April 1, 2022
De parte de In-Formacion CGT
167 puntos de vista

Desde CGT Confederal queremos expresar nuestra preocupaci贸n ante esta nueva crisis. El 煤ltimo dato publicado del IPC provisional del mes de marzo, que sit煤a la subida en un 9,8%, vaticina la gravedad de esta nueva etapa, marcada por la p茅rdida de poder adquisitivo y el deterioro continuado de la situaci贸n laboral y personal de la clase trabajadora.

Una subida de precios que no se registraba desde mayo de 1985 y que viene derivada, especialmente, de los incrementos de los precios de la electricidad, los carburantes y combustibles, as铆 como de los alimentos y bebidas no alcoh贸licas.

Teniendo en cuenta la inflaci贸n subyacente, es decir, el 铆ndice general sin alimentos no elaborados ni productos energ茅ticos, los precios aumentan cuatro d茅cimas, hasta el 3,4%. un dato tambi茅n preocupante ya que ser铆a la m谩s alta desde septiembre de 2008.

Como ya sabemos, una parte de este problema viene importado del conflicto b茅lico entre Rusia y Ucrania. Sin embargo, es importante resaltar que la subida del precio energ茅tico y de los precios en general, ven铆an de meses atr谩s, y CGT ya ven铆a denunciando la situaci贸n por la que atravesaban miles de familias ante el desorbitado precio de la luz, el gas y del coste de la vida. A pesar del car谩cter coyuntural que se le quiso atribuir a esta problem谩tica, lo cierto es que desde CGT defendemos que es estructural, lo que exige medidas radicales que contribuyan a solucionar los problemas de pobreza, desigualdad y deterioro de la capacidad adquisitiva de la clase trabajadora.

En este sentido, y a ra铆z del Plan de choque contra la crisis aprobado por el Consejo de Ministros el pasado martes 29 de marzo, CGT valora como insuficientes las medidas planteadas. M谩s all谩 de la tardanza de la adopci贸n de medidas, estas son meramente coyunturales y necesitan a nuestro juicio desarrollar otras de car谩cter estructural ya que, sin cambios permanentes, la presi贸n sobre la vida de las personas trabajadoras ir谩 en aumento. Las soluciones cortoplacistas no tienen ning煤n viso de ser eficaces puesto que una vez pasado el escaso plazo de su aplicaci贸n la situaci贸n estructural seguir谩 castigando a la mayor铆a trabajadora. Por otra parte, el esfuerzo que se hace con las aportaciones de los trabajadores debiera ser responsable y eficiente en su desembolso, cabr铆a entonces reclamar que las ayudas, como las bonificaciones de la factura el茅ctrica o del combustible, se centrasen de manera m谩s espec铆fica en aquellas personas que menos recursos tienen.

Examinaremos algunas de las medidas para poder comprender los efectos, alcance y limitaciones de este paquete que prev茅 6.000 millones en ayudas directas y rebajas de impuestos y otros 10.000 millones en cr茅ditos, con una vigencia de tres meses. Recordemos que el presupuesto militar al que se ha comprometido S谩nchez con la OTAN, la propuesta de Donald Trump del 2% del PIB, supone un desembolso que representa pr谩cticamente el doble que este paquete de ayudas, subvenciones y cr茅ditos. Adem谩s, ese 2% ser谩 cada a帽o mientras que estas medidas ser谩n puntuales.

Las subvenciones y bonificaciones para la factura el茅ctrica y en el precio de los carburantes tienen la intenci贸n de mitigar el fuerte impacto que llevan soportando las econom铆as personales y familiares varios meses, una situaci贸n que se viene arrastrando desde verano de 2021 en el caso de la electricidad y anteriormente para el precio del petr贸leo.

Estas medidas no son estrictamente medidas progresivas ya que afectan a todos por igual independientemente de la renta que tengan, por lo que consideramos que es una medida populista y espolea las peticiones incongruentes de la derecha contra el exiguo Estado del Bienestar y la transici贸n ecol贸gica. Este efecto nocivo trata de limitarse con la extensi贸n del Bono El茅ctrico para m谩s hogares, ya que este bono s铆 tiene criterios de renta. Sin embargo, la principal limitaci贸n de este bono es bien conocida y es que, con esta medida en vigor, desde su creaci贸n en 2009 y sus posteriores desarrollos, ha sido sobrepasado por la escalada de precios y en consecuencia la pobreza energ茅tica ha aumentado notablemente en el 煤ltimo a帽o. Adem谩s, hemos podido ver como en los d铆as previos a la entrada en vigor de estas bonificaciones al precio de los carburantes, las gasolineras aumentaban los precios de manera superior al precio de la materia prima sin que el gobierno haya hecho nada. Esto implica que el grueso de la bonificaci贸n queda anulada por esta subida, pero nuestros impuestos contin煤an pagando una parte del mismo. O lo que es lo mismo, que la empresa ganar谩 m谩s con el dinero p煤blico y nuestros bolsillos habr谩n notado muy poco esta medida.

