June 11, 2021
De parte de Arrezafe
309 puntos de vista


Transcripción de la
intervención
del profesor Norman Finkelstein, el 8 de Junio de 2021.

Transcripción del inglés: Arrezafe

En la guerra
del 47 al 49
entre el Estado de Israel y los estados árabes
vecinos, Israel conquistó alrededor del 80 por ciento de lo que se
llamó Palestina bajo mandato británico, habiendo dos territorios
que no estaban bajo el control israelí. Esos dos territorios se
denominaron Cisjordania, que fue ocupada por Jordania, y la Franja de
Gaza, que quedó bajo jurisdicción egipcia. Así que el 80% de
Palestina había caído en poder del Estado de Israel y el 20 por
ciento restante, la orilla occidental, incluida Jerusalén Oriental y
Gaza, que como he dicho estaba bajo la jurisdicción de Egipto,
quedaba fuera del control israelí.


En 1948, en el transcurso
de la creación de Israel, en torno al 90 por ciento de la población
árabe palestina fue
expulsada del territorio
que devino Israel, y ese 90 por ciento
expulsado pasó a denominarse la cuestión de los refugiados
palestinos
. En ese momento, se estima que alrededor de 750.000
palestinos fueron expulsados. La cifra actual, considerando a los
descendientes de los expulsados originarios, es de aproximadamente
5,7 millones de refugiados palestinos, un gran número de los cuales
terminaron en en campos de refugiados en Cisjordania y en Gaza. Así
pues, hoy, alrededor del 70 por ciento de la población de Gaza está
compuesta por refugiados hijos y nietos de refugiados palestinos de
1948.

Combatientes de la Haganah expulsan a los palestinos 
de Haifa, el 12 de mayo de 1948


Voy a situarme
directamente en 1967. En 1967 hubo otra guerra
entre Israel y los estados árabes vecinos. En el curso de dicha
guerra Israel conquistó la Franja de Gaza y Cisjordania, de tal modo
que ahora el 100 por ciento de lo que se llamó Palestina bajo
mandato británico, quedó bajo control israelí. De ese 100 por
ciento, el 80 por ciento era el Estado de Israel tal como fue creado
en 1948 y el 20 por ciento pasó a llamarse territorios palestinos
ocupados
, que comprendían Cisjordania, incluidas Jerusalén
oriental y la franja de Gaza. En este punto quiero avanzar nuevamente
para tratar de dar una idea de cómo hemos llegado a la situación
actual.

En 2006 se llevaron a
cabo por primera vez elecciones
democráticas
en los territorios palestinos ocupados y como
resultado de dichas elecciones, el movimiento islámico Hamas obtuvo
la mayoría de votos y por tanto era oficialmente el parlamento
elegido por los palestinos. Inmediatamente después de esas
elecciones, en las que el expresidente estadounidense Jimmy
Carter tomo parte como observador
declarándolas libres y justas.
Inmediatamente después, Israel, Estados Unidos y más tarde la Unión
Europea, impusieron un bloqueo férreo a Gaza. En otras palabras, el
pueblo de Palestina fue castigado por haber participado en unas
elecciones democráticas y haber elegido un gobierno al que Estados
Unidos e Israel no apoyaban. Y ese es el origen del aspecto más
brutal de la situación en la que se encuentra actualmente Gaza, es
decir, sometida a un brutal bloqueo.

En 2007, Israel, Estados
Unidos
y elementos de la autoridad palestina intentaron un golpe
de estado para derrocar
al gobierno
democráticamente elegido en Gaza, es decir a Hamas.
Hamas frustró el golpe y en ese momento consolidó su poder en Gaza.
La reacción de EE UU, Israel y la UE fue endurecer aún más el
bloqueo de Gaza, un bloqueo que ha sido universalmente condenado por
ser una forma de castigo colectivo ilegal según el derecho
internacional y a todas luces inmoral. Es un bloqueo criminal, en el
sentido literal, porque como Human Rights Watch señala,
la negación sistemática, metódica y sostenida a un pueblo del
derecho a salir y regresar a su país está tipificado en el derecho
internacional de Crimen
de Lesa Humanidad
.

Situación en Gaza
según el derecho internacional
.

