September 23, 2022
De parte de Kurdistan America Latina
185 puntos de vista

El siguiente art├şculo fue publicado originalmente el 27 de agosto de 2022, cuando se cumpli├│ un a├▒o de gobierno del presidente iran├ş Ebrahim Raisi. El autor, Manuel Martorell, es un periodista especializado en Kurdist├ín, que tiene varios libros publicados sobre el tema. En este trabajo, Martorell muestra de forma clara el nivel de represi├│n interna que se vive en Ir├ín, apenas un mes antes del asesinato de la joven Mahsa Amini por parte de la ÔÇťpolic├şa de la moralidadÔÇŁ, en Teher├ín.

A continuaci├│n publicamos el art├şculo completo:

Un a├▒o despu├ęs de que Ebrahim Raisi asumiera la Presidencia de Ir├ín, este pa├şs sufre una profunda crisis social y, sobre todo, una grave involuci├│n pol├ştica, como muestra la actual escalada represiva y, de forma m├ís significativa, el aumento en el n├║mero de ejecuciones que, solo en lo que va de a├▒o, suponen casi todas las de 2021: 320 frente a 330.

Tal como declaraba al diario P├║blico Mustafa Hijri, secretario general del Partido Democr├ítico del Kurdist├ín de Ir├ín (PDKI), uno de los principales grupos opositores, en junio ya se hab├şan contabilizado 280 ejecuciones, la mayor parte de ellas en procesos con ÔÇťinterrogatorios extrajudiciales, confesiones sacadas bajo tortura y sin asistencia de abogados defensoresÔÇŁ, siendo las minor├şas kurda y baluche las principales v├şctimas de la escalada represiva junto a personas detenidas por participar en protestas callejeras.

ÔÇťLa dureza del r├ęgimen a├║n es m├ís palpable en el Kurdist├ín ÔÇôrecalcaba este dirigente-; solo en los seis primeros meses de 2022 han sido llevadas ante los tribunales en esta regi├│n 154 personas acusadas de actividades pol├şticas, imponi├ęndoles penas que van de los seis meses a los cinco a├▒os de c├írcelÔÇŁ.

Uno de los casos m├ís dram├íticos es el de Soada Khadirzadeh, una joven kurda embarazada de 32 a├▒os, detenida en octubre de 2021, bajo la acusaci├│n de atentar contra la unidad del Estado pero, en realidad, como venganza por no haber podido atrapar a su marido. Durante su encarcelamiento se le han negado los necesarios cuidados m├ędicos, como ha denunciado Amnist├şa Internacional (AI), siendo sometida a continuos interrogatorios y vejaciones sexuales, que le llevaron el pasado 18 de agosto a intentar ahorcarse en la prisi├│n de Urmie tras suministrar un somn├şfero a su beb├ę.

Las mujeres son precisamente uno de los sectores que m├ís intensamente est├ín sufriendo la involuci├│n pol├ştica bajo la presidencia de Raisi, que no ha dejado de reforzar organismos como ÔÇťPromoci├│n de la Virtud y Prevenci├│n del VicioÔÇŁ, o las llamadas Patrullas de Vigilancia, dedicadas espec├şficamente a que todas las mujeres lleven la cabeza cubierta con el hijab. Adem├ís, a mediados de julio Raisi instaur├│, con el mismo objetivo, la ÔÇťSemana de la CastidadÔÇŁ, que miles de mujeres desafiaron en las principales ciudades desprendi├ęndose p├║blicamente del pa├▒uelo.

Cientos de mujeres han sido detenidas por este motivo, destacando entre ellas el caso de Sepideh Rashnu, una joven que se quitó el hijab en un autobús urbano y que fue grabada en un video que se ha hecho viral y que ha reactivado la campaña contra el velo islámico en las redes sociales, especialmente en la cuenta de Twitter #No2Hijab.

Muestra del creciente hartazgo de las mujeres son las cada vez m├ís numerosas agresiones a cl├ęrigos en plena calle, como se aprecia en un video difundido en la ciudad sagrada de Qom, donde se ve a una mujer arrebatando el turbante a un religioso para pisotearlo en el suelo y despu├ęs abalanzarse contra otro cl├ęrigo que pasaba por all├ş.

La represi├│n tambi├ęn se ha cebado ├║ltimamente sobre los intelectuales, como respuesta al manifiesto firmado por casi doscientas personas vinculadas al cine, la literatura y el arte, pidiendo a las fuerzas de seguridad que no disparen contra los manifestantes. Por este motivo, han sido detenidos este mes de agosto los cineastas Mustafa al Ahmad, Mohamad Rasulof y Jafar Panahi, conocido este ├║ltimo por sus galardones en Cannes y Berl├şn.

Durante este a├▒o, se han registrado en Ir├ín m├ís de 2.000 protestas p├║blicas, fundamentalmente contra la subida de los precios, la escasez de agua, el impago de salarios y la reducci├│n de las pensiones, en buena parte como consecuencia de las sanciones internacionales tras haber roto Teher├ín el acuerdo nuclear alcanzado en 2015 con los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU y la Uni├│n Europea (UE), en protesta por la decisi├│n de Donald Trump de retirar unilateralmente a Estados Unidos del acuerdo tres a├▒os despu├ęs.

