November 27, 2021
De parte de Sare Antifaxista
178 puntos de vista


“El 1 de diciembre vamos a sacar a la calle a toda la gente que podamos”

“Me parece inaudito que ante las reformas que no estemos plantando un frente de batalla para dejar claras cuales son nuestras líneas rojas y los aros por los que no vamos a pasar”

“Ahora toca revalorización salarial claramente y no va a ser nada pacífico, va a ser muy duro”

“Este modelo de reparto de fondos europeos fue aprobado por la izquierda política en el Congreso de los Diputados del Estado español con una ligereza y una falta de crítica absoluta. Nos parece algo gravísimo”

“No hay voluntad por parte del Gobierno del Estado español de enfrentarse de verdad al monopolio eléctrico”

“Ya vemos como el ministro Escrivá se ha sacado de la manga una nueva fórmula para no tener que subir el cinco y pico que tendría que haber subido en las pensiones”

“El  sindicalismo cometió un error histórico cuando se abrió la puerta a los planes de pensión social complementaria de empleo y creo que habría que dar marcha atrás”

“Estamos muy preocupadas por el auge del fascismo y porque está en nuestras calles y en los centros de trabajo”

“Estamos iniciando un proceso estratégico para ubicar al sindicato en lo que nos va a venir en la sustitución del modelo productivo, que será peor que las reconversiones de los años 80”

Juanjo Basterra, kazetaria eta m. soziala * E.H

Igor Mera, de ESK, analiza la difícil situación económica y laboral que sufren los y las trabajadoras con las nuevas reformas de pensiones y laboral encima de la mesa, entre otras. Afirma que este próximo 1 de diciembre “vamos a sacar a la calle a toda la gente que podamos”, como preámbulo de una posible huelga general, que no tiene fecha, aunque ESK apuesta por celebrarla antes de que se dé luz verde a los recortes de las pensiones y la no derogación de la reforma laboral. Ve un escenario difícil para la clase trabajadora y anticipa que “ahora toca la revalorización salarial claramente y no va a ser nada pacífico, va a ser muy duro”. 

Explica que “estamos muy preocupadas por el auge del fascismo y porque está en nuestras calles y en los centros de trabajo” y añade que en ESK “estamos iniciando un proceso estratégico para ubicar al sindicato en lo que nos va a venir en la sustitución del modelo productivo, que será peor que las reconversiones de los años 80”

¿Como está la situación económica y laboral en estos momentos según vuestra opinión? Sabemos que depende de a quien se lo preguntes: si lo haces a Urkullu, todo esta yendo por la senda de crecimiento; Sánchez, también es de esa idea, pero la realidad muestra que cada vez hay más tensión en las empresas, entre los trabajadores, en la calle.

La situación económica y laboral creo que estamos atravesando todavía en un momento histórico raro por así decirlo, en la que la tan manida normalidad que se ha intentado vender tantas veces a nivel político no sé si termina de llegar o mas bien estamos en la antesala de un nuevo proceso de que se vuelva a poner los semáforos en rojo en cuanto a los datos sanitarios y demás.

Eso en lo concreto supone que, por una parte, el capitalismo para seguir sobreviviendo y seguir reproduciéndose en este momento ha tenido que huir de sus propias reglas de oro de la austeridad y del control del gasto y la deuda, etc. Y en este momento histórico, para sobrevivir está necesitando hacer justamente lo contrario que hizo entre 2008-2010: esto es fomentar la inversión y el gasto público y, en definitiva, inyectar ingentes cantidades de dinero al sistema para que el sistema pueda seguir reproduciéndose. 

Beneficia a los de siempre, porque no quiere decir que esas grandes inversiones vayan a revertir o lo estén haciendo en las clases populares, pero es cierto que eso está ahí. Estamos en una situación, que en lo macroeconómico es bastante complejo, en unos indices de inflación bastante elevados para lo que en las últimas décadas o por lo menos en la dos últimas nos hemos acostumbrado y esto tiene repercusiones muy claras en cuanto a la calidad de vida y la capacidad de gasto por parte de las personas. 

Y luego hay elementos inéditos en tiempos de paz, por lo menos para mi, como es todo lo ligado a la crisis de suministro que estamos viviendo y que sobretodo en las empresas productivas e industriales está generando muchísimos problemas. 

De hecho, la última horneada de ERTEs están siendo por problemas, productivos derivados de esta escasez. Nos quieren hacer ver que es un atasco coyuntural y que se debe al atasco que hay en los puertos, en los grandes nudos, portuarios de China, Rotterdam…por este lío que hay de la acumulación de los contenedores que no vienen de vuelta, pero es cierto también que la escasez de estos productos nos puede estar anticipando una escasez más estructural, no tanto ligada a la crisis climática o crisis energética, sino que hay muchísimos materiales que son fundamentales para el desarrollo del sistema, tal cual se entiende hoy en cuanto al nivel de consumo que mantenemos en los países avanzados del capitalismo, que si no han superado ya el pico están a punto de hacerlo, por ejemplo el litio, etc. Es algo que nos tiene que encender las alarmas y no pensar que en seis meses cuando se desatasquen los productos chinos se acabó.

Está subiendo inflación en la CAV el 5% y en Nafarroa, 5,6%, y los salarios de los trabajadores no crecen a ese ritmo?¿ Hay una inflación especulativa?