Número uno. Como ya
señalé, un gran número de refugiados que fueron expulsados de 1947
a 1949, habitan hoy en Gaza y conforman, como dije, el 70 por ciento
de la población. La negación de los derechos de los palestinos
refugiados en Gaza, la negación de su derecho a regresar a sus
hogares en Israel, de donde fueron expulsados, es un Crimen
de Lesa Humanidad
según el derecho internacional. Así que ese
es el crimen contra la humanidad número uno. Ahora, la negación del
derecho de las personas en Gaza a salir y a regresar libremente a su
tierra natal, a saber, Gaza, la negación de ese derecho, la negación
de la libertad de movimiento es un segundo crimen contra la
humanidad. La denegación del derecho a salir y entrar libremente en
Gaza agrava el bloqueo brutal que ha causado una situación
humanitaria catastrófica en Gaza. Antes de continuar, quiero
enfatizar lo que creo que es el factor más grave de esta situación,
un hecho que todos deberíamos tener en cuenta cuando oimos hablar de
Gaza, y ese hecho es que la mitad o más de la población de Gaza son
niños menores de 18 años. De modo que, aproximadamente, tal vez más
de 1 millón 500.000 niños, a los cuales se les niega el derecho a
la libertad de movimiento, están siendo bloqueados en Gaza.

Así pues, tenemos el
crimen de la expulsión de los refugiados, el crimen del bloqueo y
además el crimen de las condiciones de vida impuestas a la población
de Gaza, la mitad de la cual son niños. En este momento, el
desempleo en Gaza es de alrededor del 60 por ciento, en general entre
los jóvenes es más alto, alrededor del 70 al 75 por ciento, y el 80
por ciento de la población de Gaza depende de la ayuda humanitaria
porque, dadas las condiciones, no puede disfrutar de un mínimo nivel
de vida. El 96 por ciento del agua
de Gaza
no es apta para el consumo humano. Así pues, a los dos
primeros crímenes, el crimen de la expulsión de los palestinos,
agravado por el criminal bloqueo de Gaza, tenemos que añadir el
crimen de las condiciones de vida –dada la situación, de
infravida– que se le han impuesto a la población de Gaza. A esos
tres crímenes infligidos al pueblo de Gaza hemos de añadir las
periódicas
masacres
que Israel perpetra contra su población. Así, tenemos
en 2000 la operación Hierro Fundido, en 2012 la operación Pilar
Defensivo, y en 2014 la operación Margen Protector.

De esas tres masacres,
–aún no hemos abordado la actual– tomemos la tercera, la llamada
Operación Margen Protector. Durante la Operación Margen Protector,
Israel mató a aproximadamente 550
niños palestinos
y destruyó sistemática y metódicamente
18.000 hogares palestinos. Así pues, además de los tres crímenes
contra la humanidad que ya he descrito, tenemos este cuarto Crimen
Contra la Humanidad: las sistemáticas masacres que Israel inflige al
pueblo de Gaza.

Me gustaría agregar,
porque es un hecho que hay que tener siempre presente cuando
analizamos la situación, cuales son las dimensiones físicas de
Gaza. He dado algunos datos a tener en cuenta, es una numerosa población de refugiados
con un considerable número de niños. Permitirme agregar uno
más: Gaza es un lugar muy pequeño. ¿Cuál es la longitud de Gaza?
La longitud de Gaza es un maratón. Un maratón, sí, que en medidas
estadounidenses son 26.2 millas. La longitud de Gaza es de 25
millas. ¿Qué significa eso? Significa que si eres un buen corredor
podrías ir de extremo a extremo de Gaza en unas tres horas. La
longitud de Gaza equivale a una carrera de tres horas, solo una
carrera de tres horas de un extremo al otro. ¿Es ancha? Bueno, el
doble del Central Park, el parque de Nueva York. Si duplicas su
tamaño, ese es el ancho de Gaza. La extensión de Gaza es pues de un
maratón por dos Central Park. Esas son las dimensiones físicas de
uno de los lugares más densamente poblados del mundo, la mitad de
cuya población, insisto, son niños. Niños confinados en un área
sometida a bloqueo cuya longitud es de 41 kilómetros de largo por 6
y 12 kilómetros de ancho.


