November 26, 2020
De parte de El Libertario
194 puntos de vista


An贸nim@
 
* La fe y las congregaciones evang茅licas, pentecostales y neopentecostales fundamentalistas crecen en todo el mundo mientras colocan l铆deres pol铆ticos de extrema derecha en las instituciones e instalan una 鈥渁genda social anti-derechos鈥.

鈥淭煤 eres mi Dios, todo glorioso, en quien coloco toda mi confianza, toda mi esperanza, Se帽or. Porque por aquel que cree, todo es posible鈥, exclama el pastor Misael Tenorio de la Iglesia Evang茅lica Manantial De Vida En Cristo, en una peque帽a caseta hecha de guadua y bareque de una comunidad rural del Norte del Cauca. Quince personas est谩n a su alrededor, con los ojos cerrados, las manos levantadas, dos de ellas arrodilladas en el suelo. Una escena que se reproduce cada domingo (a veces a diario) aqu铆 y en miles y miles de comunidades de todo el mundo. Sobre todo en el continente americano pero tambi茅n en 脕frica y Asia. 鈥淧ara m铆 ser evang茅lica es algo muy grande y all谩 donde vayamos tenemos la obligaci贸n de llevar la palabra del Se帽or鈥, asegura Gloria Ortega, feligresa de la iglesia Uni贸n Misionera Colombiana.

Se calcula que hay m谩s de 900 millones de personas que profesan esta creencia en el mundo, entre las de corrientes evang茅licas, pentecostales y neopentecostals. Esta es una cifra en crecimiento constante desde hace cuatro d茅cadas. El caso de Am茅rica Latina es paradigm谩tico y llama la atenci贸n de pensadoras y activistas que luchan por la defensa de la vida. Y es que una de cada cinco latinoamericanas es miembro de una congregaci贸n evang茅lica, seg煤n una encuesta del Latinobar贸metro del a帽o 2017 realizada en 18 pa铆ses. Son m谩s de 100 millones de personas seguidoras de una fe que no est谩 llegando solo a las comunidades m谩s remotas del Amazonas o en los pueblos m谩s elevados de los Andes, sino que tambi茅n ha llegado a la mayor铆a de parlamentos.

Estas congregaciones han demostrado ser capaces de ofrecer a una sociedad caracterizada por la desigualdad social y la ausencia de prestaciones p煤blicas de lo que en Occidente han llamado 鈥淓stado de Bienestar鈥, un tejido comunitario al que acogerse, un apoyo emocional y, a veces, econ贸mico. Su discurso, sin embargo, viene acompa帽ado de postulados conservadores como la oposici贸n al matrimonio igualitario o al aborto y toda una bater铆a de valores tradicionales que seg煤n los colectivos y organizaciones preocupados, amenazan los derechos sexuales y reproductivos e incluso los derechos humanos.

鈥淪u concepci贸n de c贸mo tiene que ser la sociedad busca entre comillas volver a un orden natural moral, es decir un orden heterosexual, de g茅nero conservador, un orden que limite libertades y que garantice que ellos mismos puedan gobernar鈥, explica Diana Granados, antrop贸loga feminista colombiana e investigadora de los fundamentalismos religiosos. Habla de libertades como la eutanasia, el acceso a m茅todos anticonceptivos o la prohibici贸n de la pena de muerte. 鈥淵 lo m谩s peligroso es que estas concepciones tienen una conexi贸n global y que son compartidas por personas religiosas que ocupan altos cargos del poder pol铆tico鈥, asegura Granados refiri茅ndose a la mayor铆a de Gobiernos de Am茅rica Latina o mecanismos interestatales como la Organizaci贸n de los Estados Americanos -OEA- o el Parlamento Europeo.

