April 27, 2021
De parte de Sare Antifaxista
282 puntos de vista


“Entendemos la reivindicación de la amnistía como un horizonte de poder para la clase obrera vasca”

“En 1977 se auto-amnistió la dictadura franquista, ya sin Franco, y la mayoría de las fuerzas políticas del momento negoció tales hechos con el beneficio (para las estructuras políticas, no para la clase obrera) de integrarse en el sistema”

“Es evidente que Pablo Hasèl es un aviso para los que dudaban de que los socialdemócratas de derechas no se iban a atrever a encarcelar a alguien por ejercer el derecho de expresión”

“La represión y las perspectivas de lucha, a medio y largo plazo, han hecho sucumbir anhelos idealistas y ello ha terminado para algunos en una huida desbocada hacia quien nos oprime”

Juanjo Basterra, kazetaria eta m. soziala * E.H

Jon Iurrebaso Atutxa, miembro del Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión de Euskal Herria, advierte de que esta organización “tiene buena salud en cuanto a cohesión interna y en cuanto a la clarificación de los objetivos que persigue”. Admite, además, que “sin una plena asunción del poder político que le corresponde a la clase obrera vasca, no se podrá lograr una amnistía total” y precisa que “entendemos la reivindicación de la amnistía como un horizonte de poder para la clase obrera vasca”. Iurrebaso indica ante el resurgimiento del fascismo que “en 1977 se auto-amnistió la dictadura franquista, ya sin Franco, y la mayoría de las fuerzas políticas del momento negoció tales hechos con el beneficio (para las estructuras políticas, no para la clase obrera) de integrarse en el sistema”. Y lamenta que el encarcelamiento de Pablo Hasèl es “un aviso para los que dudaban de que los socialdemócratas de derechas no se iban a atrever a encarcelar a alguien por ejercer el derecho de expresión” y, por último, ante el encarcelamiento de Valentina Morisolli y Gaizka Astorkizaga, Fito, lo condena y expresa “el derecho a luchar que nos asiste a todas y todos los que queremos destruir la opresión y explotación”. 

¿En qué situación se encuentra el Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión en Euskal Herria? ¿Cómo se puede colaborar o apoyar para lograr la amnistía?

Pienso que el Movimiento tiene buena salud en cuanto a cohesión interna y en cuanto a la clarificación de los objetivos que persigue. Nosotras y nosotros hemos definido explícitamente cuales son nuestros objetivos y, en base a ello, nuestra línea de intervención y dinámicas a llevar a cabo. En este sentido el otoño pasado el Movimiento actualizó y concretó de forma resumida sus bases ideológicas, las cuales se pueden encontrar en su página de internet: Amnistiaren Aldeko eta Errepresioaren Aurkako Mugimendua https://www.amnistiaaskatasuna.com

En ese sentido, hay que especificar que la reivindicación de la amnistía no es una consigna abstracta que el Movimiento tiene clavada como una espina. Entendemos la reivindicación de la amnistía como un horizonte de poder para la clase obrera vasca. Un horizonte donde la nación obrera vasca pueda desarrollarse en plenitud, de una manera integral, donde no existan las razones para ser encarceladas y encarcelados por los Estados que nos ocupan ni por la clase que nos explota.

En cuanto a colaborar o ayudar en esta tarea no es fácil, en tanto en cuanto que no vamos a poder palpar resultados positivos a corto plazo. A su vez, y a pesar de las dificultades, tenemos que ser conscientes de que la clase obrera vasca no va disponer de más fuerzas y ayuda que las que genere su propia actividad. Nada vendrá de ninguna instancia interior o exterior salvo de la solidaridad de los pueblos oprimidos o que ya se hayan liberado o de la solidaridad de clase internacional. En esta perspectiva tenemos que trabajar o de lo contrario haremos, poco a poco, nuestros los mensajes del enemigo quien constantemente nos insta a perseguir reivindicaciones parciales y asumibles por su sistema.

