July 28, 2021
De parte de Nodo50
236 puntos de vista


1.- La pandemia del Covid-19 y la incapacidad del capitalismo para atender la salud p煤blica y garantizar el bienestar social.

El neoliberalismo como apuesta sistem谩tica por una globalizaci贸n
del mercado sin regulaciones e intervenciones de los estados ha sufrido una
fuerte erosi贸n en su credibilidad como consecuencia de la pandemia del
Covid-19. El desastre de la falta de coordinaci贸n en el seno de la Uni贸n
Europea, la tardanza en aplicar medidas restrictivas de la movilidad, una
desescalada precipitada antes del verano de 2020 que favoreci贸 la siguiente ola
de contagios, en definitiva la prioridad de los intereses econ贸micos sobre la
salud ha tenido grav铆simas consecuencias sobre la vida de millones de personas,
muchas de las cuales se podr铆an haber evitado, por otra parte la gesti贸n de la
vacunaci贸n ha sido muy poco eficaz al estar sometida a los intereses de las
empresas farmac茅uticas en su producci贸n y distribuci贸n sin tener en cuenta que
la pandemia solo se puede combatir eficazmente extendiendo r谩pidamente la
vacunaci贸n a toda la humanidad.

La comparativa con la eficacia de las medidas aplicadas por
el gobierno de la China Popular ha puesto al desnudo las miserias e incompetencias
del neoliberalismo. La apuesta decidida del estado chino para situar la defensa
de la salud p煤blica como objetivo prioritario, con estrictas restricciones de
la movilidad a pesar de su coste econ贸mico, ha permitido salir r谩pidamente de
la pandemia y reanudar el funcionamiento pleno de la econom铆a.

Sin embargo, los gobiernos de los estados capitalistas, Uni贸n
Europea incluida, siguen sin aprender la lecci贸n al seguir sometidos a los
intereses de las farmac茅uticas y negarse a levantar las patentes, con lo cual
limitan su producci贸n y retrasan la vacunaci贸n de toda la poblaci贸n mundial,
favoreciendo la aparici贸n de nuevas variantes y mutaciones del coronavirus, con
el riesgo de reducir o anular los efectos de las primeras vacunas.

Junto con las graves deficiencias en la defensa de la salud
p煤blica, tambi茅n se han puesto al descubierto las graves consecuencias del
progresivo desmantelamiento del llamado estado del 鈥渂ienestar social鈥 que han
dejado en situaci贸n de desempleo y vulnerabilidad a amplios sectores de la
sociedad golpeados por los efectos de la pandemia del covid-19 sobre la
econom铆a.

La gesti贸n de la pandemia ha generado desafecci贸n entre la
ciudadan铆a hacia las instituciones y el 鈥渄esorden鈥 neoliberal, tambi茅n ha
provocado que en la sociedad haya avanzado la conciencia de la defensa de la
salud p煤blica, de priorizar la salud sobre los intereses de las empresas
farmac茅uticas, cl铆nicas privadas y bancos. Lo cual permite profundizar en la
reflexi贸n de la necesidad de superar un sistema ineficiente e inhumano.

Ante la perspectiva de futuras crisis sociales, entre los
economistas del sistema, surgen las primeras reflexiones sobre la superaci贸n
del neoliberalismo recuperando pol铆ticas keynesianas y avanzar hacia un
鈥渃apitalismo de estado鈥. Sin embargo, dichas posiciones no garantizan que un
mayor papel del estado en la econom铆a favorezca la redistribuci贸n de la riqueza
y un mayor bienestar social, y que m谩s adelante las posiciones globalistas
neoliberales puedan regresar. Por el contrario, tal como ya ocurri贸 con la
crisis del 2008, en muchos lugares, incluida Espa帽a y Catalu帽a, se est谩
tratando de aprovechar la crisis para profundizar en los recortes sociales y la
privatizaci贸n. Basta observar c贸mo se trata de reducir el gasto sanitario con
la telemedicina, el gasto social por el aumento de la deuda o radicalizando las
privatizaciones para retornar los pr茅stamos del Plan de Rescate.

2.- La
evoluci贸n de las tensiones internacionales y la apuesta de Joe Biden por
fortalecer la OTAN.

Las tensiones internacionales heredadas de los 煤ltimos
mandatos presidenciales de EEUU persisten, durante la 茅poca de Trump algunos de
los frentes como el conflicto entre Ucrania y Rusia, la persistencia de las
agresiones contra Siria a pesar de la derrota de la alianza imperialista en
dicho conflicto, las amenazas contra Ir谩n, el conflicto entre Israel y
Palestina, Marruecos y Sahara, amenazas y bloqueo a Venezuela y Cuba, se vieron
agravados. Pero la apuesta proteccionista, acompa帽ada de cierto distanciamiento
con la UE, la exigencia a los estados de la UE que aportaran recursos a la
estructura militar imperialista tuvo el efecto contrario y debilitaron a la OTAN.

Los 煤ltimos cambios que se han producido en Am茅rica Latina
significan un vuelco a la izquierda del continente, son tambi茅n una derrota del
imperialismo USA: el triunfo incontestable del MAS en Bolivia tras el golpe de
estado; las movilizaciones populares en Chile -a pesar de la violencia criminal
del r茅gimen- se han traducido en un avance incontestable de la izquierda y la
apertura del proceso constituyente que ha tirado a la basura de la historia las
pol铆ticas neoliberales y la constituci贸n de Pinochet; las grandes y
persistentes movilizaciones  populares en
Colombia a pesar de sufrir numerosos asesinatos por las fuerzas del orden y la
ultraderecha han arrinconado al gobierno derechista de Ivan Duque; la creciente
contestaci贸n social en Brasil contra el presidente Bolsonaro y sus pol铆ticas
derechistas  e irresponsables ante la
pandemia; el reciente triunfo en las elecciones de Per煤 de la candidatura de
Pedro Castillo, representante de la formaci贸n de izquierdas Per煤 Libre, que ha
derrotado a Keiko Fujimori representante de la derecha y de la corrupci贸n
sist茅mica.

La victoria de la derecha en Ecuador queda aislada ante la
tendencia de cambio a la izquierda en Am茅rica Latina, y ser谩 derrotada por la
resistencia popular. El asesinato del presidente de Hait铆, mediante sicarios
colombianos e inteligencia norteamericana, es otra muestra de las acciones
desesperadas del imperialismo en esta fase de p茅rdida de hegemon铆a. Tambi茅n,
sus intentos para aprovecharse del malestar social generado por el prolongado bloqueo
econ贸mico y de recursos sanitarios de Cuba, en plena pandemia, con el objetivo
de desestabilizarla e imponer su dominaci贸n, y tapar los fracasos en Afganist谩n
y Hait铆. A pesar de activar todos sus recursos de intoxicaci贸n y bandas a
sueldo, los recientes disturbios no consiguieron sus prop贸sitos, pero han
tenido el efecto de movilizar a la ciudadan铆a en Cuba y en todo el mundo haciendo
fracasar la conspiraci贸n. Las manifestaciones se les han vuelto como un
bumer谩n, la agitaci贸n para justificar una intervenci贸n militar de EEUU, ha
provocado la movilizaci贸n social y pol铆tica en numerosos pa铆ses en defensa del
fin del bloqueo, incluso en los mismos EEUU.

