July 21, 2021
De parte de La Haine
166 puntos de vista


Ahora desplegar谩n su fuerza pol铆tica para impedir que deroguen la tan preciada ley portaaviones de la derecha uruguaya

“Los orientales son ingobernables”, sentenci贸 el coronel, meti贸 viol铆n en bolsa y renunci贸 al cargo de dictador infame. Ingobernables por el l谩tigo y el cepo, ingobernables para los autoritarismos en todos sus grados y las tiran铆as en todas sus formas. Bien que se saben gobernar a s铆 mismos los orientales, como lo hicieron cada vez que las circunstancias lo exigieron, como en 1980, en el plebiscito del mudo y masivo acuerdo contra la dictadura.

Una vez m谩s la brutalidad viene desde el v茅rtice, porque… 驴de qu茅 otro modo se puede calificar la imposici贸n, de “pesado”, de esa ley de urgente consideraci贸n? En ciertos momentos, los buenos modales dejan de servir a los due帽os del poder, comienzan a apretar las clavijas suavemente, estiran al m谩ximo los mecanismos de la dominaci贸n pac铆fica, van descubriendo que algunos ofrecen la otra mejilla y que otras y otros ocupan las trincheras de la resistencia. 驴No es algo as铆 lo que est谩 ocurriendo?

Ahora ya saben que 800.000 voluntades se oponen a las suyas. Ahora desplegar谩n su fuerza pol铆tica para impedir que deroguen su tan preciada ley portaaviones. Habr谩 que resistir una vez m谩s. Por supuesto, los oprimidos no abandonan las v铆as pac铆ficas por voluntad propia. Preferir铆an, por supuesto, quitarse las cadenas mientras toman mate en la cocina.

Son los due帽os de todo quienes recortan los espacios a la expresi贸n pac铆fica de los due帽os de nada, los que, paulatinamente, van provocando reacciones airadas del abajo que se mueve, dej谩ndolo sin alternativas, hasta que al magma no le queda m谩s salida que la erupci贸n, sea c贸mo y d贸nde sea.

En este islote de la poes铆a liberal, muchos creen que “nunca m谩s” habr谩 golpes de estado, hacen abstracci贸n de la lucha de clases, de su historia, de las imperiosas necesidades de los due帽os del Uruguay, de su inter茅s vital en reproducir y ampliar el capital, sin importarles sus consecuencias sociales, la reducci贸n de la masa salarial y la producci贸n en masa de la marginaci贸n y la exclusi贸n.

Sin embargo, quienes conocen la historia iniciada en 1958, la que iniciaron Echegoyen y Nardone, la de los grupos fascistas y la primera Carta de Intenci贸n con el FMI, ponen las barbas en remojo, est谩n alertas y preparan su esp铆ritu para lo que pueda venir. Los golpes no se pueden detener cuando los tanques ya ruedan en las calles, sino antes, cuando el autoritarismo muestra sus pezu帽as y va trepando la cuesta de la represi贸n violenta hacia el terrorismo de Estado.

La atropellada baguala desconcert贸 a dirigentes y parlamentarios frenteamplistas que quedaron como anestesiados, mirando para la fiambrera. La Mesa Pol铆tica rechaz贸 todo el contenido de la LUC por “inoportuno, inconstitucional y antidemocr谩tico”, pero los parlamentarios, inusitada e incomprensiblemente, terminaron por aprobar el 50% del articulado. Confiaron en las acostumbradas negociaciones y transas de pasillo, en los discursos de sal贸n, modificaron la superficie, es cierto, pero dejaron intacta la sustancia de clase de la ley contra el pueblo trabajador. No confiaron en las reservas espirituales de nuestro pueblo, en su espontaneidad para movilizarse y luchar.

La gruesa contradicci贸n trajo desavenencias, reproches y par谩lisis en el Frente. La voluntad popular de luchar contra la brutalidad debi贸 asumirla la Intersocial. La iniciativa de impulsar el refer茅ndum fue de FUCVAM, la FEUU, el movimiento feminista y el movimiento sindical. El mayor acierto del partido opositor vino de las bases sociales y no del n煤cleo de dirigentes partidarios.