En la nevera se queda, por el momento, la propuesta de fijaci贸n de precios m谩ximos de la energ铆a. La 煤nica que tiene perspectiva de acometer de manera excepcional y veremos su alcance es la propuesta de tope de precio del gas, que en todo caso ser谩 transitoria, deber谩 llevarse a la Comisi贸n Europea y aprobarse en un plazo m铆nimo de un mes, seg煤n informa el gobierno.

Se prorroga el mecanismo de control de los llamados beneficios ca铆dos del cielo -el exceso de retribuci贸n que las empresas consiguen por  electricidad generada por centrales nucleares e hidroel茅ctricas cuyo coste ya est谩 amortizado- que se puso en marcha en mayo de 2021 y que, como hemos visto, ha tenido un escaso 茅xito en la contenci贸n del precio de la electricidad y que no evit贸 que las grandes compa帽铆as el茅ctricas cuadruplicasen su beneficio en 2021 tras las mayores subidas de precio hasta el inicio de la guerra. Asimismo, se prorroga la medida ya en vigor del tope a la subida del precio de gas natural para los consumidores de la Tarifa de 脷ltimo Recurso (TUR).

La restricci贸n de los despidos objetivos ser谩 acotada a supuestos estrictos y solo se aplicar谩 en dos casos: 1) para empresas que hayan recibido ayudas p煤blicas de este Real-Decreto ley (no previas) y justifiquen estos despidos por el incremento del aumento de los costes energ茅ticos. 2) Aquellas empresas que se acojan a ERTE por causas relacionadas con la invasi贸n de Ucrania y que se beneficien de apoyo p煤blico. Una restricci贸n abusiva de esta medida, ya que permitir铆a despedir de forma objetiva por causas similares como el aumento de la harina, el ma铆z u otro tipo de excusa que salga del supuesto establecido o a empresas que hayan recibido ayudas p煤blicas previamente.

El aumento temporal del Ingreso M铆nimo Vital es una buena noticia que caducar谩 a los tres meses. Un mecanismo ya insuficiente, aunque celebramos su existencia, y con unas condiciones de acceso que lo hacen tremendamente disfuncional para quienes lo necesitan. En este sentido algunas de las barreras existentes para su acceso ser谩n rebajadas, como son la obligatoriedad de presentar la declaraci贸n de la renta (solo se cancelar谩 el IMV si esta no se presenta en dos a帽os) o la obligatoriedad de darse de alta como demandante de empleo (los servicios de empleo auton贸micos dar谩n de alta autom谩ticamente a las personas que tengan acceso al IMV). La existencia de este Ingreso no puede suponer la paralizaci贸n de los desarrollos de una Renta B谩sica de las Iguales, que consideramos que debe ser suficiente, individual, universal e incondicional. es decir, que no dependa de los ingresos que alguien pueda tener o ganar ni tampoco de la posibilidad de haber pasado o pasar por el mercado de trabajo.

La limitaci贸n por tres meses del aumento del precio del alquiler para grandes tenedores de vivienda (m谩s de 10 viviendas) ser谩 el 2,02%. Si el arrendador no es un gran tenedor podr谩 pactar el aumento del precio con el inquilino en cualquier cifra. Si este acuerdo no se formalizase la referencia ser谩 el mismo 2,02% que para los grandes tenedores. Por una parte, seguir hablando del aumento de precios de alquiler que ya est谩n por las nubes es una derrota en s铆 misma, condenando a miles de personas a la imposibilidad de acceder nunca a un alquiler en condiciones dignas. Por otra parte, el escaso plazo de aplicaci贸n lo convierte en una medida ineficaz y tremendamente injusta para quienes firmaron su renovaci贸n antes y quienes la firmar谩n despu茅s de la aplicaci贸n de este aumento de precios controlado.