Con el nuevo presidente de EEUU Joe Biden la imagen de una
presidencia moderada, dialogante, no puede ocultar sus verdaderas intenciones y
objetivos. En primer lugar, es de destacar que mantiene las actitudes
proteccionistas econ贸micas de su predecesor, y que incrementa su presi贸n sobre
China y Rusia. A diferencia de Trump reactiva su participaci贸n en la OTAN, es
decir, refuerza su alianza prioritaria con los estados de la Uni贸n Europea,
como se ha manifestado en la reciente cumbre de la OTAN en Bruselas, con el
objetivo de concentrar la presi贸n militar sobre China y Rusia, tal como
establecen las recomendaciones que figuran en 
el documento elaborado por la OTAN 鈥淎n谩lisis y Recomendaciones del Grupo
de Reflexi贸n designado por el Secretario General de la OTAN鈥, en el apartado
4.2  鈥淔ortalecimiento del papel pol铆tico
y las herramientas de la OTAN con respecto a las amenazas y desaf铆os desde
todas las direcciones鈥, con recomendaciones espec铆ficas y prioritarias hacia
Rusia y China que continuamente  est谩n
poniendo en pr谩ctica.

La decisi贸n del gobierno de Espa帽a de reforzar la
participaci贸n de tropas espa帽olas en Letonia se inscribe en la orientaci贸n de
la OTAN para presionar a Rusia. La reciente visita del presidente del gobierno
de Espa帽a Pedro S谩nchez a la base de la OTAN en Lituania para expresar el apoyo
a las tropas espa帽olas desplazadas al pa铆s b谩ltico, junto con el incidente con
aviones rusos que obligaron a suspender la rueda de prensa, muestra el grave
peligro de poner en el foco de las tensiones militares a Espa帽a. La
irresponsabilidad de Pedro S谩nchez merece la condena de la ciudadan铆a pac铆fica
y antimilitarista, y pone en un serio dilema a Unidas-Podemos. 驴Ser谩n
coherentes con sus principios, o los sacrificar谩n en el altar de su
participaci贸n en el gobierno?

La resistencia del imperio norteamericano a reconocer su
p茅rdida de hegemon铆a  y la multipolaridad
ya implantada en el planeta, con el incremento vertiginoso del poder econ贸mico,
militar e influyente de China, as铆 como el papel econ贸mico y militar de Rusia,
y por otra parte, la no aceptaci贸n del debilitamiento de EEUU en su pretensi贸n
imperial, la erosi贸n de su poder econ贸mico tras el retroceso del d贸lar como
moneda de cambio internacional, etc., es una fuente de riesgos y peligros que
amenazar谩 la coexistencia multipolar, y por consiguiente la paz.

La realizaci贸n de la pr贸xima cumbre de la OTAN en Espa帽a, en
lugar de prestigiar su papel internacional y ayudar a una posici贸n mediadora en
los conflictos, favorece la sumisi贸n del gobierno de Espa帽a a los objetivos de
la OTAN y de EEUU, y en consecuencia arrastra al estado espa帽ol a su
participaci贸n nuevamente en posibles conflictos, recordemos su papel en la
guerra con Irak. Por otra parte, no garantiza que la alianza de EEUU con
Marruecos disminuya y se frene el objetivo de consolidar su dominaci贸n sobre el
Sahara.

La preparaci贸n de una campa帽a contra la cumbre de la OTAN en
Espa帽a y la recuperaci贸n de la consigna 鈥淏ases fuera鈥 es una de las tareas que
deben afrontarse, con el objetivo de movilizar la conciencia antiimperialista y
pacifista en Espa帽a, y clarificar el debate sobre objetivos estrat茅gicos,
proyecto de pa铆s y de valores. Hay que tener presente que el destino de la
civilizaci贸n est谩 en peligro por los riesgos de que se desencadene un gran
conflicto geopol铆tico con el inmenso poder de destrucci贸n del armamentismo
acumulado y las continuas provocaciones, que cada d铆a se repiten, del
imperialismo en su inexorable declive.

3.- La
Uni贸n Europea se aferra al salvavidas de los fondos de recuperaci贸n econ贸mica

Tras la fractura de la Uni贸n Europea con el 鈥淏rexit鈥 de Reino
Unido, las crecientes tensiones econ贸micas entre el Norte y Sur de Europa, la
gesti贸n deplorable e ineficiente de la pandemia, al menos en la primera ola y
durante 2020, ha generado desafecci贸n que se expresa en el auge de formaciones de
extrema derecha y nacionalistas. A ello hay que a帽adir las tensiones crecientes
con el gobierno de Hungr铆a, tambi茅n de Polonia. La UE sigue agrietada y muy
lejos de estar consolidada como proyecto unificador de los pueblos europeos.

La aplicaci贸n de pol铆ticas expansivas monetarias por el Banco
Central Europeo y la Comisi贸n Europea ha conseguido en lo inmediato contener
los efectos de la crisis econ贸mica provocado por las restricciones ante la
pandemia, al precio de un aumento del d茅ficit y de la deuda, y de la ruptura
transitoria con los dogmas neoliberales sobre dichos objetivos establecidos en
el Tratado de estabilidad presupuestaria.

Ante la gravedad de la crisis econ贸mica, donde las empresas
espa帽olas han perdido el doble (80.000 millones de euros) en relaci贸n a las
p茅rdidas originada en la crisis-depresi贸n entre 2008-2013, situaci贸n que puede
proyectarse en mayor o menor medida al resto de pa铆ses de la UE, la Uni贸n
Europea ha lanzado el Fondo de recuperaci贸n econ贸mica, bautizado como nuevo
鈥淧lan Marshall鈥, con el objetivo de generar confianza, reducir la desafecci贸n,
y generar una nueva ilusi贸n sobre un posible avance de la Uni贸n Europea hacia
unas relaciones internas m谩s justas y solidarias.

Sin embargo, un an谩lisis realista sobre dichos Fondos nos muestra
serios l铆mites para conseguir los objetivos anunciados. En primer, lugar hay
que se帽alar que, la cuant铆a de los fondos, disminuyeron sobre las estimaciones
iniciales; en segundo lugar, se vinculan a una condicionalidad que, en el caso
de Espa帽a, pasa por mantener lo fundamental de la precariedad laboral y la
contrarreforma de 2012, avanzar en la contrarreforma de las pensiones y su
privatizaci贸n al menos parcial, as铆 como extender los objetivos de
privatizaciones a otros sectores como salud y educaci贸n. Adem谩s, tal como han
se帽alado diversos trabajos de an谩lisis y denunciado movimientos sociales, como
la Alianza de Mareas y Movimientos Sociales, a la falta de transparencia en la
gesti贸n de dichos fondos en Espa帽a, en relaci贸n a sus objetivos reales, es de
temer que gran parte de tales fondos sirvan para transferir recursos a empresas
transnacionales y bancos para invertir en su automatizaci贸n, y digitalizaci贸n,
con el consiguiente destrucci贸n de empleo, y que la parte destinada a mejorar
la salud y educaci贸n p煤blica, a la protecci贸n social sea m铆nima o nula.

