso algunas derivaciones a especialista que podr铆an evitarse.

Me niego a administrar f谩rmacos por falta de tiempo. En nuestras consultas acuden muchas personas con dificultad para adaptarse a las m煤ltiples p茅rdidas y contrariedades que sufrimos cada d铆a. El nivel de ansiedad reinante en nuestra sociedad es muy alto, las condiciones laborales en algunos casos rozan la esclavitud y el individualismo nos conduce a un aumento de la soledad y el aislamiento. Es necesario dedicar el tiempo adecuado a cada paciente, brindando un espacio c谩lido y de confianza, en lugar de facilitar medicamentos para la ansiedad y la depresi贸n sistem谩ticamente. Si seguimos en esta l铆nea, constituiremos una sociedad de 鈥渮ombis鈥, f谩cilmente manejables.

– Me niego a que profanen la relaci贸n terap茅utica, sustituyendo la presencia por una pantalla, desde la que no puedo palpar, percutir, auscultar ni acompa帽ar.

Me niego, en resumen, a perder la humanidad que mi trabajo requiere. Si lo despojan de humanidad, ser谩 otra cosa pero nunca relaci贸n m茅dico-paciente.

Aclaro que conseguir m谩s dinero no me proporcionar谩 m谩s tiempo, por lo que no es una soluci贸n.

Es ahora la ciudadan铆a una parte fundamental en este conflicto, ya que est谩 directamente afectada por este intento de cambio de modelo, es la que deja de beneficiarse de la atenci贸n primaria previa para pasar a ser usuaria de un sistema perverso, vi茅ndose obligada en muchos casos a contratar p贸liza privada y pagar doblemente por peores servicios.

No conf铆o en la Consejer铆a de Sanidad, s茅 que tienen su hoja de ruta y la seguir谩n contra viento y marea.

Conf铆o plenamente en la ciudadan铆a, la que demostr贸 el 13 de noviembre que est谩 despierta y no est谩 dispuesta a que le arrebaten lo que es suyo.

Tambi茅n conf铆o en la uni贸n de toda la atenci贸n primaria: todas las categor铆as de los centros de salud y las urgencias extrahospitalarias (igualmente ahora en huelga), defendiendo el modelo sanitario en el que creemos y unas condiciones laborales dignas.

Juntos debemos seguir, profesionales y ciudadan铆a, defendiendo nuestro derecho a una Sanidad P煤blica, Universal y de Calidad.

Ana Encinas | M茅dica de Atenci贸n Primaria. Plataforma de Centros de Salud. Asociaci贸n de vecinas y vecinos de barrios y pueblos de Madrid. 

Enlace relacionado NuevaTribuna.es 12/12/2022.




Fuente: Sasmadrid.org