No soy economista y no me atrevo a hacer una teoría sobre los componentes de la inflación, pero está clarísimo que uno de los elementos que más ha calentado la inflación es todo lo que está pasando con el petróleo, pero sobretodo con el gas natural que tiene una componente especulativa claramente y también una geopolítica, además, en doble banda: geopolítica, en cuanto a que el gas que consume mayoritariamente el Estado español viene de Argelia, y no hay que rascar mucho para ver las tensiones que hay entre Argelia y Marruecos, que los productos argelinos pasan por Marruecos, etc, pero también tensiones geopolíticas en el Este del continente entre Rusia y lo que es la UE. 

Y luego en este tema es muy claro que el petróleo y el gas natural han superado su pico. Esto es ya no va a ser ni tan fácil ni tan barato extraer gas natural y petróleo. En el caso de Argelia es clarísimo lo que ha pasado con el gas, que ha llegado al pico de gas natural, y sabe que se le va a terminar y toda la estrategia que tenía en torno a eso pierde peso.

Volviendo a la inflación está claro que habrá mucho de componente especulativo, pero la propia dinámica de las materias primas, su falta y demás es algo que también calienta la inflación. Yendo a la pregunta, no podemos olvidar que uno de los campos de batalla en la negociación colectiva desde el año 2012 hasta la actualidad ha sido mantener la referencialidad del IPC en los convenios colectivos. Ahí nos hemos encontrado con un frente unido por parte de la patronal, pero que se ha cumplido a rajatabla por parte de todas las empresas en las que se ha querido eliminar cualquier tipo de referencia al IPC. 

Antes partíamos siempre en un convenio colectivo de hablar de un IPC y discutíamos el diferencial de subida en cuanto al IPC, y en este ciclo histórico que ha terminado nos hemos encontrado con negociaciones que por la parte patronal partían, o bien, de bajadas salariales o pírricas subidas lineales que abandonaban el IPC y nos hemos tenido que pelear en todos y en cada uno de los convenios por mantener los IPC. No se ha conseguido en todos, obviamente. En algunos, incluso, se ha mantenido la referencia del IPC, pero renunciando a que fuera el 100%. Convenios que se han firmado hablando revalorización del 0,85% ó 0,90% del IPC.

Lo que tenemos por delante es que hay convenios colectivos importantes que están en negociación y movilizaciones. Aquí en Bizkaia tenemos distintos convenios sectoriales de limpieza que están en proceso de negociación y de lucha y el de Comercio y Alimentación, que también es un convenio que afecta a mucha gente, y uno de los campos de batalla de esos convenios son los IPC y las revalorizaciones salariales, y no van a ser pacíficos para nada.

¿Los sindicatos estáis perdiendo fuerza?

Es una discusión muy vieja. Creo que el sindicalismo nunca puede estar contento con la correlación de fuerzas que tiene. Tiene que aspirar siempre a tener mucha mayor fuerza porque es la única garantía o camino que te puede llevar a mejoras sustanciales en las condiciones de vida y de trabajo. A partir de ahí, no echaría por tierra lo que tenemos y lo que estamos consiguiendo sacar. Estamos viviendo en tiempos muy complicados y creo que hay que poner en valor que hay una parte del sindicalismo de este país que desde el primer día de la crisis sanitaria no ha renunciado a la calle, ni a la reivindicación, ni a la lucha. Eso es muy importante y eso no ha pasado ni en el conjunto del Estado ni está pasando en el conjunto de la UE.

Tenemos que poner en valor lo que tenemos, que siempre tiene que estar sujeto a la crítica y a una voluntad de más. Digo, que aquí ahora mismo en el convenio de Alimentación con todo lo que de ha sufrido en ese sector durante lo peor de la pandemia, las compañeras trabajando sin ningún tipo de EPI durante el primer mes o mes y pico de pandemia, con muchísimo sufrimiento y que no hayan abandonado la movilización y que hayamos sido capaces de conseguir un acuerdo intersindical de todas las fuerzas sindicales para pelear por ese convenio es algo que no podemos desdeñar.

Vas a un tema puntual, pero en genérico no se ve eso. Los datos del Consejo de Relaciones Laborales (CRL) marcan subidas medias de convenios de 0,91% frente al Estado del 1,5%. Y hablamos de un 5% en la subida de la vida durante lo que llevamos de año. Es exagerada la diferencia.

Está claro que lo que las negociaciones de convenios colectivos, que ya estén abiertas y que ya estén hablando de lo que va a pasar con los salarios en el año 2022 hoy van a ser una lucha sin cuartel por la revalorización salarial. 

En otras épocas, y lo conocéis igual que yo, fundamentalmente los primeros años de la reforma laboral del PP nos preocupó mucho todo el tema de la ultraactividad y de blindarnos frente a la inaplicación, porque eran cuestiones vertebrales de la negociación colectiva. Por cierto, el Metal de Cádiz el convenio ha perdido la vigencia, no está ni siquiera ultraactivo, que es una de las lógicas que explica lo que está pasando. Aquí sabemos que el Metal de Bizkaia estuvo 10 años sin renovar el convenio, pero en el convenio no habían decaído las condiciones mínimas, miserables sí, pero no era la ley de la selva. Anteriormente hemos estado muy preocupadas por eso, y ahora toca salario. Ahora toca revalorización salarial claramente y no va a ser nada pacífico, va a ser muy duro. Afrontamos una negociación colectiva por delante muy dura.

Antes decías que podíamos hablar de a quien beneficia, está claro, el dato es de hace un par de semanas en Forbes los 100 más ricos del Estado español han ganado en un año de pandemia, 20.620 millones de euros. ¿Para quien trabaja el Gobierno más progresista de la historia, porque el de Urkullu ya sabemos que trabaja para ellos?