Despu茅s de la espada y la cruz

Para entender el origen de estas religiones, empezando desde la ra铆z, tenemos que irnos 500 a帽os atr谩s y recordar dos momentos clave: el inicio de la evangelizaci贸n cat贸lica del 鈥淣uevo Mundo鈥 que denominaron Am茅rica, en 1492; y el inicio de la Reforma Protestante por el fraile Martin Luthero, en 1517, en Alemania. La fe evang茅lica, rama de la protestante, tiene por caracter铆sticas la no representaci贸n en im谩genes de las figuras b铆blicas, la ausencia de culto a los santos y a la virgen Mar铆a y la posibilidad de que quien quiera pueda abrir su franquicia evang茅lica en su barrio o comunidad, pues no existe una instancia centralizada de direcci贸n como por ejemplo el Vaticano (para la religi贸n cat贸lica). A pesar de esto, s铆 que existen unos liderazgos locales y regionales claves.

El inicio de la presencia de iglesias protestantes en Am茅rica Latina se da con la independencia de los diferentes pa铆ses latinoamericanos de la Espa帽a cat贸lica, apost贸lica y romana. Este proceso brind贸 cierta apertura religiosa. La primera oleada fue con la llegada de migrantes europeos a inicios de siglo XIX. En la segunda oleada (en torno a 1850), sociedades misioneras de los Estados Unidos llegan para anunciar su evangelio protestante. Empieza as铆 un proceso de recolonizaci贸n espiritual, activo hasta hoy entre los pueblos latinoamericanos. El fil贸sofo caucano Diego Jaramillo asegura que esta colonizaci贸n 鈥渟e ha dotado siempre de unos espacios para cooptar culturalmente las comunidades ind铆genas, campesinas, afrodescendientes, desde el punto de vista religioso y pol铆tico, como son hasta hoy los Cuerpos de Paz de Estados Unidos鈥.

A inicios del Siglo XX surge en Kansas y California el movimiento pentecostal entre las tendencias protestantes de las clases m谩s humildes de Estados Unidos y con un importante componente anticomunista. Estas congregaciones tendr谩n su explosi贸n demogr谩fica durante los a帽os 60 en Norteam茅rica y fueron un contraataque a la influencia social de la Teolog铆a de la Liberaci贸n durante la d茅cada de los 70. Durante los a帽os 80 creci贸 en los Estados Unidos y se expandi贸 por el mundo la Teolog铆a de la Prosperidad, seg煤n la cual la prosperidad financiera y f铆sica de las personas creyentes depende de la voluntad de Dios y de sus oraciones y donaciones a las congregaciones evang茅licas.

Jaramillo apunta a que a partir de la declaraci贸n de estados laicos -en el caso de Colombia, por ejemplo, en 1991- se consigue 鈥渃ierta distanciaci贸n entre la pol铆tica y la instituci贸n cat贸lica pero a la vez se ampl铆a la libertad religiosa que hace que los movimientos evang茅licos y pentecostales crezcan鈥. 鈥淰olver Am茅rica a Dios鈥 proclamaron estos movimientos durante el V centenario del llamado 鈥淒escubrimiento de Am茅rica鈥 en 1992. A partir de aqu铆, 鈥渓o que se propusieron es llegar no solo a sus creyentes sino a toda la sociedad. Y efectivamente obtienen un lugar de incidencia y de influencia pol铆tica m谩s decidida y activan una remodernizaci贸n de su culto que hace que se expandan鈥, explica Diana Granados.

Demograf铆a evang茅lica

Con m谩s de 600 millones de habitantes, Am茅rica Latina se contin煤a considerando un continente eminentemente cat贸lico. Sin embargo, durante los 煤ltimos 30 a帽os en la mayor铆a de pa铆ses las iglesias evang茅licas, pentecostales y neopentecostales han crecido de manera significativa. 鈥淒espu茅s de este pentecostalismo cl谩sico, surge lo que denominamos neopentecostalismo, ahora en auge, que son confesiones que sobresalen de las congregaciones tradicionales, son nuevos actores relacionados con poderes concretos鈥, analiza Granados. Menos en M茅xico y en Paraguay (donde entre el 80 y 90% de sus poblaciones respectivamente se siguen considerando cat贸licas) y Chile y Uruguay (donde lo que ha crecido es el ate铆smo), en el resto de pa铆ses se lee una considerable migraci贸n religiosa del catolicismo a la fe evang茅lica.

