February 16, 2022
De parte de Anarquia.info
331 puntos de vista

Volvamos al pasado, no mucho, s贸lo unos pocos a帽os, cuando el servicio militar era obligatorio.

El servicio militar obligatorio, un molesto bicho que desde hace 143 a帽os asolaba la vida de las personas que han tenido la suerte de nacer en un pa铆s civilizado y glorioso como Italia.

143 a帽os de adoctrinamiento, coacci贸n, secuestro bajo chantaje.

Muchos de nosotros somos j贸venes y nunca hemos tenido el placer de enfrentarnos a este hecho imprevisto de la vida en sociedad, por lo que alg煤n viejo nost谩lgico podr铆a quitarse la jarra de cerveza de los labios y afirmar que la retirada del servicio obligatorio era un 芦mal禄 querido por los 芦lobbies de la justicia social禄 para hacer menos viriles y menos fuertes a los varones de nuestra naci贸n.

Para no hacer nuestros estos pat茅ticos adjetivos, nacidos de la mala interpretaci贸n de la naturaleza querida por el propio poder, nos vemos obligados a tratar con otro monstruo que engulle las vidas humanas, la mayor m谩quina de adiestramiento todav铆a (y nunca como ahora) activa en la formaci贸n de esclavos entrenados para someterse al yugo de este sistema: la escuela, y m谩s concretamente, el trabajo escolar en alternancia.

Siempre se habla mucho de la escuela en nuestros espacios, a menudo se discute c贸mo actuar como un sindicato en el campo para reclamar m铆nimas victorias pol铆ticas (burbujas que tan pronto como se agarran estallan desastrosamente) y menos sobre c贸mo hacer borr贸n y cuenta nueva de toda esta basura indecente y bailar borracho de vida disfrutando de esta liberaci贸n espont谩nea.

Ni que decir tiene que los focos de atenci贸n de la opini贸n p煤blica est谩n guiados por manos conocidas que tienen todo el inter茅s en poner el mundo a su gusto, pero un caso de gran gravedad ha vuelto a llamar la atenci贸n de la opini贸n p煤blica sobre el tema, a saber, la muerte de un joven de 18 a帽os en alternancia escuela-trabajo, Lorenzo Perrelli, seguido de cerca por otros dos j贸venes que, como 茅l, hac铆an la alternancia.

Pero, 驴qu茅 es este esquema de alternancia escuela-trabajo? A primera vista, es un t茅rmino que combina dos palabras igualmente vomitivas, cl谩sicamente descritas por la patronal y el Estado como 芦una experiencia educativa que combina el conocimiento y el saber, dirige las aspiraciones de los j贸venes y abre la educaci贸n al mundo exterior禄.

En resumen鈥 nuevas formas de adiestramiento de los esclavos, una experiencia de castraci贸n del esp铆ritu, de aniquilaci贸n de los a帽os de juventud, que orienta al alumno individual a adquirir un comportamiento r铆gido, aprendido de los a帽os de presencia en los bancos de la escuela, y a inclinarse ante el profesor tanto como ante el patr贸n que ambos representan una especie de figura canonizada con un aura de intocabilidad de la que constantemente necesitamos elogios f煤tiles y estamos impregnados de sentimientos depresivos ante cada falta de aprecio; y para no fallar a nuestro l铆der supremo pensamos en hacerlo mejor que los dem谩s, en obedecer con la cabeza inclinada y en inclinarse con una mejor postura y as铆 empezamos a disfrutar cuando otro obtiene un dem茅rito porque eso significa que estar谩 por debajo de nosotros.

En todo esto hay una gran diferencia con el antiguo servicio militar obligatorio:

-Chantaje 鈥 si no asistes al lugar de trabajo constantemente las puertas del futuro construidas por los jefes se cerrar谩n frente a ti y no tendr谩s la oportunidad de so帽ar con un mundo diferente.

-La inducci贸n de un sentimiento de inferioridad -no mereces ni el m谩s m铆nimo pago por el trabajo que est谩s haciendo, y de hecho, deber铆as estar agradecido de poder tener esta 芦experiencia禄.

-Solicitud del m谩s amargo ego铆smo -disfrutas de las desgracias de los dem谩s porque te dan la oportunidad de encumbrarte y brillar por tus 芦talentos禄.

