January 15, 2021
De parte de La Haine
2,470 puntos de vista

Uno de los hombres m谩s poderosos del mundo intelectual parisino, el polit贸logo derechista Olivier Duhamel, agredi贸 sexualmente durante dos a帽os a su hijastro de 13 a帽os

Francia sufre el impacto de un Enola Gay editorial. Un libro/bomba que despu茅s de su publicaci贸n, el 6 de enero, sigue haciendo temblar a toda la “intelligentsia” francesa, a la “izquierda caviar” y a sus ramificaciones pol铆tico-culturales.

La familia grande, escrita por Camille Kouchner, desvela que uno de los hombres m谩s poderosos del mundo intelectual parisino, el polit贸logo Olivier Duhamel, agredi贸 sexualmente durante dos a帽os a su hijastro, un menor de 13 a帽os. Han pasado ya m谩s de 30 a帽os de los hechos, tres d茅cadas de silencio y omert脿 (ley del silencio mafiosa) de una 茅lite intelectual que conoc铆a el esc谩ndalo, pero que prefiri贸 callarlo y no denunciar al poderoso y hasta hoy respetado catedr谩tico constitucionalista.

Camille Kouchner relata c贸mo su hermano gemelo sufr铆a cada noche el asalto sexual de su padrastro, sin poder reaccionar y sin poder siquiera comunic谩rselo a su madre, que viv铆a en una especia de veneraci贸n hacia su nuevo marido.

Para comprender la onda de choque de la explosi贸n, hay que percatarse de la amplitud de la endogamia en la que se ha reproducido durante los 煤ltimos 40 a帽os la casta pol铆tico-intelectual de la izquierda francesa.

Casta endog谩mica en la burgues铆a de izquierda

La v铆ctima sexual de Olivier Duhamel es hijo de Bernard Kouchner, uno de los creadores de la ONG M茅dicos sin Fronteras, ap贸stol de la “injerencia humanitaria internacional”, ministro en varios gabinetes socialistas, desde la presidencia de Fran莽ois Mitterrand, hasta ejercer como responsable de exteriores de Nikolas Sarkozy, entre otros cargos. Su hijo, llamado ‘Victor’ en el libro de su hermana gemela, para no desvelar su verdadero nombre, es fruto de su uni贸n con una de las primeras feministas francesas y especialista en derecho, Evelyne Pisier, figura de la izquierda en los 60 y amante de Fidel Castro durante cuatro a帽os, seg煤n recuerda hoy toda la prensa francesa.

Por su parte, Olivier Duhamel, es hijo de un pol铆tico centrista varias veces ministro de Georges Pompidou y de la editora literaria que despu茅s se casar铆a con el poderoso editor Claude Gallimard. Duhamel contrajo matrimonio con Evelyne Pisier tras el divorcio de esta con Kouchner. La ceremonia civil, a la que asisti贸 el Ghota de la intelectualidad francesa, fue oficiada en 1987 por el socialista Michel Rocard, que al a帽o siguiente ejercer铆a como jefe de gobierno del presidente Mitterrand.

Las vacaciones en la casa de la Costa Azul de la pareja Duhamel-Pisier reun铆a a buena parte de esa intelectualidad, que se trasladaba por unos d铆as desde su base de Saint Germain-des-Pres, a las playas mediterr谩neas. En un ambiente de “libertad total”, los ni帽os asist铆an a los juegos de seducci贸n de unos adultos “postsesentayochistas”, que pasaban el d铆a desnudos en la piscina. En ese para铆so veraniego se inici贸 el infierno del joven Kouchner, que solo se atrevi贸 entonces a revelar su drama a su hermana gemela, Camille.

Camille Kouchner dice en su libro que cuando a帽os m谩s tarde confesaron a su madre el esc谩ndalo, esta reaccion贸 protegiendo a su marido, pero desde entonces se entreg贸 al alcohol. Hasta 2008 Bernard Kouchner no se enter贸 del asunto, pero su hija no le deja tampoco muy bien parado y denuncia que no ten铆a mucho tiempo para ocuparse de sus hijos.

