January 23, 2022
De parte de CNT
172 puntos de vista

EDITORIAL | Ilustraci贸n: Portada del cnt por LaRara | Extra铆do del cnt n潞 429.

En recuerdo del compa帽ero Jos茅 Manuel Lara

Resbaladizo, obtuso, gen茅rico, viejo, extra帽o, complejo, filos贸fico, interpretable, pol茅mico, in煤til, ut贸pico鈥 son calificativos habituales cuando a alguien que se dice de izquierdas se le pide qu茅 le significa la palabra emancipaci贸n鈥 Diagn贸stico de un problema. Un problema grave, pues es cuesti贸n de imaginaci贸n: imaginaci贸n pol铆tica por un lado, e imaginaci贸n ut贸pica por otro. Pol铆tica, en cuanto modos de acci贸n colectiva que ponen en cuesti贸n el orden social y pol铆tico existentes. Ut贸pica, en cuanto capacidad de crear y construir alternativas convivencialmente justas y libres.

En su forma verbal 芦emancipar禄, la RAE propone 2 acepciones, concisas pero densas de sentido, aunque un tanto 芦rancias禄 en sus enunciados: 1. Libertar de la patria potestad, de la tutela o de la servidumbre. 2. Liberarse de cualquier clase de subordinaci贸n o dependencia.

Si nos fijamos atentamente el primer significado es estrictamente jur铆dico o institucional y, por ende, esencialmente paternalista: algo o alguien liberta a quien sea de鈥 El segundo significado, por fortuna, apela a una acci贸n, no se sabe si individual o colectiva o ambas, que se libera 芦de cualquier clase de subordinaci贸n o dependencia禄. El primero habla de una instancia 芦superior禄 que define y regula el acto y el hecho de 鈥榚manciparse鈥. El segundo invita a una acci贸n aut贸noma, individual o colectiva.

La doble definici贸n de la Academia tiene la virtud de ubicar la acci贸n de emancipar(se) en el contexto de qu茅 es de lo que hay que 芦liberarse禄. De ah铆 la problematicidad del t茅rmino, pues apela necesariamente a la reflexi贸n previa de aquello de lo que cada cual piensa, siente o desea emanciparse. Los vicios de la definici贸n son, sin embargo, correlativos a las dos acepciones. Por un lado, est谩 la intr铆nseca ambig眉edad de qui茅n es el sujeto de la emancipaci贸n: un sujeto individual o colectivo. Y, por otro lado, si tal sujeto es pasivo (le 芦emancipan禄) o activo (se 芦emancipa禄).

Son pues diversos los interrogantes: 驴De qu茅 hay que emanciparse? 驴Me liberan o me libero? 驴Es una acto b谩sicamente individual o esencialmente colectivo?

Pero m谩s preocupante, si no importante, es preguntarse: 驴para qu茅 hay que emanciparse? El 芦para qu茅禄 nos coloca en la siempre inc贸moda tesitura de pensar, crear e inventar un horizonte emancipado. Ejercicio que parece m谩s literario que sociopol铆tico, toda vez que se supone que la poblaci贸n est谩 芦curada禄 de la enfermedad de las utop铆as, y debemos ser por tanto necesariamente realistas, pragm谩ticos y posibilistas, sin tener que apelar a horizontes m谩ximos de igualdad social y libertades plenas. Pues qui茅n, en sus cabales, puede osar definir, de un modo inteligible y 煤til, otro tipo de sociedad que no sea la existente, mejorada quiz谩s con un poco m谩s de libertad y con un poco menos de desigualdad. Nos han inoculado el miedo a imaginarnos como seres libres e iguales, en una sociedad autoorganizada por personas libres e iguales, pues tanta imaginaci贸n deviene contraproducente: no sea que sin darnos cuenta estemos abriendo el algoritmo de las distop铆as, que por supuesto no deseamos.

Pero no hay mejor ant铆doto contra las distop铆as, que unas buenas dosis de utop铆as. En plural, ya que los horizontes ut贸picos son y deben ser siempre abiertos, no 煤nicos, si no m煤ltiples y diversos, pues no hay m谩s confiables, cre铆bles y eficaces horizontes de libertad e igualdad, que los que construyen las gentes que piensan, sienten y desean emanciparse, desde abajo, en un contexto y una realidad social concretos.

La imaginaci贸n es el resorte para articular nuevos modos de c贸mo convivir, vivir y relacionarse. Poner en el centro del debate la emancipaci贸n es abrir las luchas sindicales y sociales cotidianas a la reflexi贸n de sus 煤ltimas consecuencias. Es poner en entredicho las propias ideas para vislumbrar las posibles alternativas de c贸mo construirnos individual y socialmente con par谩metros que no sean los de la explotaci贸n, la opresi贸n, la manipulaci贸n y el autoritarismo imperantes.

Aunque nos atenace la perplejidad, son tantas y contumaces las razones para hablar de la emancipaci贸n, que al hacerlo estamos realizando un acto en s铆 mismo emancipatorio.




Fuente: Cnt.es