January 20, 2022
De parte de Arrezafe
123 puntos de vista

redRoja
– 17/01/2022

El pasado 14 de enero
se publicaba la resolución judicial que condenaba al comunista José
Antonio Ramón Teijelo a diez años de prisión que se suman a otras
sentencias interpuestas contra él, en lo que ha sido un proceso
denunciado como fraudulento y repleto de maniobras dedicadas a acabar
con su voluntad de lucha. Red Roja nos queremos hacer eco de su
situación y trayectoria, con el propósito de que su caso no caiga
en el olvido. El caso de Teijelo no es el único, hoy en las
prisiones del Estado se cuentan por cientos los represaliados por
motivos políticos, en ese sentido urge dejar diferencias a un lado
para construir un movimiento de solidaridad unitario, que conquiste
para nuestro país auténticas libertades y derechos democráticos,
comenzando por la amnistía para los presos políticos.

Nacido en Ponferrada en
1947 en el seno de una familia comprometida con la Segunda República,
su tío –médico de profesión– había sido asesinado por los
fascistas en las montañas del Bierzo cuando regresaba de atender a
un paciente, colaborador con la guerrilla antifranquista. Teijelo
comenzó su militancia política a los 25 años en la OMLE
(Organización Marxista Lenista de España) el año 1972, a partir de
1973 fue responsable local de la OMLE en Sevilla y más tarde
responsable Regional.

En junio de 1975 tiene
lugar en Cantabria el Congreso de reconstitución del Partido. La
OMLE se convierte en el PCE(r) y José Antonio Ramón Teijelo entra
en la dirección del Partido un año más tarde, haciéndose cargo
del aparato de propaganda. En 1976 sufre su primera detención
cumpliendo condena en Sevilla entre otros con José María Sánchez
Casas. Es nuevamente detenido el 9 de octubre de 1977 en Benidorm
junto con todo el Comité Central del Partido, donde se estaba
realizando la primera reunión plenaria del Comité Central después
del II Congreso. En el momento de la detención el comisario
torturador Roberto Conesa le abrió una brecha en la cabeza con la
culata de su pistola.

Detenido otra vez en 1979
es torturado, entre otros, por el psicópata José Antonio González
Pacheco «Billy el Niño». Está preso en Carabanchel en el mismo
momento en que muere por las torturas infligidas al militante vasco
Joxe Arregi. Queda en libertad en 1981 para ser nuevamente detenido
en diciembre de 1982, cuando es brutalmente torturado y tiene que ser
hospitalizado, durante más de dos meses. Fue excarcelado en 1991 por
cumplimiento de condena, después de haber participado en la
histórica huelga de hambre que causó la muerte de su camarada Juan
Manuel Sevillano. Tras su salida de la cárcel pasa a Francia y desde
la clandestinidad dirige el aparato de propaganda.

Licenciado en Historia
trabajó en la redacción del libro “Aproximación a la Historia
del Partido Comunista” –su detención en 2012 le impediría
defender su Tesis doctoral sobre la organización en la que militó
en su juventud, la OMLE–. Por divergencias políticas,
organizativas, y de método de trabajo es expulsado del PCE(r) entre
1997 y 1998. Sin embargo, esto no lo ha librado de la salvaje
persecución que han sufrido los militantes y ex militantes de esta
organización. Es detenido nuevamente en 2005, en 2008, 2010, y 2012.
Siendo acusado una y otra vez por los mismos cargos. Saliendo en las
tres últimas detenciones libre por falta de pruebas.

Pese a cumplir
escrupulosamente las obligaciones que el juzgado había interpuesto
contra él hasta el sobreseimiento de sus causas, por presiones de la
Guardia Civil en octubre de 2015 se revoca su libertad provisional,
es encarcelado en la prisión de Murcia, a cientos de kilómetros de
su familia y de su compañera, y comienza lo que ha sido desde
entonces contra él un auténtico juicio farsa, cuyas condenas se han
sostenido prácticamente en la delación de un antiguo ex compañero,
ahora convertido en confidente de la policía, e indicios sin
fundamento. A sus 75 años, en un estado grave de salud, por haberse
negado a realizar cualquier tipo de declaración autoinculpatoria,
por no haberse arrepentido de su militancia política, y por no
haberse prestado a declarar contra sus antiguos camaradas – muchos
de ellos también presos en condiciones semejantes, perseguidos por
el Estado por su actividad política, represaliados salvajemente por
no renunciar a sus principios –, ha sido sentenciado a morir en
prisión.

Rompamos su aislamiento.
Rompamos el silencio sobre los presos políticos.

Datos de prisión:

José Antonio Ramón
Teijelo

Centro Penitenciario
Murcia II

Módulo 9

Paraje Los Charcos

30191-Campos del Río

★




Fuente: Arrezafe.blogspot.com