January 16, 2023
De parte de Anarquia.info
1,224 puntos de vista

41 Bis 鈥 Cadena perpetua 鈥 Penas alternativas 鈥 Solidaridad penitenciaria contra la pena de muerte.

EL NACIMIENTO DEL 41 BIS

En mayo de 1977, con un decreto ministerial firmado por Bonifacio-Lattanzio-Cossiga (Ministros de Justicia, Defensa e Interior, respectivamente) titulado 芦para la coordinaci贸n de los servicios de seguridad exterior de las Instituciones Penitenciarias禄, se otorg贸 al general Carlo Alberto Dalla Chiesa el poder de coordinar la seguridad interior y exterior de las Instituciones Penitenciarias, lo que permiti贸 identificar algunas c谩rceles m谩s seguras a las que pod铆an ser enviados los presos m谩s peligrosos. (Elton Kalica, La pena de muerte en vida, pp. 62). As铆 nacieron las prisiones especiales.

Mediante la introducci贸n de la norma en el art铆culo 90, el Ministro de Justicia se le dio el poder de suspender el tratamiento penitenciario en los pabellones o institutos donde los internos sometidos a la norma se encuentran, por un per铆odo estrictamente necesario se define. Este art铆culo cambi贸 de piel el 10 de octubre de 1986 con la Ley Gozzini, n潞 663, tomando el nombre de art. 41 bis, de hecho se sustituy贸 el que lo conten铆a pero el contenido sigui贸 siendo el mismo. Suspensi贸n de tratamiento, censura del correo, concesi贸n de una sola entrevista al mes, etc. El art铆culo 41 bis se concibi贸 originalmente para castigar a los 芦terroristas禄 que promov铆an motines en las c谩rceles con el objetivo de aislarlos totalmente del resto de la comunidad interna. No fue hasta 1992 cuando se ampli贸 a los sospechosos o condenados por delitos de Crimen Organizado para los que exist铆an razones graves de orden p煤blico y seguridad, de modo que tambi茅n se refer铆a a los delitos cometidos fuera de las prisiones.

La censura del correo, la reducci贸n de las entrevistas y las llamadas telef贸nicas, la imposibilidad de cocinar, la limitaci贸n de la ropa y todo lo dem谩s act煤an como un freno devastador contra el individuo, apuntando a una verdadera aniquilaci贸n del ser humano. El r茅gimen del 41 bis es la forma m谩s execrable de tortura hacia la humanidad que puede aplicarse a los semejantes. De hecho, es uno de los instrumentos coercitivos de control m谩s mort铆feros, que debe considerarse no tanto ilegal y anticonstitucional sino m谩s bien como inmoral, inhumano y degradante, digno de los peores campos de concentraci贸n, un arma quir煤rgica en manos de la Instituci贸n Penitenciaria Total.

