January 28, 2022
De parte de ANRed
619 puntos de vista

El 27 de enero de 2017 asesinaron de 57 pu帽aladas a Jimena Salas en su casa de Vaqueros. El a帽o pasado la justicia salte帽a absolvi贸 a los dos principales acusados. Las imputaciones y la premura del Procurador, Abel Cornejo, hoy Ministro de Seguridad y Justicia por resolver el crimen. Las demoras del fiscal L贸pez Vi帽als hoy Juez de Corte. Por Andrea Sztychmasjter para ANRed.


En mayo del a帽o pasado los jueces del Tribunal determinaron absolver por la aplicaci贸n del principio in dubio pro reo al alba帽il y vendedor ambulante Sergio Vargas y al gerente regional de Garbarino y ex concubino de Jimena Salas, Nicol谩s Cajal Gauf铆n.

Las r茅plicas y contrar茅plicas -de uno de los juicios que quedar谩 en la historia de Salta- realizadas por fiscales y por la defensa de ambos imputados, apenas horas antes que se dicte el veredicto de los jueces, Federico Diez, Javier Armi帽ana y Francisco Mascarello, el a帽o pasado reflejaron que desde el inicio de la investigaci贸n hubo intereses pol铆ticos que apresuraron los malos resultados; pues a cinco a帽os no se pudo determinar qui茅n mat贸 a Jimena Salas.

Procurador II vs Abogado

Antes de la sentencia, la fiscala Ana In茅s Odorisio se refiri贸 a los alegatos del abogado defensor de Cajal, Pedro Arancibia, y realiz贸 un ejercicio estad铆stico al se帽alar que Arancibia s贸lo hab铆a ocupado un 30% para su defensa y el otro 70%, seg煤n sus c谩lculos, para atacar al Procurador hoy Ministro de seguridad de Salta.  鈥淔ue un espacio que 茅l mismo (P. Arancibia) utiliz贸 aprovechando la difusi贸n p煤blica de esta instancia para traer a colaci贸n sus rencillas personales con el Procurador General de la provincia, Aprovechando la ocasi贸n para ensuciar la imagen de integrantes del Poder Judicial y del Ministerio P煤blico Fiscal鈥. La fiscala defini贸 que esto estaba fuera de las 鈥渞eglas de 茅tica鈥.

Odorisio se refer铆a a los intercambios de p煤blico conocimiento que hab铆an protagonizado Arancibia y el exProcurador Cornejo respecto al cambio intempestivo, de acusar a Cajal de ser encubridor en el asesinato de la madre de sus hijas y a las fuertes cr铆ticas que hiciera el letrado sobre las apreciaciones que Cornejo realizaba p煤blicamente, como el hecho de resaltar la cremaci贸n del cuerpo a los pocos d铆as del asesinato. Arancibia hab铆a expresado que 鈥淐ajal pas贸 de ser la v铆ctima al primer sospechoso absurdamente, sin ninguna prueba, al igual que Sergio Vargas, tambi茅n detenido en calidad de autor part铆cipe necesario y sin pruebas firmes鈥.

Por otro lado, el letrado hab铆a criticado al procurador general, se帽alando que sumari贸 y removi贸 a los anteriores fiscales y 鈥渓uego puso dos m谩s que tampoco le hicieron caso, y que terminaron siendo trasladados a fiscal铆as del interior, hasta que consigui贸 dos s煤bditos que le hicieron honor a sus caprichos鈥. Hab铆a apuntado tambi茅n contra el Ministerio P煤blico Fiscal y dijo que 鈥渢odos entendemos que el Ministerio deber铆a proteger a la poblaci贸n entera y solo llevar a juicio a quienes tengan pruebas sobre alg煤n delito y no hacerlo 鈥榩or las dudas鈥欌.

Arancibia hab铆a llamado la atenci贸n al juez de Garant铆as 5, de las apreciaciones del Procurador as铆 como de la informaci贸n oficial que el sitio de Fiscales penales de Salta difund铆a sobre el caso. El direccionamiento y parcialidad de lo publicado por la web del Ministerio P煤blico qued贸 evidenciado tambi茅n durante el transcurso del juicio al difundir t铆tulos tendenciosos y datos que solamente avalaban las acusaciones de fiscales.

Durante los alegatos, Arancibia tambi茅n se refiri贸 a las responsabilidades del Procurador frente a la envergadura del caso, pues quedan sobradas muestras que detr谩s del terrible femicidio, hoy impune, la incompetencia en Salta para resolver cr铆menes se viene convirtiendo en moneda corriente. Dejar sin culpables los asesinatos de mujeres se ha convertido en la regla y no en la excepci贸n en estas tierras norte帽as.