Tambi茅n, hay que a帽adir, la previsible pugna en su
distribuci贸n auton贸mica y su utilizaci贸n para comprar voluntades e influencia.

De los fondos de recuperaci贸n solo la mitad es una aportaci贸n
neta y la otra mitad es deuda que el estado debe devolver. Pero incluso, la
aportaci贸n neta, deber谩 financiarse por el conjunto de la Uni贸n Europea, y una
parte probablemente recaer谩 sobre Espa帽a. Adem谩s, hay que en cuenta que Espa帽a
tras la ampliaci贸n de la UE se ha convertido en contribuyente neto, lo cual
reduce los efectos econ贸micos del Fondo de Recuperaci贸n.

Los problemas estructurales de la Uni贸n Europea, derivados de
una moneda 煤nica que perjudica a los pa铆ses con menor productividad, seguir谩n
traduci茅ndose en un balance del comercio exterior deficitario y en consecuencia
el aumento de la deuda de empresas y estado espa帽ol. Si no se avanza en medidas
de solidaridad efectivas y de mayor dimensi贸n, la protecci贸n social respecto
del desempleo y la vulnerabilidad creciente, etc., tras el alivio limitado que
suponen los fondos de recuperaci贸n econ贸micos de la UE, nos podemos encontrar
ante un aterrizaje abrupto con la realidad, cuando se intenten reimplantar la
austeridad y la disciplina fiscal en un contexto de inestabilidad financiera y
un nivel de deuda impagable.

Adem谩s,
lo verde no es del todo verde: El pasado mes de julio el Parlamento europeo
hizo p煤blica la nueva estrategia para combatir el cambio clim谩tico, es la
llamada [Fit for 55]. La Comisi贸n habla de una revoluci贸n en las formas
de vivir, consumir y relacionarse. Curiosamente los 27 pa铆ses de la UE s贸lo son
responsables del 9% de los gases de efecto invernadero.  

La
comisi贸n europea y en especial la se帽ora Ursula Von de Layer, que tan p茅simamente
est谩 gestionando las vacunas contra la covid-19, ahora se transmuta en ortodoxa
ecologista e impone una 鈥渞evoluci贸n鈥 que nos afectar谩 enormemente.

No
velan por el ecologismo porque no tocan el n煤cleo de las formas privadas de
apropiaci贸n sino que pretenden expropiar a煤n m谩s a las clases populares en
beneficio de los que hasta ahora hab铆an sido los grandes contaminadores de
nuestro continente. Es una fase m谩s de la llamada expropiaci贸n por desposesi贸n.

Con
la excusa del necesario cambio en el modelo productivo para hacerlo cada vez
m谩s ecol贸gico y cuya necesidad nadie discute se pretende a trav茅s de nuevas
normas promover, por ejemplo, el cambio del coche actual (gasolina o diesel)
por el coche el茅ctrico. Hace pocas semanas el gobierno presentaba un proyecto
para cambiar el parque automovil铆stico por otro el茅ctrico (se prohibir谩 la
producci贸n de los coches de combusti贸n interna en 2035), para realizar
esta transformaci贸n las arcas p煤blicas aportar谩n 4.295 millones de euros para
transformar esa industria. De esta forma con dinero p煤blico se ayuda a empresas
como Volkswagen, que
mintieron con sus emisiones de CO2  y se paga la renovaci贸n del
stock de sus veh铆culos.

Se
ayuda con fondos p煤blicos a las el茅ctricas para modernizar sus instalaciones
con dinero de todos mientras en paralelo obtienen beneficios obscenos que
privatizan. Las propuestas de la comisi贸n no son sino f贸rmulas para garantizar
la renovaci贸n de stocks producidos y que no tienen salida pagadas con fondos
p煤blicos. Las normativas son de tal calado que provocan miedo en los sectores
dominantes por las revueltas sociales que puedan generar. Un tiempo de
movilizaciones importantes se avecina.

Todo ello viene a corroborar que la UE no es un proyecto
pol铆tico orientado al apoyo mutuo para el progreso y desarrollo de sus miembros
sino, por el contrario, un proyecto de gobernanza para administrar las
condiciones de supremac铆a de los m谩s fuertes, a costa de suprimir la soberan铆a
en los Estados, que hoy en d铆a son el mejor instrumento para las
transformaciones sociales y econ贸micas necesarias.

4.- Balance
del gobierno 鈥渄e progreso鈥 antes de su remodelaci贸n

La ilusi贸n generada por el gobierno de coalici贸n entre PSOE y
Unidas Podemos, llamado gobierno de 鈥減rogreso鈥, ha sido puesta a prueba con la
gesti贸n de la Pandemia del Covid-19 y sus efectos sociales y econ贸micos.

Los compromisos pactados en el programa com煤n han tenido una
aplicaci贸n muy deficiente como es el caso del 鈥淚ngreso M铆nimo Vital鈥, que
adem谩s de una cuant铆a econ贸mica insuficiente solo ha dado cobertura al 30 % de
la poblaci贸n vulnerable sobre los objetivos iniciales, lo cual ha provocado
malestar y frustraci贸n social.  La derogaci贸n
de la reforma laboral de 2012 de Mariano Rajoy sigue dilat谩ndose en el tiempo,
y se anuncia que no ser谩 completa, conservando algunos de los elementos m谩s
nocivos como el abaratamiento del despido, haciendo evidentes las concesiones a
la condicionalidad de los fondos de recuperaci贸n de la UE. La contrarreforma de
las pensiones, si bien se aparcan temporalmente los objetivos privatizadores,
de nuevas v铆as para su sostenibilidad penalizando a la generaci贸n 鈥渂aby-boom鈥,
y en el reciente pacto entre el gobierno PSOE-Unidas Podemos con la patronal y
CCOO-UGT, se anulan algunas de las medidas de la contrarreforma de Mariano
Rajoy como la versi贸n de sostenibilidad de las pensiones, se vuelven a
actualizar con el IPC anual, etc., debido en lo fundamental a la gran
movilizaci贸n permanente de Marea Pensionista-COESPE, pero por otra parte tratan
de legitimar una segunda etapa del acuerdo para este oto帽o en que se amenaza
con nuevos recortes que afectar铆an las nuevas pensiones y el propio sistema
p煤blico de pensiones.

De hecho, en esta primera fase del acuerdo se adoptan medidas
que penalizan y reducen las prejubilaciones anticipadas, y hacen efectivo el
retraso de las jubilaciones a los 67 a帽os, en aplicaci贸n de la reforma del
gobierno de Zapatero pactada con CCOO-UGT en 2011.