Al Gobierno más progresista de la historia se le tiene que exigir mucho más de lo que se le ha exigido. Tenemos que ser conscientes, en nuestro caso somos una organización sindical pequeña y el mensaje lo tenemos muy claro, pero también tenemos muy claro nuestra capacidad de presión.

Hay otros actores sindicales y actores políticos que son los que tienen que pensar muy mucho lo que están haciendo con este gobierno más progresista de la historia. Y ya no mirando a cual ha sido la gestión de la pandemia, que lo podríamos hacer, pero hay un elemento muy claro y que nos va a condicionar no sé durante cuantos años, yo diría que durante una década larga, que son los famosos fondos europeos Next Generation. 

Este modelo de reparto de fondos europeos fue aprobado por la izquierda política en el Congreso de los Diputados del Estado español con una ligereza y una falta de crítica absoluta. Nos parece algo gravísimo. Se nos hizo creer o el mensaje venía a decir que esto era maná del cielo, que el BCE le había pulsado al botón de hacer dinero, que la deuda iba contra el propio balance del BCE, que el Banco Central Europeo se endeuda contra sí mismo, que es algo que ojalá pudiéramos hacer todas y todos, y que ya estaba, que esto era neokeynesianismo y que iba a ir todo bien y tal. 

Claro nosotras dijimos en su momento, uno, cuidado. No fuimos las únicas organizaciones sindicales en señalar que  estos fondos no son gratis, que gran parte de ellos viene de crédito a futuro y, dos, estos fondos vienen condicionados a reformas políticas que se van a tener que implantar. Claro hay quien la semana pasada o hace dos cuando se filtra el famoso documento del memorándum de entendimiento entre la Comisión Europea y el Gobierno español y lee esas ciento y pico páginas se echa las manos a la cabeza. Hay reformas legislativas comprometidas en todos los ámbitos. Desde la reforma de los sistemas del ciclo integral del agua, reforma del sistema universitario… hay una decena de leyes comprometidas. Ya no hablo de otras cuestiones de decretos, de miles de kilómetros de trenes de alta velocidad, de los megavatios de electrolizadores, que se quieren instalar, etc, que son compromisos que van a marcar la vida. Pero en lo legislativo, en concreto, ese dinero viene a cambio de reformas legislativas. Y cuidado, porque ya sabemos que en Europa el leitmotiv es muy concreto. Y que nos pueden estar diciendo que es neokeynesianismo, pero de eso nada. Todo el rato leemos la palabra eficiencia, flexibilidad…ese tipo de palabras que son muy significativas que nos dicen qué se quiere hacer y por dónde nos quieren llevar.

Precio de la luz, Sánchez dijo que íbamos a volver a los precios del 2008 y el otro día le contestaron que para llegar a esa realidad tendría que bajar el precio un 60%, ¿nos está mintiendo?

No hay voluntad por parte del Gobierno del Estado español de enfrentarse de verdad al monopolio eléctrico. No hay más que ver como el gran capital español respondió con una fiereza inusitada a aquel famoso decreto que venía a meterle mano a los beneficios extraordinarios de las eléctricas. Vimos a nivel estatal, pero también la burguesía vasca, respondió de una manera que ¡ojalá estuviéramos en condiciones de responder nosotras y nosotros! Ante cualquier tipo de agresión, pudiésemos salir con esa fiereza. El señor Esteban (portavoz del PNV en el Congreso) hizo bien su trabajo. Defiende a quien defiende y lo hace bien. Y dijo que si ese decreto se mantenía, el gobierno caía. ¿Hemos escuchado a algún líder de la izquierda política decirle al señor Sánchez o hace determinadas cuestiones o su gobierno va a caer? No. Lamentablemente no lo hemos oído. No hay voluntad por meterle mano a eso y no sé en base a qué reflexiones estratégicas están operando, pero desde luego que no está cambiando nada sustancial en el Estado español, a corto plazo, desde luego, no se ve.

No hay mås que ver los intereses del PNV en Iberdrola. Kutxabank invirtió un millón de euros el otro día y varios de sus representantes han pasado o están en el consejo de administración de la eléctrica de firma permanente.

El gran capital en el Estado español es algo heredado del franquismo, cuando dijeron ‘atado y bien atado’ no sólo se referían a la parte política como iba a quedar el tinglado, sino también a la parte económica, la oligarquía franquista sigue siendo la oligarquía en “la democracia burguesa”. Porque la gran oligarquía es todo lo que estaba en el entramado financiero y energético y además todo eso se refuerza con la politica de privatizaciones, que se lleva a cabo por los gobiernos de Felipe González. ¿Quien se ha hecho con el control de las eléctricas públicas, de Campsa, quien se ha hecho con el control de todo eso: los grandes bancos como son el Santander y el BBVA?

En nuestro ámbito, lo que tenemos más cerca, la burguesía que está en torno al BBVA y a Iberdrola, o de otras grandes corporaciones como el Igualatorio Médico Quirúrgico, etc es la que es y son las grandes familias ligadas al PNV. Es así de claro, por eso digo que Aitor Esteban hace bien su trabajo, porque defiende a los suyos y los defiende bien.

A mi lo que me preocupa son los teóricos líderes de izquierda, con el respeto que se merecen como persona, que piden el voto y hacen campaña para recibir votos de la clase trabajadora que están en posiciones mucho más tibias.

Tal vez alguien tendría que reflexionar que el mejor antídoto para que la ultraderecha no avance es aceptar prácticamente acríticamente lo que hace este gobierno o justo lo contrario: construir un frente de izquierdas mucho más duro, que condicione de verdad esas políticas en cambios y mejoras concretas y que sean tocables, muy cercanas en el día a día. Pero eso no se ve. Vemos muchos titulares, muchas cosas como el Ingreso Mínimo Vital, ¿a quien le llega el IMV? 