LA PENA DE MUERTE

La pena de muerte es la sentencia por la que se condena a muerte al condenado, tambi茅n conocida como pena capital, y se sigue aplicando hoy en d铆a en muchos pa铆ses como Corea del Norte, China, Estados Unidos, etc. En algunos lugares se aplica incluso por diversidad de g茅nero o religi贸n. En algunos lugares se aplica incluso por diversidad de g茅nero o religiosa, por lo que nos encontramos viviendo en una sociedad que condena a muerte a homosexuales y disidentes. Italia tambi茅n ha tenido sus altibajos. La pena de muerte en nuestro pa铆s fue abolida por primera vez en 1889, excepto para los cr铆menes de guerra, reinstaurada posteriormente en 1930 por el C贸digo Rocco, que debe su nombre a Alfredo Rocco Guardasigilli, del gobierno de Mussolini. El C贸digo Rocco m谩s conocido como C贸digo Penal, junto con la constituci贸n es una de las fuentes del derecho italiano todav铆a vigente, no es casualidad que en algunas leyes de hoy en d铆a todav铆a encontremos la redacci贸n Regio Decreto. La pena capital fue posteriormente abolida en 1944 para ser restablecida en 1946 y finalmente abolida en 1948, salvo en casos de guerra en los que entr贸 en vigor el C贸digo Militar. En 1994, tras un refer茅ndum popular, tambi茅n se aboli贸 definitivamente del C贸digo Militar, y tambi茅n se pidi贸 la abolici贸n en todos los pa铆ses miembros de la Organizaci贸n de las Naciones Unidas, y esta propuesta vino de Italia, los promotores de la moratoria fueron la asociaci贸n Nessuno tocchi Caino y el Partido Radical. Tras un largo obstruccionismo, el 15 de noviembre de 2007, con el apoyo del Parlamento Europeo, la Asamblea General de la ONU aprob贸 la moratoria universal sobre la pena de muerte por 99 votos a favor, 52 en contra y 33 abstenciones. El 18 de diciembre, la Asamblea General de la ONU, con 104 votos a favor, 54 en contra y 29 abstenciones, puso fin a su aplicaci贸n. La moratoria cont贸 con el firme apoyo de Italia. Ahora, lo que me pregunto es: 芦驴c贸mo es posible que un pa铆s tan civilizado, que ha luchado por la abolici贸n de la pena de muerte, que ha sido portavoz y promotor de innumerables iniciativas, siga aplicando esta pena a sus ciudadanos? Porque, se帽ores, mientras el Estado, en nombre de lo que parece haberse convertido en un justicialismo medi谩tico siga aplicando la hostil cadena perpetua, el 9999 final de la condena, no est谩 haciendo otra cosa que aplicar una pena de muerte encubierta, a煤n m谩s lenta y dolorosa. Ning煤n ciudadano querr铆a tomarse la justicia por su mano, o mejor dicho, muy pocos lo har铆an. Todo el mundo sabe que matar a un hombre es algo horrible, un crimen monstruoso del que nadie querr铆a ser culpable, pero, al mismo tiempo, todo el mundo invoca el justicialismo pidiendo al Estado que sea culpable del delito de asesinato. Podemos contar la historia de 1000 maneras diferentes, podemos encontrar todas las excusas que queramos, mientras apoyemos la aplicaci贸n de la cadena perpetua hostil no luchando por su abolici贸n, nuestras manos tambi茅n se manchar谩n con la sangre de ASESINOS.

芦Me parece absurdo que las leyes, que son la expresi贸n de la voluntad p煤blica, que detestan es castigar el asesinato, cometan uno ellas mismas, y, para apartar a los ciudadanos del asesinato, ordenen el asesinato p煤blico禄. (Cesare Beccaria).

Art. 27 Constituci贸n de la Rep煤blica Italiana. (鈥) El acusado no ser谩 considerado culpable hasta que sea condenado definitivamente. Las penas no pueden consistir en tratos contrarios al sentido de la humanidad y deben tender a la reeducaci贸n del condenado. La pena de muerte no est谩 permitida.

MEDIDAS ALTERNATIVAS AL ENCARCELAMIENTO.

Las medidas alternativas son aquellas cuya finalidad es lograr la funci贸n 芦reeducadora禄 de la pena.

Estas medidas se introdujeron con la Ley n潞 354 de 6 de julio de 1975, posteriormente se ampliaron con la Ley n潞 165 de 27 de mayo de 1998 y m谩s tarde se redujeron con la introducci贸n de la ley ex Cirielli, que recalcul贸 la prescripci贸n de los delitos equipar谩ndola a la pena m谩xima del delito impugnado, provoc贸 un aumento de las condenas en t茅rminos de reincidencia y suscit贸 dudas sobre su constitucionalidad. En cualquier caso, las medidas alternativas consisten en: Libertad condicional al servicio social (con o sin trabajo), Arresto domiciliario, R茅gimen de semilibertad y Libertad anticipada.