¿Por qué es necesaria la amnistía total? Sin la misma, ¿se cierra o se está cerrando un proceso en falso?

Sin una plena asunción del poder político que le corresponde a la clase obrera vasca, no se podrá lograr una amnistía total. Cualquier otra cosa beneficiará a quienes nos ocupan y explotan. Pretenderán confundirnos y desviarnos de nuestros objetivos. Eso no quita para que mientras tanto denunciemos situaciones represivas, condiciones de vida inhumanas, falta de reconocimiento político de la lucha llevada a cabo y del carácter concreto de las y los presos políticos vascos, etc.

Sobre la segunda parte de tu pregunta, pienso que el proceso de liberación de la nación obrera vasca va a ser largo y difícil. No porque seamos amables con nuestro enemigo nacional y de clase vamos a conseguir nada substancial de cara a nuestros objetivos.  Legitimando su sistema lo que hacemos es cavar nuestra propia tumba a cambio de que nos dejen gestionar algo que les interese a ellos en algún momento circunstancial.

¿Por qué a algunos les cuesta pronunciar la amnistía y nos dicen que quieren a los presos en sus casas? Eso no es amnistía total, ¿verdad?

En cuanto a la primera parte de la pregunta, es evidente que no puedo responder salvo por mí mismo. Es lógico que familiares, amigos y las y los de a pie, los quieran tener en casa. Otra cosa es que esa persona que tiene a alguien querido dentro, y además reflexiona sobre la amnistía (en los términos que hemos expuesto), y ve que la mayoría del cuerpo político que acompañaba a su familiar se ha integrado en el sistema que combatía, pues… Es posible que genere un nivel de contradicción personal y político importante. Otra cuestión es cómo lo resuelva cada cual.

La segunda pregunta queda contestada con los indultos de 1977. Se dieron a final del 77 y para enero ya había nuevos/as presos/as políticos/as vascos/as. Es decir, se auto-amnistió la dictadura franquista, ya sin Franco, y la mayoría de las fuerzas políticas del momento negoció tales hechos con el beneficio (para las estructuras políticas, no para la clase obrera) de integrarse en el sistema. Cambiando los tiempos y algunas circunstancias es lo que ha ocurrido en Euskal Herria con la ley de partidos y su obligado cumplimiento para poder hacer vida política legal y dentro del sistema.

¿Cuántos presos políticos vascos hay en las cárceles españolas, vascas y francesas? ¿Cuántos refugiadas/os y exiladas/os vascos hay en estos momentos? Y ¿en qué situación se encuentran a nivel general?

Según los datos disponibles, hay 116 vascas y vascos  encarcelados y repartidos entre Francia, España y Euskal Herria por motivaciones políticas. Entre ellos/as hay varios en Euskal Herria que están internados en centros de salud o en sus domicilios, dada la gravedad de sus enfermedades. Asimismo, aún quedarían 8 deportados y medio centenar de exiliados/as en varios territorios del mundo. 

En cuanto a su situación. Tanto la vida de alguien que está privado de libertad como quien tiene un cúmulo de impedimentos para sobrevivir lejos de Euskal Herria, es evidente que es penosa. Cualquiera es capaz de imaginarlo por poco que reflexione.

¿Hay privilegios para unos o unas presas y para todas y todos? ¿La izquierda abertzale oficial ha negociado a favor de quienes rompían con su pasado a cambio de ofrecer apoyo al Gobierno español de Pedro Sanchez?

En los actuales sistemas penitenciarios francés, español y del mundo, en general, el orden y el reglamento interno lo imponen los propios Estados. Ahora bien, la distinción entre diferentes situaciones también (en su mayoría) viene dada por la actitud de la presas y presos.