Sólo al 8,04% de la población bajo el umbral de la pobreza en el Estado español se ha beneficiado del Ingreso Mínimo Vital, el 1,7% de la ciudadanía, según la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales. 

No sabía el dato concreto, pero ¿cómo se está gestionando el IMV en la CAV? Aquello que se vendió, abrió titulares del ingreso mínimo vital muy bien en teoría, pero en la realidad no. Entonces, mantener ese Gobierno es un antídoto contra la ultraderecha, no lo sé.

A tres cuartas partes se han rechazado el IMV, si le dan la gestión al PNV del IMV del 8% se va a quedar en menos, porque ya sabemos lo que pasa con la RGI que van recortando cada año. ELA ha hecho una llamada a PNV, Bildu y Podemos a no apoyar esos presupuestos en Madrid a la responsabilidad. ¿ESK se lo exige también?

Nosotras lo que le decimos a la izquierda política es que tiene que poner en el centro de sus decisiones los intereses de la clase trabajadora y las clases populares. Y a ESK lo que le parece inaudito es, no solo los presupuestos, la reforma de las pensiones, la reforma del estatuto de los trabajadores y la reforma del estatuto del empleado público, y que ante esas cuestiones no estemos plantando un frente de batalla para dejar claras cuales son nuestras líneas rojas y porqué aros no vamos a pasar. 

Con los presupuestos se está diciendo que estamos consiguiendo no sé cuántos millones para infraestructuras de trenes de cercanía o determinadas cuestiones, pero no se está cuestionando el fondo. No se cuestiona la estructura. Entonces, no nos parece que esa sea la mejor estrategia. A todo el mundo, a nosotras en el sindicalismo y a quien hace política en la política institucional existe una cosa que es la realidad. Una cosa son tus deseos y tus aspiraciones mas elevadas. En nuestro caso tenemos que firmar convenios hay un momento en el que miras y dices como tengo las cosas, como tengo el proceso de lucha que estamos haciendo y sometes a una asamblea una propuesta que igual no llega al 100% de lo que se pedía al inicio, pero que también estás obligado a hacer ese ejercicio pragmático. Aquí nadie dice que se hagan ejercicios pragmáticos, pero que se hagan manteniendo posiciones más duras.

Luego llega el tema del amianto, que lo venden como un éxito, y han dado 25 millones para todo el Estado español. CCOO de Euskadi pidió 40 millones en 2016. La ley no está aprobada. ¿Dónde está el éxito? Se suma a lo que has dicho. ¿Qué exigimos a estos de izquierdas?

Nosotras hemos marcado nuestra posición a través de un artículo de opinión en el que dejamos clara la posición del sindicato. A pesar de ser una organización pequeña y poder permitirnos posiciones muy extremas, lo primero que hacemos es a la izquierda política tratarle con respeto de que hay mucha gente nuestra que vota esas posiciones y también afrontamos este debate con responsabilidad en el sentido de que todas y todos somos conscientes de que sobre todas opera el principio de realidad. 

Estoy seguro que a nadie nos satisface en un grado aceptable determinados acuerdos que se han firmado para poner fin a huelgas en procesos de destrucción de empleo y demás, pero todas lo hemos hecho, porque todas hemos tenido que darle salidas a una situación que estábamos gestionando. Entonces, hay que reconocer ese planteamiento, y a partir de ahí, lo que decimos es, y lo hemos dicho públicamente y lo vuelvo a decir ahora, ¿cuándo va a ser nuestro tiempo? Se nos dice que ahora es el tiempo de afianzar al gobierno, ahora tal, ahora la razón de Estado ya, pero nuestro tiempo cuándo va a ser, porque por el otro lado cuando gobierna la derecha más dura y se implantan políticas neoliberales esas políticas no se van aplicando con tantos miramientos. Rajoy nos hizo 10.000 reformas todos los viernes a través de decretos-ley. Y ese no tenía miedo que le fuesen a criticar, tiraba por la vía directa, machacase a quien machacase. ¡Hostia! Cuando somos nosotras, cuando son partidos de izquierda quienes gobiernan, se anda con más miramientos para hacer cualquier cosa. Es lo que echamos de menos. Por qué cuando se habla de lo nuestros y lo nuestro son los derechos sociales, económicos y construir.una sociedad sustentable donde las personas estemos en el centro, cuando se habla de eso le damos tantas vueltas a las cosas y andamos con unos miramientos y con unos plazos dilatados que son incomprensibles.

¿Con lo que se conoce de la Reforma de pensiones estás de acuerdo?

Eso te iba a decir. Es difícil decir si se está o no de acuerdo con algo que se está llevando con tanto secretismo. Lo que es denunciable y criticable son los propios modos en los que se está haciendo la reforma. Antes del verano se nos vendió como un gran acuerdo la primera parte de la reforma de las pensiones, la que hablaba digamos sólo de lo positivo y ya vemos lo que están haciendo con lo positivo como ha salido la revisión automática de los IPC. Ya vemos como el ministro Escrivá se ha sacado de la manga una nueva fórmula para no tener que subir el cinco y pico que tendría que haber subido. Se nos vende antes del verano la primera parte de la reforma y hace mas de una semana. Nos venden el acuerdo en torno a la segunda fase de la reforma de pensiones.