Am茅rica Central una de las regiones donde estas congregaciones han cogido m谩s fuerza. A pesar de que es complicado contabilizar este tipo de variables; seg煤n censos y estudios regionales, en Guatemala un 41% de la poblaci贸n se considera evang茅lica, en Nicaragua un 32% y en El Salvador un 28%. Su crecimiento ha estado evidenciado en el espaldarazo que estas comunidades dan al poder de ultraconservadores como Jair Bolsonaro (Brasil), Iv谩n Duque (Colombia) o Juan Orlando Hern谩ndez (Honduras). Pero tambi茅n han apoyado a l铆deres considerados progresistas como Andr茅s Manuel L贸pez Obrador (M茅xico). La realidad es que hace ya algunos a帽os toda candidatura a una Presidencia de la regi贸n se ve obligada a reunirse con la comunidad evang茅lica reconoci茅ndolo como un actor estrat茅gico.

Casi un 30% de poblaci贸n brasile帽a profesa el culto evang茅lico. Seg煤n el Instituto Brasile帽o de Geograf铆a y Estad铆stica, mientras en el a帽o 2000 unos 26.2 millones de nacionales se identificaban con el culto evang茅lico, en el a帽o 2010 esta cifra pas贸 a ser de 42.3 millones. Este es un crecimiento del 61%. Seg煤n la Comisi贸n Econ贸mica para Am茅rica Latina y El Caribe -CEPAL-, este crecimiento es m谩s acentuado en las comunidades ind铆genas de todo el continente. Siguiendo con el caso de Brasil, si en 1991 hab铆a 20 ind铆genas evang茅licos por cada 100 cat贸licos 鈥揹ejando de lado los que conservan su propia espiritualidad-, en 2010 eran 60 evang茅licos por cada 100 cat贸licos.

Seg煤n el soci贸logo boliviano Julio C贸rdoba, experto en el impacto del culto evang茅lico en las comunidades aimara y quechua de Bolivia, 鈥渟obre todo cuando las comunidades se desestructuran debido a la penetraci贸n de relaciones capitalistas y surge una 茅lite de campesinos m谩s ricos, comerciantes, transportistas, las iglesias evang茅licas emergen como una alternativa para los campesinos m谩s pobres鈥. En estos casos, los servicios, la atenci贸n e incluso el afecto que no brindan los sistemas de prestaciones p煤blicas precarias o inexistentes en las regiones empobrecidas de Am茅rica, los ofrecen las comunidades evang茅licas. La transformaci贸n de cat贸lica a evang茅lica para muchos tambi茅n es una evoluci贸n moral: 鈥渆n la vida cat贸lica seguimos bailando, bebiendo, hablando mal de la gente en la espalda, pero gracias al evangelio ya nos hemos dado cuenta que todo esto ofende a Dios y no lo tenemos que hacer鈥, asegura Gloria Ortega.

La agenda social antiderechos

Esta migraci贸n religiosa ya es ampliamente interpretada como un fen贸meno que sobrepasa el campo espiritual y atraviesa el pol铆tico y el social debido a la instalaci贸n de lo que consideran una 鈥渁genda social antiderechos鈥 que est谩 creciendo exponencialmente. Como afirma la feminista comunitaria y lideresa maya q鈥檈qchi y xinca, Lorena Cabnal, 鈥渆llos juegan no s贸lo con la posibilidad de un mandato que consideran divino, sino con la responsabilidad de administrar a los pueblos鈥 utilizando precisamente este poder divino. El portal web La Mala Fe, impulsado por organizaciones como el Consorcio Latinoam茅rica contra el Aborto Inseguro -Clacai-, hace a帽os que recoge noticias e investigaciones sobre el avance de estas congregaciones y las denomina 鈥渃ruzadas antig茅nero鈥.

