March 8, 2021
De parte de La Haine
278 puntos de vista


Deslegitimar, desacreditar, adjetivar, denostar son algunos de los verbos m谩s conjugados por acad茅micos que asumen la tarea de cuestionar a sujetos colectivos

A los que luchan contra la recolonizaci贸n de sus territorios que el actual gobierno se empe帽a en continuar con megaproyectos como los del mal llamado Tren Maya, el Integral Morelos, el Corredor Interoce谩nico del Istmo de Tehuantepec y la amenaza de la explotaci贸n minera en el 谩mbito nacional.

Sin tomar en cuenta las numerosas v铆ctimas durante el gobierno de la Cuarta Transformaci贸n, originadas por las m煤ltiples violencias estructurales, y las que cobran la vida de defensores de la Madre Tierra, se etiqueta al movimiento pol铆tico que denuncia estas violencias y resiste esta recolonizaci贸n, irresponsablemente, como victimolog铆a indianista, poniendo en duda su representatividad entre los pueblos y atribuy茅ndole ser portavoz de una indianidad idealizada e imaginada.

Se calumnia, igualmente, a la academia de izquierda radical, que cuenta, supuestamente, con el apoyo de peri贸dicos extranjeros conservadores, y contra la que se descarga un visible resentimiento, con reflexiones que dejan ver enteramente a quien escribe: 鈥淭ufo moridor de los 煤ltimos etnomarxistas de los tiempos post-Covid, [鈥 idiotez discursiva, que a veces bordeaba los ladridos [鈥 empotrados en una antropolog铆a de la disuasi贸n y del poder, no pueden ver m谩s all谩 de las simples orillas [鈥 esquemas simples de la 鈥榣ucha revolucionaria鈥 de los a帽os 70 del siglo pasado [鈥, utopistas urbanos que hablan espa帽ol o ingl茅s, que son mestizos o blancos, que tienen su auto, que se transportan en avi贸n y fraguan sus disquisiciones exquisitas encerrados en un cub铆culo as茅ptico鈥 (Gilberto Avil茅z Tax, Noticaribe Peninsular, 7/7/20).

Ante tal rigor te贸rico, contundencia anal铆tica y elegancia argumentativa, poco o nada quedar铆a por discutir, si no fuera porque estas andanadas medi谩ticas de desprestigio repercuten en la correlaci贸n de fuerzas locales y regionales que pueden dejar en la indefensi贸n de todo tipo a colectivos y personas que, a contracorriente y en condiciones de alto riesgo, se oponen no s贸lo a los megaproyectos, sino, tambi茅n, a los procesos de militarizaci贸n, paramilitarismo y criminalizaci贸n que acompa帽an y respaldan la imposici贸n de las corporaciones capitalistas, en la actual forma de acumulaci贸n necropol铆tica por desposesi贸n.

Samir Flores Soberanes, comunicador comunitario y opositor al Proyecto Integral Morelos (PIM), asesinado a la puerta de su casa, en Amilcingo, Morelos, el 24 de febrero del a帽o 2018, a 10 d铆as de una visita presidencial al estado, en la que AMLO anunci贸 la ruptura de su compromiso de campa帽a con respecto al PIM y la termoel茅ctrica de Huexca, se constituye en caso caracter铆stico de la violencia criminal al servicio de los megaproyectos. Lamentablemente, no es el 煤nico caso.

Quienes secundan esta ingenier铆a de conflictos exaltan la denominada, hace unas d茅cadas, antropolog铆a aplicada que, en la tradici贸n mexicana, acompa帽贸 las necesarias tareas de convencimiento de las poblaciones ind铆genas acerca del progreso que traer铆a la integraci贸n nacional.

No es una casualidad que su referente te贸rico sea Alfonso Villa Rojas, con quien en 1969 se sostuvo un debate, ese s铆, respetuoso, en el Seminario de Estudios Antropol贸gicos, en el que el Grupo de los Viernes, conformado por estudiantes de los a帽os avanzados de la ENAH, le dirigi贸 estas palabras: 鈥淣osotros nos contamos entre los antrop贸logos de la 鈥榥ueva ola鈥 (como usted los califica), que afirman que el antrop贸logo debe estar comprometido. Y estamos enteramente de acuerdo con la posici贸n que usted cita, desaprobando, del peruano Stefano Varese, en el sentido de que la responsabilidad del antrop贸logo se define en relaci贸n con la condici贸n de la sociedad en que vive y act煤a. El etn贸logo tiene que intervenir criticando los falsos valores sociales y culturales, supuestamente nacionales y presentados e impuestos como v谩lidos para todos, cuando en realidad son s贸lo instrumentos de poder y dominaci贸n.

Su tarea debe ser la de descubrir la oposici贸n entre los intereses particulares de una minor铆a cuantitativa que se ha instituido en grupo de dominio y los intereses del resto de la sociedad nacional. Y cuando este resto est谩 constituido por sociedades y culturas que no comparte las mismas premisas hist贸ricas, la tarea antropol贸gica no puede limitarse exclusivamente a la denuncia ex c谩tedra, sino que debe abordar tambi茅n el campo de la acci贸n […]. Al encontrar nuevas posibilidades para la acci贸n pol铆tica, que ayuden a abolir la estructura clasista de la sociedad, el antrop贸logo revela nuevas posibilidades de desarrollo y aplicaci贸n de su ciencia鈥 (https://cutt.ly/PzqUOgM).

Hoy, como ayer, seguimos pensando y entendiendo la realidad social en funci贸n de las necesidades y los intereses de los grupos explotados y colonizados del mundo.

La Jornada




Fuente: Lahaine.org