January 22, 2021
De parte de SAS Madrid
206 puntos de vista


Investigadores FPU y FPI lamentan que el Plan de Choque por la Ciencia e Innovaci贸n anunciado en julio no se haya puesto en marcha. Doctorandos que tuvieron que paralizar su trabajo experimental por la pandemia exigen las pr贸rrogas de contrato prometidas y solicitan la resoluci贸n urgente de las estancias internacionales. La situaci贸n actual, defienden, incrementa las desigualdades entre quienes deciden hacer carrera cient铆fica.

El estallido de la pandemia, con las limitaciones de movilidad y la reestructuraci贸n de los recursos de investigaci贸n que trajo, oblig贸 a miles de doctorandos en Espa帽a a adaptar su plan de investigaci贸n al contexto. Aunque totalmente comprensible, la situaci贸n supuso algo especialmente complicado para aquellos que est谩n en la recta final de su tesis y la fecha de finalizaci贸n de su contrato es pr贸xima. Si bien el Gobierno anunci贸 diversas medidas para corregir estos desajustes, investigadores predoctorales denuncian que no se est谩n poniendo en marcha, o no a la velocidad que deber铆an. Y que en 煤ltima instancia, esto incrementa las desigualdades entre las carreras investigadoras de quien tiene recursos econ贸micos y quienes dependen de los ingresos percibidos por realizar lo que no es otra cosa que, recuerdan, un trabajo. 

Pr贸rrogas de contratos

Quienes realizan una tesis doctoral pueden acceder a varios tipos de contratos para hacerlo, entre ellos las ayudas ministeriales para la Formaci贸n del Profesorado Universitario (FPU) y del Personal Investigador (FPI), contratos de cuatro a帽os de duraci贸n que culminan con la entrega de la tesis doctoral. Conscientes de la situaci贸n derivada de la pandemia, que afect贸 a multitud de investigaciones, sobre todo las experimentales, el Gobierno anunci贸 despu茅s que estas ayudas se prorrogar铆an cinco meses. Sin embargo, 鈥渉ay compa帽eros que acaban en abril y todav铆a no pueden solicitar el Plan de Choque anunciado por el Gobierno en julio, y que no saben si van a tener que acabar o leer su tesis en el paro鈥, expone Jos茅 Manuel P茅rez, portavoz del colectivo FPU Investiga.

Es el caso de Sandra Rodr铆guez, una investigadora FPI cordobesa que tuvo que interrumpir su estancia durante el estallido de la pandemia y paralizar su trabajo en el laboratorio hasta que pudieron volver presencialmente 鈥攄e manera progresiva, pues hab铆an donado todo el material de protecci贸n y desinfecci贸n a los hospitales鈥 en verano. Su contrato, de momento, acaba el 16 de abril: tal y como estaban redactadas, a las pr贸rrogas para los investigadores predoctorales de 煤ltimo a帽o pod铆an acogerse solo una minor铆a de los beneficiarios, ante lo que el Ministerio de Universidades asegur贸 que corregir铆a ese agravio comparativo. 鈥淐re铆amos que iba a ser cuando los Presupuestos estuvieran aprobados, pero ya lo est谩n y no tenemos noticias. No sabemos qu茅 hacer con nuestra tesis, si depositar con lo que tengamos o esperar a ver si sacan la pr贸rroga鈥, comenta la investigadora, que lamenta que seguramente habr谩 gente que termine su tesis en el paro. 鈥淓l problema es que algunos programas de doctorado te piden que publiques art铆culos cient铆ficos en revistas de alto impacto, y eso no es sencillo, menos en un a帽o tan nefasto para la ciencia鈥, a帽ade.

Estancias internacionales

Sandra Rodr铆guez al menos pudo realizar parte de su estancia internacional, pero no es el caso de Andrea M茅ndez Guti茅rrez. La convocatoria correspondiente al a帽o 2019 no se public贸 鈥 los investigadores predoctorales suponen que por una cuesti贸n presupuestaria鈥 hasta septiembre de 2020. A d铆a de hoy esa convocatoria no se ha resuelto, a pesar de que el Ministerio de Universidades anunciara que lo har铆a en diciembre 鈥攜 luego antes del 15 de enero鈥 y que se est茅 solapando con la convocatoria de la siguiente anualidad, recientemente publicada. 鈥淢i estancia comenzaba hace una semana, yo tendr铆a que estar en Pa铆ses Bajos para poder terminar mi tesis鈥, expone M茅ndez. No saber si recibir谩 el dinero o cu谩ndo ha imposibilitado el desplazamiento: 鈥淐ostearte tres meses de estancia para trabajar, gastarte tus ahorros para trabajar, no tiene mucho sentido, hay gente que lo hace pero no deber铆a ser lo normal, de hecho no me parece ni 茅tico鈥. 鈥淣o todo el mundo puede gastar 5.000 euros para una estancia鈥, apoya P茅rez. 

