December 6, 2022
De parte de Kurdistan America Latina
284 puntos de vista

El periodista Abdurrahman Gök informó para la agencia de noticias Mezopotamya (MA) desde Irán y Rojhilat (Kurdistán Este) sobre la situación actual. A continuación reproducimos la segunda parte de su extenso reportaje, publicado el 26 de noviembre pasado.

Tras pasar el paso fronterizo de Xoy-Razi, tomo un taxi hasta Xoy. Un azerí de Tabriz, que va sentado en el asiento del copiloto y tiene una tienda en Wan, me habla de los disturbios en el país y me advierte que tenga cuidado con la seguridad.

Cuando le digo que ya he visitado Irán dos veces, me contesta: “Esta vez es diferente. Hay que tener mucho cuidado. Supongo que no te has enterado de la detención de turistas en los últimos días”, y me explica tanto los acontecimientos en Irán como lo que debo hacer para protegerme durante el viaje.

“Aléjate de los lugares concurridos. No lleves la cámara al cuello. Sobre todo, mantente alejado de los lugares donde hay oficinas gubernamentales y no tomes fotos ni videos. Se ha producido un fuerte aumento del número de policías de paisano. Así que ten cuidado y no hables demasiado con la gente, porque no puedes predecir lo que te pasará si se dan cuenta de que eres extranjero. No salgas a la calle, sobre todo de noche”, me dice.

Si se viola la dignidad, la gente no puede renunciar

Mientras escucho sus advertencias, intento averiguar con el primer ciudadano iraní que encuentro por qué la gente salió a la calle en los últimos dos meses y todavía no se retira. Me habla de la crisis económica, del coste de la vida, de la caída del valor de la moneda nacional, de la creciente presión, de la desgastada imagen de Irán en el mundo y de los insultos de la Gasht-e Erschad (policía de la moral) contra las mujeres. Y añade que la gente está descontenta.

La gente puede soportar el hambre y la pobreza hasta cierto punto, pero si se cuestiona la dignidad de la persona, renunciar es impensable, aunque signifique la muerte. Por cierto, este fue también el punto que unió a todo el país en este levantamiento. El hecho de que una mujer (Jina Amini) recibiera una paliza por no cubrirse con el velo, según las normas islámicas, y perdiera así la vida fue la gota que colmó el vaso. El hombre de Tabriz me da su número de teléfono y me dice que puedo llamarle si lo necesito, y me desea suerte.

Pintada a favor de la protesta ocultada con figuras de palo
 Â© A. Gök | MA

Dejo la carretera que serpentea por las montañas y me dirijo a la ciudad de Xoy, que tiene unos 500.000 habitantes, rodeada de viñedos, jardines y campos, que se mezclan con los colores del otoño en una amplia llanura. Visito el antiguo bazar de Xoy, cerca de Darvazeh Sangi (histórica puerta de piedra), donde late el corazón de esta ciudad, en la que conviven kurdos y azeríes. El mercado está abarrotado y la vida parece normal, pero soy testigo de que todo el mundo habla de las protestas que se extienden a toda velocidad por Irán.

Caminando por la ciudad, observo pintadas de color negro como “Jin Jiyan Azadî”, “Zan, Zendegi, Azadi”, “Jina Amini” y “Marg bar dictator” (Muerte al dictador) en las paredes, tachadas o aún no eliminadas del todo. Aunque las protestas en Irán llevan dos meses, me entero de que en Xoy no pasa nada, aparte de algunas pequeñas manifestaciones.

¿Gente sin alma?

Cuando llego a la calle donde los taxis van a Ûrmiye (Urmia) y quiero hacer una foto, se me acerca un joven y me dice que no pierda el tiempo haciendo fotos a estos desalmados, como si se quejara del silencio de la ciudad. Le respondo que he fotografiado las señales de Ûrmiye y Selmas, el aeropuerto y la universidad. Cree que esto tendría más sentido que fotografiar a estas personas. Pienso en llegar al fondo de esta opinión, pero luego recuerdo lo que me dijo el hombre del taxi y simplemente sonrío.

En esta ciudad, si quieres puedes contratar un taxi por tu cuenta para viajar a otras ciudades en Irán, o puedes esperar a que suban otros cuatro pasajeros. Soy el tercer pasajero de un taxi que espera a otro más, y cuando por fin llega el cuarto, nos ponemos en marcha. Durante el viaje de unos 130 kilómetros no se habla de casi nada, salvo de los asuntos familiares de los otros tres pasajeros. El joven conductor nos deja en el centro de Ûrmiye y recorro las calles más concurridas de la ciudad.