En una nota de prensa muy curiosa y que es casi palabra por palabra la que utilizan CCOO-UGT, se nos dice hemos acordado como va a ser el factor (mecanismo) de equidad intergeneracional (MEI). Este factor va a tener varios componentes y uno de ellos es el tema de la subida de las cotizaciones: 0,5% empresarios y 0,1% para currelas  para dotar fondo de reserva, y en caso de que no llegue habrá que dotar de medidas de recorte o incrementar los recursos. Lo curioso es que dice que tiene varios componentes y solo publican uno. ¿Cuáles son los otros componentes del MEI, que ha día de hoy no son públicos? Qué va a proponer el Gobierno con aquellas cosas que no se han acordado como el incremento del periodo de cotización, que lo tiene comprometido con Europea pero no aparece en ningún documento. Tampoco nos dicen que no lo hayan acordado. Qué van proponer para la reforma de cotización de las personas autónomas, qué van a proponer para fomentar las EPSV, no lo sabemos.

Con las entidades de previsión social voluntaria quieren seguir el modelo vasco. ¿No hemos aprendido?

Cual es el modelo concreto que van a utilizar no sabemos. Sabemos los titulares, pero no los detalles y nos preocupa mucho. Lo que está claro que la reforma de pensiones que de ahí salga no va a ser la reforma de pensiones que está reclamando el movimiento de pensionistas de Euskal Herria, esta claro, que se moviliza, se ha movilizado y se va a seguir movilizando. Nosotras estamos en la tesis de que hay que presionar en la reforma de las pensiones, también en la reforma laboral, para conseguir que vaya todo lo más allá que podamos. Porque si les dejamos solos en la dinámica parlamentaria y en la dinámica del diálogo social sin negociaciones, que es lo que propugnan CCOO y UGT, ya sabemos donde nos va a llevar. Porque son capaces de vendernos un acuerdo, de no contárnoslo entero y además dejar fuera de ese acuerdo cuestiones sustanciales, es decir como eres capaz de acordar con el Gobierno el factor de equidad intergeneracional y dejarle las manos libres para que prolongue los años de cotización. Es decir, no le des un acuerdo parcial, cuando sabes que hay un riesgo muy elevado, como lo hemos visto todos en el escrito enviado a la Comisión Europea, que sabes que tiene ese compromiso, aún así vas y acuerdas con ellos. Es incomprensible.

No salen las cuentas, pensionistas de presentes y futuro, porque sacas tema de cotizaciones de alguien que se vaya a jubilar de aquí a diez años, primero con la reconversión industrial, con todo el trabajo de economía sumergida, con la precariedad ¿quien llega a los 35 años cotizados? Es metafísicamente imposible.

Y no olvidemos una cosa: en nuestras reivindicaciones, las de ESK pero entiendo también las de gran parte del sindicalismo vasco, una de nuestras exigencias es que se derogue la reforma de pensiones de 2011, que es la que hizo Rodríguez Zapatero (PSOE), que es la que hizo con CCOO, UGT y CEOE y es la que nos lleva tener que currar hasta los 67 años, por la vía de los hechos.

¿Quiénes van a tener a futuro una carrera laboral completa que llegue a los 35 años de cotización? ¿Cómo va a ser ese fondo de pensiones aunque lo apelliden público, porque sabemos lo que son las EPSV? Según datos de Geroa EPSV, a quienes se han jubilado en el 2020 da una pensión media de 197,29 euros. Y, en cambio, se sigue sin pedir el dinero del rescate de la banca, los 62.000 millones que podrían ir al fondo de reserva. Y, por cierto, en Geroa están todos los grandes sindicatos con la patronal.

A nosotras nos parece que en Hego Euskal Herria, y más en la CAV, el sindicalismo cometió un error histórico cuando se abrió la puerta a los planes de pensión social complementaria de empleo y cometimos un error y algunas mantuvimos una posición más en contra, pero es cierto que con el paso del tiempo nuestra gente, que está en función publica, en Osakidetza, pero también con el convenio del Metal de Gipuzkoa son muy testimoniales la  gente que ha hecho renuncia expresa a esos planes. 

No me voy a poner con una bandera roja a decir que el resto son unos desgraciados y desgraciadas y nosotras somos puras, es cierto que históricamente creo que ha sido un error y que habría que dar marcha atrás. Y ante esto lo que decimos es que la reforma de las pensiones, en la ley general de la Seguridad Social, debería incorporar un artículo que prohíba las exenciones fiscales para los planes de previsión social complementaria, directamente.

Y ¿en las pensiones privadas?

Asumiendo el marco legal en el que estamos es como difícil pensar que le puedas decir a alguien no ahorres en forma de plan de pensiones. Lo que sí creemos que podemos decir es que lo que es absolutamente injusto que porque tu tengas más capacidad de ahorro que otra persona o porque tu convenio colectivo te reconozca un salario diferido, porque es así en el fondo un plan de pensiones complementario., eso te genere a ti ventajas fiscales que otras personas no tienen.

Las pensiones privadas también tienen esas ventajas.

Sí, sí, digo para todos los planes fiscales. Es algo muy de política real, no estamos planteando tomar el Palacio Real mañana, no; prohibir las exenciones fiscales para los planes de pensiones, lo mismo que se deberían prohibir las exenciones fiscales por compra de vivienda y tantas otras que hay, porque son un elemento que genera una desigualdad manifiesta.

Sobre la reforma laboral, ¿las movilizaciones del 1 de diciembre son el preámbulo de la huelga general o eso no está en debate entre los sindicatos?

