July 30, 2021
De parte de La Haine
364 puntos de vista


A costa de pagar sueldos miserables, uno de los millonarios m谩s visibles del capitalismo tard铆o, estuvo once minutos en el espacio y vaticin贸 un futuro lejos de la tierra.

“隆Ustedes han pagado por esto!” dijo cuando baj贸 de su nave a trabajadores y trabajadoras de su mega empresa Amazon, retratadas en la pel铆cula ganadora del Oscar, Nomadland. As铆 pretende refundar el sue帽o capacitista de que es pobre el que quiere y el que no, es l铆der de masas y rico hasta la luna.

En el mismo d铆a en que se cumplieron 52 a帽os del primer alunizaje, Jeff Bezos, el hombre m谩s rico del mundo y due帽o de Amazon, viaj贸 al espacio en un cohete que despeg贸 de Texas, sali贸 de la atm贸sfera y se remont贸 a la estrat贸sfera como una fantas铆a menemista. La precoz aventura dur贸 poco: s贸lo once minutos. 鈥淕racias a todos los trabajadores y clientes de Amazon: 隆ustedes han pagado por esto!鈥, dijo en su conferencia de prensa tras haber aterrizado. Todav铆a no se hab铆a sacado el traje de astronauta, pero se hab铆a calzado un sombrero de cowboy. 驴Qui茅nes son las personas que permitieron que 茅l vea al mundo desde arriba?

Seg煤n una investigaci贸n de Strategic Organization, una coalici贸n de sindicatos de trabajadores, la empresa de Bezos es uno de los lugares m谩s peligrosos f铆sica y mentalmente para trabajar. Sus empleadxs, que cobran sueldos m铆nimos sin beneficios ni derechos laborales, denunciaron que muchxs de ellos viven en veh铆culos, porque no tienen dinero para pagar un alquiler, y han alertado que, entre otras formas de maltrato y humillaci贸n, algunos han tenido que hacer pis en botellas de pl谩stico porque no tienen permiso para ir al ba帽o. Son monitoreados por c谩maras e inteligencias artificiales que no descansan, y si algunx no cumple su cuota, no habr谩 un superior que lo despida: una app se encarga de eso. 脡l, por otro lado, hace en un minuto m谩s dinero de lo que un trabajador promedio de EEUU hace un un a帽o: casi 41 mil d贸lares, seg煤n fuentes de Business Insider.

Nomadland, la pel铆cula que gan贸 el Oscar este a帽o, registra algo de esta situaci贸n y expone la feminizaci贸n de la pobreza impulsada, en parte, por estas din谩micas laborales. El film retrata la pobreza y la degradaci贸n de la vida de lxs trabajadores golondrina en EEUU: gente mayor que no puede acceder a una jubilaci贸n b谩sica y que viaja alrededor del pa铆s en camionetas y trailers, como n贸mades modernos, persiguiendo trabajos eventuales y precarios para sobrevivir. La mayor铆a son mujeres que agotan sus 煤ltimas energ铆as vitales en trabajos estacionales. Acarrean bolsas de papas, limpian ba帽os en parques tur铆sticos, hacen hamburguesas, empaquetan cajas de Amazon.

Fern, la protagonista, comienza su traves铆a en la 鈥淎m茅rica Profunda鈥 despu茅s de haber terminado su contrato temporal en un dep贸sito de Amazon. Come comida calentada en un anafe, duerme con camperas y hace pis en un balde. La plata de la jubilaci贸n, sola, no le alcanza ni para sostener eso. Cuesta no empatizar con Fern, que lleva en el camino el recuerdo pesado de su marido, que muri贸 en un accidente laboral. El fr铆o en sus manos, el humo que sale de su respiraci贸n, sus cenas de caldos enlatados, su b煤squeda de algunos momentos de disfrute, a pesar de todo, como forma de ejercer la dignidad, son cuotas de desolaci贸n que atraviesan la pantalla.