-Militarismo 鈥 tacitx y austerx, con la ametralladora desenfundada para defender irreductiblemente la autoridad que nos envenena.

Y ahora han muerto unos chicos muy j贸venes, y la sociedad, que hasta entonces hab铆a estado profundamente dormida, ha tenido una sacudida moment谩nea y se ha preguntado un谩nimemente: 芦驴pero tal vez hay un problema鈥?禄.

Que esta masa vil duerma o pretenda preocuparse por los temas que afectan a nuestro mayor bien, la libertad, no puede interesarnos en absoluto; un pozo negro de p煤tridos que se pudren en la resignaci贸n y que s贸lo se molestan cuando el autoritarismo de un pase verde les niega la comida, la regurgitaci贸n de una burgues铆a que se apropia sin dignidad alguna de la palabra 芦revoluci贸n禄 al en茅simo apret贸n represivo y autoritario del Estado.

Los cientos de estudiantes que, en cambio, han reivindicado una ira mucho m谩s leg铆tima en las plazas se han encontrado con las porras de los polic铆as por doquier; cabezas destrozadas, dientes rotos, heridas y puntos de sutura.

As铆 es como el poder se muestra como lo que realmente es, y es bueno que lo haga, que sean los durmientes los que vean el bien que los polic铆as hacen a sus hijos, ni帽os y ni帽as cuyos ojos ya est谩n llenos de l谩grimas por la muerte de su hermano, reconfortados por el estruendo de las porras en sus dientes.

Esta reacci贸n visceral es la prueba de que se ha da帽ado gravemente un nervio del sistema, se han tocado dos valores fundamentales de la moral del Estado democr谩tico de derecho: el trabajo, sobre el que se fundamenta la Rep煤blica Italiana, y la vida de un joven engranaje que ten铆a toda una vida por delante, de explotaci贸n por supuesto, y es una reacci贸n que afirma una vez m谩s no la eficacia concreta sino el potencial explosivo de nuestro mensaje.

La Sra. Lamorgese dice que todo esto es un 芦cortocircuito禄 y que 芦es necesario el di谩logo禄; Pues bien, si lo que se nos pide es di谩logo, responderemos con di谩logo, pero es una pena que nuestro di谩logo sea propaganda, y, como sabemos, la propaganda nace de la acci贸n y no al rev茅s. Pedimos disculpas por no tener la inclinaci贸n de vestir la chaqueta de las intenciones moderadas para sentarnos en la gran mesa de negociaci贸n, no es nuestro h谩bitat natural, ni cederemos nunca en nuestras posiciones, que al fin y al cabo son s贸lo hijas de nuestro ideal.

Este texto no tiene pretensiones anal铆ticas ni una estructuraci贸n exacta, s贸lo se trata de una necesidad com煤n a todos, la de hablar y hacer.

Con el antifascismo radical de Anteo Zamboni, la rabia visceral de Bruno Filippi y el sentido de la verdadera justicia de Mikhail Zhlobitsky en nuestros corazones, junto con todos aquellos explotadores que ya han adquirido una verdadera conciencia o que pronto lo har谩n, llamamos a la acci贸n para la destrucci贸n total del sistema educativo, nada m谩s que una cadena de f谩bricas que produce soldados listos para servir a la patria, y del trabajo, la herramienta m谩s eficaz en manos de los patrones para robarnos las horas, los d铆as y los a帽os de una sola vida para vivir (o para desperdiciar); Instituciones cuya destrucci贸n requiere necesariamente que los leviatanes del Estado y del capital, que han generado estas monstruosidades incompatibles con una vida verdaderamente libre, perezcan irremediablemente y se conviertan en el recuerdo de infamias pasadas.

POR LA LIBERACI脫N DE LA JUVENTUD

PARA LAS COMUNIDADES DE LA ALEGR脥A Y LA VIDA

POR LORENZO Y POR TODAS LAS V脥CTIMAS DEL SISTEMA ASESINO

隆ANARQU脥A SIEMPRE VIVA!

Juventud Anarquista, m谩s all谩 del Frente Nihilista

FUENTE: INFERNO URBANO

TRADUCCI脫N: ANARQU脥A




Fuente: Anarquia.info