A dicho panorama hemos de
agregar la completa indefensión de la población. No es cierto y la evidencia no respalda la aseveración de que Gaza posea
algún tipo de armamento que pueda considerarse en absoluto
sofisticado. ¿A qué me refiero con esto? Tomemos el último ataque
de Israel a Gaza. Daré algunos datos que tal vez os interese
saber. Como recordareis, al comienzo del último ataque israelí
contra Gaza se habló mucho sobre la sofisticación de los nuevos cohetes lanzados desde Gaza. La mayoría de la gente se lo creyó. ¿Hay algo de verdad en
ello? Bueno, tenemos información rigurosa que puede rebatir dicha afirmación. Algunos datos básicos. Recordaréis que al comienzo del
último ataque israelí se dijo que Hamas estaba lanzando
aproximadamente “400 cohetes diarios”. Dijeron que era la exhibición más inusual debido a la abundante cantidad de
cohetes que se estaban lanzando. También se dijo que la Cúpula de
Hierro, la cúpula protectora israelí, no estaba funcionando en los
primeros días. Si lees los periódicos de aquellos momentos, en ellos
se decía que Cúpula de Hierro no estaba funcionando. Luego,
haciéndose eco de los portavoces del estado de Israel, dijeron que
la Cúpula de Hierro no estaba equipada para manejar un aluvión de
cohetes tan denso.

Vale. Entonces tenemos,
por un lado, 400 supuestos cohetes disparados contra Israel, y por
otro lado una Cúpula de Hierro que, según reconoció el
propio Israel, no funcionaba o “no podía manejar un aluvión de
cohetes tan denso”. La conclusión lógica es que se
deberían haber producido daños masivos a la infraestructura civil
en Israel. Daños masivos, porque estamos hablando de 400 cohetes diarios durante la primera semana y una Cúpula de Hierro ineficaz. Sin
embargo, cuando vas y miras el sitio web israelí, que narra a diario
el daño a la infraestructura civil infligido por los cohetes de
Hamas, no obtienes casi nada. De hecho, durante los primeros seis
días no mencionaron ningún daño a la infraestructura civil. Al
séptimo día mencionaron algunos daños en algunos edificios y
algunos vehículos, eso es todo lo que comunicaron. Así que has de plantearte, si es que los medios de comunicación israelíes y occidentales
no te han lavado el cerebro, la pregunta más
obvia. Si cientos y cientos y cientos y cientos de supuestos cohetes apuntando a áreas civiles densamente pobladas de Israel
–porque dijeron que los cohetes estaban llegando a Jerusalén, a
Tel Aviv, a Ashkelon, zonas densamente pobladas– no han producido daños, seguramente ello
es debido a que Israel tiene un sistema de defensa civil muy
sofisticado, lo cual explica por qué hubo tan pocas
muertes de civiles: estaban en los refugios antiaéreos.

De acuerdo, esa es una
explicación perfectamente plausible. Pero, como todos sabemos, las
escuelas no van a los refugios antiaéreos, las casas no van a los
refugios antiaéreos, los edificios gubernamentales no van a los
refugios antiaéreos, por lo que deberían haberse producido daños masivos en dichas estructuras. Pero no los hubo, y así pues la única conclusión
razonable a la que cabe llegar es que no eran cohetes, eran fuegos
artificiales
, no eran cohetes e Israel no estaba bajo ninguna amenaza
existencial
, no se enfrentaba a un asalto militar sin precedentes por
parte del sofisticado armamento tecnológico de Hamas, todo ello es un falaz sinsentido.

Haceos una pregunta
simple
, otra más, una pregunta que os libere del masivo lavado de cerebro
de los medios. Gaza es un lugar pequeño escudriñado y
sometido a una estrecha (y esta sí sofisticada) vigilancia tecnológica por parte del Estado
de Israel. Además, los ex miembros de la Autoridad Palestina de
Fatah que viven en Gaza, actúan como espías de la autoridad
palestina y por tanto como espías del Estado de Israel. Pregúntate
cómo es posible. Hasta el final de la última masacre israelí en
Gaza se dispararon, según Israel, 4300 cohetes contra Israel. Ahora pregúntale a los “periodistas”: ¿Es posible que se hayan ocultado
4300 cohetes en la franja de Gaza? ¿Que ninguno de los sofisticados
sistemas de la sofisticada vigilancia electrónica israelí, haya
podido detectar nada de eso? ¿Que ninguno de los miles de
colaboradores de la Autoridad Palestina en Gaza supiera, ni tuviera el más mínimo conocimiento de la existencia de todos estos cohetes ocultos? ¿Que nadie supiera dónde
estaban ubicadas todas esas supuestas fábricas de cohetes que, según Israel, había en Gaza? ¿Dónde estaban? ¿Un montón de fábricas de cohetes
en un área de “un maratón x dos parques”?