Era dif铆cil que esta pel铆cula no haya gandado el Oscar. Sin embargo, el viaje de Jeff Bezos, que es uno de los el villanos t谩cito de esta historia, fue aplaudido por millones de personas alrededor del mundo, sobre todo, en su pa铆s. Este fen贸meno es, posiblemente, una radiograf铆a de un Estados Unidos cada vez m谩s polarizado tras el mandato trumpista. Es posible, de esta forma, que los votantes de Trump hayan encontrado en Bezos una nueva figura heroica y aspiracional con la cual identificarse: un multimillonario que encarna el mito de los l铆deres del post capitalismo, visionarios que empezaron en una oficina comida por los piojos para elevarse al est谩tus de semidioses todopoderosos que, realmente, sobrevuelan la Tierra. Hombres blancos que ven la intervenci贸n estatal como un palo en la rueda que frena el progreso (su progreso) y la innovaci贸n y por eso lo rechazan y alientan su desmantelamiento, incluso, posicion谩ndose como una fuerza paraestatal.

Pero Jeff Bezos va un paso m谩s all谩. El lema de Blue Origin, su firma espacial, es 鈥淢illones de personas que viven y trabajan en el espacio en beneficio de la Tierra鈥. 鈥淓stoy haciendo esto porque creo que si no lo hacemos, eventualmente terminaremos en una civilizaci贸n estancada, lo cual encuentro muy desmoralizante鈥, dijo en una entrevista en 2018 a Business Insider. 鈥淓l sistema solar puede soportar f谩cilmente un bill贸n de seres humanos. Si tuvi茅ramos un bill贸n de humanos, tendr铆amos mil Einsteins y mil Mozarts鈥. “Por cierto, creo que trasladaremos toda la industria pesada fuera de la Tierra, que se dividir谩 en zonas residenciales y de industria ligera. B谩sicamente ser谩 un planeta muy hermoso鈥, predijo. Pero no dijo para qui茅n.

Su cohete tambi茅n tiene tintes mesi谩nicos: es el New Shepard, nombre que homenajea al astronauta Alan Shepard, pero tambi茅n significa 鈥淣uevo Pastor鈥. La nave se elev贸 desde la 鈥淎m茅rica Profunda鈥, la ciudad de Van Horn, Texas, una ciudad fronteriza en la que el 29% de la gente vive por debajo de la l铆nea de la pobreza. “El viaje al espacio de Jeff Bezos cost贸 2,5 millones de d贸lares por minuto. Ojal谩 lo inspire a pagar una tasa de impuestos justa para que podamos financiar soluciones aqu铆 en la tierra鈥, tuite贸 ese d铆a @Womensmarch.

Nomadland, como ya dijimos, fue una de las pel铆culas m谩s comentadas por mostrar, justamente, c贸mo tantas adultas en edad de jubilarse pasan sus 煤ltimos a帽os de vida viviendo en caravanas detr谩s de los dep贸sitos de Amazon, en un loop infinito que las lleva de ciudad en ciudad hasta morirse desgastadas. En una escena, uno de esos trabajadores le dice a Fern, frente a una fogata en medio del desierto, que el sistema los usa, a ellos, como caballos: los hace tirar de un carro durante a帽os, hasta que no pueden m谩s y ah铆 los abandonan a su suerte. Ellos son la casta de los descartables, que muren en accidentes laborales y al d铆a siguiente ya hay una fila de otros queriendo reemplazarlos; lxs viejxs que van quedando en el camino y no hay nadie que los reclame. Ellos son quienes hacen que Bezos pueda jugar a ser un cowboy espacial.

Como dice Mark Fisher, es m谩s f谩cil imaginar el fin del mundo que el fin del capitalismo. Si para Jeff en un futuro, entre miles de millones de seres humanos viviendo en el espacio, tal vez aparezca alg煤n que otro Motzart, dos o tres Ensteins que hagan que su fantas铆a valga la pena, 驴qui茅nes ser谩n los otrxs? 驴Qui茅nes ser谩n las miles de millones de mujeres desechables que lo har谩n posible? 驴Vivir谩n, trambi茅n, en trailers? 驴O en los restos que queden de la Tierra? 驴Podemos pensar otro mundo posible donde la feminizaci贸n de la pobreza no sea la combusti贸n que permite a los multimillonarios elevarse por los aires?

P谩gina 12 / La Haine




Fuente: Lahaine.org