Seg├║n tambi├ęn explicaba Mustafa Hijri a P├║blico, ÔÇťen este a├▒o 2022, ha empeorado el nivel de vida, subiendo el precio de las necesidades b├ísicas, como la comida y las medicinas, entre un 50% y un 150%ÔÇŁ. ÔÇťCuando el presidente Raisi tom├│ las riendas del poder ÔÇôa├▒ad├şa Hijri-, el kilo de arroz val├şa 30.000 tomanes (un d├│lar); un a├▒o despu├ęs, se ha triplicado hasta los 110.000; seg├║n datos del propio r├ęgimen, cerca del 60% de la poblaci├│n vive bajo el umbral de la pobrezaÔÇŁ.

Durante este tiempo, y sobre todo aprovechando la debilidad del bloque occidental al estallar la crisis de Ucrania, Raisi ha dado tambi├ęn un importante giro a la pol├ştica exterior en sinton├şa con las posiciones m├ís radicales del r├ęgimen, personificadas en el Gu├şa de la Revoluci├│n -Al├ş Jamenei- y en los Pasdaranes (Guardianes de la Revoluci├│n), verdaderos poderes f├ícticos de la Rep├║blica Isl├ímica, y quienes lo auparon a la presidencia tras eliminar de la carrera electoral cualquier atisbo aperturista.

En este sentido, el nuevo ministro de Exteriores, Husein Amir Abdollahian, se ha dedicado a estrechar los v├şnculos comerciales y estrat├ęgicos con pa├şses asi├íticos y africanos, especialmente con Rusia y China. Solo en la mitad de este a├▒o 2022, se han celebrado tres cumbres ruso-iran├şes, en las cuales Al├ş Jamenei respald├│ expresamente la invasi├│n de Ucrania.

Uno de los acuerdos m├ís significativos entre Rusia e Ir├ín ha consistido en desarrollar el ya avanzado programa iran├ş de drones militares, hasta el punto de que las tropas rusas ya est├ín utilizando estas aeronaves iran├şes no tripuladas, especialmente sus modelos Shaheb 129 y Shaheb 191.

A la sombra de Rusia y China, el r├ęgimen iran├ş se ha sentido con la suficiente fuerza en la actual coyuntura internacional para permitirse el lujo de dilatar las negociaciones con la Uni├│n Europea sobre un nuevo acuerdo nuclear. Primero, se neg├│ a negociar directamente con Estados Unidos; despu├ęs present├│ condiciones dif├şcilmente asumibles, como cerrar la investigaci├│n abierta por la Agencia Internacional de Energ├şa At├│mica (AIEA) sobre los nuevos reactores y centrifugadoras para enriquecer uranio, o que Washington sacara a los Pasdaranes de la lista de organizaciones terroristas. Finalmente, ha terminado por reducir las exigencias a garantizar que no se repitan retiradas unilaterales como la protagonizada por Trump.

Pese a la dura oposici├│n de Israel, la posibilidad de que Europa cuente con las ingentes reservas de gas iran├şes tras el levantamiento de las sanciones y la imperiosa necesidad iran├ş de frenar la creciente contestaci├│n social, han llevado a las dos partes al punto de mayor acercamiento en las negociaciones, quedando solo la respuesta de Ir├ín a la ├║ltima oferta realizada por Estados Unidos a trav├ęs de la Uni├│n Europea.

No sorprende, por lo tanto, que ante la debilidad de unas potencias occidentales ÔÇťatrapadasÔÇŁ en la crisis de Ucrania, se hayan multiplicado los ataques a las bases norteamericanas en Siria e Irak. Obviamente, los Pasdaranes no reivindican estas acciones, pero nadie duda que los Guardianes de la Revoluci├│n, aut├ęnticos dise├▒adores y ejecutores de la pol├ştica exterior, o los grupos que apoyan y financian en distintos pa├şses de la zona, est├ín detr├ís de ellos. As├ş ha ido ocurriendo en los ├║ltimos a├▒os, asesinando a destacados dirigentes de la oposici├│n, bien en Irak, L├şbano, Alemania, Austria o en cualquier otra parte del mundo, de la misma forma que militantes vinculados al pro-iran├ş Hezbol├í liban├ęs estuvieron a punto de asesinar a Salman Rushdie en Londres a comienzos de los a├▒os 1990.

Lo mismo puede haber ocurrido en el reciente y nuevo intento de asesinato de Nueva York, o en el igualmente frustrado plan para matar a la conocida opositora iran├ş Masih Alinejad, exiliada en Estados Unidos, por mucho que el Gobierno de Raisi lo niegue formalmente, como ha hecho en el caso de Rushdie o esta misma semana respecto a los ataques contra bases norteamericanas en el desierto sirio.

La ├║nica mala noticia que ha recibido el r├ęgimen iran├ş en el primer aniversario del ascenso de Raisi a la presidencia ha sido la reunificaci├│n del PDKI, probablemente la organizaci├│n pol├ştica con mayor capacidad de desestabilizar la Rep├║blica Isl├ímica. Tras un largo proceso de debate, las dos ramas en que estaba dividido este partido, el primero en levantarse en armas contra la Rep├║blica Isl├ímica, han vuelto a unir sus fuerzas, tal y como anunciaron formalmente el 22 de agosto, iniciando as├ş, como ha declarado Mustafa Hijri, ÔÇťuna nueva faseÔÇŁ en la lucha contra el r├ęgimen.

Ir├ín tampoco ha tardado en responder al desaf├şo; un amplio despliegue de tropas a lo largo de su frontera con el Kurdist├ín iraqu├ş, la regi├│n donde el PDKI tiene sus principales apoyos, y nuevas amenazas al Gobierno regional de Arbil (capital del Kurdist├ín iraqu├ş) han abierto un nuevo foco de tensi├│n a solo unas decenas de kil├│metros de la base norteamericana de Harir.

FUENTE: Manuel Martorell / P├║blico

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org