June 28, 2021
De parte de ANRed
289 puntos de vista

Desde hace por lo menos tres d茅cadas el a帽o nuevo ind铆gena se celebra en Buenos Aires cada vez con m谩s visibilidad. En tiempos pand茅micos las convocatorias fueron en general, virtuales, pero hubo una presencial, en el oeste del conurbano. Uno de los convocantes fue el maestro de m煤sicos Nelson Orellana, que desde los 80 viene celebrando el Inti Raymi en Buenos Aires. En la ceremonia tambi茅n se hizo menci贸n de los restos ancestrales restitu铆dos que se resguardar谩n en Moreno. Por Melina S谩nchez para ANRed.


Esta semana, en todo el mundo, se celebr贸 el solsticio. Pueblos originarios de los hemisferios Norte y Sur recibieron esta fecha. Para los pueblos ind铆genas del hemisferio Norte es el Solsticio de verano. Para los originarios del Sur es el Solsticio de invierno. En ambos casos, lo que se recibe y festeja es el cambio de estaci贸n y el paso de la oscuridad a la luz. Entre el 21 y el 24 de junio tiene lugar la noche m谩s larga del a帽o: y la m谩s fr铆a en Latinoam茅rica. Lo que los antiguos esperaban y lo que seguimos esperando para estas fechas hoy en d铆a, es la llegada del Sol. Se lo espera despiertos y con cantos, dicen algunos que se tem铆a que el sol, que es fuente de toda vida, no saliera m谩s luego de esa larga noche. Por eso se multiplican los rituales de agradecimiento en su espera, y los de felicidad a su llegada.

Los procesos por los que pasa un pueblo, una cultura, un movimiento, tambi茅n llevan nombres propios, van acompa帽ados del proceso que hacen personas puntuales en un grupo, que unas veces tienen capacidad de liderazgo como le dicen en la cultura occidental, otras son artistas, otras son los educadores populares. Nelson Orellana es uno de esos educadores populares, que primero fue m煤sico, despu茅s migrante, con todo lo que eso implica, y de a poco fue convirti茅ndose en docente, hoy -varias generaciones de sus estudiantes lo atestiguan- es maestro de maestros.

Una vez m谩s, en medio de la pandemia, decidi贸 convocar a la celebraci贸n del Inti Raymi, acompa帽ado por la Direcci贸n de Cultura de Moreno, en un lugar hermoso y abierto, cuidando el distanciamiento social y en el conurbano. Quien estudie sikus en Buenos Aires y tenga real inter茅s en conocer sobre la cultura andina, y acerca de la cosmovisi贸n de las culturas ancestrales de Am茅rica, conoce a Nelson, de haberlo escuchado tocar, de haberse sumado a sus clases鈥 Durante la pandemia esas clases tomaron forma de vivos en Facebook. Transmisiones a lo largo de las cuales, quienes siguieran las clases pod铆an observar c贸mo se iba transformando una lecci贸n de m煤sica en una acerca de pensamiento ind铆gena. El maestro saludaba a quienes se comunicaban en sus transmisiones con la ayuda de alguno de sus alumnos, agradec铆a la presencia, hablaba sobre la pandemia y a medida que iba desplegando los vientos tambi茅n iba caminando los tiempos.

As铆 como se dice que en el oeste est谩 el agite, y seguramente es cierto, Moreno es adem谩s el pulm贸n verde de ese oeste. Hay situaciones sociales complejas, pero a su vez conviven con una naturaleza generosa, arbolada, purificadora de vida, todav铆a de calles de tierra y de grandes espacios al aire libre y sin alambrado. El Inti Raymi entonces no pod铆a celebrarse en mejor lugar que all铆. Nelson lo anunci贸 modestamente, sin flyer, en un vivo solamente, mostrando el paisaje del Dique en Moreno, pocos d铆as antes de que tuviera lugar el acontecimiento: el domingo 20 de junio.

Hablamos con 茅l a prop贸sito de esa fecha y c贸mo fue cambiando su celebraci贸n desde los 80 en las casas de los migrantes, hasta hoy que se ha convertido ya, lucha y legislaciones de por medio en un importante evento cultural en toda la Provincia de Buenos Aires.

-驴C贸mo estuvo la actividad? 