Como he dicho antes, las medidas alternativas tienen una funci贸n 芦reeducadora禄 del sujeto, re-e-du-ca-ti-va, disculpen mi divergencia de ideas con la instituci贸n pero sobre el tema de la reeducaci贸n tendr铆a mucho que decir. La palabra reeducado presupone que un individuo debe ser reeducado con respecto a un determinado comportamiento, con respecto a lo que se define como desviaci贸n, es decir, el comportamiento que no se ajusta a las normas y expectativas culturales b谩sicas, pero 驴qui茅n establece lo que no se educa, qui茅n establece qu茅 y qu茅 son desviaciones? La famosa l铆nea divisoria. 驴C贸mo definimos el comportamiento normal? 驴Es normal lo que es m谩s com煤n? 驴Lo que est谩 en consonancia con las creencias culturales del contexto social en el que nos encontramos? 驴Es normal quien respeta las normas y anormal quien no las respeta? O m谩s bien, 驴se considera incorrecto no respetar una norma incluso cuando esa norma es moralmente injusta? 驴Con qu茅 frecuencia nos planteamos estas preguntas? El comportamiento que se define como desviado depende del contexto social en el que se manifiesta o en el que se vive. Por ejemplo, a煤n hoy, en algunas culturas se proh铆be a las mujeres participar en pol铆tica, su participaci贸n se sigue considerando desviada. 芦Una acci贸n no nos ofende como delito, pero definimos un acto como delictivo porque ofende normas sociales b谩sicas禄.Poco a poco ir茅is viendo a d贸nde quiero llegar.

Art. 3 Constituci贸n de la Rep煤blica Italiana

Todos los ciudadanos gozan de igualdad social y son iguales ante la ley, sin distinci贸n de sexo, raza, lengua, religi贸n, opini贸n pol铆tica y condiciones personales y sociales [鈥.

Art铆culo 21 Constituci贸n de la Rep煤blica Italiana

Toda persona tiene derecho a expresar libremente su pensamiento mediante la palabra, la escritura y cualquier otro medio de comunicaci贸n. La prensa no puede ser objeto de autorizaci贸n o censura. Quiz谩 se pregunte qu茅 tiene que ver esto con las medidas alternativas, centra centra. Ahora lo entendemos. Alfredo Cospito (a quien no conozco personalmente, pero a quien doy todo mi apoyo como preso) es un anarquista actualmente restringido al r茅gimen 41bis en la prisi贸n de Bancali (Sassari), su deportaci贸n al r茅gimen 41bis no ser铆a atribuible a los delitos cometidos, sino a su compromiso y contribuci贸n pol铆tica (no acorde con la instituci贸n). Durante su larga detenci贸n, Alfredo mantuvo una correspondencia constante con miembros de la esfera anarquista, discutiendo diversos temas pol铆ticos y de otra 铆ndole, colaborando con revistas de la misma matriz y publicando textos sobre la historia del movimiento. Su actividad se desarroll贸 siempre de forma transparente y perspicua. A pesar de ello, ha recibido varias notificaciones de acusaci贸n por el delito de 芦incitaci贸n a la comisi贸n de delitos禄. Su expresi贸n del pensamiento pol铆tico ha sido siempre p煤blica e inteligible. (Esta es la informaci贸n que aprend铆 a trav茅s de las rese帽as de prensa). Como se帽ala el Sr. Albertini, en el caso de Alfredo el 41 pierde su funci贸n, que es decapitar la asociaci贸n delictiva cortando los v铆nculos entre el preso y los miembros de esa asociaci贸n. En el caso de Alfredo, el ministro que firm贸 el decreto pretend铆a bloquear, interrumpir, perseguir y censurar cualquier forma de exteriorizaci贸n del pensamiento pol铆tico que no estuviera en consonancia. El mismo tribunal de reexamen de Perugia, a partir de las informaciones recibidas, concluye a lo sumo con la acusaci贸n de propaganda subversiva violenta, que el propio legislador considera ya no punible como, una simple exteriorizaci贸n del pensamiento. 芦_Las normas no escritas delimitan a veces los l铆mites del orden social禄_. Jakobs, jurista alem谩n, al describir el derecho penal del enemigo, sostiene que se trata todav铆a de un derecho que, sin embargo, no se aplica a los ciudadanos ordinarios que han cometido un delito, sino que se dirige al 芦enemigo禄 social, sancionando el comportamiento de sujetos que no se han limitado a violar la norma jur铆dica, sino que ya no reconocen todo el orden jur铆dico del Estado y, por lo tanto, deben ser puestos en condiciones de no da帽ar, no tanto por lo que han cometido, sino por lo que representan a los ojos de la sociedad.