Derecho de defensa: Argumentos

Durante los alegatos el abogado Pedro Arancibia se refiri贸 a la argumentaci贸n il贸gica sobre la que estuvo formada la hip贸tesis de fiscal铆a. Se帽al贸 que la acusaci贸n fiscal se bas贸 sobre la informaci贸n de la 鈥渂rillante idea鈥 de personal de la Divisi贸n homicidios, que llamativamente no fueron llamados a declarar durante el juicio y asegur贸 que se realizaron serias falacias argumentativas.

El letrado tambi茅n se refiri贸 al dispendio, gasto y desgaste que produjo la infructuosa investigaci贸n y el juicio, y al apuro fiscal frente al cumplimiento de los tiempos procesales. 鈥淣o s茅 si estamos aqu铆 por convicci贸n鈥, se pregunt贸 Arancibia al recordar las declaraciones del fiscal Ramos Ossorio.

Se帽al贸 adem谩s que m谩s all谩 de la tarea de la Fiscal铆a existe una responsabilidad del sistema judicial en su conjunto. Puesto que es el Juzgado de Garant铆as, en su funci贸n natural, quien debe realizar un escrutinio estricto para determinar la elevaci贸n a juicio de una causa. 鈥淣o se puede permitir que a cualquier persona se la impute y se la lleve a juicio. Los jueces de garant铆as no deben ser simples  homologadores de fiscales鈥, sostuvo Arancibia.

En ese sentido volvi贸 a hacer hincapi茅 en la figura del director de fiscales y se帽al贸 la arbitrariedad y sensacionalismo de Abel Cornejo y resalt贸 su 鈥渁nimosidad y temeridad desde el principio de su gesti贸n鈥. Describi贸 el abogado que era menester que la sociedad sepa de las circunstancias procesales y extraprocesales. Y record贸 las publicaciones que realizara el procurador respecto a la participaci贸n de Cajal, llegando incluso a comparar el caso con el Garc铆a Belsunce. 鈥淪e busc贸 una figura penal para que alimente el morbo de la opini贸n p煤blica鈥, dijo Arancibia.

Las pruebas fiscales contra el gerente

Para sostener su acusaci贸n contra Cajal, la fiscala record贸 las pruebas gen茅ticas presentadas que determinaron la presencia de dos perfiles gen茅ticos masculinos en la vivienda y el recorrido que habr铆an realizado hasta el malet铆n donde supuestamente tambi茅n dejaron marcas los asesinos: 鈥淣o estamos haciendo suposiciones ni imaginando por donde caminaron鈥, se帽al贸 Odorisio al referirse a esto. Respecto a las pruebas odorologicas con perros realizadas sobre el malet铆n la representante del Ministerio P煤blico Fiscal dijo: 鈥淣os va a decir que los perros forman parte de este complot en contra suyo y de su defendido. Dice el se帽or defensor que los perros no pudieron determinar qu茅 hab铆a ni cu谩nto hab铆a. 脫sea que est谩 pretendiendo una prueba irrealizable que los perros puedan contar dinero鈥, se帽al贸. Odorisio agreg贸 que Arancibia hab铆a recurrido a 鈥済randes mentiras鈥 para presentar su defensa.

La fiscal铆a aseveraba que el gerente regional de Garbarino ten铆a en su vivienda un malet铆n con divisas y/o estupefacientes que los asesinos de Jimena Salas se robaron. Lxs fiscales aseguran que la mataron para robarse el malet铆n aunque solamente entraron a la vivienda, sacaron lo que hab铆a adentro y dejaron el bolso con sus marcas. Toda esta construcci贸n que realizaron los investigadores policiales y que sostienen lxs fiscales se basan en pericias gen茅ticas de unas manchas de sangre que los femicidas dejaron en el malet铆n y en la casa, dos perfiles gen茅ticos no identificados y en un ejercicio realizado con perros entrenados que concluyeron que en el malet铆n en alg煤n momento hubo dinero y /o estupefacientes-.

鈥淎ntes de buscar al perro nos metieron el perro鈥

Hubo muchas suposiciones e interpretaciones sobre el equipo de abogados que defendi贸 a Sergio Vargas, representado por el reconocido abogado Marcelo Arancibia -quien asegur贸 que se estaba retirando de su profesi贸n- y Luciano Romano junto a Marcos Rubinovich. Las dudas que se instalaran alrededor de qui茅n o quienes realmente pagaban la defensa de Vargas as铆 como la relaci贸n familiar que tienen los defensores de Cajal y Vargas, tambi茅n apuntaron a dejar sospechas. Antes del juicio y luego del cambio de posible querellante a la imputaci贸n de Cajal Gauff铆n fue el propio Arancibia quien declar贸 que la sangre para los 谩rabes no era solamente agua, sosteniendo la importancia del lazo familiar y la defensa a su sobrino.

