June 18, 2022
De parte de Briega
28 puntos de vista

En el año 2019 el puerto de Santander acostumbraba a ser noticia por su acogida de barcos que transportaban armas de guerra. De manera exacta, como afirma el centre deslas, durante 2020 se registraron por lo menos 7 escalas en distintos puertos españoles, como Santander o Bilbao. Y así hasta 33 escalas que se pudieron identificar de barcos saudíes desde el inicio de la guerra del Yemen en 2015. En todos estos años hubo protestas y denuncias públicas en Santander sobre la complicidad de la autoridad portuaria con el envío de armas a Arabia Saudí en su guerra contra Yemen. El colectivo Pasaje Seguro fue y es uno de los más implicados en trasladar a la población ésta realidad y afirmar que “la guerra empieza aquí”. Sin embargo, en otros puertos como el de Bilbao, Génova o Le Havre, la presión popular fue suficientemente fuerte como para generar impedimentos en que los barcos de transporte de mercancía de guerra estacionaran en sus puertos.

El puerto de Santander, que hace poco ha sido noticia de nuevo por recibir un toque del defensor del pueblo a propósito de las concertinas (cuchillas) puestas en parte de su perímetro vallado, ahora tiene que plantearse si retirar todas las cuchillas ya instaladas además de no añadir más. Según Pasaje Seguro, El Defensor del Pueblo critica que con las concertinas “no se ha valorado la posibilidad de sustituir estos mecanismos por otros” y acusa a la Autoridad Portuaria de acudir a la “criminalización de los migrantes”.

Año 2022 y el puerto de Santander también es noticia por su acogida al Rey Felipe VI la semana que viene con motivo de su 150 aniversario que lleva como lema “Más Puerto, más ciudad, más convivencia”. Cínico es el orden social en el que vivimos y las prácticas de las autoridades que gestionan las localidades que habitamos. En este caso, unas imágenes a veces sí pueden decir más que muchas palabras y por eso queremos mostrar unas fotos a las que este medio ha tenido acceso gracias a la gente que no tolera la indiferencia, que es más de la que parece. Cualquier rincón de la ciudad es proclive a generar complicidades. Sólo hace falta habitar la calle y salir al encuentro.

Las imágenes son de esta primavera dentro del recinto del puerto de Santander y no podemos afirmar hacia qué destino concreto va el material de guerra tapado con lonas que se puede ver en las imágenes.

Juzguen ustedes mismxs.




Fuente: Briega.org