Los art铆culos 135 y 136 (que modifican el sistema de educaci贸n t茅cnica y terciaria) y los 235 y 236 (que fija nuevos mecanismos para fijar el precio del combustible), despertaron m谩s contradicciones internas en el Frente. Cuatro art铆culos que la bancada parlamentaria entendi贸 que iban en la “direcci贸n correcta”, mientras que el movimiento social los sinti贸 como un agravio y consider贸 que era urgente derogarlos. En realidad, en los 341 art铆culos restantes hay otros sapos que pasaron inadvertidos y la militancia debi贸 tragar. La conciliaci贸n y el pragmatismo obstaculizan la lectura correcta del modo de pensar de la masa que dicen representar. Abren rumbos divergentes, las bases sociales toman un camino y los que hacen pol铆tica en el Palacio Legislativo emprenden el otro. En los 煤ltimos quince d铆as la iniciativa del refer茅ndum trascendi贸 las fronteras de lo organizado y, por decisi贸n propia, miles de mujeres y hombres salieron a recoger las firmas que faltaban. Lo lograron en exceso. Un fen贸meno similar al ocurrido en al ballotage de noviembre de 2019, cuando una espont谩nea movilizaci贸n de base elev贸 al 49% el caudal electoral del Frente, superando con luz el 39% alcanzado un mes antes.

La capacidad militante demostrada en los hechos deja planteado un interrogante b谩sico: 驴la participaci贸n directa fortalece la democracia representativa como se est谩 sosteniendo o, por el contrario, la deslegitima y plantea otras formas de luchar? 驴No ser谩 que preciso confiar m谩s en esa reserva an铆mica de rebeld铆a y proponerse pasos m谩s audaces y menos institucionalizados? Los acontecimientos pol铆ticos en toda Am茅rica La Pobre est谩n confirmando que los pueblos en movimiento son el 煤nico freno capaz de detener las 铆nfulas autoritarias y neoliberales de las actuales fuerzas reaccionarias.

Incluidas las m谩s violentas. Es la lecci贸n que se recoge de Hait铆, Chile, Bolivia y Colombia. Lecciones que conducen a pensar cuestiones m谩s profundas: 驴hacia d贸nde se orienta el esfuerzo militante? 驴hacia la cosecha de votos? 驴a la acumulaci贸n de cabezas pensantes? Seguramente, hoy d铆a una izquierda tipo “sesentista” no ganar铆a elecciones ni mayor铆as parlamentarias, pero es seguro que producir铆a montones de mujeres y hombres con clara comprensi贸n de las necesidades hist贸ricas reales, verdaderas columnas de la lucha por la transformaci贸n revolucionaria de la sociedad. Un caudal ideol贸gico y pol铆tico capaz de iluminar la oscuridad.

Para ganar elecciones se dejaron por el camino muchas cosas: en aras de cosechar votos se renunci贸 a todo, incluso a la anulaci贸n de la ley de impunidad. La moderaci贸n y el pragmatismo nos dieron el 2005, pero… 驴cu谩nta confusi贸n produjeron? 驴el transformismo no ser谩 el motivo de la cada vez mayor distancia que separa el parlamento de las bases sociales?

Bueno, llegado a este punto, quisiera dejar aclarado algo: me sent铆 convocado por el grupo “Maestras No a LUC” y particip茅 de en la “Coordinaci贸n Oeste contra TODA la LUC”. Sigo pensando que, al acto agresivo que es la LUC, se le deber铆a haber respondido con la derogaci贸n de ese portaviones legislativo.

Ahora se viene una gran batalla pol铆tica contra este gobierno del agronegocio, de los latifundistas y las empresas extranjeras, para librarnos de una econom铆a tutelada por las calificadoras de riesgo, que recorta el gasto social para reducir el d茅ficit fiscal y pagar los servicios de la Deuda. Habr谩 que enfrentar el sesgo ideol贸gico que el gobierno adopta en el campo internacional. Defender al pueblo revolucionario de Cuba. La LUC fue una groser铆a. El primer eslab贸n de la cadena de groser铆as contra el pueblo: la seguridad social, las desmonopolizaciones que crean monopolios privados, el respaldo pol铆tico y jur铆dico a la represi贸n, el cerco a las huelgas de las y los asalariados, etc. No se va solamente por 135 art铆culos de la LUC, vamos contra el gobierno. Ya suenan los tambores en la torre ejecutiva, auguran la puesta en marcha del proyecto pol铆tico de cu帽o liberal contra el pueblo.

La respuesta tambi茅n est谩 en marcha, se movilizan los trabajadores de la pesca, los de OSE y, desde Bella Uni贸n, como en tiempos pret茅ritos se vienen los peludos en la defensa de ALUR y la producci贸n de ca帽a de az煤car (que en asamblea popular resolvieron “bajar” a Montevideo y acampar frente al Palacio el 19 de Julio). Todas y todos los ingobernables estamos autoconvocados a resistir el embate. Habr谩 que mantener encendida la llamita.

http://zurdatupa.blogspot.com




Fuente: Lahaine.org