March 4, 2021
De parte de CNT Vitoria-Gasteiz
216 puntos de vista


Este ocho de marzo, es de vital importancia poner sobre la mesa la realidad que se vive en los invernaderos y tierras, donde se cultiva un estado de excepci贸n permanente para las trabajadoras de este sector. Lejos quedan las peque帽as explotaciones con familias de la zona que se dedicaban a la recogida de frutas y verduras. Hoy por hoy, en miles de hect谩reas de pl谩stico en forma de invernaderos, despensa de fruta y verdura de Europa, como la patronal fresera espa帽ola y la Agencia Nacional de Empleo marroqu铆 (ANAPEC), son el infierno de mujeres marroqu铆es casadas, divorciadas o viudas, con menores a su cargo.

驴Por qu茅 este perfil de trabajadora? Las cargas familiares aseguran que ninguna de ellas se quede en la pen铆nsula y todas vuelvan con sus respectivas familias a Marruecos, lo que hace que ante los ojos del capitalismo sea catalogada como 鈥渕igraci贸n ordenada鈥 que s贸lo funciona como oferta para cubrir las demandas del sector que las contrata.

Por si esto no fuera suficientemente perverso, a la precariedad y la incertidumbre a la que son expuestas estas mujeres, se le suma el hecho de residir en la misma finca donde trabajan. No separar su lugar de trabajo de la vivienda, donde su 煤nico cobijo es de pl谩stico y cart贸n, pone en riesgo sus vidas deteriorando severamente su salud o correr el riesgo de morir quemadas en incendios como podemos ver cada a帽o, por las malas condiciones en las que viven. Esta situaci贸n las mantiene pr谩cticamente en aislamiento y empeora su ya situaci贸n de vulnerabilidad, porque sin mezclarse con la gente aut贸ctona, y por lo tanto sin conocimiento de espa帽ol, 驴c贸mo van a hacer o铆r sus voces a la hora de reivindicar los derechos laborales que por ley les corresponden? Por supuesto, huelga decir, que siendo los empleadores hombres y las contratadas mujeres, las situaciones de abuso a todos los niveles, incluido el sexual, est谩n a la orden del d铆a.

Cuando compras frutas y verduras, sin tener en cuenta los derechos de qui茅nes las recolectan, est谩s comprando las vidas de mujeres en r茅gimen de esclavitud. Vivir en el inframundo para alimentar al mundo. Exigimos un trato digno para las jornaleras y no nos cansamos de reivindicar que la tierra debe ser para quienes la trabajan.

Recordemos cuando el a帽o pasado se cerraron las fronteras qu茅 ocurri贸 con los productos que nos alimentan.

Son miles de migrantes que van n贸madas de recolecta en recolecta. Personas que no cuentan pero aportan much铆simos beneficios econ贸micos.

Por eso pedimos la inmediata regularizaci贸n de las personas migrantes, viviendas dignas y cercanas a las zonas urbanas, condiciones sanitarias y de higiene dignas en los tajos y en las viviendas, cotizaci贸n de todos los d铆as y horas trabajadas, descansos necesarios durante la jornada y semanales.

Este ocho de marzo, estemos atentas no s贸lo a nuestro ombligo, y miremos alrededor, para mientras las mujeres blancas aut贸ctonas decimos empoderarnos, no estar esclavizando a las mujeres racializadas que llegan de otros lugares.

Por todo ello, compa帽eras, apoyemos la lucha de las mujeres temporeras y no hagamos como que no vemos lo evidente: ninguna seremos libres, hasta que todas lo seamos.

Grupo Feminismos C.N.T. Regional Norte




Fuente: Vitoria.cnt.es