July 5, 2022
De parte de Nodo50
250 puntos de vista

鈥淒esde ahora mismo, la desesperaci贸n se acaba y empiezan las t谩cticas鈥. Grafiti

Para los cient铆ficos de Rebeli贸n Cient铆fica detenidos por manifestarse contra la inacci贸n del gobierno espa帽ol sobre el cambio clim谩tico.

Ante la inmensidad del cambio clim谩tico, 驴podemos mantener la imaginaci贸n para combatir a los gobiernos, instituciones e industrias que est谩n destruyendo el planeta?

Tenemos la tendencia a agarrarnos a lo que ya existe porque nos cuesta imaginar una alternativa que no sea m谩s opresiva.

Sin duda, estamos en un momento incre铆ble y 煤nico en la historia del planeta. S铆 vamos a ser 煤tiles en este tiempo de dif铆cil transici贸n hacia lo desconocido, necesitamos buscar maneras de tener imaginaci贸n.

Los poderes econ贸micos son una m谩quina de destruir toda imaginaci贸n sobre posibles futuras alternativas. Cuando una alternativa comienza, el capitalismo se asegura de que no llegue a buen puerto. Para eso tiene polic铆as, c谩rceles, ej茅rcitos y el control de los medios de comunicaci贸n importantes que diseminan su propaganda, y as铆 frenar el cambio desde abajo, que es lo que m谩s teme el capitalismo.

鈥淐ada derrota, cada coraz贸n roto, cada p茅rdida contiene su propia semilla鈥Malcolm X

Necesitamos enfrentarnos a la realidad y empezar por lo peque帽o (reducir, reutilizar y reciclar) como un rito cotidiano para reforzar nuestro compromiso e implicaci贸n en este camino inseguro para recordarnos por qu茅 estamos aqu铆. S铆 somos 煤tiles en los peque帽os gestos, tambi茅n lo podemos ser en los grandes (boicot de compa帽铆as de extracci贸n, manifestaciones y actos de desobediencia civil).

Hay momentos en los que se juntan varios factores y brota la imaginaci贸n de la ciudadan铆a (1). Esto se ha visto en numerosas ocasiones en las 煤ltimas d茅cadas en movimientos como el de los derechos civiles en los a帽os 50 en los EEUU, en los 70 con el movimiento anti-nuclear, a final de los 90 con las iniciativas contra las reuniones del FMI, en la d茅cada del 2010 con las primaveras indignadas contra los recortes y las desigualdades, y muchos m谩s.

El movimiento contra el extractivismo, sus acciones directas y desobediencia civil pueden inspirarnos, hacer brotar nuestra imaginaci贸n y ponernos en movimiento contra la destrucci贸n de nuestro mundo.

La desobediencia civil es un tipo de activismo muy eficaz: educa e inspira mucho m谩s que dar informaci贸n o manifestarse. Cuando vemos a un activista llevando a cabo un acto de desobediencia civil, es imposible no mirar, no conmoverse, no querer saber m谩s, porque remueve nuestra vulnerabilidad.

El que se encadena a una m谩quina de excavar, el que est谩 en huelga de hambre, el que se echa en las v铆as del tren para parar el transporte de energ铆a f贸sil se pone en peligro de que le hagan da帽o, o podr铆a ir a la c谩rcel o incluso morir.

La desobediencia civil produce vulnerabilidad y conmociona al que la ve (en directo o por medios de comunicaci贸n). No son las palabras ni las pancartas lo que m谩s inspira a los que a煤n no se han a帽adido a la lucha contra el calentamiento global. Inspira y remueve pensar que el que se encadena a la excavadora est谩 en peligro.

Lo primero que se siente ante un evento como el cambio clim谩tico es impacto, rabia y confusi贸n. Pero para movilizarnos, necesitamos la energ铆a de la imaginaci贸n. No la idea de que no vaya a ocurrir el colapso que producir谩 el cambio clim谩tico, sino la idea de que los seres humanos nos comportemos con imaginaci贸n, compromiso y ayuda mutua en estos momentos dif铆ciles ahora y en los que vienen.

Para llegar a la imaginaci贸n desde el impacto y la rabia hay que hacer el duelo de lo que hemos perdido con el cambio clim谩tico y de lo que vamos a perder. Hablarlo, compartirlo, llorarlo. Ser honestos con nosotros mismos sobre lo que sentimos ante el cambio clim谩tico. Es como cuando hacemos el trabajo de llegar a aceptar la perdida de un ser querido. Cuando se llega a esa aceptaci贸n, se va m谩s all谩 del optimismo y se siente la fuerza del compromiso de proteger el planeta. 

Abrimos nuestros corazones.

鈥淭odo puede serle arrebatado a un hombre menos la 煤ltima de las libertades humanas: el elegir su actitud en una serie dada de circunstancias, elegir su propio camino鈥.  V铆ctor Frankl 鈥 Superviviente de los campos de concentraci贸n nazi

(1) Graeber, D., Revolution in Reverse, 2011




Fuente: Kaosenlared.net