M谩s all谩 de las suposiciones que deslizaban que detr谩s del equipo de abogados que defendieron a Vargas exist铆an personas poderosas que se hac铆an cargo de los honorarios. Lo cierto es que el Estado deber谩 pagar una indemnizaci贸n por haberlo tenido dos a帽os detenido.

Marcelo Arancibia se mostr贸 con mucha cautela al realizar los alegatos y las contrar茅plicas. El experimentado abogado eligi贸 con mucha precisi贸n las palabras que emple贸 para defender a Vargas y en varios apartados hizo alusi贸n al 鈥渟entido com煤n鈥 de una causa que nadie neg贸 sea compleja.

A diferencia de fiscales no se mostr贸 prepotente al exponer su discurso. Al responder al fiscal Ramiro Ramos Ossorio sobre la imputaci贸n hacia Vargas, Arancibia record贸 que a m谩s de 4 a帽os, el perro no apareci贸 as铆 como tampoco el auto que hacen menci贸n ni mucho menos los que ofrecieron el perro. Apunt贸 as铆 directamente a los auxiliares de justicia y las pruebas poco serias que le presentaron y que creyeron lxs fiscales. 鈥淎ntes de buscar al perro nos metieron el perro鈥, dijo.

Las convergencias

Arancibia se refiri贸 tambi茅n al t茅rmino empleado por el fiscal Ossorio en referencia seg煤n indic贸 el representante del Ministerio Fiscal, a concebir una causa integral. 鈥淓l concepto de convergencias, ese t茅rmino no me cabe duda pertenece a la intelectualidad de 茅l y de alguna otra persona que est谩 siempre interesada en delitos transnacionales, en el cartel de Colombia y de Medell铆n鈥, describi贸 Arancibia de forma ir贸nica. Describi贸 que en ning煤n momento se pudo determinar 鈥溌縜 qui茅n?鈥 Vargas hab铆a marcado la casa de Jimena Salas, refiri茅ndose a que no se identific贸 al o los autores materiales y/o intelectuales.

Se帽al贸 que no exist铆an pruebas claras ni certezas y que la Fiscal铆a solo sosten铆a indicios para las imputaciones. Al t茅rmino de su discurso Arancibia apel贸 a su buena memoria y recit贸 un fragmento del escrito de Calder贸n de la Barca con el que hizo alusi贸n a su defendido:

芦Ay m铆sero de m铆, y ay infelice! Apurar, cielos, pretendo, ya que me trat谩is as铆,qu茅 delito comet铆contra vosotros naciendo.Aunque si nac铆, ya entiendoqu茅 delito he cometido;bastante causa ha tenidovuestra justicia y rigor,pues el delito mayordel hombre es haber nacido鈥.

Al finalizar Arancibia resalt贸 que esperaba que los jueces sean justos y no se demuestre as铆 que el peor pecado de Vargas sea haber nacido.

Procurador I vs Arancibia

Al principio de la investigaci贸n el abogado de Cajal tambi茅n hab铆a apuntado contra el entonces procurador hoy juez de Corte, Pablo L贸pez Vi帽als, por demorar diligencias importantes para la causa. 鈥淓l Ministerio P煤blico Fiscal, en cabeza del procurador general Pablo L贸pez Vi帽als, ha sido incapaz de generar desde hace un tiempo los correspondientes convenios con las distintas empresas de telefon铆a para que aporten en determinadas situaciones excepcionales, como en casos complejos de resolver, informaci贸n clave para resolver la causa鈥, sosten铆a el abogado.

鈥淧or ello criticamos tambi茅n la ineficiencia y demora el Ministerio P煤blico y del procurador Pablo L贸pez Vi帽als por no tener resuelto este tipo de situaciones que ya deber铆an estar previstas y en 茅stos casos el paso del tiempo resulta determinante para resolver el caso鈥.

Fue el procurador Vi帽als quien solicit贸 al Poder Ejecutivo que se disponga una recompensa para quien aporte datos certeros respecto al crimen, orden贸 que se realice una intervenci贸n conjunta entre el fiscal penal Pablo Paz con el fiscal penal Rodrigo Gonz谩lez Miralpeix; orden贸 que el tel茅fono celular de Jimena Salas, que fuera encontrado roto, fuera remitido al Cuerpo de Investigaciones Judiciales de la Ciudad Aut贸noma de Buenos Aires y orden贸 el pedido de las im谩genes de m谩s de 20 domos del Centro de Video Vigilancia que nunca aparecieron. Las diligencias tampoco pudieron determinar fehacientemente el hecho y la pregunta que contin煤a dando vueltas: 驴Qui茅n mat贸 a Jimena Salas?.





Fuente: Anred.org