En el caso de los presos políticos vascos hay una línea roja que no habían cruzado a lo largo de su existencia. Desde hace unos años, oficial y políticamente a partir de 2017, la mayoría (no todos/as) de los adscritos al EPPK (Colectivo de Presos Políticos Vascos), admiten la ley penitenciaria. Esto quiere decir que deben renunciar a la solidaridad ante un hecho represivo en la cárcel o pierden su progresión de grado para alcanzar la libertad; toman el camino penitenciario que mejor les convenga a sus intereses sin tener que reparar en nada más, y en general, aunque la actitud es colectiva, su salida es totalmente individual. No es más que lo que han hecho las estructuras de la izquierda abertzale oficial con la ley de partidos y demás.

No sé qué, ni si han negociado. Es difícil de entender que se pueda negociar algo cuando entregaron su arsenal, su teoría política y se insertaron en los sistemas de los Estados que nos ocupan y explotan. Acaso, algún matiz de ritmos en cuanto a su sumisión. 

¿Qué opinas del apoyo de EH Bildu a los presupuestos de Madrid, que ni derogan las reformas laborales, ni la ley mordaza, ni apuestan por la libertad de expresión, que permiten incrementos de partidas para compra de armas de represión, de apoyo a la corona, al TAV…? ¿Se ha perdido el norte o es que hemos cambiado tras décadas de lucha?

Es lo que deviene ante el hecho de atarte de pies y manos, y conscientemente, al capital y sus instrumentos de gestión para que éste pueda perpetuar su dictadura burguesa.

En cuanto a si se ha perdido el norte…Lo que se ha perdido en gran parte es la ilusión y la necesidad de la lucha a pesar de que la explotación cada vez es mayor. En segundo lugar, y en base a lo dicho, es muy posible que la represión y las perspectivas de lucha, a medio y largo plazo, hayan hecho sucumbir anhelos idealistas y ello haya terminado para algunos en una huida desbocada hacia quien nos oprime. 

También la lucha interclasista tiene sus consecuencias cuando lo que más cuenta es cuidar el ombligo. Es decir, si se pierden, en este caso, los intereses nacionales y de clase se puede perder todo, menos la ilusión de una falsa paz, estabilidad y prosperidad que es lo que algunas/os pretender bajo la bota del ocupante y el capital.

¿Qué razones impulsan a favor de la lucha por la Independencia y el Socialismo para Euskal Herria?

Es una pregunta general…. Pienso que los y las trabajadores vascos y vascas no tenemos más que un futuro y es mirar con ilusión al camino que nos lleve a la Independencia, el Socialismo y la solidaridad internacional entre pueblos y proletarios. En ese contexto entendemos la Amnistía total y nuestra liberación integral como trabajadoras y trabajadores vascos. 

¿Hay tiempo para la esperanza, para la utopía, de un futuro mejor para la clase trabajadora y todos los pueblos que luchan por su libertad?

No puede haber un futuro espléndido para el capital y su clase. El futuro tiene que ser de los pueblos oprimidos/as y explotados/as. No pensamos que sea una utopía. También es cierto que tendremos que luchar toda la vida, pero el futuro es nuestro. Lo contrario es la pura barbarie. No hay término medio.

¿Qué piensas del encarcelamiento de Valentina y Fito?

Condeno el encarcelamiento de luchadoras y luchadores vascos e insisto en el derecho a luchar que nos asiste a todas y todos los que queremos destruir la opresión y explotación. 

Y ¿de los más de dos meses del encarcelamiento de Pablo Hasèl por sus críticas a la corona, etc.?

Reconocer su militancia antifascista y comunista y mostrar nuestra solidaridad. Es evidente que Pablo Hasèl es un aviso para los que dudaban de que los socialdemócratas de derechas no se iban a atrever a encarcelar a alguien por ejercer el derecho de expresión. España continua con el proceso que inició el 16 de julio de 1936 a pesar de que en Euskal Herria haya socialdemócratas (¿de centro?) que en la misma frase lo manifiestan y lo niegan para obtener no sabemos qué réditos.

             




Fuente: Sareantifaxista.blogspot.com