April 29, 2022
De parte de ANRed
224 puntos de vista

Fotografía: Catalina Castillo

Ayer se realizó un nuevo Jueves Rojo fuera del Congreso de la Nación donde se impulsó otra vez el reclamo de una nueva ley de respuesta integral al vih, hepatitis virales, tuberculosis y las infecciones de transmisión sexual. Mónica Fein, Daniel Gollán y Rubén Manzi, quienes presiden la Comisión de Acción Social y Salud Pública se comprometieron en nombre de la Cámara de Diputados a tratarla en el mes de mayo. Las organizaciones de la sociedad civil piden la urgente reunión conjunta de las comisiones de Salud y de Presupuesto. Por ANRed

Ayer en un nuevo Jueves Rojo las organizaciones de la sociedad civil se encontraron en el Congreso de la Nación para visibilizar y seguir reclamando por la urgente sanción de una nueva ley de respuesta integral al VIH, hepatitis virales, tuberculosis y las infecciones de transmisión sexual (ITS)que actualice la antigua Ley Nacional del Sida sancionada en 1990.

Mientras, dentro del Congreso de la Nación se realizó una reunión constitutiva de la Comisión de Acción Social y Salud Pública de la Cámara de Diputados donde eligieron autoridades. Mónica Fein será presidenta, Daniel Gollán vicepresidente 1° y Rubén Manzi vicepresidente 2°. Las y los diputados de todos los bloques políticos asumieron el compromiso de tratar la nueva ley de #VIH como primer tema de la comisión.

En la jornada entre una variedad de activistas estuvo presente Katy Castillo representante de la Red Bonaerense de Personas Viviendo con VIH y referente por Argentina del @movimientomujerespositivas MLCM+ y José María Di Bello, militante y activista no binarie que integra la Fundación GEP. Di Bello expresó: «Hemos logrado para fines del año pasado que en diputados haya dictamen de la comisión de salud como de la comisión de presupuesto pero finalmente no llegó al recinto porque no hubo sesiones. Logramos que el Ejecutivo lo presentara en las sesiones extraordinarias junto con 17 proyectos más pero otra vez ninguno de los proyectos fue tratado porque no hubo sesiones».

Las organizaciones consideran urgente seguir impulsando el tratamiento en sesiones de este proyecto de ley «porque busca realizar una actualización acorde a los desafíos y características coyunturales de este momento histórico con una marcada perspectiva de género y derechos humanos». Además señalaron que «contempla aspectos del ámbito socioeconómico, proponiendo soluciones ante la discriminación laboral y la vulnerabilidad social».

El proyecto de ley también plantea la formación y capacitación obligatoria para todos los equipos que trabajan con ITS, incluyendo los poderes del Estado, medios de comunicación, trabajadorxs de la salud y la educación.

La organización Mumala, feminismo popular, federal y disidente remarca que la Ley que rige desde 1990 «vulnera derechos, intenta mantenernos en un sistema biomédico patriarcal que fomenta la violencia difundiendo información falsa» y señalan que la continuidad de ese modelo de salud tiene que ver «con las deudas contraídas por el gobierno anterior y el acuerdo del gobierno actual con el FMI, el recorte a la salud afecta a muchas personas que se quedan sin tratamientos, por la escasez de los antivirales o la falta de acceso a los mismos».





Fuente: Anred.org