No se castiga el delito, sino al delincuente; 鈥榮e castiga por lo que se es鈥 y no 鈥榩or lo que se hace鈥. El derecho penal del enemigo se convierte de hecho en un NO-DERECHO. 芦Los estudios penol贸gicos nos dicen que la funci贸n latente del sistema de justicia penal es predominantemente la de transformar a los infractores de la norma penal en delincuentes, es decir, en sujetos peligrosos y, por tanto, en enemigos (M. Pavarini, I nuovi confini della penalit脿. Introducci贸n a la sociolog铆a del castigo. Edici贸n Martina, Bolonia 1996. Elton Kalica, La pena di morte viva, Meltemi Linee 2019, pp. 46).

As铆 que podr铆amos decir que cuando las acciones ofenden a la Conciencia Colectiva son castigadas con sistemas coercitivos o no proporcionados a la propia acci贸n.

Algunos grupos sociales tienen el poder de definir normas, crear reglas y decidir que ciertos comportamientos pueden ser apoyados y cuales deben ser considerados desviados, otros grupos no tienen este poder en consecuencia siendo la minor铆a tendr谩n que trabajar con no poco esfuerzo para cambiar los l铆mites de lo que se considera aceptable. 驴Es aceptable que un individuo sea sometido al r茅gimen del 41 bis por expresar, aunque sea con fuerza, su pensamiento pol铆tico? Porque si esto es aceptable, tendr谩s que aceptar que un d铆a alguien entre en tu casa y te detenga por expresar ideas que difieren de las del sistema.

驴Es aceptable que se apliquen penas de muerte mediante la aplicaci贸n de la cadena perpetua hostil incluso cuando no hay fundamento para ello? 驴Es aceptable que se aplique la pena de muerte, aunque sea de forma velada? Porque si aceptas esto tendr谩s que aceptar que un d铆a te puede pasar a ti o a un ser querido, 驴y qu茅 dir谩s entonces? 驴Qu茅 har谩 si la sanci贸n aplicada no tiene fundamento sino que s贸lo sirve de advertencia a quienes no se alinean con el pensamiento colectivo? Desde el 20 de octubre, Alfredo ha decidido iniciar una huelga de hambre hasta el final, es decir, hasta la muerte, para protestar contra el r茅gimen al que est谩 sometido porque considera que no merece la pena vivir en esas condiciones. La lucha de Alfredo no es s贸lo la lucha de Alfredo por Alfredo, es la lucha contra un r茅gimen de tortura, es la lucha contra la pena de muerte, es la lucha contra la cadena perpetua hostil, es la lucha de todos y debe ser una lucha colectiva en la que todos deben participar.

No luchar por una vida equivale a cometer un asesinato.

En este escenario sit煤o la funci贸n de las frases alternativas, en este escenario sit煤o el 芦beneficio禄.