Las ayudas al sector primario -agricultura, ganader铆a y pesca- con 380 millones de euros, suponen una inyecci贸n de recursos a las ramas sectoriales m谩s empobrecidas y perjudicadas por el sistema de precios. Sin embargo, no son una medida que combatan con el problema de los costes de producci贸n y la especulaci贸n intr铆nseca en la cadena de suministro intermediaria, por lo que seguir谩 persistiendo la problem谩tica en el tiempo. Asimismo, los 500 millones de euros a la industria -gran consumidora de energ铆a- financiando el 80% de los peajes, nos parece una medida que deber铆a ir acompa帽ada de un pliego de condiciones que deben de cumplir en materia de empleo, transici贸n energ茅tica y reinversi贸n de beneficios, ya que no podemos pretender pagar con el dinero de todas el ahorro en costes de estas empresas sin contrapartida. Asimismo, entendemos que el proceso de desindustrializaci贸n sigue desangrando muchas de las ramas sectoriales y que, adem谩s, la falta de pol铆ticas industriales en materia de empleo, transici贸n energ茅tica, innovaci贸n y calidad de relaciones laborales, genera una situaci贸n de precariedad e incertidumbre preocupante.

Las ayudas al transporte constar谩n de 450 millones para empresas y aut贸nomos de taxis, VTC, autobuses de pasajeros, transporte de mercanc铆as y ambulancias. Mientras tanto, el transporte p煤blico agoniza desde los recortes tras la crisis financiera de 2008, manteni茅ndose en una situaci贸n muy precaria que desincentiva su uso sobre todo entre las personas trabajadoras al no permitirles llegar a tiempo o en un lapso razonable para entrar a sus trabajos. Potenciar el transporte p煤blico a precios asequibles no s贸lo ayudar铆a a rebajar el impacto del aumento de precios en los bolsillos de la gente, sino que podr铆a ejercer como un importante elemento de rebaja del consumo de combustibles f贸siles en un momento de abastecimiento escaso y enormemente caro.

Entre las medidas propuestas se incluye que los establecimientos comerciales puedan suspender con car谩cter temporal la prohibici贸n prevista de limitar la cantidad de art铆culos que puedan ser adquiridos por cada comprador. Es decir, se permite la limitaci贸n de la cantidad de productos que cada persona puede comprar, una pr谩ctica habitual que en principio estaba prohibida. Consideramos que este mecanismo, junto a la laxitud de la norma, puede llevar a restricciones ficticias que presionen los precios de determinados productos al alza, castigando a煤n m谩s la econom铆a personal y familiar. Un elemento que deber铆a vigilarse.

Asimismo, aunque pasa m谩s desapercibido entre medidas que supuestamente est谩n concebidas para facilitar la instalaci贸n y generaci贸n de energ铆as renovables, lo cierto es que numerosas disposiciones adicionales y finales de este Real Decreto ley rebajan los controles de impacto ambiental, las condiciones y las autorizaciones administrativas para las instalaciones de almacenamiento de energ铆a o para las canalizaciones y distribuciones gas铆sticas. A nadie se le escapa que este contexto de guerra y crisis est谩 sirviendo para rebajar todas las acciones contra el cambio clim谩tico, donde grandes corporaciones energ茅ticas con la connivencia del gobierno aprovechan para reorientar su negocio, en el caso del Estado espa帽ol, hacia el gas y el hidr贸geno en detrimento de acciones reales que frenen la crisis clim谩tica.

Todo parece indicar que el terreno para la contenci贸n salarial a la que se someter谩n los sindicatos del r茅gimen est谩 abonado. Usando el 2% como referencia y a expensas de la teatralizaci贸n de las negociaciones, la cifra final a la que condenen los salarios de las personas trabajadoras en los convenios ser谩 cercana a esta. De hecho, con los datos del primer trimestre del a帽o ya podemos observar que los salarios se contienen en un 2,26% en convenio -el Salario M铆nimo Interprofesional se qued贸 en el 3,63% y las pensiones en un 2,5% en 2021- mientras que la inflaci贸n alcanza ya el 9,8%.

En este breve resumen podemos comprobar que ninguna de las medidas propuestas solucionar谩 los problemas end茅micos de este pa铆s. No solo por su car谩cter transitorio, sino por el escaso impacto que tienen sobre las ra铆ces sist茅micas del capitalismo actual y que est谩n lastrando la capacidad de la clase trabajadora de desarrollar sus vidas de manera digna.

Por todo ello, desde CGT, consideramos urgente la aplicaci贸n de medidas estructurales que alcancen la ra铆z del problema. Todo es cuesti贸n de voluntad y compromiso pol铆tico, dependiendo de c贸mo se quieren emplear los recursos y asumir el coste que implica cambiar la correlaci贸n de fuerzas.




Fuente: In-formacioncgt.info