Todo ello nos advierte de la necesidad de no bajar la guardia
ante los intentos de recortarlas por otras v铆as. En todo caso, se ha hecho
evidente la ausencia de planes ni proyectos de creaci贸n de empleo o de alg煤n
replanteamiento del modelo econ贸mico que diversifique la econom铆a con proyectos
de car谩cter p煤blico, que nos haga menos dependientes del turismo, as铆 como el
menosprecio a la gravedad de las condiciones de desempleo y sus costes
sociales.

El compromiso de derogar la ley mordaza todav铆a no se ha
hecho efectivo. El proyecto de ley de la vivienda sigue paralizado, con
anuncios insuficientes en la regulaci贸n de los alquileres, y sin abordar las
principales reivindicaciones de la plataforma 鈥淚niciativa para una ley que
garantice una vivienda digna鈥 donde se reclama la prohibici贸n de los
desahucios, el desarrollo de un parque p煤blico de vivienda de alquiler que
represente el 20% de las viviendas actuales, etc.

Tampoco se han adoptado iniciativas legislativas para
reforzar la salud p煤blica y revertir su privatizaci贸n. No se han puesto en
marcha medidas para exigir responsabilidades ante la gesti贸n criminal de las
residencias de gente mayor, y avanzar hacia su car谩cter p煤blico.

La gesti贸n del gobierno ante la reciente subida de las
tarifas el茅ctricas ha sido muy deficiente, sometido a los intereses de las
compa帽铆as energ茅ticas presentan como 鈥減rogresistas鈥 una bajada de impuestos, en
lugar de adoptar medidas que vayan al n煤cleo del problema: el car谩cter privado
de dichas empresas, con transferencias de beneficios a los pa铆ses donde residen
sus matrices, es definitiva, la resistencia a nacionalizar un sector
estrat茅gico. Tambi茅n hay que se帽alar la privatizaci贸n de Bankia en lugar de
avanzar hacia una banca p煤blica de dimensiones y capacidades a la altura de las
necesidades. Etc.

Sin duda las medidas impulsadas desde el Ministerio de
Trabajo para paliar los efectos econ贸micos de la pandemia sobre el empleo, los
ERTES, han sido importantes, aunque su aplicaci贸n ha sido m谩s limitada que en
otros pa铆ses de Europa, como Alemania y Francia. Queda por ver, tras el fin de
la pandemia, la dimensi贸n de la destrucci贸n del tejido econ贸mico, en medianas y
peque帽as empresas, y las medidas que se impulsar谩n para crear empleo, o bien
distribuir la riqueza y el trabajo avanzando hacia la reducci贸n del tiempo de
trabajo sin reducci贸n de salario.

Otras medidas aprobadas, como el Real Decreto de la Ley
鈥淭rans鈥, han suscitado importantes controversias ideol贸gicas y han dividido al
movimiento feminista.

Las tensiones en el seno del gobierno han sido p煤blicas ante
los dilemas de su gesti贸n. La influencia de los ministros/as m谩s cercanos a los
intereses y orientaciones de la Comisi贸n Europea es importante, y el papel de
Unidas Podemos, salvo alguna excepci贸n, ha aparecido como subalterno ante la
ciudadan铆a.

En las condiciones de un gobierno sin mayor铆a parlamentaria,
su supervivencia ha dependido de su capacidad para tejer acuerdos con otras
fuerzas pol铆ticas en el Congreso de Diputados, especialmente con las
formaciones nacionalistas o perif茅ricas. Esta dependencia del apoyo
nacionalista, y la gesti贸n del conflicto territorial, ha facilitado que la
derecha conservadora, Ciudadanos, PP y VOX, se echen al monte, intentando
capitalizar la bandera de la unidad de Espa帽a, que han ayudado, tras la crisis
de Ciudadanos en las diversas contiendas electorales, a la recuperaci贸n en
votos del PP particularmente en la comunidad de Madrid (no extrapolable al
resto de Espa帽a), pero anuncia un cambio de tendencia. En esta situaci贸n el
PSOE, y el presidente Pedro S谩nchez, tienen dificultades para abrir una crisis
de gobierno que precipitara un adelanto electoral, que en el mejor de los casos
reproducir铆a el actual mapa electoral, y en el peor escenario, una mayor铆a
parlamentaria de las derechas.

La remodelaci贸n de gobierno por el presidente
Pedro S谩nchez tiene importantes significados, y diversas lecturas que se
clarificar谩n durante su andadura en lo que queda de legislatura. Sin duda, el
m谩s importante, es el mensaje que se env铆a a Bruselas, la patronal y la Banca,
al reforzar el papel de Nadia Calvi帽o que se convierte en vicepresidenta
primera y el mantenimiento del ministro Jos茅 Luis Escriv谩 a pesar de su
impopularidad, ambos defensores de las imposiciones de la Comisi贸n Europea
respecto de la reforma laboral y de las pensiones; la sustituci贸n de la
ministra de asuntos exteriores Arancha Gonz谩lez Laya es una clara concesi贸n al
rey de Marruecos; otros aspectos de la reestructuraci贸n afectan a su anterior
n煤cleo duro, Ivan Redondo, Carmen Calvo, 脕balos, etc,, defenestrados con el
objetivo de reforzar su papel como presidente, acallar voces discordantes en
dicho n煤cleo, y con los perfiles de las nuevas ministras/os enviar un mensaje
de renovaci贸n, juventud, feminismo, estrechar las relaciones con el PSOE, y
preparar los pr贸ximos procesos electorales auton贸micas potenciando figuras
afines a Pedro Sanchez, as铆 como las elecciones generales en 2023.

La presencia de Unidas Podemos no se ha visto
afectada directamente en la remodelaci贸n, pero s铆 indirectamente, al potenciar
el papel de Nadia Calvi帽o que previsiblemente frenar谩 o reducir谩 la dimensi贸n
de la derogaci贸n de la reforma laboral de 2012, poniendo en evidencia los
l铆mites del socio minoritario y de Yolanda Diaz en el gobierno.

Con esta remodelaci贸n del gobierno Pedro
S谩nchez trata de evitar un adelanto electoral, contando con una actitud
prudente de Unidas Podemos, poco interesada en un escenario donde puede perder
votos y esca帽os. Sin duda, Pedro Sanchez jugar谩 sus cartas para ganar tiempo y
recuperar credibilidad pol铆tica y electoral, para ello cuenta con el fin de la
pandemia y de las restricciones de movilidad, la recuperaci贸n del turismo y el
rebote del crecimiento econ贸mico, los efectos de los fondos de recuperaci贸n,
etc. Tambi茅n depender谩 del desbloqueo de la ley de la vivienda, de la dimensi贸n
de la derogaci贸n de la reforma laboral y de la magnitud de la reforma de las
pensiones. Seg煤n lo que suceda con estas reformas, la capacidad de generar
satisfacci贸n o frustraci贸n social, el gobierno de coalici贸n gozar谩 de
estabilidad o no.