Hoy, la 煤nica forma de salir de 芦lagers禄 como el 41 es colaborar, pero quien acaba en el 41 por haber expresado un pensamiento pol铆tico divergente, 驴en qu茅 debe colaborar? Hasta la fecha, la 煤nica forma de acceder a beneficios legales para quienes tienen la circunstancia agravante del art铆culo 4 bis sigue siendo el arrepentimiento, la colaboraci贸n, la desvinculaci贸n, etc. 驴Quiere acceder a la prestaci贸n? Hay que desmarcarse, incluso de la ideolog铆a, hay que hacer el mea culpa. Esto tambi茅n ocurre entre nosotros, los reclusos del r茅gimen com煤n. 驴Desea acceder a una prestaci贸n? 驴Tienes que adoptar una l铆nea de comportamiento obediente, te niegas a trabajar (la mayor铆a de las veces mal pagado) para la instituci贸n penitenciaria total? 驴Particip贸 en disturbios como los ocurridos en marzo de 2020? No importa que durante esos motines murieran 13 reclusos a los que se tach贸 de drogadictos, 驴no est谩 usted en consonancia con el r茅gimen que se le impuso? Lo m谩s probable es que no acceda a los beneficios de la ley. En este punto, la prestaci贸n se convierte en una herramienta para someter al individuo encarcelado al Control Social, que no es otra cosa que el conjunto de incentivos y 芦castigos禄 que promueven la conformidad en la vida social. La pregunta que todo el mundo deber铆a hacerse es: 驴Es justa la lucha contra la cadena perpetua hostil y contra el r茅gimen de tortura como el 41 bis? Si su respuesta es afirmativa debe preguntarse, 驴c贸mo puedo colaborar? 驴C贸mo puedo apoyar a Alfredo? 驴C贸mo puedo contribuir a que detenutxs como Anna, Iv谩n y Juan, que tambi茅n han hecho huelga de hambre para apoyar al compa帽ero Alfredo?禄 Y a quienes, aunque no los conozco personalmente, env铆o toda mi solidaridad carcelaria禄. Porque recuerden, la lucha contra la pena de muerte es la lucha de todos. Ya me he hecho estas preguntas, la respuesta que me he dado es obvia, pero a煤n as铆 me enfrento a una elecci贸n. He hecho muchas huelgas de hambre durante mi encarcelamiento, tantas que, de hecho, dir铆a que he llevado mi cuerpo al punto de la exasperaci贸n con un continuo balanceo de peso. Lo que aprend铆 a mi costa, sin embargo, es que no es tanto el estr茅s f铆sico lo que te afecta (al menos, eso es cierto para m铆) como el estr茅s psicol贸gico, que es devastador, porque una vez que cruzas el umbral es realmente devastador. Nadie sabe lo que es hacer una huelga de hambre total, los que lo saben seguro que no te lo pueden decir, pero todo el mundo sabe lo que es hacer una huelga de hambre larga y sostenida, y los que saben de lo que hablo no me lo echar谩n en cara si digo que f铆sicamente no me siento capaz de seguir este camino en este momento como muestra de solidaridad. Pero eso no quita para que haya que hacer algo, hay que dar una se帽al, incluso fuerte, e invito a cada uno de ustedes a darla seg煤n sus posibilidades, yo decido darla seg煤n las m铆as, y son 茅stas:

COMUNICADO DE CIPRIANI CLAUDIO DESDE EL CENTRO PENITENCIARIO DE SECONDIGLIANO.

En solidaridad con Alfredo, en huelga de hambre hasta las 煤ltimas consecuencias contra el r茅gimen del 41 bis, contra la cadena perpetua hostil, y con los compa帽eros que le apoyan.

En solidaridad con todos los detenidos que se encuentran encarcelados en el r茅gimen aflictivo del 41 bis, y con todos aquellos que son sometidos a la pena de muerte mediante la aplicaci贸n de la cadena perpetua hostil.

En solidaridad y como forma de respeto a todos aquellos que luchan diariamente por la abolici贸n de estas normas y reg铆menes, que deben considerarse inconstitucionales.

Renuncio, como opci贸n personal y en este momento como opci贸n pol铆tica, a la aplicaci贸n de beneficios, incluso en el futuro, como el posible acogimiento, la detenci贸n, la semilibertad, aunque todav铆a no est茅n dentro de los plazos para su aplicaci贸n, ya que considero que estos beneficios son instrumentos destinados a someter al preso, que en el momento de su entrada en vigor se ha visto cada vez m谩s aniquilado ante m煤ltiples formas de abuso. Por ello, hasta que el Gobierno no tome la decisi贸n c铆vica y moral de abolir la cadena perpetua como pena de muerte, hasta que no se produzca una reforma judicial encaminada a desmantelar los reg铆menes de tortura, y hasta que el preso Alfredo Cospito no sea desclasificado del r茅gimen del 41 bis al que est谩 sometido, no solicitar茅 ni aceptar茅 ninguna propuesta de beneficio.

A esto seguir谩 un segundo comunicado, la formulaci贸n de la petici贸n en la que formalizar茅 mi deseo de renunciar a los beneficios de la ley ante la Magistratura por los motivos enumerados.

Si un preso desea renunciar a su libertad en nombre de la libertad, creo que cada preso puede, a su manera, aportar su contribuci贸n, aunque sea peque帽a. Mi esperanza es que todos los reclusos se unan en una acci贸n colectiva no violenta contra la cadena perpetua, y a favor de todos los puntos enumerados en la petici贸n que circula actualmente dentro de las Instituciones, emprendan una huelga colectiva del gasto de los bienes de los supervivientes, excluyendo el agua y el tabaco.

Un abrazo a todos, Claudio.




Fuente: Anarquia.info