Y entonces te haces
otra sencilla pregunta. Gaza ha estado bajo un hermético bloqueo
desde 2006 y ciertamente desde 2013, tras del derrocamiento del
gobierno de la Hermandad Mulsumana en Egipto. Ahora te planteas: si Israel no solo estaba confiscando cualquier cosa que pudiera ser útil
para fabricar armas, sino cualquier cosa a la que Israel denomina
“artículo de doble uso”. Un artículo de doble uso es aquel que, en determinadas circunstancias, podría usarse
para construir un arma. Entonces ¿cómo entró en Gaza todo el
material necesario para poder fabricar 4300 cohetes? ¿Cómo?¿Cómo
entró todo ese material? ¿Dónde diablos radica el milagro de poder introducir de
contrabando en Gaza el material para construir fábricas y 4300
cohetes? Y por cierto, según dicen ellos, eso es solo un pequeño porcentaje
del número total de cohetes en posesión de Hamas, porque como resultado
del alto el fuego no todos los cohetes habrían sido utilizados. 

En fin, cuando sumas todos
estos factores –que como he dicho estaré encantado de escuchar lo que
los medios tienen que decir al respecto, para informarme e
iluminarme– cuando sumas todos esos factores, digo, llegas a la
conclusión de que no se pudieron disparar cohetes contra Israel. No
se han disparado cohetes contra Israel, no hubo cohetes porque no
hubo daños, no podría haberlos porque no se podrían haber ocultado en
Gaza durante tanto tiempo sin ninguna alerta de la inteligencia
israelí, no pudo haberlos porque no había infraestructura ni material para fabricar
verdaderos cohetes en Gaza. Así que, como dije antes y reitero con pesar, Gaza sigue siendo una población civil con un
gran numero de niños y totalmente indefensa que hace dos semanas volvió a sufrir otro ataque, el cuarto ataque brutal. El primero con la operación Plomo
Fundido
en 2008, el segundo con la operación Pilar
Defensivo
en 2012, y el tercero con la operación Margen
Protector
en 2014. Eso sin contar a los cientos de palestinos que
fueron asesinados durante la gran
marcha del retorno
por francotiradores israelíes que atacaron a
niños, periodistas, médicos y personas discapacitadas que ni
siquiera estaban cerca de la valla perimetral cuando fueron blanco criminal de
los francotiradores que los hirieron de muerte o los lisiaron de por
de vida.

Ha vuelto a suceder de
nuevo, hace dos semanas, contra una población civil absolutamente
indefensa y con una abrumadora mayoría de niños. El punto de
inflexión llegó, como siempre, cuando Israel tuvo que tomar una
decisión. La decisión era muy sencilla: aceptar el alto el fuego o
acometer una invasión terrestre. E Israel decidió –porque en 2014
durante la operación Margen Protector, 66 soldados israelíes
murieron durante la invasión terrestre de Gaza, que para Israel es
un número alto– que no iban a acometer la invasión terrestre
porque no querían sufrir bajas entre sus soldados.

Y entonces, lo que le
hicieron a Gaza en 2008, en 2012, en 2014 lo han vuelto a hacer, una vez más, con la que
han denominado operación Guardián
de las Murallas
o algún nombre idiota de esos que el ejército
más cobarde de la Tierra da a sus operaciones. Y quiero subrayar
eso: el ejército más cobarde de la Tierra. Porque, como están aterrorizados
ante la posibilidad de sufrir una sola baja en combate, simplemente
atormentan, torturan, asesinan y destruyen Gaza y a su población
civil por control remoto, sin enfrentarse a ninguna amenaza
proveniente de Gaza. Excepto que hubiese habido una amenaza real y significativa, solo entonces este ejército cobarde habría invadido Gaza.
En cuyo caso y debido al odio del que estos asesinos y torturadores se han hecho merecedores, creo que la población de Gaza, desde el niño hasta la
bisabuela celebrarían la perspectiva de poder destrozar, uno por
uno, a estos cobardes, asesinos y torturadores que han arruinado y
destruido tantas vidas de este desventurado e indefenso pueblo mediante
control remoto
.




Fuente: Arrezafe.blogspot.com