February 9, 2023
De parte de Gatos Sindicales
2,332 puntos de vista

El TSJC condena a una empresa sanitaria que sancion贸 a un dirigente sindical con suspensi贸n de empleo y sueldo.

La l铆nea que separa las expresiones “ofensivas” de los insultos a veces es demasiado fina y m谩s que se usan redes sociales para hacer denuncias laborales. Es lo que le pas贸 al presidente del sindicato Agrupaci贸n Sindical de Ambulancias de Catalunya quien difundi贸 por TikTok unos v铆deos en los que atacaba la gesti贸n y condiciones de trabajo de la empresa Transport Sanitari de Catalunya en noviembre de 2020, durante la pandemia de Covid-19. Por esos v铆deos, la empresa lo sancion贸 con 30 d铆as de empleo y sueldo y el dirigente sindical recurri贸.

Ahora, el Tribunal Superior de Just铆cia de Catalunya ha dado la raz贸n al demandante, representado por el Col路lectiu Ronda, y revoca la sanci贸n de la empresa que fue en parte avalada judicialmente en primera instancia. Considera que pese a los v铆deos pueden contener expresiones “molestas u ofensivas para la empresa” en ning煤n caso “pueden ser calificadas de insultantes, injuriosas o vejatorias como para atentar contra la honorabilidad y la imagen de la empresa, sus dirigentes y directivos“.

Adem谩s de anularla, el tribunal condena a la empresa a indemnizar con 10.000 euros al trabajador, por vulneraci贸n de sus derechos fundamentales a la libertad de expresi贸n y sindical, adem谩s de abonar los salarios que dej贸 de percibir durante la sanci贸n. En primera instancia el Juzgado de lo Social 25 de Barcelona reduc铆a la suspensi贸n de empleo y sueldo a 10 d铆as, aunque el TSJC lo revoca.

El pasado 16 de noviembre de 2020, en plena crisis sanitaria por la pandemia de covid-19, el trabajador sancionado aprovech贸 una pausa en su jornada para emitir a trav茅s de TikTok un v铆deo en directo en el que aparec铆a acompa帽ado de otra trabajadora de la empresa. Como ya hab铆a hecho en otras ocasiones y por diferentes medios, el contenido del v铆deo denunciaba lo que consideraba una incorrecta gesti贸n de la situaci贸n de alarma por parte de la empresa y, muy especialmente, las deficientes condiciones laborales del personal sanitario, incluyendo hay graves carencias en materia de prevenci贸n y suministros de equipos de protecci贸n.

Tras estos v铆deos, emitidos como presidente de la Agrupaci贸 Sindical d’Ambul脿ncies de Catalunya (ASA-C) la empresa lo sancion贸 por desobediencia continuada y transgresi贸n de la buena fe contractual, adem谩s de que hizo los v铆deos en las instalaciones de la compa帽铆a y durante su jornada laboral. El TSJC indica que las im谩genes publicadas “conten铆an una denuncia de hechos de relevancia p煤blica relativos a la gesti贸n de su empresa del sector del transporte sanitario en plena pandemia por la covid-19″.

Pese a admitir que las expresiones utilizadas por el trabajador “pueden considerarse molestas u ofensivas” para la empresa “no pueden ser calificadas de insultantes, injuriosas o vejatorias como para atentar contra la honorabilidad y la imagen de empresa, sus dirigentes y directivos“. La sentencia recuerda que el trabajador sancionado es presidente del sindicato ASA-C y que “en esta condici贸n, estaba facultado para proceder a expresar su opini贸n o criticar a la empresa sobre la gesti贸n de la pandemia“, especialmente si atendemos “al contexto de alarma social en pleno estado de alarma“.

La sentencia aprecia que los v铆deos no ten铆an “ninguna otra significaci贸n que la de denunciar la situaci贸n que estaba viviendo el personal que trabajaba en las ambulancias y esta protesta no buscaba otra finalidad que conseguir el respeto de las condiciones laborales que consideraban infringidas por parte de la empresa“. Por todo ello, el TSJC considera que la sanci贸n debe ser anulada “por haber supuesto una limitaci贸n indebida del derecho a la libertad sindical, en relaci贸n a la libertad de expresi贸n“.

Quim Espa帽ol, abogado de Col路lectiu Ronda que ha representado al demandante detalla que “es una sentencia relevante por el hecho de recordar y argumentar con solidez que en nuestra condici贸n de trabajadores y trabajadoras no podemos vernos privados de los derechos que la Constituci贸n nos reconoce como ciudadanos, por mucho que la libertad de expresi贸n pueda tener una modulaci贸n especial en cuanto nos referimos al entorno laboral. Esta protecci贸n resulta especialmente trascendente cuando se pone en relaci贸n con la actividad sindical y de representaci贸n de los compa帽eros y compa帽eras, tal y como era el caso. Las empresas no pueden ampararse en su supuesta honorabilidad y derecho a la propia imagen para intentar reprimir las leg铆timas reivindicaciones de su personal“.

Leer la noticia en El Mundo.




Fuente: Gatossindicales.blogspot.com