Muerte sospechosa

La que s铆 se tom贸 en serio la agresi贸n sexual fue la hermana de Evelyne Pisier, la famosa actriz Marie-France Pisier, que insist铆a en denunciar p煤blicamente el caso. Marie-France fue encontrada en el fondo de su piscina, en agosto de 2011, con un pesado sill贸n de hierro forjado enlazado sobre su cuerpo. No se encontraron pruebas para relacionar su actitud con su extra帽a muerte.

La autora del libro que conmociona al “tout Paris” y averg眉enza al resto de Francia dice que no pod铆a seguir ocultando el horror al tiempo que su padrastro recib铆a un honor tras otro. El 煤ltimo fue ser elegido el pasado a帽o presidente del selecto club Si猫cle, que re煤ne desde la 茅poca de la “Liberaci贸n” nazi a pol铆ticos, periodistas, empresarios y lideres sindicales, en una selecci贸n del establishment nacional.

Olivier Duhamel se ha negado a hacer declaraciones, pero ha dimitido de todas sus funciones. Adem谩s de la presidencia de Si猫cle, ostentaba la presidencia de la Fondation National des Sciences Politiques (Sci猫nces Po), otro de los centros universitarios de la 茅lite francesa, la direcci贸n de la revista Pouvoirs, miembro del comit茅 de direcci贸n del Institut Montaigne, director del programa de radio Madiapolis, en la radio privada Europe 1, y comentarista pol铆tico en la TV La Cha卯ne Info (LCI). 

Duhamel, miembro del Partido Socialista en el pasado, fue eurodiputado y uno de los m谩s arduos defensores de la Constituci贸n europea que los franceses rechazaron por refer茅ndum en 2005.

Los temblores del se铆smo Duhamel pueden alcanzar tambi茅n a otras figuras de la escena pol铆tica francesa. Especialmente a aquellos que estaban al corriente de lo que 茅l admit铆a en privado como “actos horribles”. Entre ellos, el abogado Jean Veil, que le integr贸 en su gabinete. Veil es uno de los hijos de Simone Veil, la ministra centrista que defendi贸 la llegada del derecho al aborto en Francia en 1975. 

Por su parte, el director de la escuela de Sciences Po, se niega a dimitir y se encuentra cada ma帽ana con una manifestaci贸n de sus estudiantes que le piden desaparecer.

Incesto, una plaga francesa

La posici贸n de la exministra socialista de Justicia, Elisabeth Guigou, era tambi茅n delicada. Guigou form贸 parte de la ‘banda’ de La familia grande, de los allegados de Olivier Duhamel durante d茅cadas. Recientemente fue nombrada presidenta de la comisi贸n sobre la violencia sexual ejercida en menores. Jueces y abogados pidieron su dimisi贸n; ella asegura no haber estado al corriente de los hechos denunciados hoy, pero se ha visto obligada a renunciar a su puesto.

En los a帽os 70 y hasta el 2000, la lista de intelectuales franceses defensores de la pedofilia es larga. El 23 de mayo de 1977, en las p谩ginas de Le Monde, 80 miembros de la intelligentsia parisina entre ellos, Jean-Paul Sartre, Michel Foucault, Roland Barthes, Simone de Beauvoir, Alain Robbe-Grillet, Jacques Derrida o Philippe Sollers, firmaron una petici贸n para pedir que la ley no criminalizara las relaciones sexuales de adultos con menores de 15 a帽os. Ahora, los que a煤n viven, como Daniel Cohen-Bendit, prefieren ocultarlo.

Hoy, el incesto es en Francia un fen贸meno de proporciones espectaculares. Seg煤n un sondeo realizado en el pasado mes de noviembre, uno de cada diez franceses dice haber sido v铆ctima de violencia sexual durante su infancia. El 80 por ciento de los casos dentro del 谩mbito familiar.

La justicia ha abierto diligencias contra Olivier Duhamel, pero la ley francesa establece una prescripci贸n de 30 a帽os para ese delito. Entre otra de sus aberraciones, la legislaci贸n francesa es una de las pocas en Europa que no se帽alaba una edad espec铆fica para establecer el consentimiento a un acto sexual, que desde 2020 se fija en 15 a帽os.

Olivier Duhamel era tambi茅n asesor del Consejo Constitucional. Algunos se explican ahora las razones por las que el principal 贸rgano jur铆dico del pa铆s nunca se tom贸 muy en serio este drama nacional.

Sputnik




Fuente: Lahaine.org