A ESK le gustaría estar a día de hoy (22 de noviembre) con una agenda movilizadora compartida con el resto del sindicalismo combativo de Euskal Herria en la que tuviésemos ya una huelga general. Lo cierto es que es convocatoria de huelga general no está en agenda a día de hoy. No está acordada. Que el acuerdo para poner encima de la mesa una huelga general desde luego no somos determinantes un sindicato que se mueve al 2% de representación, es decir hay dos grandes sindicatos que son ELA y LAB  que tienen la responsabilidad de acordar la convocatoria de huelga general y hasta ahora no lo han hecho.

Lo que es cierto es que no va haber una derogación de la reforma laboral y lo que se está buscando son algunos parches: el trabajo temporal que llegue al 15%… tampoco se sabe mucho. Antes de que aprueben ellos la reforma, tienes que haber mostrado una fortaleza, porque sino todos sabemos que una vez que se aprueba no se cambia nada. Todas las últimas reformas, que se han adoptado y han tenido huelgas generales, ninguna ha ido para atrás, si no aprendemos de nuestro pasado reciente…

Es algo público nosotras el 28 de abril de 2021 dirigimos una carta al resto de organizaciones sindicales, no hablo de CCOO, UGT y USO, sino con las que compartimos estrategias básicas de sindicalismo y les decíamos en otoño nos viene reforma laboral, reforma de pensiones y la reforma del estatuto básico del empleado público, que se nos suele olvidar, pero afecta a decenas de miles de personas trabajadoras. Si no hacemos presión no vamos a sacar muchas cuestiones en clave en ese proceso de reformas. Para estar en condiciones para hacer presión de verdad y de plantar movilizaciones contundentes generales en el otoño tenemos que dejar sentadas las bases organizativas y las bases de ese proceso de lucha antes del verano. 

Por distintas circunstancias aquel guante no fue recogido hasta la vuelta del verano, y nos encontramos que hay distintas perspectivas de como se tiene que hacer una huelga general y qué objetivos y en qué tiempo se tiene que hacer. Es un debate que se está haciendo. 

Nuestra perspectiva en ese debate ha sido que la huelga general es necesaria antes de que la reforma laboral tome cuerpo o  sea aprobada definitivamente, que además teníamos que intentar que ese movimiento se extendiera a otras partes del Estado español que sabemos que también hay sindicatos con más o menos fuerza, pero que también están en perspectiva de lucha y conflicto y que pudiesen, de alguna manera, amplificar el efecto de lo que en Hego Euskal Herria fuésemos capaces de hacer. 

También decíamos que ese proceso tenía que estar encabezado por un acuerdo sindical, al que habría que sumar, por supuesto, organizaciones sociales, pero creíamos y seguimos creyendo que para la clase obrera la referencia del sindicalismo es fundamental. Y que no es lo mismo hacer una huelga general bajo un paraguas determinado como pudo ser la de la Carta de Derechos Sociales de Euskal Herria, donde aparecemos todas difuminadas, que apareciendo directamente presentando las siglas y entrar en los centros de trabajo con esa potencia. Esa la posición que mantenemos hasta hoy y estamos manteniendo. 

De momento, esa posición nos ha llevado a que el 1 de diciembre hay una movilización compartida por nueve sindicatos y decenas de colectivos y movimientos sociales de este país.Nos gustaría tener en la agenda una fecha de huelga general, sí por supuesto. De momento, el 1 de diciembre, vamos a apostar por esa fecha y vamos a sacar a la calle a toda la gente que podamos.

¿Los sindicatos estáis esperando algún milagro en la negociación de la reforma laboral?

No. Ningún milagro. ESK sabe que si no hay movilización y si no hay presión, y por desgracia CCOO y UGT no lo van a hacer, lo tendremos que hacer otras, tendremos que mover todos los resortes que seamos capaces. Va a ser una situación paradójica, porque el PSOE es bastante trilero y si a la ecuación le sumas el sindicalismo confederal de CCOO y UGT se hace más complejo. Lo que quiero decir, creo que ninguna de esas reformas va a tener valoradas en su conjunto elementos netos de recortes salvajes, que van a estar todo muy camuflado y maquillado. Con esto quiero decir, que frente a las reformas de Rajoy era muy fácil responder, porque eran barbaridades a primera vista. 

Aquí vamos a estar en una situación como lo que hablábamos de las pensiones, van a ser redacciones alambicadas que nos van a tener que obligar a hacer mucha pedagogía con la gente, a explicarlo mucho y claro con toda una propaganda por el otro lado muy desmovilizadora y legitimadora de esos acuerdos en esas reformas. Entonces, esas reformas deberían de servir para avanzar en derechos para toda una generación y no lo van a hacer. La de las pensiones es clara que va a tener elementos de retroceso, eliminan el factor de sostenibilidad y lo van a sustituir por algo que no va a terminar de ser bueno tampoco, y la reforma laboral decir la temporalidad, la temporalidad en el Estado español se toca por orden del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, no se toca por voluntad política, ni del PSOE, ni Unidas Podemos, ni CCOO y UGT. Hay reiteradas sentencias del Tribunal de Justicia de la UE que dicen que tanto en el ámbito privado como en el público el Estado español tiene que reformar su legislación para adaptarse a la legislación laboral europea, que es derecho mínimo en toda la UE. 

¿Qué van a hacer? 

Hablan de poner límite mínimo del 15% y tal, pero sabemos mucho más en concreto lo que están proponiendo para eliminar la temporalidad del sector público y es una auténtica barbaridad, que no va a acabar con la temporalidad, sino que va a ser una patada para adelante.

