March 26, 2022
De parte de ANRed
231 puntos de vista

¿Quién es Jaru? ¿Por qué está privado de su libertad? Vivimos un 24 de marzo con presos políticos y estas son preguntas que responde Fran, un amigo de Jaru Carrero Alexander Rodríguez. Es uno de los tres presos políticos allanado y detenido después de la manifestación que se hizo contra el pago de la deuda el 10 de marzo pasado afuera del Congreso de la Nación. Por Manuela Wilhelm (ANRed)

El nuevo pacto del gobierno del Frente de Todos con el FMI para pagar la multimillonaria deuda en dólares que tomó Mauricio Macri en 2018 está legalizado. Incluso ayer fue aprobado por el auditorio del organismo internacional. De esta manera, ambas partes, al gobierno y al FMI sólo les resta coordinar los pagos. Mientras tanto para la parte que reclama lo ilegítimo e ilegal del pacto, continúa alargándose un hilo de detenciones de militantes sociales y allanamientos a algunas de las organizaciones que participaron de la manifestación contra el FMI el 10 de marzo pasado, cuando se votaba el proyecto de acuerdo en Cámara de Diputados.

Libertad para Jaru es una campaña organizada por un grupo de amigxs y compañerxs de Jaru Carrero Alexander Rodríguez, detenido acusado de conformar una asociación ilícita. Fran es uno de sus amigos y compañeros que se conocieron en la Facultad de Sociales de la UBA. Aclara que habla de parte de un grupo más grande que se conformó para pedir su libertad «ya que somos su familia acá».  Jaru tiene 29 años y vino a estudiar Sociología desde su Caracas natal a la Universidad Nacional de Bs. As. También tiene militancia barrial en Ciudadela y en Liniers con la organización MTR cuba. «Le dieron la prisión preventiva, que jurídicamente se caía a pedazos, no tiene ningún sustento más allá de la presión política y le firmaron el pase a una unidad penitenciaria».

En comunicación con ANRed, Fran comienza a hablar sobre qué pasó con su amigo Jaru después de la marcha contra el FMI el 10 de marzo. «Nos enteramos de la detención de Jaru el día martes 15 por la mañana. Por las redes, en una nota de Infobae, en la cual se lo veía con la cara tapada y dos oficiales de la DDI en su casa de Acassuso, donde hemos estado tantas veces. Nos pusimos en contacto rápidamente con el abogado».

«El día lunes Jaru le manda un mensaje a uno de nuestros amigos diciéndole que había un policía de civil siguiéndolo desde que había salido de la casa. Él trabaja de repartidor muchas horas al día para sobrevivir económicamente y mandarle plata a su familia en Venezuela que la tiene complicada. Lo siguió un civil y Jaru se dio cuenta, imagínate salió de su casa a la mañana y a la noche lo termina allanando se lo llevan detenido, nosotros estuvimos un día para averiguar su paradero».

El 23 de marzo la Facultad de Ciencias Sociales pronunció su preocupación por la criminalización de la protesta social y expresó «creemos que nuestro estudiante debe permanecer en libertad hasta que la justicia dictamine sobre su caso». 

Jaru es oriundo de Venezuela y trabaja de repartidor, estudia en la Universidad Nacional de Bs. As.  y también participa en la militancia barrial en Ciudadela y en Liniers.

¿De qué se lo acusa a Jaru?

Fran explica: «A Jaru se lo acusa de un montón de cosas, la más grave es asociación ilícita, y a partir de ahí le meten todos los cargos posibles que te puedas imaginar, incendios, daños a la propiedad pública, lesiones, etc. Para que se entienda al acusarlo de asociación ilícita básicamente lo acusan de todos los actos que ellos creen ilegales el día de la marcha contra el acuerdo con el FMI en el contexto de la votación en diputados. ¿Por qué? O cuál es el fundamento, es que él supuestamente milita en el MTR histórico, cuando en realidad es cercano al MTR cuba, una línea y una trayectoria distinta. Lo acusan junto a los demás compañeros detenidos todos presos políticos y la conexión que encuentran entre todos los detenidos es que supuestamente militaban en el mismo lugar cuando ni siquiera pudieron verificar eso. En el caso de Jaru se acercó hace un tiempito a través de la facultad al MTR Cuba dando una mano con organización y activando las ollas populares, y activando una huerta social que estaban armando ahí en el barrio».  Facundo Cibelli otro amigo de Jaru explicó a Lobo Suelto que también lo conoció en la facultad y el recorrido militante de Jaru hasta participar en la concentración del 10 de marzo contra el FMI.