Sin embargo, el grado de incertidumbre sigue
siendo muy alto, como demuestra la una nueva ola del Covid-19, variante Delta,
con importantes repercusiones sobre la salud p煤blica, y la recuperaci贸n
econ贸mica.

La reciente gira del presidente Pedro S谩nchez
por Estados Unidos con el objetivo de seducir al mundo financiero y de negocio
norteamericano, como los 鈥渇ondos buitre鈥 de inversi贸n y de especulaci贸n
inmobiliaria BlackRock, abre serios riesgos de concesiones al neoliberalismo,
en especial sobre el derecho a la vivienda, m谩s all谩 del 鈥渟ue帽o鈥 de crear en
Espa帽a el Hollywood europeo鈥.

Finalmente, el nuevo escenario del conflicto territorial tras
los indultos, el dilema entre soluci贸n pol铆tica en el marco constitucional, o
un nuevo reto independentista, marcar谩 los pr贸ximos tiempos.

5.- La
crisis territorial en Espa帽a y la apuesta de los indultos para favorecer una
soluci贸n pol铆tica

La concesi贸n por el gobierno de los indultos a los l铆deres
independentistas condenados por los hechos de octubre 2017 en Catalu帽a, adem谩s
de un acto humanitario, es un gran gesto pol铆tico para generar distensi贸n en
una gran parte de la sociedad catalana y crear las condiciones que favorezcan
la negociaci贸n para encontrar una soluci贸n pol铆tica al conflicto territorial.

La carta de Oriol Junqueras reconociendo que la v铆a de la
unilateralidad fue un error es un signo positivo en la evoluci贸n de sectores
independentistas, particularmente en ERC.

Sin embargo, la decisi贸n adoptada por el gobierno tiene
riesgos de enorme importancia, si finalmente la negociaci贸n se encallara y el
bloque independentista respondiera con nuevas decisiones que chocan con la
legalidad vigente.

El conflicto territorial, por su naturaleza, genera
sentimientos y emociones encontradas en el seno de la ciudadan铆a de Catalu帽a y
entre esta y el resto del estado espa帽ol. Al enquistarse y radicalizarse crea
espacios pol铆ticos en Catalu帽a que son capitalizados especialmente por el
bloque independentista y en Espa帽a por la derecha conservadora y centralista
representada por PP, Ciudadanos y especialmente por VOX.

En gran medida la radicalizaci贸n del conflicto territorial
tiene su origen en la sentencia del tribunal constitucional que dej贸 sin efecto
algunos art铆culos del Estatuto de Autonom铆a refrendado por la ciudadan铆a en
2006. Las limitaciones del r茅gimen pol铆tico de la transici贸n, de  una constituci贸n que impide el pleno
desarrollo de un modelo federal, la persistencia de una monarqu铆a en horas
bajas por la corrupci贸n del rey em茅rito Juan Carlos, de una constituci贸n que
sufri贸 el 26 de septiembre de 2011 una involuci贸n con la reforma del art铆culo
135 que socava la soberan铆a popular en temas econ贸micos y sociales de gran
trascendencia, el malestar social que expres贸 el movimiento del 15 M de los
indignados que llegaron a rodear el Parlament en 2011, crearon las condiciones
de frustraci贸n social y malestar pol铆tico que fueron aprovechados por el
gobierno de Artur Mas para desviar el malestar pol铆tico social hacia el
conflicto territorial, con  la
convocatoria de la consulta popular sobre el futuro de Catalu帽a el 9 de
noviembre de 2014.

La pasividad del gobierno de Mariano Rajoy ante la evoluci贸n
del conflicto territorial radicaliz贸 a una parte de la sociedad catalana que
abraz贸 las tesis independentistas y fue interpretada por sus l铆deres bajo el
gobierno de Puigdemont como un signo de debilidad del estado y el momento
propicio para proclamar la independencia, incumpliendo la propia legalidad del
estatuto de autonom铆a de Catalu帽a,  con
la aprobaci贸n en el Parlament el 8 de septiembre de la  antidemocr谩tica 鈥渓ey Fundacional de la
Rep煤blica y de Transitoriedad鈥 que negaba la separaci贸n de poderes, y
convocando el refer茅ndum de 1 de octubre de 2017 y la posterior declaraci贸n
unilateral de la independencia, de cort铆sima duraci贸n.

La carga de ilusi贸n y emoci贸n en el bloque independentista
les impidi贸 hacer una valoraci贸n realista de la correlaci贸n de fuerzas con el
estado espa帽ol, de la debilidad que representaba contar con un apoyo inferior a
la mitad de la ciudadan铆a en Catalu帽a, as铆 como de falta de apoyo significativo
en la Uni贸n Europea y el resto del mundo. La derrota se consum贸 con la
aplicaci贸n del art铆culo 155, sin resistencia significativa en Catalu帽a, y la
detenci贸n de los principales l铆deres del independentismo.

驴El espacio independentista ha sacado las conclusiones de una
estrategia, la unilateralidad, abocada a la derrota con las actuales
correlaciones de fuerzas?  Esta es la
gran interrogante. La historia de Espa帽a ense帽a que los grandes cambios, la
proclamaci贸n de la II rep煤blica, y el triunfo del Frente Popular, fueron
posible con la construcci贸n de una amplia alianza social y popular, con la
participaci贸n de la clase obrera, y con objetivos de transformaci贸n social de
car谩cter transversal en todo el territorio de Espa帽a. Por el contrario, la
proclamaci贸n por Frances Maci谩 de 芦una
Rep煤blica Catalana dentro de la Federaci贸n Ib茅rica禄鈥 solo dur贸 tres d铆as.

Las
pr贸ximas semanas y meses ir谩n despejando los interrogantes sobre la evoluci贸n
del bloque independentista. Veremos si desciende o no la apuesta independista
en una parte de la sociedad catalana, si se producen tensiones y rupturas en su
seno, o bien, ante el malestar social por los efectos de la crisis econ贸mica
producidos por la Pandemia, y las dificultades de encontrar una soluci贸n
pol铆tica de consenso mayoritario, se enciende nuevamente el impulso por
proclamar unilateralmente la independencia.

驴El
gobierno de Espa帽a, especialmente el PSOE, ha sacado las lecciones de la crisis
territorial con Catalu帽a y est谩 dispuesto a reformas de que favorezcan una
soluci贸n pol铆tica duradera? 
Probablemente Pedro S谩nchez ofrecer谩 en el momento de definici贸n de la
negociaci贸n la elaboraci贸n de un nuevo Estatuto de autonom铆a con m谩s
competencias y un concierto fiscal que se aproxime a la del Pa铆s Vasco y
Navarra, y un refer茅ndum sobre el acuerdo en caso de alcanzarse. Una propuesta
de esta dimensi贸n provocar谩 la agitaci贸n de la derecha centralista espa帽ola,
tambi茅n una nueva ola para generalizar dicho acuerdo al resto de autonom铆as, el
famoso 鈥渃af茅 para todas鈥.