La noche estuvo muy bonita. La verdad la pasamos bien, nos juntamos a las diez, ya hab铆a gente ah铆 preparando, ya tambi茅n estaba la le帽a, estaba ah铆 el fog贸n鈥 y ah铆 empezamos a activar, a preparar las cosas, a las doce hicimos ah铆 la ceremonia, para acompa帽ar a nuestro tatita en su regreso. Estuvimos ah铆 dialogando con gente que era nueva, que no hab铆a estado nunca y que le pareci贸 muy linda, muy bonita esta ceremonia.

Estuvo muy lindo porque hab铆a gente que conoc铆a de 谩rboles, otros que conoc铆a de animales, y de plantas, y se arm贸 un lindo di谩logo. Nos pon铆amos a tocar tambi茅n de rato en rato. As铆 fue transitando la noche, hasta la madrugada, algunos fueron a descansar un ratito, a tirarse un rato porque estaban muy cansados. La verdad fr铆o, fr铆o yo no sent铆, y creo que no hizo mucho fr铆o, aparte est谩bamos con el fog贸n ah铆 que estaba hermos铆simo, no hizo viento entonces el humo iba solamente para arriba, no iba para los costados, as铆 que no molestaba, muy muy lindo la verdad ah铆 tocamos y danzamos alrededor del fog贸n esperando hasta que nuestro tata inti vuelva.

Estuvimos ah铆 hasta que lleg贸 la delegaci贸n del Embajador de Bolivia, el C贸nsul de Bolivia y la Intendente de Moreno, que participaron en la ceremonia. Estuvo muy lindo. Estuvimos hasta las 9, 9.30 -de la ma帽ana- porque no sal铆a el sol, y pudimos aprovechar lo poquito de los rayos que nos mand贸 de energ铆a. Igual con esa alegr铆a de volver, de empezar un nuevo ciclo.

A la madrugada hicimos la ceremonia, tambi茅n hicimos la posici贸n de las palmas de las manos para recibir al sol, la meditaci贸n hasta que con un jallalla empezamos a abrazarnos y a desearnos lo mejor para este nuevo ciclo.

-驴C贸mo eran los primeros Inti Raymi que recuerda en Buenos Aires? 

El Inti Raymi se celebra -en Buenos Aires- hace muchos a帽os. Nosotros en el 84, cuando vinimos de Bolivia lo hac铆amos. Pero no el 21, sino el 24. Porque en Bolivia, festej谩bamos el 24 una sincreticidad digamos de lo que es la Fiesta de San Juan con la Fiesta del Inti Raymi, porque bueno, la iglesia cat贸lica lo uni贸. Y nosotros festej谩bamos eso ac谩 cuando llegamos en Buenos Aires, ah铆 en Tucum谩n y Ayacucho, que era la casa donde viv铆amos, que ten铆a un patio inmenso, y ah铆 hac铆amos nuestros Inti Raymi, invit谩bamos a gente a hacer la ceremonia y a pasar toda la noche y ah铆 esperar los rayos de luz de la madrugada.

Y despu茅s en los 90, ya se fueron abriendo, empez贸 a hacerse cerca de ATC, se hac铆a en San Miguel, en Parque Avellaneda, despu茅s tambi茅n por Zona Sur, ya en distintos lugares se empez贸 a difundir. Y hoy en d铆a, ya es una ley, para que para todos los que tenemos ra铆z originaria sea nuestro d铆a de inicio de ciclo. (Hace referencia al Decreto 672/2019).

Los primeros Inti Raymi eran como lo hac铆amos nosotros en casa, y despu茅s de a poquito se fue difundiendo. Hab铆a muchos hermanos que vinieron de Bolivia, de Per煤, ac谩 del mismo norte, de Jujuy, que est谩n las tradiciones bien guardadas ah铆, as铆 que bueno, empezamos a difundir cada uno desde su lugar, y bueno, eso es lo que hoy se conoce, esas ceremonias. En un principio s铆, era mucho m谩s chico, porque no hab铆a muchos grupos de sikuris, eran charangos, quenas, guitarras, bombos, y hoy en d铆a son m谩s sikuris. Pero bueno, lamentablemente por esta pandemia nos hemos guardado. Pero bueno, ya de a poquito estaremos volviendo.

-驴Nos cuenta algo sobre su trayectoria como m煤sico? 