Hay quienes han decidido arriesgarse. El contrato de Jes煤s Alc谩zar acaba en junio 鈥攁 no ser que obtenga la pr贸rroga, lo cual desconoce鈥, as铆 que se march贸 a Noruega el 8 de enero: 鈥淵o no pod铆a retrasar mi estancia de tres meses. Imag铆nate lo que es estar en el tercer pa铆s m谩s caro del mundo con un sueldo de predoctoral sin saber si vas a recuperar el dinero que has adelantado鈥, lamenta el bi贸logo marino. 鈥淵o estoy tirando de ahorros de todos estos a帽os trabajando, si no me dan la ayuda tendr茅 que recurrir a mis padres, y yo porque puedo hacer eso鈥. Sobre esta cuesti贸n, desde el Ministerio de Universidades declaran que esperan tener los resultados de las evaluaciones pendientes de resoluci贸n a principios de la semana que viene, lo que permitir铆a publicarlos la primera semana de febrero, 鈥渄ependiendo del tiempo que le sea necesario a los servicios de Intervenci贸n y administraci贸n para finalizar el proceso鈥.

Aunque las menciones internacionales o estancias breves no son obligatorias a la hora de entregar la tesis, la realidad es que se convierten en un requisito fundamental cuando se quiere hacer carrera cient铆fica: 鈥淎 cada pasito que no des, pierdes. Tengo compa帽eros a los que ya se le acaba el contrato que no se pueden permitir adelantar dinero y han dicho: ‘Si me la dan luego, tendr茅 que renunciar’鈥. Con la p茅rdida de oportunidades posterior que ello implica: la elevada competitividad que existe, confirman las investigadoras, en la carrera acad茅mica, hace que cualquier circunstancia que implique un curriculum menos competitivo 鈥攃omo no realizar una estancias o no impartir formaci贸n鈥 suponga un problema para su trayectoria profesional. 

A la presi贸n del ‘publish or perish’ 鈥攑ublicar o morir鈥, la precariedad o inestabilidad entre el personal investigador y otras din谩micas que se producen en la academia y que llevan a los doctorandos a sufrir elevados 铆ndices de s铆ntomas de depresi贸n o ansiedad, se suma la actual situaci贸n de incertidumbre: 鈥淓s como que tienes que estar dando las gracias por estar haciendo un trabajo de investigaci贸n, de hacer lo que te gusta, pero encima con todo esto no te dejan hacerlo鈥, lamenta M茅ndez. 鈥淎l final estamos siempre haciendo horas de m谩s por un trabajo que requiere mucha formaci贸n y est谩 muy mal pagado, es desesperante y hay mucha gente que lo deja, y es malo para todos porque los recursos que se han invertido en esa persona al final se pierden鈥, apoya Alc谩zar.

Abandono consecutivo

鈥淰ivimos una incertidumbre y una sensaci贸n de abandono constante, de ansiedad y estr茅s, de sentir que est谩s en el cuento de nunca acabar鈥, resume Jos茅 Manuel P茅rez, que a帽ade que cada vez se les da 鈥渦na excusa nueva鈥 para justificar cada retraso. Para Sandra Rodr铆guez, el tema de las pr贸rrogas y las estancias solo refleja el abandono de la investigaci贸n en el pa铆s: 鈥淟a ciencia siempre ha estado un lado independientemente del partido que estuviera gobernando鈥, lamenta. 鈥淵o pensaba que la pandemia nos iba a hacer reflexionar sobre la importancia que tiene la investigaci贸n, pero me doy cuenta de que no, de que sigue en un segundo plano, y obviamente los que estamos en la parte m谩s baja de la cadena somos los que m谩s sufrimos las consecuencias de ese abandono鈥, concluye la investigadora.

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com 21/01/2021.




Fuente: Sasmadrid.org