La mala víctima

Los medios de comunicación empresariales hicieron foco en la condición migrante de Jaru para criminalizarlo. No hablaron de por qué las organizaciones se estaban manifestando el contra del Acuerdo del gobierno con el FMI. Fran dice: «Jaru, y en esto hacemos especial hincapié, podría haber sido cualquiera de nosotros que se encontrara ese día en la plaza»

Fran dice que están viviendo una locura. «Jaru lejos está de ser la persona que demonizan los medios, tanto por derecha y por izquierda, por derecha, que es inmigrante piquetero que viene a cobrar el plan, y por izquierda diciendo que es un servicio un enviado macrista de un grupo de venezolanos que trajo Macri en el 2018 para no se que y Jaru es uno de nosotros, seguramente sería tu amigo porque es una persona hermosa. Estamos tratando de humanizarlo más allá de los presos políticos del 10 marzo porque se lo ha vendido de un montón de maneras horribles que lejos están de hacerle justicia. No es santificarlo. Jaru es eso. Es un trabajador que la pelea como todos nosotros y que encima tiene las ganas el cuerpo y voluntad para activar ollas, y huertas y en todo lo que pueda dar una mano, conciencia social, por eso nos estamos moviendo tanto también»

¿Hay pruebas tienen para tenerlo detenido y acusarlo de asociación ilícita? «Las pruebas que tienen contra él es un video de Jaru dando vuelta un tacho en un momento de replegar para que la policía no avance y poder cuidar a la gente de la organización como podría haber hecho cualquiera de nosotros. Y una foto de Jaru con una piedra en la mano, de ahí a acusarlo de asociación ilícita y un montón más de delitos andá a saber cómo lo hicieron» dice Fran, y agrega: «Esta claramente es una causa impulsada con una fuerte presión política. Tanto al oficialismo como a la oposición le sirve encontrar un culpable o varios culpables y crear una supuesta red de organización criminal que según ellos habría atacado la oficina de cristina, una confabulación y una verdadera locura»

¿Dónde está Jaru?

Al día de hoy Jaru se encuentra en la alcaidía número 8 del barrio villa Lugano donde afirman que está recibiendo «un trato humano»; pero el Juez ya firmó el pase a una penitenciaría. «Eso nos tiene muy preocupados dadas las condiciones de vida que ya todos conocemos. El abogado apeló la prisión preventiva, y estamos esperando cómo se resuelve eso, es el momento de difundir el caso de Jaru en particular y todos los presos políticos en general. En cuanto se abra un cupo en alguna unidad penitenciaria lo van a traspasar» dice Fran.

Con el apoyo de las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora

La campaña Libertad para Jaru recorrió la marcha del 24 de marzo a 46 años del golpe genocida. «Nos vimos rodeados de un contexto en el cual había un montón de gente más luchando y alzando la voz por tantas causas más que hablan de los baches de la democracia. Memoria de saber que si no salimos a la calle a pelear por nuestros derechos, si, en coloquial, no le tocamos el hombro al de adelante, no nos van a escuchar y va a seguir todo en su rumbo. Pero ver tanta gente que se solidarizó con la libertad de Jaru fue un mimo», dice Fran.

El rumbo al que se refiere es ni más ni menos que el entramado político-judicial que sigue adelante al día de hoy con más de 24 allanamientos por la causa FMI y tres personas presas: su amigo Jaru, Oscar Santillán y Julián Lazarte.

En comunicación con ANRed, Martín Alderete, integrante de la Coordinadora Antirrepresiva por los Derechos del Pueblo (Cadep) y abogado de Jaru expresó: «Considero que acusar a un manifestante, al que no se le probó ningún hecho violento, de asociación ilícita (por el solo hecho de participar de una organización social) y de todos los hechos cometidos en la plaza (daños, lesiones, incendio, etc), sin una sola prueba de la participación en esos hechos es muy grave. Es una abierta violación de los derechos y garantías más elementales. Es criminalizar la protesta y el pensamiento».

Una coordinadora contra la criminalización de la protesta

El Encuentro Memoria Verdad y Justicia realizó una conferencia de prensa en la sede del Servicio Paz y Justicia (Serpaj) en Ciudad de Buenos Aires donde afirmaron: «Esta persecución tiene como objetivo desviar el eje del verdadero problema: las consecuencias nefastas para el pueblo trabajador de este nuevo acuerdo con el Fondo, a la par de amedrentar a quienes luchamos contra ellas. La quita de la ayuda social a los detenidos habla de un escarmiento sin precedentes. A su vez, la acusación de asociación ilícita abre una puerta muy peligrosa en términos de persecución política, ya que ataca el derecho a organizarse«.

Allí estuvo presente Daniel Ruiz, condenado junto a César Arakaki por el Tribunal Oral Federal 3 por su participación en la multitudinaria jornada de protesta contra la reforma previsional promovida por el gobierno de Mauricio Macri en 2017. Aseguró que están recuperando la tradición de solidaridad entre las organizaciones ante los ataques de la burguesía y expresó: «El proceso de enfrentamiento a las políticas del FMI y hambre, los compañeros que están privados de la libertad, es muy importante porque no están solos, hoy este 24 marzo levantar la bandera de los presos políticos, tenemos el derecho de organizarnos y defendernos de la represión».

Y agregó: «En mi caso, nos han acusado y estamos apelando, de cosas que no están probadas, como a Cesar Arakaki, Dimas Ponce; de Sebastián Romero y a mí decían que teníamos una coordinación, todo el expediente son 20 toneladas fojas y fojas y no hay ninguna comunicación directa de Sebastián Romero conmigo, ni siquiera de César Arakaki que estamos condenados, eso demuestra que todas las imputaciones que hacen no las van a justificar porque se creen impunes, y ahí está la tarea de nosotros de revertir el efecto represivo y plantear al fondo monetario que si sigue el hambre lo que va a haber es una rebelión por eso organizarnos con todas las recomendaciones«





Fuente: Anred.org