Mi inicio como m煤sico fue a los doce a帽os m谩s o menos, por esa 茅poca entre la ni帽ez y la adolescencia. Yo escuchaba m煤sica aut贸ctona pero por radio. Yo nac铆 en Oruro. Mi pap谩 era minero. A mis siete a帽os, por motivos de trabajo mi pap谩 tuvo que mudarse a La Paz y tuvo que ir toda la familia. En La Paz entr茅 en tercer a帽o de primaria, ah铆 despu茅s complet茅 todos mis estudios secundarios tambi茅n. A los doce a帽os empec茅 con los instrumentos. Y en todo ese tiempo empec茅 a hacer grupos con compa帽eros de la escuela o del barrio. Fueron mis primeros pasos, toc谩bamos para el d铆a de la madre, cuando hac铆an horas c铆vicas en la escuela, por ah铆 si alg煤n barrio programaba alg煤n evento toc谩bamos ah铆, y esos fueron los primeros pasos, junto con muchos otros grosos m煤sicos que hoy en d铆a est谩n repartidos por el mundo. Con ellos fueron mis inicios, en 74, por ah铆. Represent茅 al Colegio Ayacucho, donde estudiaba, salimos primeros a nivel nacional.

Y eso fue como un puntapi茅 para que yo siga con la m煤sica y con esta tradici贸n que nos han dejado nuestros abuelos. Para profundizar m谩s viajaba al campo, de donde es la m煤sica de donde est谩n nuestros abuelos, aymaras, quechuas, a interesarme, a tocar con ellos, a hablar con ellos, para aprender la m煤sica, y a trav茅s de la m煤sica fui aprendiendo su cosmovisi贸n, porque, como sabemos, todo est谩 unido, no est谩 separado, est谩 todo unido, la cer谩mica, la m煤sica, el telar, todo, todo tiene ese pensamiento, de la dualidad, del complemento con el otro, del amor al otro, de ponernos en el lugar del otro, de ayudarnos entre nosotros.

Es importante ese pensamiento que nos han dejado nuestros abuelos: el Ayni. Eso fue lo que me alent贸 a seguir caminando, y bueno en Bolivia toqu茅 con el grupo Collamarca, con Laya, vine con el grupo Markasata de all谩 a Buenos Aires. Ac谩 tambi茅n conoc铆 al grupo Miti Maes, del que tambi茅n fui integrante por m谩s de veinte a帽os, ahora estoy con el grupo Pura Vida. En todo ese trayecto compart铆 tanto escenarios y grabaciones con hermanos como el maestro Jaime Torres, con otro gran m煤sico como Le贸n Gieco, grabamos, viajamos tambi茅n, con Los nocheros tambi茅n grab茅, con Los Tipitos, tocamos tambi茅n con Jacinto Piedra, Peteco Carabajal, Mercedes Sosa, bueno, m煤sicos muy conocidos de ac谩, de la Argentina, Zuna Rocha鈥 muchos m煤sicos que a trav茅s del camino de la m煤sica, fuimos compartiendo escenarios y ah铆 los conoc铆 tuve tambi茅n la oportunidad de tocar y grabar con ellos.

Ese fue mi camino a trav茅s de la m煤sica, tambi茅n eso me llev贸 a ser docente, como dicen, a transmitir, yo no quiero ser ni profesor ni maestro, me dicen profesor o maestro, pero yo soy m谩s un transmisor de nuestra cultura porque eso es lo que me ha llegado. Yo fui aprendiendo porque me gustaba sin que hoy en d铆a lo iba a transmitir. Pero es porque algo de eso me llena el alma, el instrumento, los sikus, me llenan el alma. Cuando escuch茅 por primera vez ese sonido, cuando sopl茅 es como que me invadi贸鈥 y nunca m谩s dej茅 de tocar, hasta hoy en d铆a鈥 y eso es lo que me hace conocer a muchos hermanos que andamos caminando en esto y seguir tejiendo este hermoso aguayo que nos une a todos, en las tradiciones, ceremonias de nuestros abuelos, en ese sentir, en ese pensar del amor al otro, siempre, esa es la mejor ense帽anza que me dejan mis ra铆ces.

Espera del sol:

Ceremonia:

M煤sica de Pura vida, folclore andino:





Fuente: Anred.org