Neoliberalismo, ultraconservadorismo, fundamentalismo religioso y des-democratizaci贸n son modelos y procesos que la mayor铆a de fuentes consultadas para este reportaje consideran que pasa en Am茅rica, la del Sur y la del Norte. En ellos, el crecimiento de las iglesias evang茅licas fundamentalistas de derecha tienen un papel capital. Seg煤n la investigadora costarricense Gabriela Arguedas, se trata de una 鈥渆rosi贸n gradual del tejido democr谩tico de la pol铆tica que potencialmente transforma la arquitectura institucional de reg铆menes democr谩ticos en simulacros鈥.

Seg煤n Granados, este crecimiento tiene lugar gracias a todo un despliegue de figuras claves de las congregaciones en varios campos de la sociedad. 鈥淭ienen centros de estudios, universidades, grupos de abogados, cadenas radiof贸nicas, canales de televisi贸n, de Youtube: hay una diversificaci贸n de su presencia que se fortalece durante los 90s con la entrada del neopentecostalismo鈥, declara Arguedas. Este despliegue tiene m谩s presencia en los pa铆ses del Sur Global aunque su principal centro de poder radica en los Estados Unidos y cuenta con c贸mplices en Europa. En el Estado espa帽ol, por ejemplo, la Universidad de Navarra (fundada por el l铆der del Opus Dei, Jos茅 Mar铆a Escriv谩) se ha dedicado a publicar art铆culos 鈥渃ient铆ficos鈥 que han ayudado a legitimar y posicionar el concepto de 鈥渋deolog铆a de g茅nero鈥 y trabajos acad茅micos sobre 鈥渓a homosexualidad como condici贸n patol贸gica que puede ser tratada鈥. Dentro de su oferta acad茅mica podemos encontrar un M谩ster en Matrimonio y Familia o seminarios sobre c贸mo prevenir divorcios.

鈥淓xiste un flujo continuo de financiaci贸n de agencias gringas hacia las congregaciones evang茅licas de Am茅rica Latina. Es una nueva forma de imperialismo鈥, asegura Fabio Py, Doctor en Teolog铆a y autor del libro Cristofascismo. Por ejemplo, seg煤n este pensador, 鈥渆l cuerpo m谩s grande del aparato misionero que hay en el mundo despu茅s del Vaticano, es la Convenci贸n Bautista del Sur, de los Estados Unidos. Es una gran estructura que destina muchos recursos hacia el exterior y su principal foco es Am茅rica Latina鈥.

Aun as铆, en los 煤ltimos a帽os, 鈥渟e han ido autonomatizando los poderes econ贸micoreligiosos, es decir que ya no act煤an siempre como franquicias transnacionales que salen de Estados Unidos y se expanden por todo el mundo sino que ya hay nuevos poderes que empiezan a crear sus propios emporios: ya no se tienen que defender de la casa matriz gringa, tienen sus propios tent谩culos鈥, considera Diana Granados desde Colombia. Ejemplo de esto son la Misi贸n Carism谩tica Internacional, la Iglesia de Jesucristo de los Santos del 脷ltimo D铆a, el Avivamiento, R铆os de Vida, la Uni贸n Misionera Evang茅lica鈥 Seg煤n el soci贸logo argentino Javier Calder贸n, existen m谩s de 19.000 versiones de estas congregaciones.

Objetivos pol铆ticos y econ贸micos

La lista de l铆deres pol铆ticos de confesi贸n evang茅lica en Am茅rica est谩 encabezada, por orden de poder, por el Vicepresidente y el Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pence y Mike Pompeo, respectivamente. Ambos han protagonizado reuniones opacas con Presidentes latinoamericanos y pastores evang茅licos del Norte. Conjuntamente patrocinan el Capitol Ministries, una organizaci贸n religiosa que seg煤n su presentaci贸n 鈥渃rea disc铆pulos de Jesucristo en la arena pol铆tica alrededor del mundo鈥. Se trata de evangelizar l铆deres pol铆ticos para que legislen seg煤n los principios b铆blicos. 鈥淟eyes que vetan luchas y resistencias hist贸ricas de las comunidades, de la pluralidad鈥, analiza Lorena Cabnal. 鈥淎 trav茅s de estas relaciones intencionales de poder, se consigue una jerarqu铆a en la toma de decisiones ultraconservadoras de como ordenar la vida de las comunidades y de este modo se violentan las relaciones de vida y los derechos humanos鈥, concluye Cabnal.