En la reforma laboral más claro no nos lo van a decir, lo dijeron que no se va a derogar. Dicen que se derogará lo más lesivo, Unai Sordo le escuché decir que ellos no iban a negociar pensando en el pasado, sino en el futuro. Todo esto te dice que derogar la reforma laboral no lo van a hacer. Elementos positivos que podría haber: dicen que van a limitar la subcontratación en algo, van a generar una estructura de subcontratación más garantista en cuanto a mantener derechos a toda la cadena de subcontratación, pues lo dudo lamentablemente. 

Y otras materias que están encima de la mesa el otro día la ministra filtró una propuesta que hicieron en torno a estructurar procesos de regulación de empleo para sectores que vayan a estar afectados por la transición climática y demás. En eso solo hay una cosa positiva: que alguien está pensando como hacerle frente a eso que va a venir sí o sí. Es lo único positivo. El resto no lo veo, como esa idea de que si un empresario me despide pero es capaz de que otra empresa me contrate (no se discute en qué condiciones) ya se ahorra el 50% de la indemnización por despido y además no la voy a cobrar en ese momento, porque total no me han despedido, sino que se queda en el Fogasa (Fondo de Garantía Salarial) para cuando me despidan en el futuro.

En eso los empresarios están en contra, también.

Si fueses empresario te pondrías en contra de todo. La CEOE se siente con capacidad de veto.

Ya, donde dices que hay un atisbo de algo, la patronal lo cierra.

No, no, yo no digo un atisbo de nada. Lo que digo es que lo único positivo de ese documento que se filtró es el hecho de que para mi sí es importante que alguien esté anticipando los grandes procesos de reconversión industrial y productiva que va a haber en este país. Y eso nos guste o no es una realidad ineludible y aquí el pistoletazo de salida han sido Petronor, Tubacex y otras empresas. Es decir, la transición productiva va a haber que hacer, al capital le gustaría seguir quemando petróleo como ha quemado hasta ahora, teniendo materia prima barata, etc, pero eso va a desaparecer. Eso va a provocar grandes transiciones, una reconversión industrial que yo creo que va a dejar pequeña la de los ochenta del siglo pasado. Lo único positivo que veo es que alguien en el Ministerio de Trabajo está pensando que hay que prepararse. La forma concreta me parece una barbaridad, que por el simple hecho de que el empresario sea capaz de recolocarte se ahorre el 50% de tu despido. Es un paso atrás, claramente.

La madre del cordero es que no van a derogar la reformas laborales, ni la ley mordaza, hicieron una chapuza de memoria histórica…

No se va a derogar porque hay partes de la reforma laboral que CCOO y UGT están muy cómodos. Hay que decirlo así. Todo lo que es el proceso de la estatalización de la negociación colectiva es algo que entra dentro del paquete de la derogación, pero CCOO y UGT están muy contentas y felices de que ellos desde Madrid puedan establecer convenios colectivos de nivel estatal que prohíban convenios colectivos en las provincias. Derogar la reforma laboral significaría que antes de que una empresa pueda hacer un despido colectivo tenga que haber una autorización colectiva, y eso tampoco se va a derogar. Porque sobre eso hay consenso entre las organizaciones sindicales mayoritarias y las organizaciones patronales: mejor este sistema que el que teníamos antes. Más claro no se ha podido decir. Nos han dicho que ‘Vamos a derogar las partes más lesivas’ y luego ahí cada uno entiende lo que quiera. Va a dar de sí, lo que va a dar de sí. Si no hay movilización y si no hay presión sabemos lo que va a dar de sí. Si sólo confiamos en la dinámica parlamentaria ya sabemos como acabará.

Mitxel Lakuntza, secretario general de ELA, fijó plazo para convocar la huelga entre el 15 de noviembre y el 31 de diciembre.

Sí. Claro, la bola de cristal no la tenemos nadie. Es cierto que para el cuarto trimestre del 2021 hay una serie de compromisos del Gobierno español con la Comisión Europea que son una parte sustancial de la reforma de pensiones, no toda, y una parte sustancial de la reforma laboral, porque para el año que viene está comprometida la reforma de la prestación por desempleo y demás. Entonces, que en ese documento documento diga para el cuarto trimestre del 2021, a nadie se le escapa que el presidente del Gobierno español levanta el teléfono le llama a la presidenta de la Comisión Europea y le dice que estamos aquí con un cristo montado de puta madre, con dos mesas de negociación abiertas y nos falta no sé qué apartado que si forzamos va a reventar todo, estoy seguro que lo aplaza.

Pero como esa posibilidad existe y ellos mismos la han dicho, nosotras no nos gusta estar pendientes de convocar una huelga a estas alturas. Creemos que la huelga tendría que haber sido en noviembre, no sé si era mejor que diciembre, que es mes muy complicado y a partir de Santo Tomás se entra en fechas complicadas. Meterse en diciembre es mala fecha, por eso pensamos en noviembre, pero para eso ya sabíamos que primera quincena, o a lo sumo tercera de setiembre, tiene que estar todo avanzado.

No nos gusta esta situación. Nosotras hemos apostado por trabajar conjuntamente con un conjunto de organizaciones sindicales ELA, LAB, Steilas, Etxalde, Hiru, CNT y CGT y estamos sentadas en la mesa con esos sindicatos y con una serie de organizaciones sociales que han acompañado el proceso desde el principio, al cual se han sumado más organizaciones sociales, y lo que nos toca es ser muy respetuosos con esa mesa de diálogo que tenemos abierta y desde luego apostar por el que el 1 de diciembre salga lo mejor posible. Es lo que nos toca ser responsables con los actos. Que nos gustaría tener la fecha de la huelga general, sí, pero no voy a criticar a nadie porque la fecha no esté encima de la mesa.

Ya, porque eres corresponsable también.

