May 15, 2021
De parte de La Haine
167 puntos de vista


En Jerusal√©n no hay “enfrentamientos” entre israel√≠es y palestinos. Lo que vemos es la brutalidad de un r√©gimen ocupante envalentonada por el apoyo incondicional de EEUU

Ha sido una semana brutal para los palestinos de Jerusal√©n.  Mientras los colonos israel√≠es de l√≠nea dura preparaban un provocador desfile por el barrio musulm√°n de la Ciudad Vieja, las fuerzas represivas israel√≠es apuntaron con sus armas a los pac√≠ficos manifestantes y fieles palestinos que realizaban las oraciones del Ramad√°n en la mezquita de Aqsa, hiriendo a cientos de personas en otra brutal represi√≥n. Los videos que han circulado por las redes sociales en los √ļltimos d√≠as muestran a polic√≠as israel√≠es lanzando granadas de aturdimiento y disparando balas de goma en el interior de la mezquita, atacando con bombas de gas lacrim√≥geno y golpeando con sa√Īa a un palestino en el recinto de la mezquita. El lunes, los ataques israel√≠es en Gaza mataron a veinte personas, de las cuales diez eran ni√Īos. 

Una vez m√°s, Israel ha convertido sus celebraciones del D√≠a de Jerusal√©n ‚Äďuna fiesta nacional israel√≠ que conmemora la reunificaci√≥n de Jerusal√©n y el establecimiento del control israel√≠ sobre la Ciudad Vieja‚Äď en una ocasi√≥n para reprimir a los palestinos y recordar al mundo que, en los hechos (y como lo reconoci√≥ un informe de Human Rights Watch la semana pasada), es un Estado de apartheid.

El primer ministro de Israel, Benjam√≠n Netanyahu, ha elogiado a la polic√≠a por “actuar con mano dura” contra los palestinos: “Jerusal√©n es la capital de Israel y al igual que toda naci√≥n construye en su capital y construye su capital, nosotros tambi√©n tenemos derecho a construir en Jerusal√©n y a construir Jerusal√©n. Eso es lo que hemos hecho y lo que seguiremos haciendo”. 

Esto no es m√°s que un plan descarado de acaparamiento de tierras, un plan expansionista tramado a plena luz del d√≠a y respaldado por colonos violentos. La visi√≥n del “Gran Jerusal√©n” de Netanyahu planea anexionar Jerusal√©n, donde cientos de miles de palestinos ‚Äďque constituyen casi el 40% de la poblaci√≥n de la ciudad, con miles viviendo m√°s all√° de la “barrera de separaci√≥n” en Jerusal√©n Este‚Äď se enfrentan a la perspectiva diaria de ser desplazados. Los colonos de extrema derecha, armados hasta los dientes y envalentonados por los pol√≠ticos de derechas, insisten en que el Tribunal Supremo israel√≠ lleve a cabo el desalojo de las familias palestinas de Jerusal√©n Este. 

Lo que est√° ocurriendo en Jerusal√©n, por tanto, no son “enfrentamientos” entre israel√≠es y palestinos, como quieren hacer creer los principales medios de comunicaci√≥n. Lo que est√° ocurriendo es la brutal realidad diaria de una potencia ocupante que, envalentonada por el apoyo incondicional de EEUU y la apat√≠a internacional, ejerce su poder√≠o militar contra un pueblo ap√°trida que vive bajo su control, despojado de sus derechos humanos y civiles b√°sicos. Lo que est√° ocurriendo es un gobierno de Netanyahu envalentonado por el ensordecedor silencio de Washington, donde el gobierno de Biden a√ļn no ha adoptado una postura clara sobre la continua violaci√≥n de los derechos palestinos. 

En Washington, las pocas excepciones al silencio cobarde o a los v√≠tores proisrael√≠es han venido de los pol√≠ticos de izquierda. Entre ellos se cuenta el senador Bernie Sanders, quien se pronunci√≥ firmemente contra la brutalidad desenfrenada de los colonos israel√≠es respaldados por el gobierno: “EEUU debe pronunciarse firmemente contra la violencia de los extremistas israel√≠es aliados del gobierno en Jerusal√©n Este y Cisjordania, y dejar claro que los desalojos de familias palestinas no deben seguir adelante”. 

La representante Alexandria Ocasio-Cortez, por su parte, expres√≥ en un mensaje de Twitter: “Nos solidarizamos con los residentes palestinos. Las fuerzas israel√≠es est√°n obligando a las familias a abandonar sus hogares durante el Ramad√°n e infligiendo violencia. Es inhumano y EEUU debe mostrar liderazgo para salvaguardar los derechos humanos de los palestinos”.

La congresista Rashida Tlaib comparti√≥ en Twitter un v√≠deo en el que se ve a las fuerzas israel√≠es disparando granadas aturdidoras contra un centro m√©dico palestino y dijo: “No hay ninguna raz√≥n, ninguna, para atacar a la gente mientras est√° rezando o buscando atenci√≥n m√©dica, salvo para deshumanizarla y aterrorizarla”.

Al pedir al presidente Joe Biden que intervenga e impida que Israel entre en el Monte del Templo, donde sus fuerzas han estado atacando a los fieles palestinos, Tlaib advirti√≥ adem√°s que “demasiados guardan silencio o se desentienden mientras el dinero de nuestros impuestos en EEUU sigue utiliz√°ndose para este tipo de inhumanidad. Estoy cansada de que la gente act√ļe desde el miedo en lugar de hacer lo correcto debido a la intimidaci√≥n de los grupos de presi√≥n proisrael√≠es. Esto es apartheid, simple y llanamente”.

El representante Ilham Omar tambi√©n tuite√≥ en solidaridad: “Esto est√° ocurriendo mientras los musulmanes rezan el tarawih y el tahajud en Palestina. Para las familias que rezan toda la noche durante el Ramad√°n, la mezquita es como su casa. Los palestinos merecen encontrar refugio en una mezquita y paz en el Ramad√°n”.

Durante d√©cadas, las administraciones consecutivas han dado a Israel un cheque en blanco para que prosiga con sus pol√≠ticas expansionistas y segregacionistas contra los palestinos, d√°ndole miles de millones de dinero p√ļblico y respald√°ndolo hasta el final, prodigando dinero a un gobierno de apartheid que est√° matando y desplazando a los palestinos cada d√≠a. 

EEUU no debe ser c√≥mplice de estas continuas atrocidades. El gobierno de Biden debe presionar a Israel para que ponga fin a su ocupaci√≥n, desmantele sus asentamientos ilegales y reconozca los derechos de los palestinos. Debe seguir el ejemplo de los senadores Sanders y Elizabeth Warren, que han pedido repetidamente que se impongan condiciones a la ayuda militar estadounidense a Israel. 

No se puede permitir que Israel act√ļe con impunidad, que mate y desplace sin consecuencias. La ocupaci√≥n y el apartheid deben tener un coste.

jacobinlat.com




Fuente: Lahaine.org