Y del campo pol铆tico, al medi谩tico y por tanto al imaginario colectivo de la sociedad. En las campa帽as electorales de Jair Bolsonaro en Brasil o de Iv谩n Duque en Colombia y muy concretamente durante la campa帽a por el 鈥淣o鈥 al plebiscito que buscaba ratificar los Acuerdos de Paz entre las antiguas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia -FARC- y el Gobierno, el concepto de 鈥渋deolog铆a de g茅nero鈥 jug贸 un papel clave en la ret贸rica medi谩tica. Pastores evang茅licos erigidos como referentes de opini贸n hablaban como si fuera una enfermedad e insist铆an en 鈥渓uchar contra鈥 ella, lo que se pod铆a traducir como una lucha contra las pol铆ticas de g茅nero y los activismos feministas y LGTBI+, presentes en algunos congresos y ministerios en la b煤squeda de transformar la manera en que la iglesia cristiana ha entendido tradicionalmente el g茅nero y la sexualidad.

Lorena Cabnal conecta el crecimiento de las iglesias evang茅licas con el modelo extractivista instalado en Abya Yala (nombre ind铆gena del continente). Seg煤n ella, 鈥渆l empobrecimiento, las pol铆ticas de tierra arrasada, los altos niveles de feminicidios, de violencias, de emigraci贸n, son las condiciones que generan estos fundamentalismos neoliberales y estas interpretaciones de la Teolog铆a de la Prosperidad鈥. Interpretaciones que, seg煤n ella, aprovechan la vulnerabilidad emocional de los pueblos para hacer creer que 鈥減ara crear econom铆a y por la sostenibilidad del pa铆s, tienen que vender sus recursos naturales, se tienen que explotar los bosques, los r铆os, los minerales: aqu铆 hay una perversidad en que las comunidades llegan a legitimar a los l铆deres evang茅licos que plantean este tipo de prosperidad como uno de los caminos de la Salvaci贸n鈥. Seg煤n Cabnal, en su pa铆s las organizaciones evang茅licas han acabado 鈥渧incul谩ndose tambi茅n con otras relaciones complejas de poder y de control territorial que tienen que ver con el narcotr谩fico鈥.

鈥淟a tendencia en nuestro continente es pensar que la religi贸n tiene que estar en la pol铆tica y en el mercado. Entonces las disputas entre iglesias, la capacidad de captar personas, no est谩n ya tanto ligadas a prop贸sitos de fe; 茅stos son hoy instrumentalizados y los prop贸sitos m谩s grandes tienen que ver con hacer crecer la participaci贸n de estas iglesias en pol铆tica para que esta d茅 r茅ditos econ贸micos y viceversa鈥, explica Diana Granados.

鈥淎quello m谩s oscuro de toda esta tendencia ideol贸gica conservadora a nivel mundial es que est谩 casada con valores de la derecha y la extrema derecha鈥, contin煤a la antrop贸loga. La xenofobia, el discurso antiinmigraci贸n, el sexismo o la homofobia se popularizan. Mientras en el 谩mbito local y comunitario esta fe confiere a muchas personas estabilidad moral y emocional e incluso soluciones a sus problemas cotidianos, a nivel nacional y regional 鈥渟e est谩n construyendo p谩nicos morales, p谩nicos a qui茅n es sexualmente diverso, p谩nico al migrante, p谩nico al pobre, p谩nico a las mujeres con un pa帽uelo morado鈥︹, comenta Granados. P谩nicos que fortalecen estas iniciativas pol铆ticoreligiosas que lo que est谩n haciendo es 鈥渞etroceder en derechos y en la secularidad del estado. Y no tan solo en Am茅rica, tambi茅n en la Europa blanca鈥, concluye Diana Granados.

[Tomado de https://www.colombiainforma.info/iglesias-evangelicas-transnacionales-antiderechos.]




Fuente: Periodicoellibertario.blogspot.com