Habr谩
que esperar para conocer los l铆mites de la negociaci贸n en ambos lados de la
mesa negociadora. Y el impacto de nuevos escenarios imprevisibles.

En
cualquier caso, la llave de la estabilidad del gobierno de coalici贸n al estar
en manos de ERC genera muchos interrogantes. 驴Prevalecer谩 el pragmatismo y un
aterrizaje en la realidad de ERC que favorezca un acuerdo pol铆tico dentro de
los l铆mites de la actual Constituci贸n espa帽ola?, o bien, ante el previsible
malestar en los sectores m谩s radicalizados del independentismo, Junts, CUP,
ANC, con la evoluci贸n de la mesa de negociaci贸n, y la opci贸n de hacer  caer el actual gobierno de la Generalitat
presidido por Pere Aragon茅s en la moci贸n de confianza pactada  para el ecuador de la legislatura, 驴optar谩
ERC por superar la moci贸n de confianza y conservar su influencia electoral en
Catalu帽a, aunque sea al precio de la desestabilizaci贸n del gobierno de
coalici贸n PSOE-Unidas Podemos, forzando nuevas elecciones a pesar del riesgo de
la posible victoria del bloque de la derecha centralista que capitalizar铆a el
posible fracaso de las negociaciones, o bien, romper谩 con el bloque
independentista y se abrir谩 a la formaci贸n de un nuevo gobierno con el apoyo, o
participaci贸n, del PSC y de Catalu帽a en Com煤-Podem?

6.- La
crisis del espacio pol铆tico a la izquierda del PSOE.

Los debates y dudas sobre la participaci贸n en un gobierno
social-liberal como socio minoritario que precedieron a la formaci贸n del
gobierno de coalici贸n vuelven a renovarse tras constatar la p茅rdida de apoyo
electoral de Unidas-Podemos en las elecciones auton贸micas en Galicia y Pa铆s
Vasco, tambi茅n en el gran baj贸n de votos en Catalu帽a, aunque se mantuvieran el
mismo n煤mero de diputados.

La gran ilusi贸n generada tras los resultados de las
elecciones al Parlamento europeo en 2014, y en especial, en las generales de 20
de diciembre de 2015, ha ido cayendo progresivamente, con rupturas en el seno
de la c煤pula fundacional de Podemos, la ruptura en Madrid con la formaci贸n de
Mas Pa铆s y  su reciente 鈥渟orpasso鈥  al PSOE en las elecciones de Madrid,  la ruptura de la alianza con los anticapitalistas
en Andaluc铆a, la disgregaci贸n en numerosos territorios salpicado de represiones
internas para asegurar el poder del n煤cleo dirigente de Podemos. En esta crisis
de Podemos hay que sumar las tensiones con Izquierda Unida, y con Catalu帽a en
Com煤, que recientemente acordaba iniciar su vinculaci贸n al Grupo Verde Europeo.

El l铆der carism谩tico de Podemos Pablo Iglesias, tras dimitir
de la vicepresidencia del gobierno (por el que tanto apost贸), con la
justificaci贸n de cerrar el paso a la derecha en las elecciones de la Comunidad
de Madrid, anunci贸 su dimisi贸n de la direcci贸n de Podemos despu茅s de conocerse
la victoria de Ayuso y los modestos resultados obtenidos por la candidatura de
Unidas Podemos. El vac铆o de liderazgo en una organizaci贸n que evolucion贸 hacia
un modelo personalista rodeado de un n煤cleo disciplinado abre serios
interrogantes sobre las posibilidades de una reorientaci贸n de su funcionamiento
organizativo, con una participaci贸n efectiva de las personas inscritas, el
respeto a la pluralidad interna y su integraci贸n democr谩tica en todos los
niveles de Podemos. Lo cual exigir铆a cambios en los estatutos y el reconocimiento
de tendencias y corrientes.

La r谩pida institucionalizaci贸n de Podemos, especialmente de
la 贸rbita m谩s cercana a su direcci贸n, es una dificultad a帽adida para generar
una nueva esperanza e ilusi贸n entre las gentes que depositaron su confianza.

La crisis en Podemos va de la mano de la crisis en Izquierda
Unida. Sectores crecientes de IU est谩n descontentas con la relaci贸n subalterna
de la direcci贸n de IU hacia Podemos.

La evoluci贸n de la crisis de Podemos, con la creciente
desafecci贸n de sus bases expresada en la baja participaci贸n de las personas
inscritas en la elecci贸n de la nueva direcci贸n en la 煤ltima Asamblea. La
apuesta por la ministra Yolanda Diaz como nuevo liderazgo pol铆tico del espacio
de confluencia de Unidas-Podemos. El silencio de la ministra, sus dudas y
posibles condiciones para aceptar el liderazgo abren importantes interrogantes
sobre la salida de la crisis de este espacio pol铆tico.

En este contexto, se acent煤an las apuestas y movimientos de
organizaciones como Mas Pa铆s, Anticapitalistas de Andaluc铆a, Comprom铆s del Pa铆s
Valencia para articular una nueva alianza y confluencia. No puede descartarse
que en funci贸n de la evoluci贸n de los acontecimientos pol铆ticos Catalu帽a en
Com煤 reoriente sus alianzas y confluencias.

Adem谩s, las organizaciones de este espacio diverso y
fracturado a la izquierda del PSOE se resisten a abrir un debate real sobre el
Proyecto Pol铆tico para Espa帽a con voluntad de transformaci贸n. El abandono de la
soberan铆a popular para tomar las decisiones pol铆ticas y econ贸micas de car谩cter
estrat茅gico, con un creciente sometimiento a las imposiciones de la Comisi贸n
Europea y el BCE, como se desprende de la sumisi贸n a la condicionalidad de los
Fondos de Recuperaci贸n econ贸mica, la ausencia de cr铆tica al proyecto de la
Uni贸n Europea y del papel de la moneda 煤nica, la aceptaci贸n pr谩ctica de la
decisi贸n de realizar la pr贸xima cumbre de la OTAN en Espa帽a. La huida hacia
adelante en la gobernanza de Espa帽a sin hacer un balance y abrir el debate
sobre la participaci贸n en el gobierno de coalici贸n con el PSOE en una
correlaci贸n de fuerzas desfavorable para el socio minoritario.

En tales condiciones, y ante los escenarios complejos y
dif铆ciles que se aproximan, sean como consecuencia de la pr贸xima crisis
econ贸mica internacional que ense帽a las orejas con el fuerte aumento de la
inflaci贸n en EEUU,  de las presiones de
Bruselas para volver a la senda de estabilidad presupuestaria una vez se
consideren superados los efectos econ贸micos de la pandemia, de la evoluci贸n del
malestar social conforme la ciudadan铆a 
supere los temores y restricciones de movilidad tras el final de la
pandemia, o bien si fracasa la operaci贸n pol铆tica para encarrilar el conflicto
territorial, hace m谩s necesario y urgente abrir el debate pol铆tico, y  avanzar hacia la reconstrucci贸n, refundaci贸n,
etc., del espacio de la izquierda con voluntad transformadora.