Sí, por eso digo. Nosotras nos hacemos responsables de nuestro recorrido. Obviamente hay un proceso de diálogo que se está dando y esperemos que más pronto que tarde pongamos una fecha encima de la mesa.

¿Cómo os suena la propuesta de ELA de la república vasca independiente?

ESK no es un sindicato abertzale. Las posiciones abertzales, independentistas y republicanas nos parecen muy respetables y muy legítimas. Hay mucha gente en esta organización que está en esas posiciones, pero también hay mucha gente en esta organización que está en otros planteamientos con respecto a como se debe conformar el Estado español y hay otra gente que está en contra de cualquier forma de estado. La propuesta de ELA nos parece legítima, defendible y que, una propuesta de ese estilo cuenta con el apoyo de una parte importante de esta organización.

Venimos de hace un par de meses que los fascistas atacaron al sindicato italiano. Ante el congreso, a ELA les pedimos que hicieran una declaración y un análisis de la situación actual y lo han metido en los documentos, ESK va a trabajar este tema, la evolución de Vox con el sindicato Solidaridad y se está detectando que dentro de USO hay mucha gente de Vox, sabiendo que USO viene de Manuel Fraga Iribarne y que ha tenido una evolución de altibajos, pero siempre ha estado dentro de la derecha, ¿cómo lo analiza ESK?

Primero agradezco el dato de USO, porque no conocía que se haya detectado gente de Vox dentro. USO es una organización sindical muy problemática desde el punto de vista de la acción sindical, porque es un sindicato muy desideologizado, como que flota muy en el vacío, y es muy fácil que entre a cualquier cosa, y otra cosa es que haya un proceso de infiltración.

A partir de ahí, en el momento actual estamos muy preocupadas por el auge del fascismo y porque está en nuestras calles y en los centros de trabajo. Estamos muy preocupadas porque entendemos que el riesgo a futuro es mayor. Estamos además viendo en Bilbao como determinadas organizaciones vecinales los discursos que tienen, pero también con determinadas organizaciones que se han creado en torno al negacionismo a la Covid y a la vacunación que tienen mucho de deje fascista. Y porque a futuro, cuando decía antes de que vamos a afrontar un proceso de transición industrial productiva, eso con las condiciones sociales actuales puede ser un caldo de cultivo sin igual para el fascismo. 

Aquí ya hicimos una reflexión en el 2013 en la que decíamos que si la transición ecológica no viene gobernada democráticamente del principio de poner en el centro a las personas eso iba a ser un caldo de cultivo para las organizaciones ecofascistas. Están ya. Ya tenemos una parte de la UE gobernada por partidos netamente fascistas y otros con el fascismo muy fuerte dentro de los parlamentos y demás. Es algo que nos tenemos que preocupar mucho.

En el Puerto de Bilbao hace unos años se construyó un muro para que no pudiesen acceder al ferry, en el Puerto de Santander están poniendo concertinas. En el Bidasoa han muerto varias personas. Claro que hay que preocuparse con el nazi declarado, pero hay que preocuparse cuando hablamos antes de que la derecha no titubea nunca, cuando Rajoy hacía la reforma no titubea. Le podía caer la que fuera. Qué fácil se permea el discurso de la derecha y qué rápido las supuestas izquierdas o las democraciacristianas de antes qué justifican algunas decisiones diciendo que esto es para ponerle coto a Vox, mientras que aquí no se podía criticar la política migratoria del Gobierno Vasco porque si armamos escándalo es artillería que utilizarían en nuestra contra, sí pero en el fondo estás haciendo lo que ellos quieren.

Preocupa mucho. A partir de ahí, eso no se soluciona con un documento, ayuda pero nosotras ahora mismo estamos iniciando un proceso estratégico para ubicar al sindicato en lo que nos va a venir en la sustitución del modelo productivo. Y ahí partimos de dos objetivos: uno, que las trabajadoras no seamos un obstáculo ante la transición ecológica. Se tiene que hacer, nos va la vida en ello. Y dos, que esa transición no se haga contra nosotras, sino que seamos nosotras las que pongamos las decisiones y demás en el centro. Y cuando decimos no ser un obstáculo y que sea a favor nuestro, eso es un muro de contención al fascismo. Para nosotros, el  proceso que va a venir o lo hacemos con esas dos ideas muy claras, o va a ser un caldo de cultivo.

Imagino, según una hipótesis, lo mismo que cuando se cerró La Naval de repente alguien se le ocurrió que en la Ría de Bilbao se podían construir fragatas para Arabia Saudí y los trabajadores estuvieron listos para decir que ni hablar de eso. Es decir, si el astillero tiene que ir a “txape” que lo haga, pero ni hablar de fabricar tal. Claro, cuando afrontemos un proceso -no voy a decir ninguna empresa concreta- del cierre de una gran industria muy contaminante de este país, que ocupa a miles de trabajadores, y los sindicatos responsables digamos eso se tiene que cerrar porque contamina y no es el futuro y eso hay que transformarlo en no sé qué historia que siga dando empleo, tened a buen seguro que en esa bronca va a haber sindicalismo de ultraderecha, populista, que diga que esto tiene que seguir abierto. Y ahí va haber batallas en el futuro que van a pasar por ahí porque en otros países pasa y en otros momentos históricos han pasado. 

Abril 2021 Igor Mera (ESK): “Me parecería un error táctico, una calamidad, no salir a la calle el Primero de Mayo”

https://sareantifaxista.blogspot.com/2021/04/igor-mera-esk-para-nosotras-el-quitarle.html 




Fuente: Sareantifaxista.blogspot.com