May 13, 2022
De parte de Anarquia.info
14 puntos de vista

El jueves 5 de mayo, el anarquista encarcelado Alfredo Cospito recibi贸 la notificaci贸n de la disposici贸n contra 茅l del r茅gimen penitenciario del 41 bis.

Actualmente Alfredo sigue detenido en la prisi贸n de Terni, en la secci贸n dedicada. No sabemos si se trata de un destino provisional y si le seguir谩 un traslado a otra instituci贸n. El decreto ha sido ordenado, como prev茅 la ley, directamente por la ministra de Justicia Marta Cartabia, ex presidenta del Tribunal Constitucional. Recordemos, muy brevemente, que el 41 bis es un r茅gimen penitenciario particularmente aflictivo, que prev茅, para impedir cualquier forma de comunicaci贸n, el aislamiento, la ausencia de sociabilidad y de cualquier actividad interna, el silencio, la censura de la correspondencia, una hora de reuniones mensuales con la mampara de cristal y el 芦interfono禄, luego la grabaci贸n de la propia reuni贸n, 10 minutos de llamadas telef贸nicas al mes con un familiar autorizado obligado a llamar desde el interior de un cuartel de los Carabinieri. A los presos se les proh铆be recibir peri贸dicos y libros, la mayor parte de la correspondencia es bloqueada de antemano por su contenido, adem谩s, no es posible comprar peri贸dicos y existe una fuerte limitaci贸n en la disponibilidad de objetos dentro de la celda (libros, ropa, comida, papel y bol铆grafo est谩n limitados).

No es la primera vez que se aplica esta medida a los revolucionarios, en 2006 cuatro presos de Brigate Rosse (Brigadas Rojas) fueron internados en este tipo de instalaciones (una de ellas, Diana Blefari, se suicid贸 en octubre de 2009, poco despu茅s de ser retirada del 41 bis). Se trata de un precedente que, a pesar de las movilizaciones, a煤n no ha sido desarticulado.

En estas primeras horas de rabia, debemos detenernos en dos cuestiones.

Por un lado, el ataque personal y f铆sico a un compa帽ero anarquista que en estos diez a帽os nunca ha bajado la cabeza: un compa帽ero que dec铆a haber disparado en las piernas al director general de Ansaldo Nucleare, el se帽or Adinolfi. El hecho de que Alfredo no pudiera ser aislado y su contribuci贸n revolucionaria silenciada fue una espina para los investigadores. Esto ha llevado en los 煤ltimos a帽os a nuevas medidas restrictivas contra 茅l, como la censura de la correspondencia y el cumplimiento de una orden de detenci贸n en la c谩rcel por la Operaci贸n Sibilla del 11 de noviembre, mediante la cual las fuerzas represivas han intentado retirar de la circulaci贸n un peri贸dico y publicaciones que a lo largo de los a帽os han informado de los art铆culos y contribuciones del compa帽ero. Debemos hacer sentir a Alfredo la solidaridad de un movimiento que no se amansa, que no lo ha olvidado, que no lo deja solo; debemos hacer que esta solidaridad rompa las prohibiciones y el aislamiento.

Por otro lado, vemos en este hecho un precedente contra todo el movimiento anarquista. Necesitamos una movilizaci贸n internacional efectiva que haga pagar al Estado italiano el precio de esta en茅sima elecci贸n. En otras palabras, el precedente no debe pasar.

La lucha revolucionaria, sin embargo, siempre va un paso por delante de la ambig眉edad de la ley y aporta claridad. As铆 lo demuestran las acciones emprendidas contra el intento de acercarse al 41 bis, manifestadas en particular en 2019 con el traslado de la secci贸n femenina de la AS2 a la c谩rcel de L鈥橝quila. Frente al manto de aislamiento que el Estado pretende imponer a Alfredo, es necesario reafirmar la solidaridad como una necesidad constante en la comunicaci贸n entre revolucionarios, elemento que en los 煤ltimos a帽os no ha faltado a nivel internacional.

Ser anarquista es dif铆cil, pero no nos importa si esto es considerado un crimen o no. Los que matan de hambre, explotan, lanzan bombas sobre el pueblo, son los mismos hombres y mujeres que se encargan de llevar el anarquismo a los esquemas de la ley, despotenciando las tensiones, suprimiendo la posibilidad de la acci贸n concreta. Este traslado es tambi茅n una advertencia para todos aquellos que creen que no hay 芦libertades禄 concedidas por los amos y gobernantes, un mensaje para quienes -combinando pensamiento y acci贸n- pretenden destruir el Estado y el capital.

Necesitamos una movilizaci贸n capaz de contraatacar. No podemos ni queremos ocultar las responsabilidades pol铆ticas y personales de la ministra Marta Cartabia. La jurista, con su medida, parece haber decidido anticiparse veinte d铆as a la sentencia del Tribunal de Apelaci贸n en el juicio Scripta Manent, previsto para el 25 de mayo, juicio en el que Alfredo fue condenado en apelaci贸n a veinte a帽os de prisi贸n por asociaci贸n subversiva con fines de terrorismo y masacre con fines de terrorismo (a lo que hay que a帽adir los nueve a帽os y medio del ya mencionado juicio por la acci贸n contra Adinolfi). En Italia el delito de masacre est谩 previsto incluso sin muertos ni heridos, bas谩ndose en la potencialidad de un ataque explosivo. Es precisamente el delito de masacre el que podr铆a haber sido el pico que permiti贸 la disposici贸n del 41 bis contra Alfredo. El mismo delito de masacre se imputa, tambi茅n en el juicio Scripta Manent, a la anarquista Anna Beniamino, y, en otro juicio, al anarquista Juan Sorroche. Demostrando que el precedente ya est谩 cargado de consecuencias para otros compa帽eros.

La ministra Cartabia est谩 fuertemente apadrinada como candidata a la presidencia de la rep煤blica por los grupos progresistas que han lanzado la campa帽a para que por fin haya una mujer al frente del Estado en Italia. Recordemos que en Italia el presidente de la rep煤blica asume tambi茅n las funciones de m谩ximo jerarca del sistema judicial y preside el consejo superior de la magistratura (CSM). No vamos a quejarnos de los abusos y violaciones de la ley por parte de los bur贸cratas que la gestionan, pero no podemos dejar de observar c贸mo la ministra Cartabia ha optado deliberadamente por imponer todo su peso pol铆tico -como jurista, como ministra, como posible futura jefa de la judicatura- con una disposici贸n que, entre las diversas iniquidades, contiene tambi茅n la de asumir la posible sentencia definitiva para Alfredo y los dem谩s acusados. Por todo ello, no podemos esperar ni un solo minuto. Por ello, llamamos a una movilizaci贸n internacional bajo el signo de una continuidad revolucionaria que haga cada vez m谩s amplio su campo de acci贸n.

Contra el 41 bis, 隆romper el aislamiento!
Si intentan hacernos callar, 隆les morderemos la mano!
Contra la censura, 隆perseveramos en la propaganda anarquista!
隆Solidaridad revolucionaria con el anarquista Alfredo Cospito!

Anarquistas

FUENTE: DARK NIGHTS

TRADUCCI脫N: ANARQU脥A




Fuente: Anarquia.info