Pero esta refundaci贸n no puede ser un proceso en clave
meramente electoral. El sistema bajo el que nos encontramos ha demostrado que
es capaz de digerir y transformar regresivamente cualquier intento de cambio
que no se fundamente en una organizaci贸n y empoderamiento de las clases
populares. Su control de los medios de comunicaci贸n, su monopolio econ贸mico y
su articulaci贸n global no permite a los pueblos que se emancipen, si estos no
se organizan sobre exigencias y proyectos alternativos claros y se movilicen de
manera estructurada, democr谩tica y participativa para evitar que el sistema
coapte a sus representantes y lleve las esperanzas de cambio a la marginalidad.

7.- El papel
de los movimientos sociales en la coyuntura pand茅mica

En el dif铆cil contexto de la Pandemia y de las medidas
econ贸micas adoptadas, ante los incumplimientos o devaluaci贸n de los acuerdos
entre los socios del gobierno de coalici贸n, ante las advertencias sobre
pr贸ximos recortes en el sistema p煤blico de pensiones, ante la pasividad en
adoptar medidas efectivas para reforzar de manera permanente la salud p煤blica,
desprivatizando, incrementando los recursos en personal y econ贸micos para  la atenci贸n primaria, creando empleo estable
en salud y educaci贸n p煤blicas, o acordando leyes que garanticen el derecho a la
vivienda, prohibiendo los desahucios, regulando los alquileres y construyendo
un parque p煤blico de vivienda de alquiler 
a la altura de la media de la UE, cortando de ra铆z los precios abusivos
de las facturas energ茅ticas nacionalizando el sector energ茅tico, o creando una
banca p煤blica de dimensiones suficientes para generar las inversiones que
permitan superar el actual modelo econ贸mico dependiente de un turismo
sobredimensionado, y de las decisiones de la banca privada y de las
transnacionales.

En los diferentes frentes abiertos por la gesti贸n de la
pandemia y la sumisi贸n a las directrices de Bruselas, el papel de los
movimientos sociales ha sido decisivo para contener los recortes en las
pensiones p煤blicas, como ense帽a la movilizaci贸n permanente de Marea
Pensionista-COESPE, para disuadir y contener los proyectos privatizadores y de
recortes en la sanidad p煤blica gracias a las movilizaciones de Marea Blanca en
el conjunto de Espa帽a, para frenar los desahucios de viviendas y presionar para
la elaboraci贸n de una ley que garantice el acceso a la vivienda digna gracias
al papel de las PAH a nivel estatal, de los sindicatos de inquilinos/as, en la
acci贸n por defender la plena aplicaci贸n de derechos a las personas sin empleo y
vulnerables como muestra la Comisi贸n Promotora de la Renta Garantizada de
Ciudadan铆a y la Coordinadora de asambleas de trabajadores/as en paro, la lucha
contra los cortes de servicios b谩sicos a las personas vulnerables y conquistar
derechos como ense帽a la Alianza contra la Pobreza Energ茅tica, en la
movilizaci贸n contra el cambio clim谩tico de la juventud organizada, del papel de
las coordinadoras, plataformas y movimientos que han denunciado el abandono
criminal en las residencias de gente mayor, y reivindicado una atenci贸n
domiciliaria de calidad, que ha forzado la aplicaci贸n de medidas correctivas
aunque limitadas. Por 煤ltimo, debemos destacar el papel de a clase trabajadora
organizada, como RidersxDerechos, que crearon las condiciones para elaborar la
ley que ha prohibido los falsos aut贸nomos, tambi茅n de las grandes luchas
obreras que han impedido los despidos masivos en Nissan, etc., y en la
actualidad la gran movilizaci贸n de los empleados de CaixaBank ante la amenaza
de despidos.

Debemos destacar los avances de los movimientos sociales para
organizar la acci贸n solidaria y superar el corporativismo, construyendo la
Alianza de Mareas y Movimientos Sociales en Catalu帽a, o construyendo marcos de
coordinaci贸n e iniciativas en el conjunto del estado, como la Iniciativa para
una ley que garantice el acceso a una vivienda digna en el 谩mbito estatal.

En definitiva, sin la acci贸n de los movimientos sociales, el
gobierno de coalici贸n hubiera cedido mucho m谩s a las presiones de los poderes
econ贸micos y de la Comisi贸n Europea en todos los frentes abiertos. Lo que
permite concluir, apoy谩ndonos en la experiencia hist贸rica en Europa y Espa帽a de
gobiernos de coalici贸n entre la socialdemocracia social-liberal y las
formaciones a su izquierda en posici贸n minoritaria, que se puede ser m谩s
efectivo y obtener victorias desde la oposici贸n en alianza con los movimientos
sociales en lucha.

8.- La necesidad de construir una izquierda
transformadora para responder a los pr贸ximos retos. Hacia los estados
generales.

La perspectiva de inestabilidad pol铆tica, como consecuencia
de la combinaci贸n de la evoluci贸n de la crisis econ贸mica provocada por la
pandemia, la dimensi贸n real de la anunciada recuperaci贸n econ贸mica, la perspectiva
de una crisis mundial de la deuda acumulada que pueda provocar una depresi贸n,
la continuidad de las pol铆ticas econ贸micas expansivas aplicadas en la coyuntura
de la pandemia o el regreso a las pol铆ticas de estabilidad presupuestarias, los
efectos de la condicionalidad de los fondos de recuperaci贸n de la UE sobre los
derechos laborales y sociales, los posibles estallidos del malestar social
acumulado, junto a las tensiones crecientes entre el bloque formado por EEUU,
UE y China, Rusia, con sus respectivos aliados, marcan el contexto sobre el que
deber谩 transitar el gobierno de coalici贸n entre PSOE-Unidas Podemos.

La gesti贸n del gobierno de Espa帽a sobre los grandes temas
pendientes, reforma laboral y de las pensiones, futura ley de la vivienda,
respuesta a los cierres de empresas y el aumento del desempleo una vez se
agoten los ERTES, los conflictos potenciales sobre la utilizaci贸n de los fondos
de recuperaci贸n econ贸mica y su distribuci贸n territorial, y los resultados de
negociaci贸n para encontrar una soluci贸n pol铆tica al conflicto territorial,
incidir谩n sobre la estabilidad del gobierno de coalici贸n, su credibilidad
pol铆tica y electoral, y el debilitamiento o recuperaci贸n del espacio formado
por Unidas- Podemos, Mas Pa铆s, Anticapitalistas, etc.

La necesidad de una izquierda transformadora capaz de general
una nueva esperanza de cambio real es m谩s urgente que nunca. Si no se avanza
hacia este objetivo los riesgos de que el vac铆o de alternativa lo llene la
derecha m谩s conservadora y la ultraderecha es un peligro real.