La plaza Velayeti Faqih está muy concurrida. Los vendedores ambulantes y los comerciantes tratan de vender algo a toda prisa. Sin embargo, debido al bajo poder adquisitivo y al bajo coste de la vida, la gente se queja de que no tiene dinero para gastar, a menos que tenga necesidades imperiosas. Los estudiantes y las mujeres, sin pañuelo, que deambulan por las callejuelas no sólo llaman mi atención. Algunos comerciantes, sentados delante de sus tiendas o charlando, observan sonrientes a estos “valientes”. Por supuesto, también están los que giran la cabeza hacia otro lado, enfadados.

La gente está sufriendo mucho bajo el régimen

Un funcionario al que entrevisté se queja de las prácticas del régimen, y añade que en Irán, un país que se encuentra entre los más ricos del mundo en cuanto a recursos subterráneos y superficiales, todo el mundo sufre la pobreza. “Además de la crisis económica, la sociedad también se ha visto perjudicada por las políticas del régimen de los mulás que hacen la vida insoportable. Mira, ahí delante está el bulevar Daneshgah. Esta es la zona donde viven los ricos de Ûrmiye. Sólo una calle de esta ciudad de cerca de un millón de habitantes está formada por gente rica. El resto, casi el 95%, son pobres. Imagina una ciudad con vastas llanuras y tierras fértiles, rodeada de viñedos y sidrerías, donde la gente tiene dificultades para llevar el pan a casa. Este pueblo sufrió y sigue sufriendo bajo líderes que no tienen otra cosa en mente que hacer su propia vida. Y quieren que se vayan cuanto antes”, dice.

Le pregunto al funcionario, que también es azerí, sobre las protestas de los últimos dos meses. Cuenta que los azeríes y los kurdos se sienten como en casa en Ûrmiye, que ambos pueblos conocen la lengua del otro y viven en paz. Señala que aquí y en toda la provincia iraní de Azerbaiyán Occidental, que es un centro administrativo y donde hay muchas universidades, no hubo protestas tan activas como en la provincia del Kurdistán.

“Sin embargo, por ser un centro administrativo, es una ciudad donde se concentran las fuerzas armadas y no armadas del régimen. La presión es demasiado grande y la policía y las unidades motorizadas patrullan las calles y las plazas todo el tiempo. Aquí también hay muchas personas que han sido arrestadas y detenidas durante los registros domiciliarios. Pero sabemos que, últimamente, sigue habiendo gente que sale a la calle, sobre todo por la noche”, informa el funcionario.

Paseo por las calles y observo la presencia de unidades motorizadas y de policías con armas de fuego largas, tal y como describió el funcionario. De las cuatro oficinas de cambio en las que entro, salgo con las manos vacías. Al preguntarme por qué, me entero de que un dólar equivale a casi 35.000 riales iraníes, y que las oficinas de cambio no funcionan debido a las rápidas fluctuaciones del tipo de cambio.

Como no puedo cambiar los dólares que llevo conmigo, quiero utilizar con moderación las divisas que me han sobrado de mis viajes anteriores e ir al Banco Postal (correo) a comprar una tarjeta SIM. Las tarjetas SIM sólo pueden comprarse en Irán en estos bancos estatales. Pero en las cuatro sucursales, situadas en diferentes calles, no encuentro nada. Todos los funcionarios que ven mi pasaporte me responden que no pueden venderme nada. Pregunto por qué, pero no obtengo respuesta.

Centro de Ûrmiye

El tercer día de mi viaje, pruebo suerte por última vez para conseguir un número. Me acompaña un empleado del vestíbulo del hotel donde me hospedo. Esta vez no me rechazan, ya que el empleado del hotel no es ajeno al Banco Postal. Pero cuando el empleado al que había entregado mi pasaporte ve una advertencia en la pantalla de su ordenador en mitad del proceso, dice que mi transacción no puede continuar. Pierdo completamente la esperanza de conseguir una tarjeta SIM.

Los detenidos de otras ciudades fueron llevados a Ûrmiye

Me pongo en marcha y deambulo por las calles. Al igual que en Xoy, aquí se escribieron consignas similares en las paredes. Cuando no llego a las fuentes con las que quería hablar, acabo en el mayor museo de historia natural del país, y luego también en el museo de Ûrmiye.

Tras mi estancia en Ûrmiye, el centro administrativo de la provincia de Azerbaiyán Occidental, donde se llevan e interrogan a los manifestantes detenidos en ciudades como Bokan, Mahabad, Selmas, Pîranşar (Piranschahr) y Serdeşt (Sardasht), me dirigí a Mahabad. La ciudad es uno de los principales focos de las protestas en Rojhilat, donde hasta ahora han perdido la vida más de diez personas.

Para leer la primera parte del informe, click aquí

FUENTE: Abdurrahman Gök / Mezopotamya / ANF / Edición: Kurdistán América Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org