El proyecto de reconstruir o refundar el espacio de la
izquierda transformadora exige una profunda reflexi贸n y debate sobre los
errores cometidos y las carencias:

  1. Ausencia
    de un proyecto pol铆tico para el pa铆s, que se proponga la recuperaci贸n de la
    soberan铆a popular y econ贸mica esencial para poder aplicar pol铆ticas
    transformadoras, oponi茅ndose radicalmente a las directrices impuestas por las
    instituciones no democr谩ticas de la Uni贸n Europea;
  2. adaptaci贸n
    oportunista a las instituciones de gobierno en todos los 谩mbitos,
    particularmente en el gobierno del estado en coalici贸n sin fuerza real para
    avanzar en los grandes objetivos de cambio; alejamiento creciente de la
    sociedad civil y de sus organizaciones sociales y c铆vicas;
  3. abandono
    en la pr谩ctica de la construcci贸n de una organizaci贸n pol铆tica de masas, basada
    en la participaci贸n real de las bases en la tona de decisiones, y en la
    democracia interna capaz de integrar la pluralidad de colectivos y diversidad
    de ideas y propuestas.

Nuestra tarea es construir un sujeto para la recuperaci贸n de
la soberan铆a popular, y por la construcci贸n de la Rep煤blica social, con un
Estado al servicio de los intereses de la clase trabajadora y sectores
populares.

La conciencia sobre estas carencias y la necesidad de dar
pasos para la reconstrucci贸n de la izquierda transformadora avanza entre
sectores del activismo pol铆tico y social, y de la intelectualidad.

Con el objetivo de facilitar esta reflexi贸n y debate, y
avanzar en la reconstrucci贸n o refundaci贸n del espacio de la izquierda
transformadora, proponemos implicarnos en la preparaci贸n de una conferencia de
debate y propuestas, los llamados 鈥渆stados generales鈥.  Su 茅xito depender谩 de que seamos capaces de
suscitar el mayor apoyo y participaci贸n de activistas y colectivos pol铆ticos y
sociales. Esta iniciativa no busca en lo inmediato fraccionar m谩s el espacio de
la izquierda transformadora, sino facilitar aquellas reflexiones que permitan
la articulaci贸n de un Frente amplio de la izquierda transformadora, con una
apuesta firme por el impulso al empoderamiento de la ciudadan铆a, el
fortalecimiento de los movimientos sociales, del sindicalismo de clase, participativo
y de lucha, del feminismo igualitario, del ecologismo socialista, del
internacionalismo, con un proyecto republicano, federal, democr谩tico y social.

9.- Fortalecer
Socialismo 21 para realizar las tareas

Durante este dif铆cil periodo marcado por la pandemia del
covid-19, hemos sufrido la p茅rdida de importantes compa帽eros como Julio
Anguita, Albert Escofet, y otros compa帽eros muy apreciados, que recordaremos
siempre.

A pesar de las restricciones de movilidad, el balance que
podemos hacer de la actividad de Socialismo 21 y la Xarxa Socialisme 21, de sus
afiliadas/os, es positivo.

  • Los/las
    activistas de Socialismo21 han jugado un papel importante en el fortalecimiento
    de los movimientos sociales y en la articulaci贸n de su unidad de acci贸n.
    Tambi茅n han participado en el impulso de nuevos medios de comunicaci贸n social
    como Marea TV.
  • Hemos participado
    en la elaboraci贸n de importantes documentos con propuestas, reivindicaciones e
    iniciativas.
  • Colaboramos en
    las acciones promovidas por la Asamblea Internacional de los pueblos, en
    especial de la semana antiimperialista.
  • Participamos
    regularmente en los debates y actividad de la Coordinadora Europea para salir
    del euro.
  • Intelectuales y
    polit贸logos de Socialismo21 han redactado y difundido importantes an谩lisis y
    propuestas pol铆ticas de car谩cter geopol铆tico y estrat茅gico.

Desde el reconocimiento a los esfuerzos y el trabajo
realizado por el conjunto de afiliados/as, nos reafirmamos en el objetivo de
fortalecer Socialismo 21, de construir la vanguardia revolucionaria, que
permita ser efectivos en la construcci贸n de la izquierda transformadora, en
preparar las condiciones para superar el capitalismo, y construir el socialismo
participativo que permita un futuro de paz, progreso social y ecol贸gico,
igualdad y cooperaci贸n solidaria a nivel internacional.

Entre las tareas que nos proponemos cumplir para 2021 y 2022:

  • Apoyar
    la movilizaci贸n estatal de Marea Pensionista-Coespe, y sus alianzas, del 16 de
    octubre con la marcha a Madrid.
  • Promover la participaci贸n en la consulta popular
    entre Monarqu铆a y Rep煤blica. Defender el car谩cter social, democr谩tico solidario
    e igualitario del proyecto republicano.
  • Impulsar la solidaridad con el frente Polisario
    y su larga lucha por liberar el S谩hara Occidental de la dominaci贸n de la
    monarqu铆a expansiva y corrupta de Marruecos.
  • Colaborar
    en la preparaci贸n de los estados generales de la izquierda transformadora.
  • Promover
    la formaci贸n pol铆tica y social.
  • Promover
    la respuesta unitaria a la cumbre de la OTAN en Espa帽a 2022
  • Participar
    en la reuni贸n de la coordinadora europea en caso de confirmarse a finales de
    septiembre en Barcelona.
  • Seguir
    trabajando en el fortalecimiento y articulaci贸n de los movimientos sociales
    para dar respuesta a las amenazas de recortes de las pensiones en 2022 y
    proseguir la movilizaci贸n por revertir la reforma de 2011, por la plena
    implementaci贸n de la RGC y la mejora de la ley del IMV, por la derogaci贸n de la
    ley 鈥淢ordaza鈥, en la lucha por la plena derogaci贸n de la reforma laboral de
    2012 y de la legislaci贸n de la precariedad, por el pleno empleo digno y la
    reducci贸n de la semana laboral a 30 horas sin reducci贸n del salario, por la
    nacionalizaci贸n del sector energ茅tico y reducir la factura de los servicios
    b谩sicos, en defensa de la banca p煤blica, por una salud y educaci贸n plenamente
    p煤blicas, por el car谩cter p煤blico de las residencias de gente mayor y la
    atenci贸n domiciliaria. Por una ley de vivienda digna que proh铆ba los
    desahucios, regule los alquileres y cree un parque p煤blico de vivienda de
    alquiler eficiente. Por la defensa de los objetivos feministas de clase y de la
    ecolog铆a transformadora.

Barcelona, 24 de julio 2021

SOCIALISMO 21

XARXA SOCIALISME 21

Web: https://socialismo21.net/

Email: as.socialismo21@gmail.com

INFORME SOBRE LA SITUACION POLITICA Y PROPUESTA DE TAREAS

INFORME SOBRE LA SITUACION POLITICA Y PROPUESTA DE TAREAS

INFORME SOBRE LA SITUACION POLITICA Y PROPUESTA DE TAREAS

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail
Facebooktwittergoogle_plusrssyoutube




Fuente: Socialismo21.net